Ar­qui­tec­tu­ra pa­ra pre­ser­var

En la ac­tua­li­dad, la con­ser­va­ción y la res­tau­ra­ción son te­mas muy de­li­ca­dos en la ar­qui­tec­tu­ra, pues las ne­ce­si­da­des ac­tua­les ha­cen re­pen­sar es­tos con­cep­tos, sa­tis­fa­cer ne­ce­si­da­des, o bien, con­ser­var in­tac­tas las edi­fi­ca­cio­nes, que­dan­do co­mo rui­nas o en e

Domus en Español Costa Rica - - Elzeviro - Federico Ri­ve­ra-za­rur Coor­di­na­dor de FUNDARQMX (Fo­men­to Universal pa­ra la Di­fu­sión Ar­qui­tec­tó­ni­ca de Mé­xi­co) y la Ca­sa del Ar­qui­tec­to

“Uno de los fac­to­res que po­ne en ries­go el pa­tri­mo­nio ar­qui­tec­tó­ni­co, es que ca­da uno quie­re de­jar su hue­lla, llá­men­se ar­qui­tec­tos, go­ber­nan­tes o los mis­mos ciu­da­da­nos”…

Si bien, es cier­to se de­be ade­cuar a ca­da mo­men­to y dar un uso apro­pia­do a los in­mue­bles, pe­ro ¿aca­so po­dría­mos ima­gi­nar Pa­rís de una ma­ne­ra di­fe­ren­te a co­mo hoy la co­no­ce­mos si Le Cor­bu­sier hu­bie­ra apli­ca­do sus pla­nes del Plan Voi­sin? Di­cho pro­yec­to cum­plía to­dos los con­cep­tos del ra­cio­na­lis­mo, pe­ro ne­gan­do el pa­sa­do de la es­plen­do­ro­sa Ciu­dad de la Luz, o ¿nos in­tere­sa re­pli­car un efec­to Ve­ne­cia? Una isla-mu­seo lle­na de tu­ris­tas du­ran­te el día y va­cía por la no­che.

En Ja­pón, la ca­ren­cia de tie­rras ha obli­ga­do a de­mo­ler sus vie­jas cons­truc­cio­nes de ma­de­ra y dar pa­so a los ras­ca­cie­los, pe­ro si des­pués de cier­to tiem­po es­tos no cum­plen con su ob­je­ti­vo y son uti­li­za­dos de­bi­da­men­te, ce­den su te­rreno a nue­vas cons­truc­cio­nes, sin im­por­tar cuan­do fue­ron edi­fi­ca­dos o bien por quien. Es com­pli­ca­do lo­grar un equi­li­brio, don­de sea atrac­ti­vo, ren­ta­ble, es­té­ti­co y em­ble­má­ti­co.

Uno de los fac­to­res que po­ne en ries­go el pa­tri­mo­nio ar­qui­tec­tó­ni­co, es que ca­da uno quie­re de­jar su hue­lla, llá­men­se ar­qui­tec­tos, go­ber­nan­tes o los mis­mos ciu­da­da­nos.

Muy co­no­ci­do pa­ra ilus­trar es­te ejem­plo en Mé­xi­co es el ca­so del Au­to­ser­vi­cio Lomas del ar­qui­tec­to Vla­di­mir Kas­pé, que ante com­pli­ca­dos trá­mi­tes le­ga­les, ter­mi­nó sien­do de­mo­li­do pa­ra des­pués ser re­cons­trui­do in­com­ple­to y que­dan­do úni­ca­men­te co­mo una es­ce­no­gra­fía del pa­sa­do.

Tam­bién su­ce­dió con un zó­ca­lo de la To­rre Vi­rre­yes del ar­qui­tec­to Teo­do­ro Gon­zá­lez de León, quien tam­bién po­see un sin­fín de obras dig­nas de ad­mi­ra­ción, pe­ro, ¿po­de­mos pen­sar que el ac­ce­so del Au­di­to­rio Na­cio­nal fue­ra de­mo­li­do pa­ra que un nue­vo ar­qui­tec­to de­ja­ra su hue­lla?

