¿Cuá­les son las nue­vas ten­den­cias en es­pa­cios pa­ra ofi­ci­nas?

Construir Costa Rica - - Branded Content -

Los cons­tan­tes cam­bios y el sur­gi­mien­to de nue­vas ten­den­cias en es­pa­cios de tra­ba­jo lle­van a las em­pre­sas a op­tar por al­ter­na­ti­vas de me­jo­ra y evo­lu­ción.

El en­torno de tra­ba­jo y el am­bien­te en una ofi­ci­na son as­pec­tos real­men­te im­por­tan­tes pa­ra to­mar en cuen­ta al mo­men­to de me­dir la pro­duc­ti­vi­dad y los lo­gros de una or­ga­ni­za­ción. ¿Qué se de­be con­si­de­rar pa­ra lo­grar una ofi­ci­na mo­der­na, es­té­ti­ca y a la vez fun­cio­nal? Arista con­si­de­ra que pa­ra co­men­zar hay que in­te­grar es­pa­cios abier­tos de con­vi­ven­cia, ya que las nue­vas ten­den­cias apues­tan por es­pa­cios de tra­ba­jo con al­tos ni­ve­les de co­la­bo­ra­ción y pun­tos es­pe­cí­fi­cos que ge­ne­ren una in­ter­ac­ción más es­pon­tá­nea y flui­da en­tre los co­la­bo­ra­do­res. Sin em­bar­go, no bas­ta con co­lo­car un es­cri­to­rio y al­gu­nas si­llas, se ne­ce­si­ta ac­ce­so y adap­ta­bi­li­dad a ele­men­tos tec­no­ló­gi­cos, mo­bi­lia­rio er­go­nó­mi­co y he­rra­mien­tas tra­di­cio­na­les co­mo pi­za­rras y pro­yec­to­res. Los pro­yec­tos usual­men­te son de dos ti­pos: sim­ples transac­cio­nes en las que hay una idea cla­ra de lo que se ne­ce­si­ta o pro­yec­tos com­ple­jos en los que hay que lle­var a ca­bo un aná­li­sis de los ob­je­ti­vos a lo­grar. Ins­pi­ra­ción ho­ga­re­ña Las jor­na­das la­bo­ra­les den­tro de una ofi­ci­na sue­len ser lar­gas y es­to po­dría ge­ne­rar en los co­la­bo­ra­do­res mo­les­tias, can­san­cio y fa­ti­ga ex­tre­ma, ge­ne­ran­do un au­men­to en el au­sen­tis­mo la­bo­ral, es por eso que un es­pa­cio con­for­ta­ble y con un am­bien­te que re­fle­je la co­mo­di­dad de un ho­gar ayu­da a me­jo­rar el bie­nes­tar fí­si­co y men­tal. Otro as­pec­to que se de­be te­ner en cuen­ta –y que tam­bién ha si­do una ten­den­cia en los úl­ti­mos años– es la ne­ce­si­dad de te­ner es­pa­cios de reunio­nes den­tro de la in­fra­es­truc­tu­ra de una em­pre­sa, áreas pri­va­das en don­de se pue­dan lle­var aca­bo jun­tas im­por­tan­tes. “No obs­tan­te, hay que te­ner en cuen­ta que los es­pa­cios de tra­ba­jo evo­lu­cio­nan cons­tan­te­men­te, si­tua­ción que re­quie­re la bús­que­da de so­lu­cio­nes no­ve­do­sas, co­mo los sis­te­mas de di­vi­sio­nes des­mon­ta­bles, mó­vi­les, mo­du­la­res y so­lu­cio­nes acús­ti­cas que pro­mue­van la con­cen­tra­ción”, ase­gu­ran ex­per­tos de Arista. Hay que te­ner pre­sen­te tam­bién que los nue­vos mo­de­los de cons­truc­ción de ofi­ci­nas se en­fo­can que op­ti­mi­zar los mo­vi­mien­tos y pro­ce­di­mien­tos que rea­li­za una per­so­na den­tro de su es­pa­cio de tra­ba­jo, por lo que se ha­ce in­dis­pen­sa­ble con­tar con un mo­bi­lia­rio adap­ta­do al ti­po de tra­ba­jo de la or­ga­ni­za­ción. Es co­mún que las ofi­ci­nas tra­di­cio­na­les ten­gan un di­se­ño plano y sin ac­ce­so a ele­men­tos na­tu­ra­les, o a los lla­ma­dos “es­pa­cios ver­des”. La cen­su­ra a es­tas áreas pue­de pro­du­cir en los co­la­bo­ra­do­res una sen­sa­ción de en­cie­rro y abu­rri­mien­to.

Uti­li­zar ele­men­tos na­tu­ra­les den­tro de una ofi­ci­na gi­ra en torno a la bio­fi­lia, un tér­mino uti­li­za­do por Ed­ward Os­bor­ne Wil­son, un so­ció­lo­go y en­to­mó­lo­go es­ta­dou­ni­den­se. La bio­fi­lia sig­ni­fi­ca amor a la vi­da y a lo vi­vo. Los desa­rro­lla­do­res ge­ne­ral­men­te con­si­de­ran el mo­bi­lia­rio co­mo un gas­to y el bien raíz co­mo una in­ver­sión, sin em­bar­go, in­ver­tir en me­jo­rar los es­pa­cios de tra­ba­jo au­men­ta la pro­duc­ti­vi­dad de for­ma con­si­de­ra­ble.

Se­gún la Agen­cia Europea de Me­di­ci­na los tra­ba­ja­do­res que desa­rro­llan sus la­bo­res en una ofi­ci­na con un di­se­ño bio­fí­li­co au­men­tan has­ta un 13% su bie­nes­tar y 8% en su pro­duc­ti­vi­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.