PRO­YEC­TO TRC: AR­QUI­TEC­TU­RA POR NE­CE­SI­DAD DE SER­VIR

Un mó­du­lo de aten­ción pa­ra per­so­nas en con­di­cio­nes vul­ne­ra­bles que atien­de a la so­lu­ción pro­gra­má­ti­ca y ex­pre­si­va de ma­te­ria­les

Domus en Español Costa Rica - - Confeti - Ar­ce­lia Mac Gre­gor Fo­tos cor­te­sía de Fa­bián Flo­res, Manuel Hi­dal­go y Antonio Ni­vón.

Chia­pa de Cor­zo, una pe­que­ña ciu­dad que for­ma par­te del es­ta­do de Chia­pas al su­r­es­te de Mé­xi­co. Nom­bra­da Pue­blo Má­gi­co por la Se­cre­ta­ría de Tu­ris­mo por­que cum­ple con los re­qui­si­tos que el pro­gra­ma plan­tea pa­ra es­truc­tu­rar, ge­ne­rar y con­so­li­dar la ri­que­za cul­tu­ral del lu­gar. Aquí se en­cuen­tra Ri­be­ra Cu­pía, una lo­ca­li­dad con po­co me­nos de 900 ha­bi­tan­tes que, co­mo mu­chas otras en Mé­xi­co, re­quie­ren de una aten­ción ma­yor­men­te prioritari­a a la cul­tu­ral con el fin de so­lu­cio­nar ne­ce­si­da­des bá­si­cas pa­ra su de­sa­rro­llo vi­tal.

En­ten­dien­do es­to, el or­ga­nis­mo de asis­ten­cia so­cial In­te­gra­lia Hu­ma­ni­ta­ria A.C. im­pul­sa un pro­yec­to jun­to con los es­tu­dian­tes de sép­ti­mo se­mes­tre de la Fa­cul­tad de Ar­qui­tec­tu­ra de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Chia­pas, que atien­da el pro­gra­ma ar­qui­tec­tó­ni­co de un ‘Mó­du­lo de aten­ción pa­ra an­cia­nos en si­tua­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad’. Es­te mó­du­lo es con­si­de­ra­do par­te de la pri­me­ra eta­pa del pro­yec­to lla­ma­do ‘La ca­sa del abue­lo’: ar­qui­tec­tu­ra en be­ne­fi­cio de per­so­nas de la ter­ce­ra edad en con­di­cio­nes vul­ne­ra­bles y de aban­dono. Así, los es­tu­dian­tes en­car­ga­dos del di­se­ño de es­te mó­du­lo lo nom­bra­ron TRC, acró­ni­mo que alu­de a: Ta­bi­que, Reu­so y Con­tex­to, uti­li­zán­do­lo al mis­mo tiem­po co­mo idea con­cep­tual ge­ne­ra­do­ra. La pro­pues­ta ar­qui­tec­tó­ni­ca tie­ne co­mo in­te­rés esen­cial la in­te­gra­ción de ma­te­ria­les de la zo­na, re­si­dua­les y/o de reu­so co­mo ele­men­tos que res­pon­den al con­tex­to so­cial y fí­si­co in­me­dia­tos. Pa­ra­le­la­men­te, la prác­ti­ca de la au­to­cons­truc­ción res­pal­da a la ideo­lo­gía de la Fa­cul­tad que es la de pro­du­cir ar­qui­tec­tu­ra com­pro­me­ti­da con la so­cie­dad,

‘por la con­cien­cia y la ne­ce­si­dad de ser­vir’. Una ideo­lo­gía que no so­la­men­te es­ta­ble­ce el dis­cur­so del ser­vir de la ar­qui­tec­tu­ra co­mo el re­sul­ta­do es­pa­cial de la so­lu­ción pro­gra­má­ti­ca sino co­mo el re­sul­ta­do de la crea­ción de ‘at­mós­fe­ra’ que ge­ne­re y pro­mue­va el sen­ti­do de apro­pia­ción de lu­gar, (cuál otro sen­ti­do más acer­ta­do que el de apro­pia­ción de lu­gar en es­ta ti­po­lo­gía ar­qui­tec­tó­ni­ca).

