Pe­zo Von Ell­richs­hau­sen Ca­sa Lo­ba Co­liu­mo, Chi­le, 2016-2017 Ca­sa Ro­de Chon­chi, Chi­le, 2015-2017

¿Qué es exac­ta­men­te lo que ha­ce que es­tas ca­sas sean tan di­fe­ren­tes y tan atrac­ti­vas? Tex­to por Pe­dro Ga­dan­ho

Domus en Español Costa Rica - - Arquitectura -

Cuan­do di el pri­mer vis­ta­zo a las obras más re­cien­tes de Pe­zo von Ell­richs­hau­sen, las ca­sas Lo­ba y Ro­de, me vino a la me­mo­ria el tí­tu­lo del co­lla­ge icó­ni­co, pre­sen­ta­do en 1956 por Ri­chard Ha­mil­ton, en la ex­po­si­ción de Pe­ter y Alli­son Smith­son, “Es­to es el ma­ña­na”.

¿Qué es lo que ha­ce atrac­ti­vo al tra­ba­jo de la jo­ven pa­re­ja de ar­qui­tec­tos chi­le­nos, cu­yas ca­sas son tan di­fe­ren­tes y en­can­ta­do­ras? Ya ha­bía apro­ve­cha­do una vez esa con­sul­ta pa­ra un en­sa­yo so­bre el en­can­to de los ar­qui­tec­tos más jó­ve­nes. Aho­ra la sor­pre­sa que ge­ne­ra otros pro­yec­tos ex­qui­si­tos de Mau­ri­zio y So­fía, en el que dos es­pa­cios do­més­ti­cos fue­ron cons­trui­dos al­re­de­dor de ele­men­tos mí­ni­mos, co­mo una es­ca­le­ra (Ca­sa Lo­ba) y un pa­tio (Ca­sa Ro­de), hi­zo que vol­vie­ra a for­mar una si­nap­sis en mi ce­re­bro. De he­cho pen­sé, ¿qué hi­zo que es­tos nue­vos di­se­ños se su­ma­ran al atrac­ti­vo, úni­co y trans­ver­sal, que dis­fru­ta es­ta pa­re­ja ma­ra­vi­llo­sa en el mun­do de la ar­qui­tec­tu­ra?

Al igual que otros, con­si­de­ro a Pe­zo von Ell­richs­hau­sen uno de los es­tu­dios emer­gen­tes más pro­mi­nen­tes de un país que cuen­ta con un en­torno ar­qui­tec­tó­ni­co só­li­do e in­tere­san­te. Ade­más, su tra­ba­jo coin­ci­de con mi in­te­rés en las in­ter­ac­cio­nes de hoy en­tre la ar­qui­tec­tu­ra y el ar­te. Co­mo sa­be­mos, la pro­duc­ción ar­qui­tec­tó­ni­ca se es­tá con­vir­tien­do en un “ser­vi­cio” téc­ni­co llano y po­co crí­ti­co. En es­te con­tex­to en­ra­re­ci­do, es im­pe­ra­ti­vo re­de­fi­nir el con­cep­to de “re­sis­ten­cia”. Por ello es cru­cial mos­trar apre­cio por los ar­qui­tec­tos que res­guar­dan un as­pec­to esen­cial del ADN de la ar­qui­tec­tu­ra, sin caer en la tum­ba de la cul­tu­ra ar­qui­tec­tó­ni­ca, ex­ca­va­da hoy por los acó­li­tos de la ti­po­lo­gía y su apa­ra­to dis­ci­pli­na­rio. En ver­dad, de­be­mos re­con­ci­liar­nos con los im­pul­sos ar­tís­ti­cos de la ar­qui­tec­tu­ra. En una épo­ca en que to­das las es­cue­las de ar­qui­tec­tu­ra han cor­ta­do los la­zos con los en­tor­nos ar­tís­ti­cos de los que sur­gie­ron, los pro­fe­sio­na­les más re­cien­tes so­lo pue­den des­con­cer­tar­se con la idea de que el pen­sa­mien­to ar­tís­ti­co o crí­ti­co tie­ne un pa­pel real en la ar­qui­tec­tu­ra.

Por ello de­be­mos ser pe­da­gó­gi­cos y ofre­cer ejem­plos co­mo los de So­fía y Mau­ri­zio: ar­qui­tec­tos cer­ca­nos a su co­mu­ni­dad ar­tís­ti­ca que, cuan­do aún eran de­ma­sia­do “emer­gen­tes” pa­ra te­ner bue­nos clien­tes, ex­pre­sa­ron sus ideas a tra­vés de sus di­se­ños.

En es­te sen­ti­do, las pin­tu­ras al óleo que ilus­tran las ca­sas Lo­ba y Ro­de no son el re­sul­ta­do de una nue­va ten­den­cia en la re­pre­sen­ta­ción post-di­gi­tal; por iró­ni­co que sea, re­pre­sen­tan el de­seo de es­te es­tu­dio de man­te­ner una re­la­ción con el mun­do ar­tís­ti­co, en el que sien­te que tie­ne sus raí­ces y den­tro del cual dis­fru­ta de un con­sen­so glo­bal, gra­cias a su pre­sen­cia re­gu­lar en las bie­na­les, las ga­le­rías, los es­pa­cios de co­lec­cio­nes pri­va­das y en otros ám­bi­tos ar­tís­ti­cos. Lo más im­por­tan­te, sin em­bar­go, es el he­cho de que el en­fo­que de Pe­zo von Ell­ri­chau­sen en el di­se­ño ar­qui­tec­tó­ni­co re­ve­la una pro­fun­da correspondencia bau­de­le­ria­na con la for­ma en que gran par­te del ar­te con­tem­po­rá­neo cul­ti­va sus pro­ce­sos con­cep­tua­les.

