Cua­tro ten­den­cias tec­no­ló­gi­cas que mar­ca­rán el 2018

Construir Costa Rica - - Tecnología - Por Luis He­nao, ge­ren­te re­gio­nal de Cen­troa­mé­ri­ca, el Ca­ri­be y el nor­te de Su­da­mé­ri­ca, Vic­tau­lic

Re­cien­te­men­te el sec­tor ha re­gis­tra­do avan­ces en in­no­va­ción, pe­ro la ma­yo­ría de las em­pre­sas se en­cuen­tran en la pri­me­ras fa­ses de la cur­va de adop­ción.

Con­tra­tis­tas e in­ge­nie­ros in­no­va­do­res han in­tro­du­ci­do las más re­cien­tes apli­ca­cio­nes de di­se­ño asis­ti­do por compu­tado­ra (CAD), co­mo Au­to­desk Re­vit a sus flu­jos de tra­ba­jo y han co­men­za­do a em­plear Reali­dad Vir­tual (VR) y Reali­dad Au­men­ta­da (AR) co­mo me­dios pa­ra que las ac­ti­vi­da­des a pie de obra se vuel­van más se­gu­ras, in­te­li­gen­tes y efi­cien­tes.

Lo que es to­da­vía más emo­cio­nan­te es que la Ley de Moo­re ex­pre­sa que la tec­no­lo­gía pro­gre­sa­rá a un rit­mo ex­po­nen­cial, es de­cir que el soft­wa­re y hard­wa­re de avan­za­da que uti­li­za­mos hoy por hoy se­gui­rá au­men­tan­do en po­ten­cia y dis­mi­nu­yen­do en cuan­to a cos­to re­la­ti­vo.

Así, es de es­pe­rar que el 2018 se vis­lum­bre co­mo un año muy emo­cio­nan­te pa­ra el sec­tor de la cons­truc­ción. A con­ti­nua­ción pre­sen­ta­mos cua­tro ten­den­cias en ma­te­ria tec­no­ló­gi­ca que de­tec­ta­mos en el mer­ca­do ac­tual y au­gu­ra­mos có­mo se irán ma­ni­fes­tan­do en . 1.El mo­de­lo de un so­lo pro­yec­to pres­ta­rá más efi­cien­cia

Más pro­fe­sio­na­les de la cons­truc­ción po­drán mi­grar ha­cia las so­lu­cio­nes de soft­wa­re Re­vit de tal for­ma que lo­gren crear una in­ter­faz web pa­ra su pro­yec­to in­te­gral­men­te, que per­mi­ta alo­jar to­dos sus con­jun­tos de da­tos en un so­lo ser­vi­dor en nu­be.

En 2018, más con­tra­tis­tas e in­ge­nie­ros de­be­rían apro­ve­char los dis­po­si­ti­vos de VR y AR pa­ra im­pul­sar cam­bios en sus mé­to­dos de cons­truc­ción.

Al ubi­car los da­tos den­tro de un so­lo lu­gar, to­do un equi­po de pro­yec­to ob­tie­ne una vi­sión in­te­gral del tra­ba­jo des­de una pers­pec­ti­va com­ple­ta, en vez de vi­sua­li­zar­lo o tra­ba­jar­lo ais­la­da­men­te. Des­de las ta­reas de plo­me­ría, elec­tri­ci­dad, tra­ba­jos de duc­tos y mu­cho más, to­do se pue­de tra­zar al ini­cio del pro­yec­to, lo que per­mi­te a to­das las par­tes, in­clui­dos los fa­bri­can­tes, te­ner ac­ce­so a un mo­de­lo uni­for­me y ob­te­ner los da­tos ne­ce­sa­rios pa­ra su tra­ba­jo asig­na­do. Así, los usua­rios pue­den dar se­gui­mien­to a las efi­cien­cias, los pla­zos pac­ta­dos, las fe­chas hi­to del pro­yec­to y los pre­su­pues­tos, to­do en tiem­po real y se­gún van avan­zan­do con el tra­ba­jo.

