Es­pa­cios de pa­sos per­di­dos

JOÃO BATISTA JOHN LAUT­NER CAR­LO SCARPA ÁL­VA­RO SI­ZA PAULO MEN­DES DA ROCHA

Domus en Español Costa Rica - - Sumario - Manolo De Gior­gi João Batista Vi­la­no­va Ar­ti­gas, John Laut­ner, Car­lo Scarpa, Jørn Utzon, Ál­va­ro Si­za, Paulo Men­des da Rocha

Du­ran­te mu­cho tiem­po la fun­ción del ho­gar del si­glo XX fue una tra­duc­ción re­si­den­cial de la ideo­lo­gía me­cá­ni­ca y el fun­cio­na­mien­to de la ma­qui­na­ria.

A me­nu­do, la vi­da en la ca­sa es­ta­ba atra­pa­da en el rí­gi­do cum­pli­mien­to de sus fun­cio­nes.

Co­mo al­ter­na­ti­va, bus­ca­mos un es­pa­cio abier­to, pe­ro no fue ca­paz de dar­nos la li­be­ra­ción pa­ra pro­du­cir un re­sul­ta­do fun­cio­nal­men­te inusual, por­que don­de to­do es po­si­ble, na­da es po­si­ble.

¿Pue­de ha­ber una di­men­sión ima­gi­na­ti­va de la vi­da?

Si po­ne­mos una lu­pa en la his­to­ria re­cien­te, ve­re­mos una fran­ja de di­se­ña­do­res que in­ter­pre­ta el in­te­rior de las vi­vien­das co­mo un ob­je­ti­vo en mo­vi­mien­to y quie­re ir un po­co más allá de las po­si­cio­nes de los maes­tros.

¿Dón­de? En los lu­ga­res don­de la dis­po­si­ción de los ele­men­tos no se li­mi­ta a iden­ti­fi­car­se con una su­ma de fun­cio­nes o con un pro­gra­ma. Es don­de el plano de­ja hue­cos pa­ra ser lle­na­dos, la pre­sen­cia es­pa­cial no es­tá per­fec­ta­men­te de­fi­ni­da en­tre los ám­bi­tos pri­va­dos y pú­bli­cos. Son lu­ga­res que aun­que no tie­nen un des­tino cla­ro, sus su­per­fi­cies no son cier­ta­men­te so­bran­tes, por­que su di­se­ño no es in­com­ple­to ni va­go. Son cla­ra­men­te es­pa­cios de­li­nea­dos, a pe­sar de que su pre­sen­cia en la ca­de­na de fun­cio­nes de la vi­vien­da cons­ti­tu­ye un ele­men­to li­ge­ra­men­te des­es­ta­bi­li­za­dor o, por lo me­nos, un mo­men­to de dis­con­ti­nui­dad.

Son in­ter­va­los que al­te­ran la com­po­si­ción de la se­cuen­cia ge­ne­ral de las ha­bi­ta­cio­nes, ge­ne­ran­do pun­tos de sus­pen­so o de in­te­rro­ga­ción den­tro del re­la­to es­pa­cial. Al­go si­mi­lar a lo que su­ce­de en el tea­tro, en la “galería de pa­sos per­di­dos”, don­de los pa­sos que se pier­den ejem­pli­fi­can la idea de un lu­gar ge­né­ri­co de des­com­pre­sión, una área cir­cuns­cri­ta pe­ro abier­ta a di­ver­sas po­si­bi­li­da­des de con­duc­ta. La re­co­pi­la­ción de ta­les es­pa­cios en una pe­que­ña an­to­lo­gía de mues­tras tie­ne la si­guien­te jus­ti­fi­ca­ción: du­ran­te mu­chas dé­ca­das, la cla­ra dis­tin­ción de Louis Kahn en­tre los es­pa­cios ser­vi­dos y ser­vi­les fue una an­tor­cha que ilu­mi­na­ba con cla­ri­dad. Trans­pues­ta has­ta hoy, esa lí­nea es­tá bo­rro­sa y ca­da vez más dé­bil. Las fun­cio­nes es­tán per­dien­do par­te de su iden­ti­dad. Se mez­clan y se fun­den unas con otras, has­ta mi­me­ti­zar­se con las ac­ti­vi­da­des ha­bi­tua­les, co­mo la pre­pa­ra­ción de ali­men­tos y el am­bien­te pa­ra el al­muer­zo; los ser­vi­cios se mul­ti­pli­ca­ron y se han ‘va­po­ri­za­do’, ya sea en la sa­la de es­tar co­mo en el dor­mi­to­rio. Dis­mi­nu­ye, por lo tan­to, el gro­sor de la pe­lí­cu­la que se­pa­ra las fun­cio­nes, mien­tras que el in­te­rior de las vi­vien­das asu­me una ma­yor res­pon­sa­bi­li­dad, an­te el em­po­bre­ci­mien­to gra­dual de la ca­li­dad del es­pa­cio ex­te­rior.