Co­mo Pau­lo Men­des da Ro­cha di­jo una vez, o al me­nos eso es lo que en­ten­dí, cuan­do los ar­qui­tec­tos abor­dan una cues­tión fun­cio­nal de­ben en­fren­tar pro­ble­mas, que ge­ne­ran la apa­ri­ción de nue­vas so­lu­cio­nes, en un pro­ce­so opues­to al im­ple­men­ta­do por quie­nes adop­tan una re­ce­ta pre­de­ter­mi­na­da pa­ra ase­gu­rar­se de que no ha­ya nin­gún pro­gre­so ar­qui­tec­tó­ni­co. Co­mo se des­pren­de del tex­to de pre­sen­ta­ción de la ca­sa Ro­de, las ope­ra­cio­nes con­cep­tua­les de crear un “en­cuen­tro truncado en­tre un cono y un ci­lin­dro” o, más su­til­men­te, de usar la “de­li­ca­da sim­pli­ci­dad, com­ple­ta­men­te ol­vi­da­da, de un can­da­do de ma­de­ra” re­ve­lan la na­tu­ra­le­za de los pro­ble­mas en­fren­ta­dos por Mau­ri­zio y So­fía. Al igual que to­dos los ar­qui­tec­tos con buen sen­ti­do, par­tie­ron de las con­di­cio­nes fí­si­cas y poé­ti­cas del si­tio y el pro­gra­ma. Sin em­bar­go, co­mo ar­tis­tas, es­ta­ble­cie­ron un plan de in­ves­ti­ga­ción for­mal y una es­tra­te­gia con­cep­tual pa­ra re­pre­sen­tar y dis­cu­tir el mun­do que ven. El re­sul­ta­do es una ca­sa sin igual y, créan­lo o no, com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te a cual­quier otra que ha­yan cons­trui­do en su car­te­ra, ya nu­me­ro­sa e in­te­li­gen­te.

La ca­sa Lo­ba es­tá or­ga­ni­za­da en “te­rra­zas” que, re­gu­lar y geo­mé­tri­ca­men­te ri­gu­ro­sas, es­tán en­mas­ca­ra­das den­tro de un po­de­ro­so vo­lu­men de hor­mi­gón. Al igual que cier­tas obras de ar­te, es­tas ca­sas son atrac­ti­vas por­que son ca­pa­ces de sor­pren­der y por­que no ne­ce­si­tan des­crip­cio­nes pa­ra ha­cer en­ten­der sus cua­li­da­des es­pa­cia­les y ar­qui­tec­tó­ni­cas, o su sen­sua­li­dad.

To­da es­ta so­fis­ti­ca­ción, ca­si ol­vi­da­da, po­dría ex­pli­car la fas­ci­na­ción que pro­vo­ca es­te es­tu­dio, tan­to en el cir­cui­to cul­tu­ral de la ar­qui­tec­tu­ra co­mo en el mun­do del ar­te. Tam­bién co­mien­za a arro­jar luz so­bre por qué sus pro­yec­tos atraen a quie­nes va­lo­ran la in­no­va­ción, co­mo una fuer­za mo­triz pa­ra la re­no­va­ción de la ar­qui­tec­tu­ra y no es­tán ob­se­sio­na­dos por los úl­ti­mos dis­po­si­ti­vos tec­no­ló­gi­cos y sos­te­ni­bles.

Sin em­bar­go, es­to aún no acla­ra por qué So­fía y Mau­ri­zio dis­fru­tan de una apre­cia­ción tan uná­ni­me, in­clu­so en­tre los ta­fu­ria­nos y los con­ven­ci­dos ros­sia­nos, que abo­rre­cen to­da su­pues­ta evo­lu­ción en el cam­po de la ar­qui­tec­tu­ra. Ex­pli­car­lo pue­de re­que­rir un en­fo­que más teó­ri­co. Pe­ro el fi­nal es sim­ple: co­mo cual­quier buen ar­tis­ta, Mau­ri­zio y So­fía tie­nen buen gus­to y sa­ben exac­ta­men­te có­mo man­te­ner las co­sas en un plano esen­cial, con un es­ti­lo mi­ni­ma­lis­ta y con ese ti­po de se­que­dad con­cep­tual que los ideó­lo­gos de la muer­te ar­qui­tec­tó­ni­ca in­ter­cam­bian por fal­ta de ori­gi­na­li­dad.

El au­tor

Pe­dro Ga­dan­ho es ar­qui­tec­to, cu­ra­dor y en­sa­yis­ta. Es el di­rec­tor de LMAAT, el nue­vo Mu­seo de Ar­te, Ar­qui­tec­tu­ra y Tec­no­lo­gía de Lis­boa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.