Mu­chos si­guen uti­li­zan­do flu­jos de tra­ba­jo CAD que obli­gan a los con­tra­tis­tas e in­ge­nie­ros a tra­ba­jar en si­los, ca­da quien con sus res­pec­ti­vos con­jun­tos de da­tos. A me­nu­do, se pue­den pre­sen­tar tres, cua­tro o in­clu­so cin­co con­jun­tos de da­tos, re­par­ti­dos en ca­da pi­so o en ca­da sec­ción de un pro­yec­to. Es­to com­pli­ca tra­ba­jar con efi­cien­cia y re­sul­ta ex­tre­ma­da­men­te cos­to­so cuan­do se co­me­ten erro­res que bien se po­drían ha­ber evi­ta­do. Por ejem­plo, si se ha­ce un cam­bio de úl­ti­mo mo­men­to a un di­bu­jo de bo­bi­na, hay que avi­sar al fa­bri­can­te, quien lue­go de­be de­di­car to­do un día a aco­mo­dar­lo. Man­te­ner al equi­po de ofi­ci­na co­nec­ta­do con el ta­ller de pro­duc­ción agi­li­za­rá y re­du­ci­rá es­tos re­tra­sos y cos­tos pa­ra el pro­pie­ta­rio. Un so­lo mo­de­lo cohe­si­vo y úni­co lle­va­rá a me­jor co­la­bo­ra­ción y pro­yec­tos más efi­cien­tes. 2. La reali­dad vir­tual y la reali­dad au­men­ta­da

En 2018, más con­tra­tis­tas e in­ge­nie­ros de­be­rían co­men­zar a apro­ve­char los dis­po­si­ti­vos de VR y AR pa­ra im­pul­sar cam­bios fundamentales en sus mé­to­dos de cons­truc­ción tra­di­cio­na­les. La tec­no­lo­gía de mo­de­la­do en 3D uti­li­za­da en los vi­deo­jue­gos ha he­cho la tran­si­ción en la in­dus­tria de la ar­qui­tec­tu­ra de tal for­ma que es­ta tec­no­lo­gía pue­de apli­car­se e im­ple­men­tar­se ha­cia pro­gra­mas de soft­wa­re de di­se­ño pa­ra la cons­truc­ción co­mo CAD. Los mis­mos len­tes 3D que se ven en la televisión se pue­den uti­li­zar en con­jun­to pa­ra vi­sua­li­zar las en­tra­das rea­li­za­das en los pro­gra­mas de soft­wa­re. Por ejem­plo, to­da una obra pue­de re­pro­du­cir­se por com­ple­to en 3D y es­to per­mi­te lle­var la obra al cor­po­ra­ti­vo, de tal for­ma que se pro­por­cio­na una re­pre­sen­ta­ción vir­tual del avan­ce del pro­yec­to.

Es­tas tec­no­lo­gías dan pie a crear una red de va­lor in­no­va­do­ra que per­mi­te a los equipos de pre cons­truc­ción vi­sua­li­zar un mo­de­lo no­ve­do­sa­men­te, así co­mo de­tec­tar te­mas im­por­tan­tes, con­flic­tos o erro­res en pre cons­truc­ción que cos­ta­rían mu­cho re­pa­rar ya en cam­po. Al apli­car es­te ti­po de tec­no­lo­gía, los pro­pie­ta­rios de pe­que­ños ta­lle­res me­cá­ni­cos po­drán ofre­cer a sus clien­tes ser­vi­cio de me­jor ni­vel que su­pere a la com­pe­ten­cia que aún no adop­ta la tec­no­lo­gía.

3. La im­pre­sión 3D agi­li­za­rá el pro­ce­so de pro­to­ti­pos

Al ha­blar del 3D, mu­chas per­so­nas se ima­gi­nan un dis­po­si­ti­vo de me­sa, al­go del ta­ma­ño que una im­pre­so­ra del ho­gar con ca­pa­ci­dad pa­ra crear re­pre­sen­ta­cio­nes relativamente pe­que­ñas, to­do a ba­se de plás­ti­co de­rre­ti­do. Sin em­bar­go, la reali­dad es que la tec­no­lo­gía de im­pre­sión 3D ha lle­ga­do mu­cho más le­jos que la im­pre­sión 3D sen­sa­cio­na­lis­ta de la que tan­to se ha­bla en la pren­sa. Aho­ra te­ne­mos ro­bots que im­pri­men en­sam­bla­dos com­ple­jos de con­cre­to y se usan pa­ra cons­truir edi­fi­cios co­mer­cia­les.

