Mi mun­do

MI MUN­DO

Domus en Español Costa Rica - - Créditos - Ma­rio Be­lli­ni

Trein­ta años des­pués de la ex­po­si­ción en el MOMA, en 1987, so­bre la obra de Ma­rio Be­lli­ni, la Trie­nal de Mi­lán de­di­ca una nue­va ex­po­si­ción a to­da la obra del ar­qui­tec­to mi­la­nés. Es­ta vez, co­mo en­ton­ces, se le pi­dió que se ocu­pa­ra de la cu­ra­du­ría y la res­pues­ta se ha con­ver­ti­do en una re­fle­xión so­bre la for­ma y la po­si­bi­li­dad de ex­po­ner la ar­qui­tec­tu­ra. Co­mo si fue­se una par­te de la ciu­dad, la ex­po­si­ción se cen­tra en el es­pa­cio pú­bli­co con un gran re­ta­blo, un au­tén­ti­co “mu­ro his­tó­ri­co” que di­vi­de el es­pa­cio ex­te­rior del in­te­rior. Co­mo en una ciu­dad, hay tres “puer­tas” en la mues­tra: dos pe­que­ñas pa­ra la ex­po­si­ción y una más gran­de pa­ra la bi­blio­te­ca. En el in­te­rior, cin­co “pla­zas” pa­ra mos­trar la ar­qui­tec­tu­ra y una lar­ga “ca­lle” pa­ra ex­po­ner el di­se­ño. Fi­nal­men­te, in­clu­so una pe­que­ña e ín­ti­ma “pla­zo­le­ta” don­de se pue­de ad­mi­rar su Wun­der­kam­mer. ndb

¿Có­mo ex­po­ner ar­qui­tec­tu­ra?, ¿có­mo re­pre­sen­tar en una mues­tra, don­de tie­ne que con­vi­vir con mue­bles y má­qui­nas, el lla­ma­do di­se­ño?, ¿có­mo mos­trar­me yo mis­mo y mi com­ple­ja vi­da, he­cha de aven­tu­ras en to­dos los ni­ve­les de la ar­qui­tec­tu­ra? En­fren­té es­te pro­ble­ma en 1987, en la ex­po­si­ción que me de­di­có el MOMA, que ade­más me pi­dió que di­se­ña­rá la ex­hi­bi­ción. Pe­ro ha­ce 30 años el pro­ble­ma era más fá­cil de re­sol­ver, por­que to­da­vía no me ha­bía aven­tu­ra­do en la ar­qui­tec­tu­ra; aun­que ya es­ta­ba em­pe­zan­do a pen­sar en ha­cer­lo.

La úni­ca ma­ne­ra de mos­trar la ar­qui­tec­tu­ra es, pa­ra mí, ha­cer to­do lo po­si­ble por de­vol­ver­la a su es­ca­la real y per­mi­tir que las per­so­nas se re­la­cio­nen con él co­mo si es­tu­vie­ran mo­vién­do­se real­men­te a tra­vés de sus es­pa­cios. El ar­ti­fi­cio más ágil a uti­li­zar es, por lo tan­to, la pro­yec­ción di­ná­mi­ca; una es­pe­cie de sub­je­ti­vi­dad que mues­tre lo que po­de­mos ver con nues­tros ojos, des­bor­dan­do, acer­cán­do­se y dan­do vuel­tas; pa­ra en­trar así en edi­fi­cios, mu­seos, re­cin­tos fe­ria­les y com­ple­jos tu­rís­ti­cos o in­dus­tria­les. La di­fe­ren­cia de es­ca­la me ha lle­va­do a se­pa­rar la ar­qui­tec­tu­ra del mo­bi­lia­rio, las má­qui­nas y los ob­je­tos; con cin­co sa­las pa­ra la ar­qui­tec­tu­ra y ex­po­nien­do el di­se­ño en una lar­ga ga­le­ría que uti­li­cé co­mo vía de co­ne­xión.

El úni­co pun­to de con­tac­to es el por­tal-bi­blio­te­ca

(25 me­tros de lar­go y 6 me­tros de al­tu­ra) que da la bien­ve­ni­da a los vi­si­tan­tes en el atrio de la Trie­nal y ex­hi­be una pri­me­ra se­lec­ción de mo­de­los de ar­qui­tec­tu­ra, ob­je­tos, mo­bi­lia­rios, car­te­les, vi­deos y fo­to­gra­fías; un dis­po­si­ti­vo es­cé­ni­co que se es­ta­ble­ce co­mo una ini­cia­ción y un com­pen­dio de to­da la re­tros­pec­ti­va, que ocu­pa 1.500 m2. El por­tal-bi­blio­te­ca da ac­ce­so y sa­li­da a una ga­le­ría con for­ma de he­rra­du­ra, cu­ya pa­red in­te­rior es to­tal­men­te re­flec­tan­te, lo que per­mi­te una vi­sión me­jo­ra­da, si­mul­tá­nea y pa­no­rá­mi­ca del es­pa­cio.

