Plan­tas desa­li­ni­za­do­ras: Alia­das de la es­ca­sez de agua

La tec­no­lo­gía que se es­tá uti­li­zan­do en plan­tas se lla­ma ós­mo­sis in­ver­sa, y con­sis­te en co­lo­car­le una mem­bra­na don­de que­dan to­dos los mi­ne­ra­les y sal.

Construir Costa Rica - - Sumario - Cor­te­sía: Cons­truc­to­ra Fer­nán­dez Va­glio

La tec­no­lo­gía que se es­tá uti­li­zan­do en plan­tas se lla­ma ós­mo­sis in­ver­sa, y con­sis­te en co­lo­car­le una mem­bra­na don­de que­dan to­dos los mi­ne­ra­les y sal.

De­bi­do a la ca­ren­cia de agua po­ta­ble en cier­tas re­gio­nes por ejem­plo la de Gua­na­cas­te, Cos­ta Ri­ca, se pro­ce­dió a usar plan­tas desa­li­ni­za­do­ras las cua­les po­seen una tec­no­lo­gía que es muy ca­ra, es de­cir no es co­mo to­mar agua de un río o de un po­zo sino que es to­mar agua sa­la­da de mar, apli­car­le ener­gía, pro­ce­sos, qui­tar­le la sal, pu­ri­fi­car­la y de­vol­ver el agua más sa­la­da al mar.

El pro­ce­so con­sis­te en co­lo­car una tu­be­ría den­tro del mar, un po­co ale­ja­do de la cos­ta pa­ra traer el agua más lim­pia o que ten­ga me­nos su­cie­dad, una vez ob­te­ni­da se lle­va has­ta don­de es­tá la plan­ta desa­li­ni­za­do­ra, se obli­ga al agua a atra­ve­sar una mem­bra­na don­de que­dan to­dos los mi­ne­ra­les y to­da la sal dan­do co­mo re­sul­ta­do una agua pu­ra, más pu­ra que el agua que las per­so­nas nor­mal­men­te in­ge­ri­mos. En al­gu­nos ca­sos, co­mo que­da tan pu­ra se le co­lo­can mi­ne­ra­les que las per­so­nas re­quie­re o que es­tán acos­tum­bra­das a con­su­mir.

Ca­be des­ta­car que no to­da el agua que se re­co­lec­ta del mar pa­sa por el pro­ce­so de ex­traer la sal. Las plan­tas más efi­cien­tes rea­li­zan es­te ti­po de ac­cio­nes: hay un 100% de agua, 50% es po­ta­ble y el otro 50% lo de­vuel­ve el do­ble de sa­la­da al mar ya que la mis­ma sal que se le qui­ta al in­gre­sar a la plan­ta se le de­be agre­gar al agua que se guar­da pa­ra re­gre­sar al mar, por lo tan­to al mo­men­to de ins­ta­lar una plan­ta de­be po­seer dos lí­neas: una que re­co­lec­te el agua y otra que la re­gre­se al mar.

La tec­no­lo­gía que hoy en

“En Ni­ca­ra­gua hay otro pro­yec­to gran­de que es­tá muy pron­to a rea­li­zar­se don­de te­ne­mos la opor­tu­ni­dad de par­ti­ci­par, no obs­tan­te en ese país no hay nor­mas y te­ne­mos que ver lo que he­mos he­cho aquí pa­ra tra­mi­tar­lo de es­ta for­ma”.

En Cos­ta Ri­ca, exis­te una ley que in­di­ca que se pue­de ex­traer agua del mar y re­gre­sar­la don­de no per­tur­be a la fau­na pe­ro es­te ti­po de nor­ma­ti­vas es­tá vi­gen­te en es­te país, en los de­más paí­ses de­ben em­pe­zar es­ti­pu­lar­las.

día se es­tá uti­li­zan­do pa­ra es­tas plan­tas se lla­ma ós­mo­sis in­ver­sa y es­ta con­sis­te en co­lo­car­le una mem­bra­na que an­te­rior­men­te men­cio­na­ba. La ós­mo­sis si lo vi­sua­li­za des­de la pers­pec­ti­va de un va­so pue­de cons­ta­tar có­mo con­den­sa el agua de un va­so des­de afue­ra. Bá­si­ca­men­te es eso. Con mu­cha pre­ci­sión en am­bos la­dos de la mem­bra­na lo que ha­ce es “llo­rar” y lo­grar pa­sar esa agua co­mo su­ce­de en un va­so.

Asi­mis­mo, se le de­no­mi­na in­ver­sa por­que lo que ha­ce es una di­fe­ren­cia de pre­sio­nes. En los pro­ce­sos de ener­gía la par­te fá­cil es la op­ción di­rec­ta mien­tras lo que se ha­ce en las plan­tas desa­li­ni­za­do­ras es re­ver­tir un pro­ce­so na­tu­ral.

Aun­que hay mu­chas op­cio­nes de plan­tas en el mer­ca­do es­ta es la más usa­da de­bi­do a que ca­si to­dos los pro­yec­tos son uti­li­za­dos por in­ver­sio­nis­tas pri­va­dos. Al in­ver­sio­nis­ta le gus­ta por­que se pue­de ins­ta­lar en mó­du­los en­ton­ces si se quie­re am­pliar la cap­tu­ra de agua se trae otro con­te­ne­dor con otra plan­ta.

