Con­si­de­ra­cio­nes de sa­lud en la in­fra­es­truc­tu­ra del trans­por­te

La sa­lud no se ha con­si­de­ra­do de una ma­ne­ra sis­te­má­ti­ca en la eva­lua­ción de pro­yec­tos via­les ni en la eva­lua­ción de po­lí­ti­cas de trans­por­tes, sien­do es­to vi­tal en las per­so­nas.

Construir Costa Rica - - Opinión - Por: Henry Her­nán­dez Ve­ga, in­ge­nie­ro de la Uni­dad de Se­gu­ri­dad Vial y Trans­por­tes del Pro­gra­ma de In­fra­es­truc­tu­ra del Trans­por­te del La­nam­meUCR

Es in­ne­ga­ble el efec­to de la in­fra­es­truc­tu­ra del trans­por­te en la ca­li­dad de vi­da de la po­bla­ción de­bi­do, a que el sis­te­ma de trans­por­te brin­da po­si­bi­li­da­des pa­ra la sa­tis­fac­ción de ne­ce­si­da­des y tie­ne un im­pac­to di­rec­to en la com­pe­ti­ti­vi­dad de nues­tros pue­blos. Usual­men­te, se ha pen­sa­do que al cons­truir nue­va in­fraes

truc­tu­ra se me­jo­ra el flu­jo vehi­cu­lar y la se­gu­ri­dad del trán­si­to, se re­du­ce la can­ti­dad de re­cur­sos des­ti­na­dos a ca­da via­je, se potencia el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y se brin­da una ma­yor ac­ce­si­bi­li­dad; ade­más, se ha pen­sa­do que un sis­te­ma de trans­por­te debe de ges­tio­nar, de la mejor ma­ne­ra po­si­ble, el mo­vi­mien­to de per­so­nas y bie­nes con­si­de­ran­do la se­gu­ri­dad, el con­fort, la con­ve­nien­cia, la eco­no­mía y el am­bien­te. Sin em­bar­go, la sa­lud no se ha con­si­de­ra­do de una ma­ne­ra sis­te­má­ti­ca en la eva­lua­ción de pro­yec­tos de in­fra­es­truc­tu­ra vial, ni en la eva­lua­ción de po­lí­ti­cas de trans­por­tes, a pe­sar de que el sis­te­ma de trans­por­te pue­de afec­tar la sa­lud de la po­bla­ción, tan­to de una ma­ne­ra po­si­ti­va co­mo ne­ga­ti­va. Por ejem­plo, la pro­mo­ción de la mo­vi­li­dad ac­ti­va, el ca­mi­nar o via­jar en bi­ci­cle­ta, pue­de es­tar aso­cia­da a me­no­res ni­ve­les de so­bre­pe­so. Es­to es de gran re­le­van­cia, ya que, de acuer­do con la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud, la inac­ti­vi­dad fí­si­ca es un im­por­tan­te pro­ble­ma de

