Opi­nión: De la “obra de ar­te to­tal” del si­glo XIX al di­se­ño glo­ba­li­za­do del si­glo XXI

Domus en Español Costa Rica - - Créditos - Juan Ber­nar­do Do­lo­res

El di­se­ño co­mo dis­ci­pli­na y pro­fe­sión acom­pa­ña la vi­da de los se­res hu­ma­nos des­de los al­bo­res del si­glo XX, aun­que su ges­ta­ción par­te del si­glo XIX, con con­cep­cio­nes, co­mo las de la “obra de ar­te to­tal” (Ge­samt­kunst­werk wag­ne­riano) de maes­tros co­mo Henry Van de Vel­de o Frank Lloyd Wright, con la que com­po­nían, pro­yec­ta­ban o di­se­ña­ban to­do, des­de la ar­qui­tec­tu­ra de la ca­sa o el edi­fi­cio de ofi­ci­nas, los in­te­rio­res, el mo­bi­lia­rio, las ves­ti­men­tas de los pro­pie­ta­rios-usua­rios, in­clu­si­ve la cu­ber­te­ría y las va­ji­llas

Fue la “era de un be­nigno au­to­ri­ta­ris­mo en ar­qui­tec­tu­ra”, en­car­na­do en la “uni­ci­dad de una idea co­mún, al­re­de­dor de la cual ar­tis­tas de di­ver­sos ti­pos pu­die­ran re­unir­se en una gran co­la­bo­ra­ción” de Walter Gro­pius o el mi­to de in­fa­li­bi­li­dad del ar­qui­tec­to, de Ho­ward Roark, el personaje del Ma­nan­tial de Ayn Rand, en el que el clien­te-usuario no po­día ha­cer mo­di­fi­ca­cio­nes a la “gran crea­ción del ar­qui­tec­to”, sin te­ner su au­to­ri­za­ción o per­mi­so.

Con el ad­ve­ni­mien­to del mo­vi­mien­to mo­derno en la ar­qui­tec­tu­ra, fre­na­do ini­cial­men­te por los to­ta­li­ta­ris­mos en la pri­me­ra mi­tad del si­glo XX, el di­se­ño ha lle­ga­do a las gran­des ma­yo­rías de usua­rios, co­mo en la mo­da de ves­tir. El di­se­ño en los si­glos XX y XXI se ha de­mo­cra­ti­za­do y se ha con­ver­ti­do en prio­ri­ta­rio pa­ra to­das las ac­ti­vi­da­des del ser hu­mano en su mo­ra­da, con sus mue­bles y ac­ce­so­rios, sus ce­pi­llos de dien­tes o com­ple­men­tos pa­ra per­so­nas con ca­pa­ci­da­des di­fe­ren­tes; ya sea en el tra­ba­jo, con pie­zas de mo­bi­lia­rio er­go­nó­mi­cas, has­ta el lí­mi­te del ra­cio­na­lis­mo, en sus di­ver­sio­nes, en la ali­men­ta­ción del es­pí­ri­tu, den­tro de la ciu­dad y los es­pa­cios li­bres en el cam­po, etc.

Ar­qui­tec­tu­ra, in­terio­ris­mo y di­se­ños con ma­yor com­ple­ji­dad

En el si­glo XXI las so­cie­da­des ca­da vez más exi­gen­tes, por los ma­yo­res ni­ve­les de edu­ca­ción y por la tec­no­lo­gía en las co­mu­ni­ca­cio­nes, re­co­no­cen con ma­yor ni­ti­dez, las di­fe­ren­cias en­tre la ar­qui­tec­tu­ra, el in­terio­ris­mo y el di­se­ño en to­das sus dis­ci­pli­nas, des­de el grá­fi­co al in­dus­trial o de pro­duc­to. Co­mo res­pues­ta a las exi­gen­cias del mer­ca­do y sus clien­tes-usua­rios, la ar­qui­tec­tu­ra, el in­terio­ris­mo y el di­se­ño se han con­ver­ti­do en fenómenos de ma­yor com­ple­ji­dad, en los que las es­pe­cia­li­za­cio­nes son pri­vi­le­gia­das, por lo que exis­ten es­tu­dios o ta­lle­res mul­ti­dis­ci­pli­na­rios que se de­di­can ex­clu­si­va­men­te a un aba­ni­co li­mi­ta­do de gé­ne­ros, co­mo las ti­po­lo­gías re­si­den­cia­les, ca­sas, de­par­ta­men­tos, ca­sas de cam­po y pla­ya y áreas pú­bli­cas de edi­fi­cios re­si­den­cia­les.

Hay es­tu­dios que se de­di­can so­la­men­te al di­se­ño de ofi­ci­nas cor­po­ra­ti­vas, con un gra­do muy im­por­tan­te de es­pe­cia­li­za­ción y la in­cor­po­ra­ción de al­tos es­tán­da­res de mo­bi­lia­rio de ofi­ci­nas, en el que los con­cep­tos de pro­duc­ti­vi­dad han si­do tras­cen­di­dos por una ma­yor com­pren­sión del des­tino y la fe­li­ci­dad hu­ma­na. Tam­bién hay fir­mas o des­pa­chos es­pe­cia­li­za­dos en el in­terio­ris­mo de hos­pi­ta­li­dad, que co­mo con­cep­to, abar­ca mu­chos gé­ne­ros: edi­li­cios, hoteles, re­sorts y SPA´S, hoteles ur­ba­nos bu­si­ness class, hoteles bou­ti­que, hoteles de amor, ba­res y res­tau­ran­tes, sa­las VIP de ae­ro­puer­tos, ca­sas club en Country Clubs, ins­ta­la­cio­nes en vi­ñe­dos e in­dus­trial vi­ti­vi­ní­co­las, etc.