Du­ran­te mu­cho tiem­po la fun­ción del ho­gar del si­glo XX fue una tra­duc­ción re­si­den­cial de la ideo­lo­gía me­cá­ni­ca y el fun­cio­na­mien­to de la ma­qui­na­ria. A me­nu­do la vi­da en la ca­sa es­ta­ba atra­pa­da en el rí­gi­do cum­pli­mien­to de sus fun­cio­nes. Co­mo al­ter­na­ti­va, bus­ca­mos un es­pa­cio abier­to, pe­ro no fue ca­paz de dar­nos la li­be­ra­ción pa­ra pro­du­cir un re­sul­ta­do fun­cio­nal­men­te inusual, por­que don­de to­do es po­si­ble, na­da es po­si­ble.

Can­sa­dos de una fun­ción es­pa­cial de­ma­sia­do rí­gi­da o de una li­ber­tad ra­ya­na en la in­di­fe­ren­cia, to­ma­mos los ca­sos que pa­re­cen pre­sa­giar di­fe­ren­tes gra­dos de li­ber­tad en los es­pa­cios que no tie­nen un ob­je­ti­vo pre­ci­so, pe­ro cuen­tan con las di­men­sio­nes pro­por­cio­na­les ade­cua­das. Es­tos es­pa­cios tie­nen co­mo ob­je­ti­vo es­ta­ble­cer al­gún ti­po de re­la­ción con el ex­te­rior, me­dian­te el es­ta­ble­ci­mien­to de pun­tos de re­fe­ren­cia. La re­la­ción no es sim­ple­men­te un he­cho vi­sual, sino tam­bién fí­si­co y cor­po­ral. Lo más im­por­tan­te es que los bor­des de es­tas áreas son fuer­tes y es el hom­bre quien de­be adap­tar­se a la su­per­fi­cie di­bu­ja­da; y no vi­ce­ver­sa, asu­mien­do por com­ple­to el “mol­de”, pa­ra or­ga­ni­zar sus di­ver­sas ac­ti­vi­da­des.

Un pa­tio in­te­rior di­men­sio­na­do co­mo una ha­bi­ta­ción, a tra­vés del cual se vis­lum­bran las otras ha­bi­ta­cio­nes (Ál­va­ro Si­za); una en­tra­da que no es tan an­cha co­mo un atrio o un co­rre­dor, pe­ro tie­ne las me­di­das de una cal­za­da ur­ba­na muy tran­si­ta­da (Paulo Men­des da Rocha); un es­pa­cio de con­ser­je­ría en el ves­tí­bu­lo de un edi­fi­cio que fue ex­ca­va­do en el es­pa­cio de la ciu­dad co­mo si fue­ra un pe­que­ño “fo­ro co­mu­ni­ta­rio” (Lui­gi Mo­ret­ti); una en­tra­da-ga­ra­je don­de con­ver­gen to­dos los as­pec­tos del bri­co­la­je do­més­ti­co an­tes de lle­gar a la ca­sa, don­de per­ma­ne­ce el prin­ci­pio de la con­fu­sión (Ate­lier Bow-wow): son “ex­ten­sio­nes” , es­ti­ra­mien­tos fun­cio­na­les de las tra­di­cio­na­les fun­cio­nes ser­vo-me­cá­ni­cas de la vi­vien­da.

En es­tos es­pa­cios de una fun­ción no pla­ni­fi­ca­da se pue­de ima­gi­nar el fu­tu­ro o lo in­de­ter­mi­na­do. Son oca­sio­nes en las que se pue­den an­ti­ci­par las pro­lon­ga­cio­nes de sus fun­cio­nes, pa­ra de­jar que se desa­rro­llen ac­cio­nes le­ja­nas a las mis­mas, dis­tan­cián­do­se por un mo­men­to de la ló­gi­ca de una res­pues­ta in­me­dia­ta a un pro­gra­ma. El des­tino real y el prin­ci­pio del pla­cer que ge­ne­ra una fun­ción ines­pe­ra­da se en­cuen­tran aquí, en un mo­men­to de pau­sa, una di­gre­sión con­ce­di­da a la ac­ción prin­ci­pal del es­pa­cio, ya que in­tro­du­ce otra.

Una lec­ción pue­de ser ex­traí­da de es­tos ca­sos y sus di­se­ña­do­res: des­pués de ha­ber es­truc­tu­ra­do la vi­vien­da en su to­ta­li­dad y de que la geo­me­tría ten­ga en ca­ja la ma­yo­ría de las ca­rac­te­rís­ti­cas, el pro­yec­to de­be per­mi­tir dis­fru­tar de un es­pa­cio li­bre.

Es­te es­pa­cio de re­ser­va se­ría un epí­to­me de la ha­bi­ta­ción que siem­pre fal­ta, un “re­po­si­to­rio” con­cep­tual que une lo que ca­re­cen los otros es­pa­cios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.