Así, es co­mo en es­te pro­yec­to se ma­ni­fies­ta un re­cur­so uti­li­za­do que la pro­du­ce y que, sin cues­tio­na­mien­to, re­cuer­da al maes­tro Ro­ge­lio Sal­mo­na: ‘Por mi par­te, pre­fie­ro una ar­qui­tec­tu­ra que me per­mi­ta oír la re­so­nan­cia de emo­cio­nes y me emo­cio­nan aque­llas que de­jan en­tre­ver la mano va­ci­lan­te del que las ela­bo­ra y cons­tru­ye, sus du­das, sus erro­res, y los in­ten­tos co­mo no­tas si­len­cio­sas en el re­sul­ta­do. So­bre to­do, sus du­das. La du­da siem­pre ge­ne­ra­do­ra de des­cu­bri­mien­tos, de dis­tan­cia­mien­to de es­que­mas ideo­ló­gi­cos, obli­ga a pen­sar, a ver las co­sas con ojos que no ten­gan pre­jui­cios.1 Por­que el uso de la ma­de­ra, el con­cre­to y, es­tá muy so­bra­do men­cio­nar­lo, el la­dri­llo, re­mue­ven la me­mo­ria ha­cia la ex­tra­or­di­na­ria plás­ti­ca vi­sual de Sal­mo­na. Rei­te­ran­do su pen­sar, sin pre­jui­cio al­guno, so­bre la mano erran­te que cons­tru­ye, que se in­vo­lu­cra en el ha­cer del es­pa­cio y que lo de­ja re­ple­to de lec­tu­ras, de in­ter­per­ta­cio­nes, de im­per­fec­cio­nes tex­tu­ri­za­das con ma­te­ria­les col­ma­dos de me­mo­ria: de at­mós­fe­ra pu­ra. Ya au­na­do a es­to, la ar­qui­tec­tu­ra del pro­yec­to TRC alu­de a una so­lu­ción pro­gra­má­ti­ca sen­ci­lla que obe­de­ce a un es­pa­cio cen­tral y a uno de ser­vi­cio que asumen la res­pon­sa­bi­li­dad de es­tar con­te­ni­dos por áreas abier­tas y por ele­men­tos ar­qui­tec­tó­ni­cos dis­pues­tos opor­tu­na­men­te, que res­pon­den a con­di­cio­nes cli­má­ti­cas acer­tan­do en vi­sua­les na­tu­ra­les com­pro­me­tien­do a la ve­ge­ta­ción co­mo par­te del di­se­ño. To­man­do en cuen­ta la im­pe­ran­te con­di­ción de ac­ce­si­bi­li­dad por me­dio del uso de ram­pas, a ra­zón de la ti­po­lo­gía de pro­yec­to, y ex­po­nien­do una ce­lo­sía ais­la­da ves­ti­bu­lan­do per­ti­nen­te­men­te al ac­ce­so; el mó­du­lo se com­por­ta de ma­ne­ra in­tros­pec­ti­va mar­can­do un cla­ro con­trol de lo que se pue­de ver des­de aden­tro y lo que pue­de ser vis­to des­de afue­ra.

Una com­po­si­ción or­to­go­nal que ex­pe­ri­men­ta con la plás­ti­ca ge­ne­ra­da por el diá­lo­go en­tre ele­men­tos ar­qui­tec­tó­ni­cos y cons­truc­ti­vos. Un re­sul­ta­do plás­ti­co que de­ja en­tre­ver jue­gos con­tro­la­dos de luz y som­bra crean­do es­pa­cios pa­ra res­guar­dos emo­cio­na­les que evi­den­cian el tra­ba­jo y el pen­sa­mien­to pro­yec­tual de es­tu­dian­tes con una cla­ra sen­si­bi­li­dad es­pa­cial.

