MÁS ALLÁ DE LA MA­TE­RIA

Francisco Par­do Ar­qui­tec­to + Amez­cua

Domus en Español Costa Rica - - Proyectos - Ad­lai Pu­li­do Fo­tos Ad­lai Pu­li­do

Un pro­yec­to que res­tau­ra la ma­te­ria exis­ten­te, la com­ple­men­ta y a su vez re­nue­va los pro­gra­mas que ha­cen vi­da de ba­rrio, es de­cir, de lo in­tan­gi­ble que da vi­da a la ca­lle y la con­vier­te en lu­gar

La ma­te­ria es hon­ro­sa al pa­so del tiem­po y a su vez lo acu­sa de in­me­dia­to. En la ar­qui­tec­tu­ra, esa ma­te­ria es ade­más tes­ti­go iner­te de lo que las so­cie­da­des son; se amol­da se­gún su tiem­po pa­ra dar for­ma a los es­pa­cios que ha­bi­ta­mos y a las de­man­das que co­mo ha­bi­tan­tes, no so­lo de la ar­qui­tec­tu­ra, sino de la ciu­dad mis­ma, re­cla­ma­mos.

La co­lo­nia Juá­rez fun­da­da a ini­cios del si­glo XX cuen­ta con una ri­que­za ar­qui­tec­tó­ni­ca his­tó­ri­ca re­co­no­ci­ble y ex­ten­sa, desa­rro­lla­da du­ran­te la épo­ca del Por­fi­ria­to las ca­so­nas de fa­mi­lias adi­ne­ra­das con sus bal­co­nes y te­rra­zas ha­cia la ca­lle flan­quea­ron sus cua­dras y le die­ron la ima­gen que hoy aun es pal­pa­ble gra­cias al res­ca­te de es­te y otros mu­chos edi­fi­cios de la zo­na.

Por sus cua­li­da­des es­pa­cia­les -te­chos al­tos, pa­si­llos am­plios, jar­di­nes, aper­tu­ra ha­cia la ca­lle, en­tre otros- han da­do ca­bi­da a los usos con­tem­po­rá­neos de la co­lo­nia y de la ciu­dad mis­ma siem­pre en cons­tan­te trans­for­ma­ción y desa­rro­llo.

En su ini­cio, su vo­ca­ción en los trein­ta fue de ca­sa ha­bi­ta­ción, tras el aban­dono lue­go del te­rre­mo­to del 85 -que des­tru­yó gran par­te del cen­tro de la ciu­dad de

Mé­xi­co- se con­vir­tió en una ga­le­ría de ar­te y hoy fun­cio­na en su to­ta­li­dad co­mo un com­ple­men­to al pro­gra­ma de la co­lo­nia con es­pa­cios de ofi­ci­nas y co­mer­cios que res­pon­den a una di­ná­mi­ca ac­tual de un lu­gar en un pe­rio­do muy cor­to de tiem­po. Es­te di­na­mis­mo que va más allá de la ma­te­ria, ha si­do el pre­cur­sor de es­te edi­fi­cio mix­to que es ha­bi­ta­do hoy por un par de res­tau­ran­tes de co­mi­da in­ter­na­cio­nal y múl­ti­ples es­pa­cios de ofi­ci­nas, re­sul­ta­do de la llu­via de ideas en­tre ar­qui­tec­tos y desa­rro­lla­do­res que con su ex­pe­rien­cia en la zo­na, fue­ron de­fi­nien­do la vo­ca­ción con­tem­po­rá­nea pa­ra que a su vez aten­die­ra la vo­ca­ción más im­por­tan­te, la de la ca­lle. A ma­ne­ra de re­ci­cla­je ur­bano, Ha­vre 77 con­ser­va su aper­tu­ra a la ca­lle des­de su te­rra­za prin­ci­pal a me­dio ni­vel so­bre la ban­que­ta. Ahí al­ber­ga un res­tau­ran­te que da vi­da a la fa­cha­da y ha­ce vi­da pú­bli­ca ha­cia su en­cuen­tro ur­bano.