sa­lud pú­bi­ca. Ade­más, las per­so­nas ac­ti­vas re­por­tan me­nos sín­to­mas re­la­cio­na­dos con la an­sie­dad, an­gus­tia o es­trés emo­cio­nal y pre­sen­tan me­jo­ras en los pa­tro­nes del sue­ño. La evi­den­cia cien­tí­fi­ca ha en­con tra­do que al uti­li­zar el trans­por­te pú­bli­co se re­du­cen las po­si­bi­li­da­des de pa­de­cer obe­si­dad, mien­tras que las per­so­nas que ma­ne­jan ha­cia su trabajo tie­nen ni­ve­les de ac­ti­vi­dad fí­si­ca me­no­res a los re­co­men­da­dos. La pro­mo­ción del trans­por­te pú­bli­co, al uti­li­zar me­nos espacio por pa­sa­je­ro cuan­do es com­pa­ra­do con el vehícu­lo par­ti­cu­lar, tam­bién ge­ne­ra im­por­tan­tes be­ne­fi­cios en cuan­to a la re­duc­ción de la con­ges­tión, al tam­bién mi­ni­mi­zar las emi­sio­nes pro­me­dio por pa­sa­je­ro. Al con­si­de­rar las me­jo­ras en la ca­li­dad del ai­re, ade­más de pri­vi­le­giar fuer­te­men­te el ca­mi­nar, el uso de la bi­ci­cle­ta, y el trans­por­te pú­bli­co, es ne­ce­sa­rio ge­ne­rar po­lí­ti­cas pú­bli­cas que pro­mue­van el trans­por­te eléc­tri­co. La im­ple­men­ta­ción de me­di­das in­te­gra­les tie­ne un im­pac­to po­si­ti­vo en la po­bla­ción, y evi­den­te­men­te en el am­bien­te al re­du­cir las emi­sio­nes de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro. Un es­tu­dio re­cien­te de la Co­mi­sión Eco­nó­mi­ca pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na (Ce­pal) in­di­ca, por ejem­plo, que un plan de me­jo­ra de ca­li­dad del ai­re en el Gran Área Me­tro­po­li­ta­na de Cos­ta Ri­ca (GAM), po­dría re­du­cir más de 200 muer­tes al año, ge­ne­ran­do be­ne­fi­cios su pe­rio­res a los US$100 mi­llo­nes anua­les. El mis­mo in­for­me in­di­ca que me­jo­ras en la ca­li­dad del ai­re re­du­ci­ría los ca­sos de bron­qui­tis cró­ni­ca, cri­sis as­má­ti­cas, y la can­ti­dad de in­gre­sos hos­pi­ta­la­rios por ca­su­sas res­pi­ra­to­rias y car­dio­vas­cu­la­res. En los úl­ti­mos años, se han ido desa­rro­llan­do me­to­do­lo­gías lla­ma­das eva­lua­cio­nes del im­pac­to en la sa­lud (Health Im­pact As­sessm­ments) que han si­do apli­ca­das a di­fe­ren­tes pro­yec­tos, in­clu­yen­do a los de trans­por­te. Es­tas eva­lua­cio­nes tie­nen el fin de eZa­mi­nar de una ma­ne­ra es­truc­tu­ra­da las im­pli­ca­cio­nes, tan­to po­si­ti­vas co­mo ne­ga­ti­vas, de los im­pac­tos de la sa­lud en di­fe­ren­tes ini­cia­ti­vas; per­mi­tien­do así, la ge­ne­ra­ción de es­tra­te­gias pa­ra ges­tio­nar los efec­tos de los pro­yec­tos. En cier­tos ca­sos las re­co­men­da­cio­nes de los in­for­mes pue­den me­jo­rar los re­sul­ta­dos y mi­ni­mi­zar los efec­tos ad­ver­sos en tér­mi­nos de sa­lud. De­be­mos re­co­no­cer el im­pac­to sig­ni­fi­ca­ti­vo que tie­ne el de­sa rro­llo del uso del sue­lo en los pa­tro­nes de mo­vi­li­dad en nues­tras ciu­da­des. Ciu­da­des dis­per­sas con cre­ci­mien­to ho­ri­zon­tal, pro­mue­ven una ma­yor de­pen­den­cia del au­to­mó­vil, así co­mo un au­men­to de las dis­tan­cias y tiem­pos de via­je. Mu­chas ciu­da­des han pro­mo­vi­do el desa­rro­llo orien­ta­do al trans­por­te pú­bli­co, don­de se ge­ne­ran usos de sue­lo den­sos y di­ver­sos en las cer­ca­nías de los co­rre­do­res tron­ca­les de trans­por­te pú­bli­co, per­mi­tien­do que la po­bla­ción pue­da te­ner un ac­ce­so a sus di­ver­sas ne­ce­si­da­des que se en­cuen­tran en las cer­ca­nías del co­rre­dor de trans­por­te pú­bli­co. Por lo que la ges­tión del uso del sue­lo tie­ne un rol fun­da­men­tal en los pa­tro­nes de via­je de la po­bla­ción. Tam­bién po­dría­mos pre­gun­tar­nos si el sis­te­ma de trans­por­te brin­da las mis­mas opor­tu­ni­da­des a to­dos los usua­rios, con el fin de ge­ne­rar un sis­te­ma equi­ta ti­vo pa­ra to­das las per­so­nas. Es ne­ce­sa­rio pen­sar en la ca­li­dad de los des­pla­za­mien­tos en tér­mi­nos de dis­fru­te del via­je, nues­tras ciu­da­des de­ben ser ca­da día más hu­ma­nas y ami­ga­bles con la po­bla­ción pa­ra que las ciu­da­des pue­dan ser dis­fru­ta­das ca­da día más y que los tras­la­dos tam­bién se con­vier­tan en eZ­pe­rien­cias ca­da vez más agra­da­bles. Ade­más, el im­ple­men­tar me­di­das de trá­fi­co cal­ma­do, prin­ci­pal­men­te en zo­nas con gran can­ti­dad de pea­to­nes y ci­clis­tas, pue­de ser una me­di­da efec­ti­va pa­ra re­du­cir la can­ti­dad y la se­ve­ri­dad de las co­li­sio­nes de trán­si­to. La in­cor­po­ra­ción de vi­sio­nes no tra­di­cio­na­les a los pro­ce­sos de pla­ni­fi­ca­ción y ges­tión de pro yec­tos de in­fra­es­truc­tu­ra po­dría en­ri­que­cer­los sig­ni­fi­ca­ti­va men­te ge­ne­ran­do un be­ne­fi­cio ma­yor a la so­cie­dad.

La evi­den­cia cientt­fi­ca Ka en­con­tra­do que al uti­li­zar el trans­por­te pú­bli­co se re­du­cen las po­si­bi­li­da­des de pa­de­cer obe­si­dad, mien­tras que las per­so­nas que ma­ne­jan Ka­cia sX traEa­Mo tie­nen ni­ve­les de ac­ti­vi­dad fí­si­ca me­no­res a los re­co­men­da­dos.

Un es­tu­dio de Ce­pal in­di­ca, que un plan de me­jo­ra de ca­li­dad del ai­re en el Gran Área Me­tro­po­li­ta­na de Cos­ta Ri­ca (GAM), po­dría re­du­cir más de 200 muer­tes al año, ge­ne­ran­do Ee­ne­fi­cios su­pe­rio­res a los US$ 100 mi­llo­nes anua­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.