Ur­ba­nis­mo em­ble­má­ti­co de Me­soa­mé­ri­ca co­lo­nial

El es­ta­ble­ci­mien­to de las pri­me­ras ciu­da­des co­lo­nia­les se da a raíz de cau­sa­li­da­des in­cen­ti­va­das por la ad­qui­si­ción de in­su­mos muy co­ti­za­dos pa­ra la épo­ca.

Construir Costa Rica - - Especial - Por: Arq. Ed­gar Qui­rós, Más­ter en Pai­sa­jis­mo y Diseño de si­tio

El con­cep­to es­tra­té­gi­co de con­quis­tar y lue­go desa­rro­llar una ciu­dad co­lo­nial, se en­fo­có en pun­tua­li­zar áreas que per­mi­tie­ran ge­ne­rar pun­tos de man­do cer­ca de puer­tos, ríos, es­te­ros, mi­nas, is­las y va­lles; lo­gran­do tra­zar ru­tas por tie­rra que fa­ci­li­ta­ran el tras­la­do ha­cia po­bla­cio­nes ad­ya­cen­tes, me­jo­ran­do así la efi­ca­cia del in­ter­ca­mDio de ar­tícu­los pa­ra su de­bi­da ex­por­ta­ción ha­cia Eu­ro­pa.

Los pri­me­ros ves­ti­gios se desa­rro­lla­ron en las Is­las del Ca­ri­be, pro­si­guien­do al nue­vo con­ti­nen­te por Ve­ne­zue­la, Panamá y Co­lom­bia (de­bi­do a esa re­la­ción par­ti­cu­lar de en­cuen­tro con las tri­bus “Ca­ri­bes” se nom­bra así al mar de los sie­te co­lo­res). El hos­til en­cuen­tro hi­zo que en­fo­ca­ran su via­je ha­cia el nor­te, en­tran­do en al La­go de Ni­ca­ra­gua y allí es­ta­ble­cien­do el pri­mer asen­ta­mien­to for­mal en el con­ti­nen­te, Gra­na­da (Ni­ca­ra­gua), un pe­que­ño es­pa­cio en el tiem­po que con­me­mo­ra el tra­zo de una ci­vi­li­za­ción en tie­rras aje­nas.

Ciu­da­des más com­ple­jas, icó­ni­cas y me­mo­ra­bles se desa­rro­lla­ron a con­se­cuen­cia de di­cho ex­pe­ri­men­to con re­sul­ta­do exi­to­so, co­mo Te­noch­titlán en Mé­xi­co, Car­ta­ge­na de In­dias en Co­lom­bia, la Ciu­dad An­ti­gua en Gua­te­ma­la, en­tre otras; las cua­les de­ter­mi­nan la ruta ha­cia una sis­te­má­ti­ca co­ne­xión tie­rras aden­tro. En los si­glos si­guien­tes se yer­guen edi­fi­ca­cio­nes de al­to Ira­do de de­ta­lle, con un es­ti­lo ba­rro­co co­lo­nial, que se vuel­ven íco­nos re­pre­sen­ta­ti­vos de ca­da ciu­dad.

El es­pa­cio ur­bano man­tie­ne el tra­zo ori­gi­nal eu­ro­peo de cua­drí­cu­la y se en­tre­mez­cla con el nue­vo mo­de­lo so­cial, guar­da su esen­cia pri­mor­dial con la Pla­za Cen­tral, la Igle­sia, el Mu­ni­ci­pio, el Cuar­tel y los Co­mer­cios. Va­rias de es­tas ciu­da­des se cons­tru­ye­ron por en­ci­ma de asen­ta­mien­tos in­dí­ge­nas exis­ten­tes, lo cual arras­tra mi­les de años de cul­tu­ra an­tes de su fun­da­ción co­lo­nia­lis­ta.

Un cla­ro ejem­plo de di­cho ur­ba­nis­mo bá­si­co co­lo­nial, con sus ca­lles em­pe­dra­das, es la ciu­dad de An­ti­gua Gua­te­ma­la, la cual pre­sen­ta una gran can­ti­dad de edi­fi­ca­cio­nes de dis­tin­tos sis­te­mas cons­truc­ti­vos que han re­sis­ti­do varios sis­mos con­si­de­ra­bles. Inol­vi­da­ble la enig­má­ti­ca ciu­dad de Mé­xi­co, la cual pre­sen­ta el em­pla­za­mien­to más gran­de de Amé­ri­ca enIa­la­na­da por edi­fi­ca­cio­nes de al­ta es­té­ti­ca co­mo la Ca­te­dral, el Palacio Municipal, el An­ti­guo Ayun­ta­mien­to, en­tre otras; asen­ta­da so­bre las rui­nas del cen­tro Ca­pi­tal Me­xi­ca. La ciu­dad for­ta­le­za de Car­ta­ge­na de In­dias, con sus gran­des mu­ros, se con­vir­tió en el puer­to más im­por­tan­te pa­ra la sa­li­da y lle­ga­da de in­su­mos. Ca­da una re­pre­sen­ta un pun­to es­tra­té­gi­co pa­ra la co­lo­ni­za­ción de és­tas tie­rras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.