Un cos­ta­do, en don­de el edi­fi­cio de­la­ta el an­ti­guo ac­ce­so de au­to­mó­vi­les de su épo­ca hoy es­tá des­ti­na­do a los pea­to­nes. Los usua­rios ac­ce­den por es­ta “ex­ten­sión de la ca­lle”, in­gre­san a la es­ca­li­na­ta y en­cuen­tran el lobby que de­no­ta la in­ten­cio­na­da mez­cla de épo­cas que, en con­jun­to con las de­más in­ter­ven­cio­nes, am­plían el pro­gra­ma con­tem­po­rá­neo que se alo­ja tan­to en la ca­so­na co­mo en los nue­vos es­pa­cios de ace­ro, con­cre­to, ma­de­ra y vi­drio.

El vo­lu­men to­tal del edi­fi­cio re­ma­ta en su ter­cer ni­vel con la in­ter­ven­ción ac­tual, en don­de una vi­drie­ra en­mar­ca­da en con­cre­to se aso­ma dis­cre­ta­men­te so­bre la ca­lle de Ha­vre de­jan­do que la an­ti­gua ca­so­na sea pro­ta­go­nis­ta y me­mo­ria de una épo­ca. El va­cío pro­pi­cia­do por el em­pla­za­mien­to ori­gi­nal fue con­ser­va­do por el nue­vo pro­gra­ma, en­ten­dien­do que la ilu­mi­na­ción sur es vi­tal pa­ra las ha­bi­ta­cio­nes de los apar­ta­men­tos con­ti­guos, y la luz in­di­rec­ta, la idó­nea pa­ra el tra­ba­jo de ofi­ci­nas en el nú­me­ro 77.

El con­cep­to de con­jun­to es apli­ca­ble en­tre di­chos pre­dios, sus di­fe­ren­tes vo­ca­cio­nes son pro­gra­ma de la co­lo­nia y el com­ple­men­tar­se dan­do vi­da ha­cia la ca­lle es no­ta­ble pre­mi­sa de di­se­ño en el um­bral de lo pú­bli­co y lo pri­va­do. La pri­va­ci­dad en­tre am­bos edi­fi­cios que se mi­ran a tra­vés de sus co­lin­dan­cias fue re­suel­ta de una ma­ne­ra muy par­ti­cu­lar. La vi­vien­da ve­ci­na que tie­ne sus aper­tu­ras ha­cia las ofi­ci­nas, mo­ti­vó que la am­plia­ción fue­ra un ma­ci­zo nor­te y una vi­drie­ra orien­te di­ri­gien­do las vis­tas ha­cia el va­cío y la ca­lle, pa­ra que ese es­pa­cio de ai­re y luz cum­plie­ra co­mo el ele­men­to que li­ga los pre­dios y por con­se­cuen­cia, el pro­gra­ma vi­gen­te di­ri­gi­do a la vi­da ur­ba­na.

El tiem­po en Ha­vre 77 tie­ne esen­cia ac­tual y res­tau­ra el pa­sa­do. Den­tro de su ma­sa ar­qui­tec­tó­ni­ca la mi­ra­da hu­ma­na se di­ri­ge siem­pre ha­cia el ves­ti­gio his­tó­ri­co, ha­cien­do re­mem­bran­za de un mo­do de ha­bi­tar y de una so­cie­dad en cons­tan­te evo­lu­ción, en don­de res­tau­rar fue un ac­to do­cu­men­tal: la reali­dad que se iba vis­lum­bran­do, guia­ba a la his­to­ria, al­go que no bus­ca­ba reha­cer­se, sino más bien con­ser­var­se y así ge­ne­rar un edi­fi­cio ac­ti­vo pa­ra la ciu­dad que en un fu­tu­ro se­rá me­mo­ria y su­ma de épo­cas y so­cie­da­des.

Pá­gi­na an­te­rior: la mez­cla de épo­cas tan­gi­ble en ma­te­ria­les co­mo en uso. Arri­ba: las épo­cas pre­sen­tes en el en­torno ur­bano y la je­rar­quía se dio al pa­sa­do pa­ra so­por­tar el pre­sen­te. Aba­jo: las cua­li­da­des es­pa­cia­les de la épo­ca se re­to­ma­ron pa­ra los...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.