Exis­ten tam­bién ejem­plos de res­tau­ra­ción que nos per­mi­ten apre­ciar el pa­sa­do vi­vien­do el pre­sen­te, co­mo su­ce­de en el Edi­fi­cio Viz­ca­ya, el cual des­pués de un lar­go pe­rio­do de res­tau­ra­ción de su fa­cha­da e in­ter­ven­cio­nes con­tem­po­rá­neas, hoy lu­ce tan ra­dian­te co­mo ha­ce un si­glo, en el que al­gu­na vez fue­ra co­no­ci­do co­mo Paseo de Bu­ca­re­li, don­de pre­do­mi­na­ban ma­jes­tuo­sas re­si­den­cias co­mo el Pa­la­cio de Co­bian, o los pri­me­ros edi­fi­cios de vi­vien­da co­lec­ti­va co­mo el con­jun­to ha­bi­ta­cio­nal El Buen Tono o La Mas­co­ta, co­mo se le co­no­ce, que han so­bre­vi­vi­do terremotos y si­gue en pie, con al­gu­nos de­ta­lles que va­le la pe­na res­tau­rar, pues aun con­ser­va su esen­cia e iden­ti­dad que fue plas­ma­da por el in­ge­nie­ro Mi­guel Án­gel de Quevedo, quien tam­bién cons­tru­ye­ra un con­jun­to si­mi­lar en la Co­lo­nia Doc­to­res, que la­men­ta­ble­men­te fue­ra de­mo­li­do pa­ra dar pa­so a los Sol­do­mi­nios del Arq. Gui­ller­mo Ros­sell de la La­ma, en­tre otros.

El Edi­fi­cio Con­de­sa, por ejem­plo es uno de los me­jo­res ca­sos de iden­ti­dad y co­mu­ni­dad, pues al ter­mi­nar el pe­rio­do de “ren­tas con­ge­la­das” que afec­tó a la Ciu­dad de Mé­xi­co, los ha­bi­tan­tes se reunie­ron pa­ra, de una u otra for­ma, ad­qui­rir el con­jun­to y con­ser­var­lo, en­car­gán­do­se en­tre to­dos de su man­te­ni­mien­to y res­tau­ra­ción.

Uno de los má­xi­mos ex­po­nen­tes en el te­ma de res­tau­ra­ción fue el ar­qui­tec­to Luis Or­tiz Ma­ce­do, a quien de­be­mos la res­tau­ra­ción de las pla­zas que hoy más se visitan en el cen­tro his­tó­ri­co co­mo lo son la de San­to Do­min­go, Re­gi­na Coe­li, Lo­re­to, San­ta Ca­ta­ri­na y de la Igle­sia de la San­ta Ve­ra­cruz, así co­mo del Pan­teón de San Fernando y el Pan­teón de Do­lo­res con su ro­ton­da de per­so­na­jes ilus­tres.

La res­tau­ra­ción y pre­ser­va­ción de la ar­qui­tec­tu­ra de­pen­de de to­dos, des­de res­pe­tar y no van­da­li­zar, has­ta pro­te­ger, pe­ro lo más im­por­tan­te es co­no­cer, pues no se pue­de va­lo­rar lo que no se co­no­ce.

Exis­ten mu­chos edi­fi­cios que pue­den y de­ben ser res­tau­ra­dos, co­mo por ejem­plo el Edi­fi­cio Er­mi­ta, el Con­jun­to Isa­bel, in­nu­me­ra­bles pa­la­cios en el cen­tro his­tó­ri­co de la Ciu­dad de Mé­xi­co, o en lu­ga­res co­mo San Án­gel o Co­yoa­cán, Ca­so­nas Por­fi­ria­nas en la Ro­ma o la Con­de­sa, Juá­rez o Cuauh­té­moc, por men­cio­nar al­gu­nos, que día a día pier­den su iden­ti­dad ante la es­pe­cu­la­ción in­mo­bi­lia­ria. Pe­ro… lo im­por­tan­te es no per­der la esen­cia mis­ma.