Glo­ba­li­za­ción, tec­no­lo­gía de la in­for­ma­ción y re­des so­cia­les

La glo­ba­li­za­ción en la eco­no­mía, la aper­tu­ra de los mer­ca­dos y el de­sa­rro­llo de las co­mu­ni­ca­cio­nes, con el In­ter­net y las re­des so­cia­les han ge­ne­ra­do fenómenos en los que un acon­te­ci­mien­to lo­cal, una idea, un con­cep­to del di­se­ño, se con­vier­ten en vi­ra­les y rá­pi­da­men­te dan la vuel­ta al mun­do, con lo que las fron­te­ras na­cio­na­les son tras­cen­di­das, en tiem­po real, de la “ciu­dad co­lla­ge” fí­si­ca de los via­jes en trans­por­tes, ca­da vez más ve­lo­ces de Co­lín Ro­we, a la “ciu­dad co­lla­ge” vir­tual, con la es­qui­zo­fre­nia que pro­du­ce las imá­ge­nes e ideas en co­li­sión en la web.

Re­ca­pi­tu­lan­do, la de­mo­cra­ti­za­ción, la glo­ba­li­za­ción y las nue­vas tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción es­tán pre­sen­tes en nues­tras vi­das e in­ci­den en nues­tras con­cep­cio­nes del di­se­ño, es­pe­ra­mos que se cum­plan las uto­pías de Ar­nold Toyn­bee de que el ser hu­mano con ma­yo­res he­rra­mien­tas tec­no­ló­gi­cas y ma­yor tiem­po pa­ra el ocio, lo uti­li­ce pa­ra me­jo­rar es­pi­ri­tual­men­te.

Uno de los even­tos eu­ro­peos más aplau­di­dos en la es­ce­na del di­se­ño de mo­bi­lia­rio e in­terio­ris­mo, sin lu­gar a du­das, es Fe­ria Há­bi­tat Va­len­cia. La cri­sis eco­nó­mi­ca ha­bía opa­ca­do el es­plen­dor de es­ta mues­tra, pe­ro la edi­ción co­rres­pon­dien­te al 2017 la vio re­na­cer, tal cual el ave fé­nix, que re­sur­ge de en­tre las ce­ni­zas. El es­pa­cio ocu­pa­do se tri­pli­có, igual­men­te los vi­si­tan­tes au­men­ta­ron con­si­de­ra­ble­men­te. Y una gran sor­pre­sa fue ver el pa­be­llón Ágo­ra NU­DE mul­ti­pli­ca­do en ta­ma­ño, ta­le­nto emer­gen­te, vi­si­tan­tes y pro­pues­ta de di­se­ño. Si bien, hoy re­co­no­ce­mos el éxi­to de Fe­ria Há­bi­tat Va­len­cia, tam­bién val­drá la pe­na re­mem­brar que es­te no fue fá­cil ni ha si­do a cor­to pla­zo. El he­cho de que hoy es­ta fe­ria sea com­pa­ra­da con la de Fran­cia, Ale­ma­nia o Ita­lia, no ha si­do cir­cuns­tan­cial. La con­cep­ción del di­se­ño in­dus­trial en Es­pa­ña, en su tra­di­ción o ex­ten­sión his­tó­ri­ca, ha pre­sen­ta­do di­ver­sos quie­bres o tras­piés que se tra­du­cen en ex­pe­rien­cias de las cua­les la in­dus­tria ha apren­di­do y hoy se co­lo­ca en la es­ce­na de los even­tos más im­por­tan­tes a ni­vel in­ter­na­cio­nal, y con­fir­ma que la ac­ti­vi­dad em­pre­sa­rial de la in­dus­tria mue­ble­ra va en au­men­to.

Una de las gran­des ven­ta­jas que pre­sen­ta Fe­ria Há­bi­tat Va­len­cia pa­ra el sec­tor del di­se­ño in­dus­trial y de mo­bi­lia­rio, es fun­cio­nar co­mo si fue­ra una aso­cia­ción o gre­mio. Pa­ra ello, ANIEME (Aso­cia­ción Na­cio­nal de Fa­bri­can­tes y Ex­por­ta­do­res de Mue­bles de Es­pa­ña) re­pre­sen­ta, des­de ha­ce 30 años, un ex­ce­len­te es­la­bón que con­so­li­da, atien­de y fo­men­ta es­tos sec­to­res in­dus­tria­les den­tro de Es­pa­ña, fue­ra de ella, con es­pa­ño­les y pro­duc­to­res de otras par­tes del mun­do. ANIEME es

pie­za cla­ve pa­ra en­la­zar a los paí­ses La­ti­noa­me­ri­ca­nos e in­cor­po­rar­los en es­ta di­ná­mi­ca. Co­mo ejem­plo es­tá la co­ne­xión que exis­te en­tre es­ta aso­cia­ción y el CIDI (Con­se­jo Ibe­roa­me­ri­cano de Di­se­ña­do­res de In­te­rio­res A.C.), pre­si­di­do por el ar­qui­tec­to Juan Ber­nar­do Do­lo­res Gon­zá­lez, quien a su vez, abre y en­ri­que­ce la pers­pec­ti­va de la in­dus­tria mue­ble­ra en Mé­xi­co y al­gu­nos paí­ses de Amé­ri­ca Central. Más allá de re­la­tar una anéc­do­ta sus­tan­cial, se bus­ca tam­bién ha­blar de di­se­ño. Pa­ra ello, se ha­rá men­ción de al­gu­nas mar­cas que tu­vie­ron gran pre­sen­cia en es­te even­to y son un vehícu­lo ideal pa­ra dia­lo­gar con es­pa­cios, co­mo­di­dad, tec­no­lo­gía, in­dus­tria y pro­pues­ta es­té­ti­ca. Ini­cia­re­mos con CAPDELL quien lle­va 50 años en el mer­ca­do y una fra­se su­ya lo di­ce to­do sit, think,

ima­gi­ne. Par­te de su fi­lo­so­fía es rea­li­zar pro­duc­tos crea­ti­vos que ins­pi­ren a sus com­pra­do­res. Sus di­se­ños pue­den ser el vehícu­lo pa­ra que el pro­fe­sio­nal se de­ci­da por tal o cual idea. Con­fia­dos en sus pro­ce­sos de tra­ba­jo y me­to­do­lo­gías, in­vi­tan a re­co­rrer jun­tos el ca­mino y dar vi­da a lo que CAPDELL ha­ce muy bien: di­se­ñar si­llas con ca­li­dad, er­go­no­mía, sos­te­ni­bi­li­dad y co­mo­di­dad.