Por ejem­plo en una de nues­tras plan­tas usa­mos cua­tro mó­du­los por la ca­pa­ci­dad, 15 li­tros por mó­du­los y co­mo que­rían 60 li­tros en­ton­ces se con­si­guie­ron cua­tro mó­du­los. ¿Qué ven­ta­jas tie­ne es­to? Que apar­te de ser mo­du­lar trae la ca­ja má­gi­ca don­de en­tra y sa­le el agua lim­pia y le per­mi­te al pro­pie­ta­rio de­cir que si el Go­bierno so­lu­cio­na el pro­ble­ma del agua en la zo­na don­de fun­cio­na la plan­ta, es­te pue­de ven­der el mó­du­lo. Es­tas ideas par­ten de un gran avan­ce de is­rae­li­tas quie­nes es­tán sien­do ten­den­cia en el mun­do. Lo úni­co que se di­se­ña es la tu­be­ría pa­ra que es­ta po­sea la ca­pa­ci­dad pa­ra to­dos los mó­du­los que el in­ver­sio­nis­ta desee.

El re­to de un pro­yec­to

En Cos­ta Ri­ca, exis­te una ley que in­di­ca que se pue­de ex­traer agua del mar y re­gre­sar­la don­de no per­tur­be a la fau­na pe­ro es­te ti­po de nor­ma­ti­vas es­tá vi­gen­te en es­te país, en los de­más paí­ses de­ben em­pe­zar es­ti­pu­lar­las.

En la ac­tua­li­dad, la tec­no­lo­gía avan­za rá­pi­da­men­te y las plan­tas desa­li­ni­za­do­ras no son la ex­cep­ción, por lo tan­to se han bus­ca­do pro­ce­sos que las ha­gan más efi­cien­tes,

ade­más con­ver­tir el agua sa­la­da en agua pu­ra es un pro­ce­so cos­to­so por lo que apar­te de la in­ver­sión en la plan­ta se de­be to­mar en cuen­ta un al­to cos­to ener­gé­ti­co fuer­te, en­ton­ces va­rias em­pre­sas an­dan en la bús­que­da de mi­ni­mi­zar esos cos­tos. Ade­más, exis­ten char­las don­de se brin­da in­for­ma­ción so­bre ha­cia dón­de va la tec­no­lo­gía de es­tas plan­tas pe­ro no han lle­ga­do tan rá­pi­do los pro­ce­sos a la na­ción.

Al lle­var a ca­bo no­so­tros el pro­yec­to en Con­chal, el pri­me­ro en Cos­ta Ri­ca, sig­ni­fi­có pa­ra abrir ca­mino ya que el re­to se ba­só en que no se sa­bía có­mo se ha­cía. Es de­cir, se sa­be que hay una tu­be­ría que va al mar pe­ro se pue­de traer mu­cha are­na o al­ga en­ton­ces el fil­tro que de­bía­mos co­lo­car en el mar no sa­bía­mos cuál era o cuál re­que­ría­mos. Co­lo­ca­mos uno y nos sir­vió, por lo tan­to so­li­ci­ta­mos ayu­da a es­pe­cia­lis­tas quie­nes nos ase­so­ra­ron pa­ra la plan­ta. Pa­ra los pró­xi­mos que deseen eje­cu­tar pro­yec­tos ya sa­brán qué ti­po de fil­tros usar y qué erro­res no re­pe­tir.

Otra área a to­mar en cuen­ta es la par­te de cos­tos, la más im­por­tan­te, ya que los in­ver­sio­nis­tas sa­ben que si in­vier­te en el cos­to de la plan­ta y des­pués en los man­te­ni­mien­tos, se dan cuen­ta son si­mi­la­res a com­prar el agua nor­mal en­ton­ces el cos­to que no se re­cu­pe­ra es el de la plan­ta pe­ro el de man­te­ni­mien­to sí por­que es si­mi­lar al de com­prar el agua de los acue­duc­tos o a la ins­ti­tu­ción que la ven­de.

En con­clu­sión se apren­dió mu­cho de es­to tec­no­ló­gi­ca­men­te, es de­cir se hi­zo an­tes que es­tu­vie­ra la ley, se tu­vo que es­pe­rar la ley y lue­go se pu­do cons­truir, es­to le mar­có los pa­sos a los de­más desa­rro­lla­do­res.

No­so­tros so­mos quie­nes rea­li­za­mos la pri­me­ra plan­ta en Cos­ta Ri­ca y las pri­me­ras que se es­tán ha­cien­do en Pa­na­má, lu­gar don­de van avan­za­dos co­mo en el pri­mer país men­cio­na­do; mien­tras que en Cen­troa­mé­ri­ca to­da­vía no se han lle­va­do a ca­bo es­te ti­po de pro­yec­tos. Asi­mis­mo en la Is­la Con­ta­do­ra, en Pa­na­má, aun­que no ob­tu­vi­mos la li­ci­ta­ción es­ta­mos apo­yan­do a la em­pre­sa que la po­see.

Es­ta is­la se hi­zo muy gran­de, muy po­bla­da y no tie­nen mu­cha agua más que la de mar, asi­mis­mo en Ni­ca­ra­gua hay otro pro­yec­to gran­de que es­tá muy pron­to a rea­li­zar­se don­de te­ne­mos la opor­tu­ni­dad de par­ti­ci­par, no obs­tan­te en ese país no hay nor­mas y te­ne­mos que ver lo que he­mos he­cho aquí pa­ra tra­mi­tar­lo de es­ta for­ma.

Por: Er­nes­to Fer­nán­dez Va­glio, Cons­truc­to­ra Fer­nán­dez Va­glio

Cor­te­sía: Cons­truc­to­ra Fer­nán­dez Va­glio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.