¿QUÉ ES EL DI­SE­ÑO PLA­NI­FI­CA­DO DE UN JARDÍN?

Pa­ra po­der dis­fru­tar de un es­pa­cio ex­te­rior, de­be­mos ser ca­pa­ces de ha­cer ob­ser­va­cio­nes pro­fun­das y sen­tir lo que ellos bus­can des­per­tar en no­so­tros: emo­cio­nes pro­fun­das y se­re­nas, que no so­lo re­pa­ren en las flo­res y las plan­tas, sino tam­bién en el agua, las ro­cas y las aves que lle­gan a con­tem­plar el pai­sa­je na­tu­ral.

Ade­más, los ele­men­tos ar­qui­tec­tó­ni­cos y es­cul­tó­ri­cos que es­tán pre­sen­tes, los mo­di­fi­can, pa­ra ad­ver­tir así, una ex­qui­si­tez de con­tor­nos, vi­ta­li­dad de lí­neas e in­fi­ni­dad de co­lo­res, que se en­tre­mez­clan na­tu­ral­men­te.

Los es­pa­cios ex­te­rio­res de­ben es­tar cargados de es­tas for­mas di­ver­sas, cum­plir con otras fun­cio­nes uti­li­ta­rias, que mu­chas ve­ces el es­pec­ta­dor no ad­vier­te.

De­be­mos re­fe­rir­nos a ele­men­tos y si­tua­cio­nes que es­tán in­ser­tas en el di­se­ño pla­ni­fi­ca­do y es­tra­té­gi­co de un jardín: con­trol de tem­pe­ra­tu­ras con las plan­tas, la luminosidad y los vien­tos (fac­to­res cons­tan­tes y con­di­cio­nan­tes en nues­tras re­gio­nes tro­pi­ca­les), la pro­cu­ra de sombras, que de­ri­van en la co­rrec­ta co­lo­ca­ción y se­lec­ción de la ve­ge­ta­ción, la asom­bro­sa pu­ri­fi­ca­ción de la at­mós­fe­ra, mu­chas ve­ces en­ra­re­ci­da por ga­ses y ema­na­cio­nes in­dus­tria­les.

La gran den­si­dad de la po­bla­ción se ha con­ver­ti­do en una de las ra­zo­nes por la que los jar­di­nes se han vuel­to es­pa­cios co­di­cia­dos, co­mo to­da obra de ar­te, cum­plen fun­cio­nes uti­li­ta­rias y es­té­ti­cas, ne­ce­sa­rias pa­ra el ha­bi­tan­te.

Los jar­di­nes no se li­mi­tan al es­pa­cio re­si­den­cial, y en es­te as­pec­to dis­fru­tar los es­pa­cios ex­te­rio­res ur­ba­nos, es ca­da vez más ne­ce­sa­rio y cam­bia con ten­den­cias ca­da vez más or­gá­ni­cas. La in­clu­sión de pro­duc­tos or­gá­ni­cos y fru­tos ob­te­ni­dos en huer­tas pa­ra pro­mo­ción de ven­ta y con­su­mo, y de es­pa­cios or­ga­ni­za­dos den­tro de áreas re­si­den­cia­les, es ten­den­cia ac­tual, se­ñal de un mun­do que re­cu­pe­ra su cul­tu­ra, yen­do ha­cia un mun­do coope­ra­ti­vo, cons­ti­tui­do por gen­te ca­paz de re­pre­sen­tar el in­te­rés en la es­pe­cie hu­ma­na y la na­tu­ra­le­za. Son las lí­neas de di­se­ño que se en­tre­la­zan con las na­tu­ra­les: de las ho­jas, de sus ápi­ces y sus cur­vas, asi­mis­mo la be­lle­za de las tex­tu­ras, que que­dan evi­den­cia­das, en las ma­nos de los di­se­ña­do­res, que ha­cen el gran tra­ba­jo de sin­te­ti­zar y fu­sio­nar pa­ra el dis­fru­te y la adap­ta­ción del jardín.