Y ya que Sal­mo­na ha par­ti­ci­pa­do en la me­mo­ria vi­sual de es­te pro­yec­to: “en un país po­bre (no me gus­ta usar tér­mi­nos co­mo ‘sub­de­sa­rro­llo’) pe­ro con una her­mo­sa y di­ver­sa geo­gra­fía y una gran ca­li­dad y ca­li­dez hu­ma­na, la ar­qui­tec­tu­ra tie­ne que en­con­trar soluciones pa­ra ca­da re­gión y ser ca­paz de es­ta­ble­cer una sim­bio­sis en­tre ne­ce­si­da­des exis­ten­cia­les, cul­tu­ra­les, geo­grá­fi­cas e his­tó­ri­cas. Soluciones di­fí­ci­les de po­ner en prác­ti­ca con sa­bi­du­ría, be­lle­za y so­li­dez, pe­ro de pri­me­ra e im­pos­ter­ga­ble ne­ce­si­dad pa­ra ali­ge­rar el trau­ma de pro­ble­mas ma­yo­res co­mo la gue­rra, el ham­bre, la sa­lud o cual­quie­ra otra in­com­pren­di­da e in­com­pren­si­ble ma­ni­fes­ta­ción de la mi­se­ria”.

Si es acer­ta­do de­cir que las ver­da­de­ras in­ten­cio­nes en la ar­qui­tec­tu­ra ra­di­can en ali­ge­rar, en la ma­yor me­di­da po­si­ble, cual­quier si­tua­ción que ex­pon­ga una pos­tu­ra trau­má­ti­ca se­ría ati­na­do men­cio­nar que la ar­qui­tec­tu­ra, por en­de, de­be­ría de te­ner una ac­ción re­pa­ra­do­ra, una ac­ción un tan­to ci­ca­tri­zan­te que aca­lla­ra las do­len­cias emo­cio­na­les que mu­cho per­si­guen a esas pos­tu­ras de trau­ma. Ac­cio­nes que obe­de­cen a una ar­qui­tec­tu­ra de ser­vi­cio.

Así, el pro­yec­to TRC, co­mo eta­pa ini­cial de La ca­sa del abue­lo an­ti­ci­pa a una ar­qui­tec­tu­ra en­ten­di­da des­de un pen­sa­mien­to cons­cien­te, no so­la­men­te a aquel de ser­vi­cio, sino des­de uno sis­té­mi­co en don­de las ne­ce­si­da­des con­tex­tua­les de­ter­mi­nan la so­lu­ción ar­qui­tec­tó­ni­ca.

Ya la ma­yor au­da­cia se le de­be a la me­tá­fo­ra es­pa­cial que TRC lo­gra al­can­zan­do una ar­qui­tec­tu­ra que va más allá de lo prag­má­ti­co, una que tien­de ma­yor­men­te a evo­car me­mo­ria y que en­tre­tie­ne a lo sen­ti­dos.

Y más aún, una ar­qui­tec­tu­ra que pro­ba­ble­men­te se com­pren­da me­jor des­de la emo­ción, des­de el es­tar; y que no en­tien­de, por que no lo al­can­za a ver, el desa­cier­to. Lo­gran­do qui­zá, pro­yec­tar es­pa­cios re­pa­ra­do­res y ci­ca­tri­zan­tes, esos que la ar­qui­tec­tu­ra im­pos­ter­ga­ble­men­te ne­ce­si­ta. ¿Cuál ma­yor en­ten­di­mien­to de que la ar­qui­tec­tu­ra es pa­ra ser­vir y no pa­ra ser vis­tos?

Cas­tro, Ri­car­do Ro­ge­lio Sal­mo­na, Tri­bu­to Bo­go­tá: Villegas Edi­to­res, 2008, p.185.

Ibid.

En es­ta pá­gi­na: ma­te­ria­les ex­pues­tos que ma­ni­fies­tan im­per­fec­cio­nes tex­tu­ri­za­das re­ple­tas de in­ter­pre­ta­cio­nes.

Arri­ba: vis­ta in­te­rior del pro­yec­to TRC (Ta­bi­que, Reu­so y Con­tex­to) con el jue­go con­tro­la­do de luz y som­bra.

Iz­quier­da: la mano de obra co­mo par­te irre­fu­ta­ble crea­do­ra de at­mós­fe­ra. De­re­cha: la au­to­cons­truc­ción co­mo par­te in­trín­se­ca de la ideo­lo­gía de una ar­qui­tec­tu­ra pa­ra el ser­vi­cio de otros.

Arri­ba: los ele­men­tos ar­qui­tec­tó­ni­cos tie­nen fun­cio­nes de ven­ti­la­ción e ilu­mi­na­ción con­tro­la­da. De igual ma­ne­ra con­tro­lan la vi­sual des­de el in­te­rior del mó­du­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.