“Yo lo que quie­ro es mo­ti­var”

Da­ni­lo Pé­rez de la em­pre­sa Tek­ton im­pul­sa una cam­pa­ña pa­ra que los desa­rro­lla­do­res e ins­ti­tu­cio­nes to­men en cuen­ta los es­pa­cios pea­to­na­les.

Construir Costa Rica - - Entrevista República Dominicana - Por: Ma­ría Mel­ba Ca­le­ro, ma­ria.ca­le­[email protected]­po­cer­ca.com

Tek­ton, di­se­ño y cons­truc­ción, na­ció con la idea de brin­dar ser­vi­cio lo­gran­do la rea­li­za­ción de pro­yec­tos co­mo ca­sas y ho­te­les, pe­ro en­tre más in­gre­sa­ban a la in­dus­tria ur­ba­na em­pe­za­ron a ad­qui­rir más res­pon­sa­bi­li­dad so­bre el te­ma de ac­ce­si­bi­li­dad pea­to­nal. En una en­tre­vis­ta ex­clu­si­va con re­vis­ta Cons­truir, el Arq. Da­ni­lo Pé­rez de la em­pre­sa Tek­ton, nos in­di­ca cuá­les son los re­tos que mues­tra la ciu­dad de San­to Do­min­go pa­ra que las obras no in­va­dan e in­clu­yan en sus pla­nes las zo­nas pa­ra pea­to­nes.

¿Có­mo sur­gió la idea de brin­dar vi­si­bi­li­dad al te­ma ur­bano? De ver­dad so­mos una em­pre­sa con mu­cho más de 30 años, em­pe­za­mos co­mo una com­pa­ñía de ser­vi­cios no­so­tros ha­cía­mos in­dus­tria, ca­sa, vi­llas, ho­te­les que nos so­li­ci­ta­ba, así pa­sa­mos mu­cho tiem­po, unos 10 años. No­so­tros lue­go de­ci­di­mos pa­sar a ser una em­pre­sa desa­rro­lla­do­ra de pro­yec­tos ur­ba­nos, en­ton­ces lo que pa­sa es que cuan­do em­pe­za­mos a in­ser­tar fiLa­cio­nes den­tro de la ciu­dad de San­to Do­min­go nos di­mos cuen­ta de que ha­bía que ha­cer un fo­co me­nos co­mer­cial. Yo en­tien­do y veo el he­cho de que tie­nes tu ne­go­cio y una res­pon­sa­bi­li­dad ur­ba­na con tu ciu­dad, que tar­de o tem­prano de­bes te­ner una es­pe­cie de acuer­do de éti­ca pro­fe­sio­nal con las de­más pro­mo­to­ras por­que no es al­go que pu­die­se im­ple­men­tar una so­la per­so­na, aun­que ten­ga las meLo­res in­ten­cio­nes, es al­go que debe ser una po­lí­ti­ca de to­dos, en la que no deLa­mos so­lo al Es­ta­do sino que no­so­tros que es­ta­mos en el día a día co­men­ce­mos a preo­cu­par­nos de ma­ne­ra real. Si se­gui­mos co­mo va­mos, sino co­men­za­mos a mo­ti­var a otras em­pre­sas, sino ha­ce­mos de es­to un pen­sa­mien­to, va­mos a te­ner una ciu­dad in­tran­si­ta­ble de ma­ne­ra pea­to­nal y cuan­do ha­blo de es­ta ma­ne­ra im­pli­ca me­ter bi­ci­cle­tas o pa­ti­nes. Aquí en San­to Do­min­go ha ha­bi­do per­so­nas que es­tán preo­cu­pa­das por el uso de las ace­ras.