En el di­se­ño de es­pa­cios ex­te­rio­res se en­tien­de a és­tos co­mo obras de dis­fru­te del lu­gar y el con­tex­to, in­tu­yen­do o pro­mo­vien­do los ele­men­tos im­por­tan­tes, en­tre los que des­ta­can dos gran­des gru­pos: los na­tu­ra­les (plan­tas, ro­cas, agua, aves) y los com­ple­men­ta­rios (ar­qui­tec­tó­ni­cos, es­cul­tó­ri­cos y de co­ne­xión).

Los prin­ci­pios de com­po­si­ción es­pa­cial son ca­pa­ces de trans­for­mar el es­pa­cio des­ti­na­do al jardín, en una cons­truc­ción be­lla, ar­mó­ni­ca y fun­cio­nal que sa­tis­fa­ce las ac­tua­les ne­ce­si­da­des sen­so­ria­les y bio­ló­gi­cas de los ha­bi­tan­tes.

Así po­de­mos in­fe­rir que la in­te­gra­ción de los he­chos ar­qui­tec­tó­ni­cos y del es­pa­cio ex­te­rior con las lí­neas del di­se­ño ac­tual nos dan co­mo re­sul­ta­do jar­di­nes que van apro­pián­do­se de la na­tu­ra­le­za, que se cu­bren con sus tex­tu­ras y des­ta­can las pro­pues­tas del di­se­ña­dor; en­tre­la­zan­do lo fun­cio­nal con lo es­té­ti­co.

De allí la im­por­tan­cia del pro­fe­sio­nal que guía al es­pec­ta­dor pa­ra dis­fru­tar el am­bien­te de ma­ne­ra in­te­gral, con­du­cien­do las ex­pe­rien­cias y sen­sa­cio­nes con he­chos inspirados en una so­cie­dad cam­bian­te. So­cie­dad con una gran au­sen­cia de es­pa­cios ver­des, tra­du­ci­dos en fal­ta de tiem­po. Es­pa­cios pa­ra pro­pi­ciar el des­can­so fí­si­co e in­te­lec­tual y el des­can­so del ex­ce­so de imá­ge­nes e información que día a día pro­ce­sa­mos, in­clu­so sin dar­nos cuen­ta. Son los es­pa­cios ver­des y el con­tac­to con ellos, lo que nos ayu­da­rá a re­fle­xio­nar y en­ten­der la im­por­tan­cia de su exis­ten­cia.

Uti­li­za­ción múl­ti­ple

La re­in­tro­duc­ción del ver­de en la ciu­dad es tal vez la me­di­da más in­me­dia­ta, la más rea­li­za­ble e im­por­tan­te pa­ra los di­se­ña­do­res del pai­sa­je y de la ar­qui­tec­tu­ra.

Ve­mos con sa­tis­fac­ción y con ma­yor fre­cuen­cia la ha­za­ña de los jar­di­nes verticales, ele­men­tos que se in­tro­du­cen en fa­cha­das de edi­fi­ca­cio­nes, en es­pa­cios in­ter­nos co­mo so­lu­cio­nes al­ter­na­ti­vas, ade­más de te­rra­zas ver­des ac­ce­si­bles y apro­ve­cha­das, so­lu­cio­nes que son par­te de una cul­tu­ra emer­gen­te, don­de se vin­cu­la el desa­rro­llo sos­te­ni­ble, desea­ble en las prác­ti­cas de há­bi­tos es­pe­ran­za­do­res, en­fo­ca­dos en prin­ci­pios que in­te­gran las com­ple­jas es­fe­ras de la vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.