Los mue­bles, agru­pa­dos por ti­po: me­sas, si­llas, si­llo­nes, si­llas de ofi­ci­na, má­qui­nas de es­cri­tu­ra, cal­cu­la­do­ras y pro­to­ti­pos; es­tán dis­pues­tos en pla­ta­for­mas vir­tua­les, su­ge­ri­das por pe­rí­me­tros grá­fi­cos o so­por­tes con pe­des­ta­les re­sis­ten­tes. En las pa­re­des, los pen­sa­mien­tos y las re­fle­xio­nes in­vi­tan a te­ner más du­das que cer­te­zas; en otras pa­la­bras, em­pu­jan a re­con­si­de­rar el pa­pel y la pro­fun­di­dad de los ob­je­tos his­tó­ri­cos y cul­tu­ra­les que usa­mos to­dos los días. Una se­lec­ción de má­qui­nas di­se­ña­das pa­ra Oli­vet­ti en­tre 1962 y 1992 des­ta­ca la ve­lo­ci­dad de los cam­bios tec­no­ló­gi­cos, in­flu­yen­do y trans­for­man­do nues­tros com­por­ta­mien­tos y ma­ne­ras de tra­ba­jar y vi­vir, aun­que la re­la­ti­va con­ti­nui­dad se en­cuen­tra en nues­tros ri­tua­les y las co­sas con que lle­na­mos nues­tras ca­sas.

Un im­por­tan­te es­pa­cio es­tá de­di­ca­do a Kar-a-su­tra, el con­cept- car que di­se­ñé in­vi­ta­do por el MOMA en 1972, (con mo­ti­vo de la ex­po­si­ción “Ita­lia: el nue­vo pai­sa­je do­més­ti­co”) a tra­vés del ex­tra­or­di­na­rio re­por­ta­je fotográfico de Va­le­rio Cas­te­lli con el Cen­tro Kap­pa. Col­gan­do en el te­cho de la ga­le­ría, una se­cuen­cia de 130 imá­ge­nes que ex­traí­das del me­di­ta­do y va­ria­do re­per­to­rio de mis con­fe­ren­cias, cons­ti­tu­yen una es­pe­cie de via­je por mi men­te. Hay obras de ar­te y ar­qui­tec­tu­ra, re­fe­ren­cias a la flo­ra y fau­na, ele­men­tos de an­tro­po­lo­gía cul­tu­ral, fo­to­gra­fías de épo­ca, for­mas, ins­pi­ra­cio­nes y ca­ras, (co­mo la de Ste­ve Jobs, que en los años ochen­ta me cor­te­jó du­ran­te mu­cho tiem­po pa­ra lle­var­me a Ap­ple, cuan­do era el con­sul­tor de Oli­vet­ti).

Por úl­ti­mo, en el tra­mo de la ga­le­ría, una sec­ción ti­tu­la­da “Si­guien­te” mues­tra con an­te­la­ción los prin­ci­pa­les pro­yec­tos en cur­so: el An­ti­qua­rium Fo­ren­se de Ro­ma (un nue­vo mu­seo so­bre los orí­ge­nes de la an­ti­gua Ro­ma) en la Aca­de­mia Ge­ne­ra­li de Tries­te y es­tu­dios pa­ra nue­vas si­llas y me­sas.

Se tra­ta de un gi­ro sú­bi­to de la re­tros­pec­ti­va a la pers­pec­ti­va que, una vez más, va de la gran a la pe­que­ña es­ca­la. La ga­le­ría conecta a cua­tro gran­des sa­las al­re­de­dor del pe­rí­me­tro y a una pla­za central. En las ha­bi­ta­cio­nes los pro­yec­tos de ar­qui­tec­tu­ra y di­se­ño se pre­sen­tan con pe­lí­cu­las e imá­ge­nes “in­mer­si­vas”, de Es­ta­dos Uni­dos a Fran­cia, de Aus­tra­lia a Ale­ma­nia; pro­yec­ta­das a to­da la al­tu­ra en las pa­re­des, con pan­ta­llas de 12 me­tros de lar­go y 6 me­tros de al­to. Ade­más de la

Arri­ba: vis­ta de la “ga­le­ría” que agru­pa una se­cuen­cia de 130 imá­ge­nes col­ga­das en el te­cho, ex­traí­das del re­per­to­rio de las con­fe­ren­cias de Be­lli­ni.

Pá­gi­na si­guien­te: otra vis­ta de la ga­le­ría, con un re­por­ta­je fotográfico del pro­yec­to Kar-a-su­tra rea­li­za­do por Va­le­rio Cas­te­lli con el Cen­tro Kap­pa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.