¿Y el pro­yec­to que en­ca­be­zó la vi­ce­pre­si­den­ta cuan­do era pri­me­ra da­ma? Era una ciu­dad vehi­cu­lar. Bueno el tu­ris­mo au­men­tó el 5% a ni­vel na­cio­nal pe­ro el ni­vel ur­bano in­cre­men­tó más, en­ton­ces te­ne­mos un tu­ris­mo que es­tá cen­trán­do­se en una ciu­dad don­de tu no pue­des de ma­ne­ra có­mo­da ca­mi­nar, por­que el pro­mo­tor en ese mo­men­to al ha­cer la ex­ca­va­ción me­nos pro­fun­da y las ram­pas pa­ra en­trar a su par­queo, te im­pi­de un li­bre trán­si­to, pe­ro la ace­ra no es tu­ya no se pue­de dis­po­ner del área co­mún de una ciu­dad pa­ra un uso par­ti­cu­lar, pe­ro la ver­da­de­ra preo­cu­pa­ción es que los obre­ros in­va­den las ace­ras, por­que hay gen­te ven­dien­do de for­ma am­bu­lan­te en la ca­lle. Yo quie­ro en­fo­car es­to co­mo un pro­ble­ma real y lo es­toy pen­san­do de có­mo no­so­tros po­dría­mos en un ma­ña­na res­ca­tar esas ace­ras y ver có­mo los vehícu­los que van a esos edi­fi­cios pue­dan en­trar, es un da­ño per­ma­nen­te. Aquí lo que yo quie­ro en­fo­car más que una queLa en ver­dad, es in­vi­tar a que se ha­ga con­cien­cia, que lo ha­ga­mos en­tre to­dos, que no­so­tros po­da­mos lo­grar que no se si­ga ha­cien­do.

¿Pe­ro no exis­te una nor­ma­ti­va que re­gu­la es­to? Si la hay, pe­ro no se cum­ple. Por­que tie­ne mu­cho que ver con el cri­te­rio del di­rec­tor que co­lo­quen en el mo­men­to ama­rra­do al al­cal­de que exis­ta en­ton­ces yo por eso no me quie­ro ir mu­cho por ahí, sino por la con­cien­cia ciu­da­da­na. De­be­mos crear con­cien­cia con los de­más desa­rro­lla­do­res, usar to­das es­tas aso­cia­cio­nes co­mo de tram­po­lín pa­ra ir lle­gan­do a las ins­ti­tu­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les que son las que fir­man pe­ro ne­ce­si­ta­mos que sea al­go que se con­ver­se. Tú sa­bes lo in­tere­san­te a una ciu­dad co­mo Mia­mi, don­de las per­so­nas sa­len de tien­da, a pa­sear; pe­ro una ciu­dad co­mo la de San­to Do­min­go que tie­ne una ten­den­cia a que nos vi­si­ten y que no­so­tros no es­te­mos ha­cien­do na­da, y yo me pre­gun­to có­mo es que no lo es­ta­mos vien­do. Yo lo que quie­ro es mo­ti­var, que los de­más lo ha­ga­mos, in­vi­tar a que se ha­ga esa con­cien­cia. ¿El te­ma de ac­ce­si­bi­li­dad es­tá sien­do to­ma­do en cuen­ta? No­so­tros te­ne­mos va­rias preo­cu­pa­cio­nes co­mo em­pre­sa y sa­be­mos que no es po­si­ble ha­cer­lo si no nos acom­pa­ñan los de­más, si las ins­ti­tu­cio­nes que le to­can re­gu­lar no re­gu­lan. Yo co­mo ar­qui­tec­to re­co­noz­co la im­por­tan­cia de los vi­ve­ros pe­ro hay una pre­sión de que te­ne­mos que con­tro­lar la den­si­dad. Mi preo­cu­pa­ción es que no se si­ga ha­cien­do, que pen­se­mos más en el usua­rio don­de ten­ga­mos edi­fi­cios que po­sean una preo­cu­pa­ción bio­cli­má­ti­ca, una ar­qui­tec­tu­ra que va­ya de acor­de a aho­rro ener­gé­ti­co, que el agua se re­ci­cle. Ten­go que prac­ti­car el eLem­plo, to­das mis edi­fi­ca­cio­nes tie­nen un Lar dín en­fren­te.

No­so­tros te­ne­mos va­rias preo­cu­pa­cio­nes co­mo em­pre­sa y te­ne­mos cla­ro que no es po­si­ble ha­cer­lo si no nos acom­pa­ñan los de­más, si las ins­ti­tu­cio­nes que le to­can re­gu­lar no re­gu­lan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.