Otra mar­ca que bri­lla por su au­ten­ti­ci­dad es Vic­car­be. Par­te de su vi­sión es no es­tar sujeto a mo­das o ten­den­cias del di­se­ño.

Ellos pre­fie­ren ha­blar de pie­zas de mo­bi­lia­rio que sean ver­sá­ti­les, úni­cas y que se in­te­gran a to­do ti­po de am­bien­tes. Se en­fo­can en pro­vo­car ex­pe­rien­cias ex­tra­or­di­na­rias, ba­sa­das en la ele­gan­cia, la dis­cre­ción, un po­co de so­brie­dad y de ca­li­dez. Ellos no con­vi­ven con el es­tri­den­tis­mo y ja­más ve­re­mos den­tro de sus co­lec­cio­nes al­gu­na pie­za que con­tras­te pa­ra pre­do­mi­nar en­tre las otras.

La so­brie­dad ca­si mi­ni­ma­lis­ta de la mar­ca ale­ma­na Schön­buch, es una re­so­lu­ción ha­cia la prac­ti­ci­dad atem­po­ral. Sus pie­zas son ex­qui­si­ta­men­te sim­ples y pro­po­nen di­ver­sos usos al­ter­na­ti­vos, siem­pre or­de­na­dos y fá­ci­les de ubi­car. Ca­da una de sus pie­zas es­tá con­tem­pla­da pa­ra es­pa­cios pri­va­dos, si­len­cio­sos, ya sean ha­bi­ta­cio­nes de ho­tel, ofi­ci­nas o de­par­ta­men­tos pe­que­ños. Von­dom, apuesta por el mo­bi­lia­rio plu­ri­fun­cio­nal adap­tán­do­se a la ar­qui­tec­tu­ra me­di­te­rrá­nea y tu­rís­ti­ca. Su éxi­to ra­di­ca en la im­por­tan­cia que le dan al di­se­ño. No es ca­sua­li­dad que un gran nú­me­ro de pie­zas ha­yan si­do di­se­ña­das por Ja­vier Ma­ris­cal, Ka­rim Ras­hid, Jor­ge Pen­si y Ee­ro Ar­nio, so­lo por men­cio­nar al­gu­nos. Son es­pe­cia­lis­tas en ge­ne­rar diá­lo­gos en­tre el en­torno y las for­mas, trans­for­man­do lo más sim­ple en úni­co y gla­mo­ro­so.

Gru­po Ac­tiu se de­fi­ne a sí mis­mo co­mo un pro­yec­to in­dus­trial sostenible. Di­ri­gi­do por su pre­si­den­te y fun­da­dor, D. Vi­cen­te Ber­be­gal­pé­rez, avan­za dan­do re­sul­ta­dos an­te sus pro­pias pers­pec­ti­vas y “an­te las me­tas so­ña­das, sin­tien­do y ofre­cien­do con­fian­za”. Sus va­lo­res de pro­duc­ción tam­bién van di­ri­gi­dos ha­cia el buen di­se­ño, una ca­li­dad im­pe­ca­ble y, so­bre to­do, la sa­tis­fac­ción de sus clien­tes.

Son mu­chí­si­mas las mar­cas de las cua­les se po­dría ha­blar, sin em­bar­go, el es­pa­cio pa­ra es­te ar­tícu­lo sí tie­ne un fin. Por ello, ce­rra­re­mos men­cio­nan­do una fir­ma con ca­si

100 años de tra­di­ción mue­ble­ra.

Es­ta es Point. Si bien en sus ini­cios los pro­ce­sos eran na­tu­ra­les y 100% ar­te­sa­na­les, fue pro­gre­san­do ha­cia la su­ma de la ar­te­sa­nía con el di­se­ño in­dus­trial. Es­ta es­tra­te­gia le apor­tó un cre­ci­mien­to ex­po­nen­cial que lle­vó a Point a otros la­dos del mun­do.

Hoy es­ta fir­ma se asu­me co­mo mul­ti­na­cio­nal, con una gran vi­sión ha­cia el fu­tu­ro. Tam­bién de­ter­mi­na que su éxi­to se en­cuen­tra en el di­se­ño y en la ca­li­dad. Ac­tual­men­te es la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción de la fa­mi­lia Pons la que di­ri­ge es­te em­po­rio que cuen­ta con más de 12.000 m2 en sus ins­ta­la­cio­nes. En es­ta nue­va eta­pa in­tro­du­cen una pers­pec­ti­va de la vi­da en el ex­te­rior, y di­ver­sos pun­tos de vis­ta que es­tán por des­cu­brir.

Bas­ta con te­ner re­fe­ren­cia de es­tas seis mar­cas pa­ra en­ten­der que la in­dus­tria es­pa­ño­la del di­se­ño, en ge­ne­ral, po­see ca­rac­te­rís­ti­cas úni­cas que los si­túan en una con­di­ción glo­bal pri­vi­le­gia­da.