Tam­bién co­no­ci­da co­mo fa­bri­ca­ción por adi­ción (en in­glés ALM), las pie­zas 3D se van edi­fi­can­do en ca­pas su­ce­si­vas de ma­te­rial ba­jo el con­trol de compu­tado­ras, y el ti­po de ma­te­rial uti­li­za­do es ca­da vez más di­ver­so.

Aun­que es di­fí­cil ar­gu­men­tar que la crea­ción me­dian­te ALM de pie­zas 3D más gran­des no es dis­rup­ti­va pa­ra el sec­tor de la cons­truc­ción, eso tam­bién es pa­sar por al­to el im­pac­to de la im­pre­sión 3D a me­nor es­ca­la. En 2018, los pro­duc­to­res uti­li- za­rán la im­pre­sión 3D pa­ra ace­le­rar el pro­ce­so de pro­to­ti­pos y apro­bar la via­bi­li­dad de cons­truc­ción y se­gu­ri­dad del di­se­ño.

La im­pre­sión 3D tie­ne el po­ten­cial de ofre­cer ga­nan­cias en cuan­to a pro­duc­ción, re­du­cir cos­tos de mano de obra y au­men­tar la se­gu­ri­dad del tra­ba­ja­dor – aun­que no re­em­pla­za­rá las téc­ni­cas de cons­truc­ción tra­di­cio­na­les en el cor­to pla­zo. Por lo pronto, la im­pre­sión 3D se uti­li­za­rá pa­ra fa­bri­car com­po­nen­tes es­pe­cí­fi­cos en la cons­truc­ción, co­mo en el ca­so de so­por­tes de vi­gas o in­clu­so pa­re­des en­te­ras, pe­ro no el edi­fi­cio com­ple­to co­mo tal. 4. Dro­nes co­mo la op­ción pa­ra tra­ba­ja­do­res re­mo­tos

Co­no­ci­dos me­jor por ge­ne­rar her­mo­sas imá­ge­nes aé­reas, los dro­nes han he­cho po­si­ble que cual­quier per­so­na cap­tu­re con­te­ni­dos de ví­deo que ja­más ha­brían lo­gra­do ob­te­ner an­tes. Esa ca­pa­ci­dad de cap­tar da­tos de una ma­ne­ra tan sin­gu­lar tam­bién es­tá revolucionando la in­dus­tria de la cons­truc­ción. En el ca­so de tra­ba­ja­do­res re­mo­tos, co­mo por ejem­plo los ins­pec­to­res o je­fes de obra, ya no ne­ce­si­tan de­pen­der de otra per­so­na pa­ra ob­te­ner re­tro­ali­men­ta­ción vi­sual o in­clu­so trans­mi­tir re­tro­ali­men­ta­ción ver­bal; aho­ra esa in­for­ma­ción se pue­de con­se­guir de pri­me­ra mano.

Apar­te, al uti­li­zar dro­nes en con­jun­to con equipos de compu­tación y he­rra­mien­tas in­for­má­ti­cas, los da­tos cap­ta­dos pue­den trans­for­mar­se en mo­de­los D, ma­pas to­po­grá­fi­cos y me­di­das vo­lu­mé­tri­cas (pa­ra mo­ni­to­rear de­pó­si­tos de re­cur­sos, co­mo por ejem­plo, gra­va).

Con dro­nes, las cons­truc­to­ras pue­den apli­car re­cur­sos en una obra con ma­yor efi­cien­cia, li­mi­tar re­tra­sos mi­ni­mi­zan­do pro­ble­mas po­ten­cia­les y a fin de cuen­tas, re­du­cir sus cos­tos. An­te la po­si­bi­li­dad de re­vo­lu­cio­nar el con­su­mo de da­tos en tiem­po real, en 2018 los dro­nes se­gui­rán cam­bian­do la ma­ne­ra en que ope­ra la in­dus­tria de la cons­truc­ción.

Luis He­nao Vic­tau­lic La im­pre­sión 3D tie­ne el po­ten­cial de ofre­cer ga­nan­cias en cuan­to a pro­duc­ción, re­du­cir cos­tos de mano de obra y au­men­tar la se­gu­ri­dad del tra­ba­ja­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.