Domus en Español Costa Rica - - Feed­back -

Vía Cu­neo es una pe­que­ña ca­lle que en una épo­ca se­pa­ra­ba las dos par­tes de una de las fá­bri­cas más gran­des de Tu­rín, Fiat Gran­di Mo­to­ri. Una ca­lle, ol­vi­da­da in­clu­so por los ta­xis­tas, en la que se lle­va­ban a ca­bo las reunio­nes del CLN (Co­mi­té de Li­be­ra­ción Na­cio­nal) de la re­sis­ten­cia de la fá­bri­ca y la re­gión du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. ¿Cuán­tos ciu­da­da­nos con­ser­va­rán al­gún re­cuer­do de lo que ocu­rrió en es­ta pe­que­ña, ocul­ta y si­len­cio­sa ca­lle y cuán­tos sa­ben quién fue An­to­nio Ban­fo? ¡El neón!

So­lo Rem Kool­haas se ha atre­vi­do a pro­po­ner­los, al­gu­nos en­mar­ca­dos en ca­jas de vi­drio, en la aho­ra un po­co opa­ca Ca­sa de la Mú­si­ca de Opor­to. Tu­rín es la ciu­dad ilu­mi­na­da por esa luz fría e im­per­so­nal. Ca­da ha­bi­ta­ción te­nía su neón in­dus­trial: la en­tra­da del edi­fi­cio de ofi­ci­nas de Lin­got­to, la tien­da de ma­le­tas Vía Po, el pa­si­llo cen­tral de la ofi­ci­na de co­rreos en la ca­lle Al­fie­ri. Tal vez se pen­só que la luz ga­ran­ti­za­ría la mo­der­ni­dad que que­ría en­car­nar Tu­rín. Pe­ro, las lu­ces se apa­ga­ron ca­si to­das jun­tas. A fi­na­les de 1989 re­co­rrer la aho­ra inexis­ten­te ave­ni­da De­lla Spi­nae­ra era en­trar en un de­sier­to ur­bano. Se ha­bían apa­ga­do las lu­ces de las gran­des fá­bri­cas que ilu­mi­na­ron du­ran­te más de 80 años. Los nom­bres y la to­po­ni­mia de los lu­ga­res que per­te­ne­cían al len­gua­je co­ti­diano (Ma­ter­fe­rro, Ofi­ci­na de Gran­des Re­pa­ra­cio­nes, Mi­che­lin) ha­bían des­apa­re­ci­do y se ha­bían con­ver­ti­do en va­cíos ur­ba­nos.

Po­lí­ti­cos, em­pre­sa­rios y ad­mi­nis­tra­do­res co­men­za­ron un con­teo ca­si per­ver­so de cuán­tos mi­llo­nes de me­tros cua­dra­dos aban­do­na­dos po­drían me­dir­se: cin­co, sie­te, diez. Al igual que los per­so­na­jes me­die­va­les, ca­ye­ron en las ga­rras del ho­rror al va­cío, por lo que es­ta­ban dis­pues­tos a em­bar­car­se en cual­quier aven­tu­ra pa­ra eli­mi­nar esos es­pa­cios del ma­pa de la ciu­dad y, jun­to con ellos, los re­cuer­dos, los nom­bres e in­clu­so los apo­dos iró­ni­cos: ¿quién re­cuer­da hoy en Tu­rín cuál edi­fi­cio fue apo­da­do Por­to Lon­go­ne?

Si bien es di­fí­cil pa­ra to­dos no ha­cer, con sus pro­pios ins­tru­men­tos de lec­tu­ra, un ma­pa men­tal de la ciu­dad, lo es mu­cho más pa­ra un

En es­ta pá­gi­na, des­de la iz­quier­da: Gua­rino Gua­ri­ni, Pa­laz­zo Ca­rig­nano (1679-1685); Car­lo Mo­llino, Tea­tro Re­gio (1972), fren­te a Vía Ver­di, de­ta­lle. Pá­gi­na opues­ta: Fi­lip­po Ju­va­rra, al­tar del San­tua­rio de la Con­so­la­ta, vis­ta de la cú­pu­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.