Cuan­do na­ció el FIDCR (Festival In­ter­na­cio­nal de Di­se­ño de Cos­ta Ri­ca) en el 2010, en Cen­troa­mé­ri­ca aun no exis­tía un in­te­rés ge­ne­ra­li­za­do por el di­se­ño o la crea­ti­vi­dad. Fue la vi­sión de Al­fre­do En­ci­so y Pa­co Cer­vi­lla el de­to­nan­te pa­ra el sur­gi­mien­to de una épo­ca do­ra­da en el di­se­ño re­gio­nal; des­de en­ton­ces, sus in­vi­ta­dos han ins­pi­ra­do a mi­les. Uno de ellos fue Car­los Zú­ñi­ga, un ni­ca­ra­güen­se que lle­gó al FID, se con­ta­gió del en­tu­sias­mo y de­ci­dió crear su pro­pio even­to de di­se­ño pa­ra Ni­ca­ra­gua, una tie­rra re­ple­ta de opor­tu­ni­da­des y re­cur­sos. El 29 y 30 de se­tiem­bre del 2017 se desa­rro­lló el Pri­mer Festival de di­se­ño de Ni­ca­ra­gua, en el cen­tro de con­ven­cio­nes Olof Pal­me de Managua, con la pre­sen­cia de fi­gu­ras re­le­van­tes de fa­ma in­ter­na­cio­nal. El even­to em­pe­zó con un li­ge­ro re­tra­so cau­sa­do por una chis­pa eléc­tri­ca -iro­nías de la vi­da- que se tra­jo aba­jo el sis­te­ma de so­ni­do. A pe­sar de es­to la ma­sa se man­tu­vo pa­cien­te y edu­ca­da, no hu­bo chi­fli­dos ni re­cla­mos. Arran­có el Chis­pa­fest y Las Fla­min­guet­tes, el es­tu­dio de ani­ma­ción me­xi­cano for­ma­do por Ma­ra y Da­nie­la, apa­re­cie­ron en el es­ce­na­rio uni­for­ma­das con un en­te­ri­zo ro­sa­do, la ves­ti­men­ta co­rrec­ta pa­ra una con­ver­sa­ción in­for­mal y sim­pá­ti­ca en­tre dos ami­gas que se co­no­cen de años.

Apa­dri­na­das por un por­ta­fo­lio de tra­ba­jo que in­clu­ye en­tre sus clien­tes a Ni­ke, Cir­que du So­leil y Air Fran­ce, mos­tra­ron el cla­ro re­fle­jo de sus per­so­na­li­da­des, una mez­cla de sim­pa­tía y fe­mi­ni­dad crea­da a par­tir de ani­ma­ción, co­lo­res y co­lla­ges.

Sa­lie­ron las me­xi­ca­nas pa­ra dar­le pa­so a Matt­hew Fal­ki­ner, fun­da­dor de Sim­ple­men­te Ma­de­ra, un in­glés ra­di­ca­do en Ni­ca­ra­gua ha­ce 25 años. Con su es­pa­ñol ya bien mas­ti­ca­do se dis­pu­so a com­par­tir con to­dos el pro­ce­so de crea­ción que ha he­cho de es­ta com­pa­ñía, una de las más pres­ti­gio­sas del país. Ha­bló de di­se­ño, pro­duc­ción y sus re­sul­ta­dos ba­jo un men­sa­je in­sis­ten­te pe­ro cor­dial: “la sos­te­ni­bi­li­dad no es so­lo un pro­ble­ma de los eco­lo­gis­tas, sino de to­dos no­so­tros”.

El sal­va­do­re­ño Si­món Va­re­la se­ría el si­guien­te en pre­sen­tar sus mun­dos fan­tás­ti­cos he­chos a mano, una mez­cla en­tre lo ve­ro­sí­mil y lo im­po­si­ble. Crea­dos con una téc­ni­ca im­pe­ca­ble, cur­ti­da por años de tra­ba­jo con los es­tu­dios de ani­ma­ción más im­por­tan­tes del mun­do; en­tre sus obras se en­cuen­tran pe­lí­cu­las co­mo Bus­can­do a Ne­mo y El ár­bol de la vi­da.

Lle­ga­ría el turno en el es­ce­na­rio pa­ra Fu­tu­ra. De la mano de

Iván Gar­cía, Fu­tu­ra ha lo­gra­do po­si­cio­nar­se co­mo uno de los es­tu­dios de di­se­ño más pro­lí­fi­cos de Mé­xi­co gra­cias a su ob­se­sión por la per­fec­ción, una ca­pa­ci­dad que han lo­gra­do trans­fe­rir a di­fe­ren­tes ramas del di­se­ño.

Ni­ca­ra­gua ten­dría a su pri­mer re­pre­sen­tan­te con Shan­tall Laca­yo, quien for­jó su ca­rre­ra en el di­se­ño de mo­das y for­mó par­te del reality show Pro­ject Run­way. Ac­tual­men­te pro­mo­cio­na su úl­ti­ma co­lec­ción ba­sa­da en la fran­qui­cia My Little

Pony, la cual tam­bién se pre­sen­tó du­ran­te el Mer­ce­des Benz Fas­hion Week Cos­ta Ri­ca.

Al fi­na­li­zar el pri­mer día, el di­se­ña­dor ale­mán Ei­ke Kö­nig lle­gó a su pre­sen­ta­ción des­cal­zo, vis­tien­do unos shorts ne­gros y una ca­mi­sa ro­ja, lis­to pa­ra edu­car a la au­dien­cia de la for­ma más sin­ce­ra y sen­ci­lla po­si­ble. Ha­bló so­bre la ne­ce­si­dad de no te­ner que acep­tar pro­yec­tos de gran­des mar­cas si su pre­su­pues­to no es jus­to, la im­por­tan­cia de pe­lear por nues­tras ideas y del re­des­cu­bri­mien­to per­so­nal. Bai­ló por un ra­to pa­ra ce­rrar con un men­sa­je de alien­to a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes ni­ca­ra­güen­ses.

El se­gun­do día arran­có con Os­car Po­zue­lo, un jo­ven di­se­ña­dor con raí­ces es­pa­ño­las y cha­pi­nas, evan­ge­lis­ta del de­sign thin­king y fiel cre­yen­te de que el usuario siem­pre de­be es­tar en el cen­tro del di­se­ño. Le re­cor­dó a la au­dien­cia que la crea­ti­vi­dad es una he­rra­mien­ta pa­ra po­der re­sol­ver pro­ble­mas, mien­tras mos­tra­ba ejem­plos de su tra­ba­jo en di­se­ño so­cial. Ape­nas pu­do to­mar alien­to pa­ra dar­se cuen­ta que ha­bía

lle­ga­do la ho­ra pa­ra Sub­cul­tu­re Stu­dios, un es­tu­dio li­de­ra­do por el ni­ca­ra­güen­se Jes­si Flo­res, quien de­ci­dió no es­cu­char a su ma­dre cuan­do le re­pe­tía: “el van­da­lis­mo no te va a lle­var a nin­gu­na par­te” y gra­cias a esa de­ci­sión aho­ra cuen­ta con una le­gión de se­gui­do­res quie­nes se ta­túan y com­pran sus di­se­ños.

Lle­ga­rían An­ton e Ire­ne, una du­pla de di­se­ña­do­res tan pre­ci­sos y mi­li­mé­tri­cos en su char­la co­mo en su tra­ba­jo. Ins­pi­ra­ron a la au­dien­cia a par­tir de sus tra­ba­jos in­de­pen­dien­tes e in­vi­ta­ron al pú­bli­co a ol­vi­dar­se de la ga­nan­cia eco­nó­mi­ca en bús­que­da de pro­yec­tos más emo­ti­vos y sa­tis­fac­to­rios.

Des­pués del or­den lle­ga­ría el caos de la mano del es­tu­dio de di­se­ño cos­ta­rri­cen­se Pu­pi­la, quie­nes fue­ron re­ci­bi­dos en­tre aplau­sos y ri­sas al rit­mo del me­ren­gue

“Se anotó un vi­rao”. Los cua­tro di­se­ña­do­res fie­les a su es­ti­lo in­for­mal y bur­les­co mos­tra­ron sus pro­yec­tos más re­pre­sen­ta­ti­vos, en­tre los cua­les se en­cuen­tran La obra de Mr. Mas­king, el dis­co Ac­ti­vis­tas de Non­pa­li­de­ce -no­mi­na­do al La­tin Grammy por su di­se­ño- y el ca­fé Bo­ca­ne­gra. Ter­mi­na­rían su pre­sen­ta­ción mos­tran­do una se­rie de ví­deos es­ti­lo behind the sce­nes de bro­mas en­tre sus in­te­gran­tes y clien­tes. El pú­bli­co se­guía rien­do cuan­do apa­re­ció Ar­min Vit, fun­da­dor y co­crea­dor de Brand New Con­fe­ren­ce y del afa­ma­do blog de opi­nión de bran­ding e iden­ti­dad de mar­cas Un­der Con­si­de­ra­tion. La pre­sen­ta­ción de Vit fue un via­je per­so­nal e ín­ti­mo a las en­tra­ñas y pre­pa­ra­ción de uno de los even­tos de di­se­ño más re­co­no­ci­dos a ni­vel mun­dial.

Pa­ra ce­rrar el even­to, Chis­pa­fest ha­bía guar­da­do a su me­jor car­ta, Jos­hua Da­vis, el di­se­ña­dor nor­te­ame­ri­cano que se hi­zo fa­mo­so por su tra­ba­jo con la he­rra­mien­ta Flash y con la cual ini­cia­ría su si­tio Prays­ta­tion. Da­vis no se li­mi­tó a Flash y con­ti­nuó pro­gra­man­do en otros len­gua­jes co­mo JAVA y Pro­ces­sing, los cua­les le han per­mi­ti­do explorar el di­se­ño de una for­ma com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te al res­to de los di­se­ña­do­res. Sus di­se­ños son una oda a la teo­ría del caos, a la imaginación y a la in­sa­cia­ble bús­que­da de nue­vos y sor­pren­den­tes re­sul­ta­dos. Fue su mú­si­ca es­tri­den­te con vi­sua­les re­car­ga­dos de co­lor y fi­gu­ras el cie­rre per­fec­to que de­jó a to­dos los par­ti­ci­pan­tes en­cen­di­dos y an­to­ja­dos de mu­chas edi­cio­nes más de Chis­pa­fest.

Chis­pa­fest ya no es par­te de un de­seo o un día de ins­pi­ra­ción, ya en­tró en la lis­ta de even­tos que la re­gión es­pe­ra­rá ca­da año. Una res­pon­sa­bi­li­dad que ca­da vez más gen­te es­tá dis­pues­ta a asu­mir pe­ro que no la ha­ce más sen­ci­lla. Ini­ció un nue­vo ci­clo… el de una Ni­ca­ra­gua más li­bre a par­tir del di­se­ño.

Frees­pa­ce se­rá el tí­tu­lo de la Bie­nal de Ve­ne­cia 2018, di­ri­gi­da por Yvon­ne Fa­rrell y She­lley Mc­na­ma­ra. Pa­ra dar­le for­ma al pa­be­llón me­xi­cano, en­car­ga­do de re­pre­sen­tar la ar­qui­tec­tu­ra del país en la Bie­nal de Ar­qui­tec­tu­ra más im­por­tan­te del mun­do, se de­sig­nó a Ga­brie­la Et­che­ga­ray co­mo cu­ra­do­ra y a Jor­ge Am­bro­si, quien se­rá el en­car­ga­do de la mu­seo­gra­fía. Am­bos ar­qui­tec­tos fun­da­do­res de Am­bro­si/et­che­ga­ray, de­fi­nie­ron un con­cep­to cla­ro, con el ob­je­ti­vo de mos­trar al mun­do la re­la­ción en­tre el te­rri­to­rio y la ar­qui­tec­tu­ra, que for­man par­te de la iden­ti­dad del país. Do­mus (D): ¿cuál se­rá su pa­pel en la Bie­nal? Ha­blan­do más so­bre es­tas co­yun­tu­ras en­tre ar­qui­tec­tu­ra y te­rri­to­rio, ¿cuál se­rá el dis­cur­so que us­te­des plan­tea­rán? Ga­brie­la Et­che­ga­ray (GE): El

Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Be­llas Ar­tes (INBA) nos in­vi­ta, a Jor­ge co­mo mu­seó­gra­fo y a mí co­mo cu­ra­do­ra pa­ra rea­li­zar la dé­ci­mo sex­ta mues­tra del pa­be­llón de Mé­xi­co pa­ra la Bie­nal de Ve­ne­cia. El te­ma que plan­tea­mos al co­mi­té téc­ni­co y por el cual nos se­lec­cio­na­ron, fue el de evi­den­ciar el es­pa­cio que “Mé­xi­co país” tie­ne, ha­blar de la ar­qui­tec­tu­ra me­xi­ca­na des­de la ge­ne­ro­si­dad de nues­tro te­rri­to­rio. Vol­tear a ver nues­tro te­rri­to­rio no so­lo co­mo esa fuente de ins­pi­ra­ción y re­fe­ren­cia vi­sual, sino tam­bién co­mo el ca­ta­li­za­dor de la ar­qui­tec­tu­ra que se desa­rro­lla en Mé­xi­co, un te­rri­to­rio fér­til, el cual ha per­mi­ti­do una su­ma de prác­ti­cas con­tun­den­tes y bien con­so­li­da­das. Mos­trar lo que la ar­qui­tec­tu­ra me­xi­ca­na sig­ni­fi­ca. D: ¿Cuál va a ser el pa­pel del pa­be­llón de Mé­xi­co en la bie­nal? ¿qué lo va a di­fe­ren­ciar de los de­más pa­be­llo­nes? G.E.: Sin du­da creo que se­rá un pa­be­llón dis­tin­to, por­que nues­tro te­rri­to­rio es muy ca­rac­te­rís­ti­co y va­mos a ha­blar de la ar­qui­tec­tu­ra me­xi­ca­na des­de su en­torno. La ar­qui­tec­tu­ra co­mo el re­fle­jo y la ma­ni­fes­ta­ción de nues­tro te­rri­to­rio. Cuan­do el pú­bli­co en­tre al pa­be­llón de Mé­xi­co, se­ría

in­creí­ble que pue­da apre­ciar las ri­que­zas y las bon­da­des que te­ne­mos des­de las con­di­cio­nes fí­si­cas que se evi­den­cian en la geo­gra­fía del país, pe­ro tam­bién có­mo eso se ve re­fle­ja­do en la so­cie­dad y en la cul­tu­ra. Ya que es a par­tir de esas ne­ce­si­da­des que la ar­qui­tec­tu­ra em­pie­za a ser la res­pues­ta.

Jor­ge Am­bro­si (JA): Ca­da país le pon­drá un len­te par­ti­cu­lar a su ar­qui­tec­tu­ra y ha­brá al­gu­nos que se cen­tra­rán en la ar­qui­tec­tu­ra por sí mis­ma. No­so­tros bus­ca­mos esa tras­la­ción del len­te has­ta el te­rri­to­rio y, des­de ahí, vin­cu­lar a la ar­qui­tec­tu­ra. Cree­mos que va a ser al­go úni­co. Nos ilu­sio­na mu­cho por­que es un te­ma que nos lle­na y nos fas­ci­na y tam­bién es de­jar de la­do un po­co la ar­qui­tec­tu­ra y vol­tear a ver to­do lo que es más gran­de que la ar­qui­tec­tu­ra mis­ma.

G.E.: Es tam­bién en­ten­der que la ar­qui­tec­tu­ra es el re­sul­ta­do de una ne­ce­si­dad hu­ma­na y có­mo tie­ne la po­si­bi­li­dad de brin­dar, apar­te de la so­lu­ción a una ne­ce­si­dad, una ex­pe­rien­cia o un es­pa­cio que pue­da ha­blar de có­mo en­tra la luz, có­mo en­tra el vien­to, en­tre una se­rie de con­no­ta­cio­nes in­tan­gi­bles. El ob­je­ti­vo de es­te pa­be­llón es po­der mos­trar esas su­ti­le­zas a tra­vés de pro­yec­tos y tra­ba­jos de pro­fe­sio­na­les que prac­ti­can en Mé­xi­co, por­que al fi­nal ese con­tex­to es el que ha per­mi­ti­do o brin­da­do un pla­ta­for­ma pa­ra ex­pre­sar­se. Creo que to­do se vin­cu­la en­tre sí, por­que la ar­qui­tec­tu­ra es la ma­ni­fes­ta­ción de nues­tro te­rri­to­rio pe­ro tam­bién es la res­pues­ta de las con­di­cio­nes de vi­da en un con­tex­to de­ter­mi­na­do. Lle­ga un mo­men­to en que no sa­be­mos qué fue pri­me­ro: si la ar­qui­tec­tu­ra co­mo re­sul­ta­do del te­rri­to­rio o el te­rri­to­rio co­mo el re­sul­ta­do de las mo­di­fi­ca­cio­nes a tra­vés de la ar­qui­tec­tu­ra. D: Sien­do ar­qui­tec­tos jó­ve­nes con una tra­yec­to­ria tan só­li­da y tras­cen­den­te, ¿qué re­pre­sen­ta pa­ra us­te­des tra­ba­jar un pro­yec­to co­mo la Bie­nal? J.A.: Sin du­das es una opor­tu­ni­dad úni­ca, una res­pon­sa­bi­li­dad y, de cier­to mo­do una car­ga, por­que no es ir­nos a re­pre­sen­tar a no­so­tros, sino a un gru­po de ar­qui­tec­tos que tra­ba­jan en un país, ha­cien­do lo me­jor to­dos los días. De nues­tra par­te es­tá en­con­trar una ma­ne­ra fres­ca e in­no­va­do­ra pa­ra que ese tra­ba­jo y ese es­fuer­zo sean re­co­no­ci­dos. Tam­bién he­mos abo­ga­do mu­cho por vol­tear a ver al te­rri­to­rio, en es­te ca­so es­pe­cí­fi­co se­rá a par­tir de otras prác­ti­cas y la ex­hi­bi­ción, pe­ro tam­bién lo hi­ci­mos cuan­do tu­vi­mos la opor­tu­ni­dad de par­ti­ci­par en fo­ros in­ter­na­cio­na­les. No es una au­to-re­pre­sen­ta­ción, sino una res­pon­sa­bi­li­dad que nos emo­cio­na y nos mo­ti­va. D: ¿Quié­nes es­tán in­vo­lu­cra­dos en es­te pro­ce­so de tra­ba­jo? ¿an­te quié­nes res­pon­den us­te­des? J.A.: Hay un co­mi­té téc­ni­co que se con­for­mó pa­ra es­to y cree­mos que es un gran va­lor pa­ra la es­truc­tu­ra del pa­be­llón de Mé­xi­co en las bie­na­les, que es la pri­me­ra vez en la his­to­ria de nues­tra bre­ve par­ti­ci­pa­ción en las bie­na­les, que se re­pi­te el co­mi­té téc­ni­co, y es­to lo­gra una con­ti­nui­dad. Las ex­pe­rien­cias an­te­rio­res, se es­tán tras­la­dan­do y eso me­jo­ra la par­ti­ci­pa­ción, evi­tan­do em­pe­zar de nue­vo de ce­ro ca­da dos años. Cree­mos que el co­mi­té téc­ni­co con­for­ma­do por Do­lo­res Mar­tí­nez, Li­dia Ca­ma­cho, Xa­vier Guz­mán, Juan Ko­chen, Er­nes­to Alva y Fran­cis­co Se­rrano es el bra­zo al que le re­por­ta­mos y le da es­truc­tu­ra a to­do. Es­te año nos su­ma­mos Ga­brie­la Et­che­ga­ray, Ber­nar­do Gó­mez­pi­mien­ta, Ga­brie­la Gil y yo, quie­nes es­ta­mos apor­tan­do des­de los ro­les que ca­da uno re­pre­sen­ta, nues­tro tra­ba­jo y com­pro­mi­so pa­ra dar una res­pues­ta ex­tra­or­di­na­ria al Pa­be­llón de Mé­xi­co 2018. D: ¿Cuál es su re­la­ción con Yvon­ne Fa­rrell y Shelly Mc­na­ma­ra, pa­ra ho­mo­lo­gar cri­te­rios cu­ra­to­ria­les? G.E. To­da­vía no he­mos te­ni­do re­la­ción pa­ra ha­blar de es­te pa­be­llón co­mo tal. En el ca­len­da­rio de la bie­nal, en no­viem­bre, se va a nom­brar la co­mi­sa­ria, que es una fi­gu­ra muy im­por­tan­te pa­ra la Bie­nal por­que es el víncu­lo en­tre los or­ga­ni­za­do­res en Ve­ne­cia y el equi­po cu­ra­to­rial. En fe­bre­ro ha­re­mos la pre­sen­ta­ción de la pro­pues­ta cu­ra­to­rial y de ex­hi­bi­ción a la di­rec­ción ar­tís­ti­ca de Ve­ne­cia. D: ¿Pue­den ha­blar­nos so­bre su pro­ce­so de tra­ba­jo? Us­te­des ya tie­nen ex­pe­rien­cia mon­tan­do es­tos es­pa­cios “efí­me­ros”. ¿En qué les ayu­dó la ex­pe­rien­cia de ha­ber rea­li­za­do an­te­rior­men­te La Fe­ria de las Cul­tu­ras Ami­gas?, ¿es el mis­mo ti­po de vi­sión co­mo pro­yec­to ar­qui­tec­tó­ni­co? J.A.: En lo pri­me­ro que los re­la­cio­na­ría, es que es­tos pro­yec­tos efí­me­ros de mon­ta­jes breves son ate­rra­do­res de so­lo ima­gi­nar­te el pro­ce­so de mon­ta­je. Es muy di­fe­ren­te por la es­ca­la y la lo­gís­ti­ca. En es­te mo­men­to no te­ne­mos de­fi­ni­do có­mo se­rá el tras­la­do y el mon­ta­je del ma­te­rial.

G.E.: La ven­ta­ja de es­te fo­ro es que es mu­cho más pe­que­ño (250 m2)y que te­ne­mos ca­si ocho ve­ces más de tiem­po. En la bie­nal exis­te la po­si­bi­li­dad de con­tar con un mes y en el pa­be­llón de las cul­tu­ras ami­gas tu­vi­mos cua­tro días. Tam­bién, el tiem­po de de­sa­rro­llo de pro­yec­to es ma­yor, el re­to, más que el mon­ta­je, con­si­de­ro que es lo­grar que el con­te­ni­do sea lo su­fi­cien­te­men­te con­tun­den­te. En fe­bre­ro ya ten­dre­mos apro­ba­do to­do, lo cual per­mi­te otro rit­mo y otra es­ca­la en la pro­duc­ción. En cuan­to a la mues­tra, es una idea la que te­ne­mos que lle­var, que ha­ble de la ar­qui­tec­tu­ra que ex­pre­sa a Mé­xi­co. Ahí es­tá el re­to: en lo­grar la sín­te­sis que de­ter­mi­ne qué se lle­va, te­nien­do en cuen­ta la di­ver­si­dad cul­tu­ral que exis­te en nues­tro país.

J.A.: La otra di­fe­ren­cia con La Fe­ria de las Cul­tu­ras Ami­gas, es que allí era un so­lo pa­be­llón. En Ve­ne­cia es­ta­re­mos ro­dea­dos de otros 50 pa­be­llo­nes rea­li­za­dos por otros equi­pos de pri­mer ni­vel y con ma­yor ex­pe­ren­cia en es­te fo­ro de par­ti­ci­pa­ción. D: ¿Se sien­ten par­te de un gru­po de jó­ve­nes ar­qui­tec­tos ha­cien­do co­sas di­fe­ren­tes en La­ti­noa­mé­ri­ca? ¿Tie­nen ese sen­ti­do de iden­ti­dad y per­te­nen­cia con­ti­nen­tal? G.E.: Me pa­só al­go cu­rio­so en la

Bie­nal Ibe­roa­me­ri­ca­na del 2014. Al pre­sen­tar nues­tro tra­ba­jo y ob­ser­var los otros pro­yec­tos de gen­te que es tan pró­xi­ma a una cul­tu­ra co­mo la nues­tra, me di cuen­ta que te­ne­mos un dis­cur­so com­par­ti­do. Mu­chas de­ci­sio­nes tam­bién son re­fle­jo de un con­tex­to so­cial y eco­nó­mi­co, las cua­les com­par­ti­mos co­mo la­ti­noa­me­ri­ca­nos y me re­cor­dó aun más la ta­jan­te fron­te­ra exis­ten­te con Es­ta­dos Uni­dos. Ha si­do cu­rio­so ver las si­mi­li­tu­des, so­bre to­do en tra­ba­jos de nues­tra ge­ne­ra­ción, y no­tar que lle­ga­mos a cier­tos en­ten­di­mien­tos que em­pie­zan a ha­blar­nos de una con­cien­cia en có­mo ad­mi­ra­mos o to­ma­mos ven­ta­ja de la mano de obra lo­cal y nue­va­men­te de nues­tros con­tex­tos geo­grá­fi­cos, por po­ner un par de ejem­plos. Por lo que creo que sí, hay mu­chas si­mi­li­tu­des. Ha­brá que acen­tuar tam­bién, pa­ra es­te fo­ro esas di­fe­ren­cias o par­ti­cu­lar­da­des de Mé­xi­co.

De­re­cha: POINT, es­pe­cia­li­za­da prin­ci­pal­men­te en mo­bi­lia­rio pa­ra ex­te­rio­res, ofre­ce una gran va­rie­dad de di­se­ños que se adap­tan a dis­tin­tos es­ce­na­rios, ofre­cien­do pla­cer, bie­nes­tar, co­mo­di­dad y fun­cio­na­li­dad.

Arri­ba iz­quier­da: el stand de ANIEME da la bien­ve­ni­da a to­dos los vi­si­tan­tes a Fe­ria Há­bi­tat Va­len­cia.Arri­ba de­re­cha: AC­TIU pro­mue­ve un di­se­ño que trans­mi­te va­lo­res, di­na­mis­mo, ca­li­dez, co­lor y fun­cio­na­li­dad. Ex­per­tos en la crea­ción de am­bien­tes la­bo­ra­les y ofre­cer so­lu­cio­nes con ta­le­nto.Aba­jo: un ejem­plo de la ele­gan­cia con la que tra­ba­ja CAPDELL. Las me­jo­res ideas pre­sen­tes des­pués de un pro­ce­so de tra­ba­jo y re­fle­xión: In­ves­ti­gar y pen­sar an­tes de crear.

Arri­ba: An­ton & Ire­ne mos­tra­ron su tra­ba­jo co­mo di­se­ña­do­res “To­do Te­rreno” reivin­di­can­do su re­nom­bre. Aba­jo: el en­fo­que fe­me­nino se de­mues­tra en la bri­llan­te obra de las me­xi­ca­nas de Fla­min­guet­tes.

Arri­ba iz­quier­da: el de­sen­fa­do del di­se­ña­dor ale­mán Ei­ke Kö­ning se re­fle­ja en sus tra­ba­jos per­so­na­les o de su es­tu­dio: Hort. Arri­ba de­re­cha: el di­se­ño co­mo pun­to de par­ti­da pa­ra la in­ves­ti­ga­ción de la cuidad y su grá­fi­ca: Mr. Mas­king, pro­yec­to ini­cia­do por Pu­pi­la que le cam­bió la vi­da a don Ge­rar­do Pi­ca­do. Cen­tro: la ofi­ci­na de di­se­ño me­xi­ca­na Fu­tu­ra de­mos­tró por qué es uno de los es­tu­dios más im­por­tan­tes del mo­men­to. Aba­jo: es­ta co­lo­ri­da com­po­si­ción vi­sual re­pre­sen­ta la crea­ti­vi­dad del nor­te­ame­ri­cano Jos­hua Da­vis, quien ex­pe­ri­men­ta con có­di­gos y pro­ce­sos alea­to­rios.

Arri­ba: plan­ta de te­rri­to­rio me­xi­cano: Di­bu­jo de Ale­xan­der Von Hum­boldt. Aba­jo: vis­ta Del Va­lle de Mé­xi­co des­de el Te­pe­yac por Jo­sé Ma­ría Ve­las­co. La ins­pi­ra­ción en la ima­gen del pai­sa­je me­xi­cano co­mo re­sul­ta­do de la sen­si­bi­li­dad ha­cia el te­rri­to­rio.

Arri­ba y aba­jo: sec­ción de te­rri­to­rio me­xi­cano: por Ale­xan­der Von Hum­boldt La sec­ción co­mo mé­to­do de re­pre­sen­ta­ción que res­pon­de a un pai­sa­je fí­si­co in­du­da­ble­men­te ri­co y a una me­mo­ria, his­to­ria e ima­gi­na­rio que no de­ben ne­gar­se. Cen­tro: ar­qui­tec­tos Ga­brie­la Et­che­ga­ray y Jor­ge Am­bro­si, cu­ra­do­ra y mu­seó­gra­fo del pa­be­llón me­xi­cano en la pró­xi­ma Bie­nal de Ar­qui­tec­tu­ra de Ve­ne­cia,Ita­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.