Domus en Español Costa Rica

Edi­to­rial Die­go Le­vin­son

- Central America · Americas

El di­se­ño mu­chas ve­ces se con­vier­te en una he­rra­mien­ta pa­ra lo­grar un cam­bio. Es en el fon­do un he­cho de re­bel­día, que se ma­ni­fies­ta a tra­vés de un ob­je­to de uso. Eso pro­duc­to de la crea­ción hu­ma­na es ca­paz de cam­biar la vi­da de quien lo use, ha­bi­te o atra­vie­se. Sin te­mor a equi­vo­car­me, pue­do ase­gu­rar que los di­se­ña­do­res te­ne­mos en nues­tras ma­nos (y men­tes) la enor­me res­pon­sa­bi­li­dad de ge­ne­rar un cam­bio en nues­tro en­torno. Si­nem­bar­go,du­ran­te­el­pro­ce­so­crea­ti­vo, mien­tras llue­ven las ideas y el pro­yec­to va to­man­do for­ma, esa res­pon­sa­bi­li­dad no tie­ne pe­so y se con­vier­te en emo­ción.

A pe­sar de los avan­ces mo­der­nos y la ve­lo­ci­dad en que co­rre la in­for­ma­ción, el pro­ce­so crea­ti­vo si­gue par­tien­do de esa idea des­nu­da, des­pro­vis­ta de tec­no­lo­gía, que se ba­sa en el sim­ple ob­je­ti­vo de res­pon­der a una ne­ce­si­dad, a un re­que­ri­mien­to es­pe­cí­fi­co. La adre­na­li­na que co­rre en el pre­ci­so mo­men­to en que apa­re­ce la idea ge­ne­ra­do­ra del pro­yec­to, emo­cio­na e in­vi­ta a se­guir ma­du­ran­do ese pen­sa­mien­to.

Esa sen­sa­ción es la que nos lle­va a es­tar aten­tos a lo que pa­sa a nues­tro al­re­de­dor, a ver que pien­san y qué ha­cen nues­tros co­le­gas.

Ahí es don­de el mé­to­do tra­di­cio­nal se en­cuen­tra con el pre­sen­te y el fu­tu­ro. La tec­no­lo­gía nos acer­ca pa­ra sa­ber qué pa­sa en el mun­do y nos ayu­da a dar­le for­ma a nues­tras ideas.

Si re­vi­sa­mos lo que es­tá pa­san­do en Amé­ri­ca Cen­tral, va­mos a en­con­trar una con­jun­ción na­tu­ral, ca­si per­fec­ta de lo tra­di­cio­nal con lo mo­derno. Es in­ne­ga­ble el au­ge de las ar­te­sa­nías y los di­se­ños tí­pi­cos lo­ca­les, de la mano de di­se­ña­do­res jó­ve­nes que logran ubi­car in­ter­na­cio­nal­men­te esos mag­ní­fi­cos pro­duc­tos. Los nue­vos pro­duc­tos y la nue­va ar­qui­tec­tu­ra cen­troa­me­ri­ca­na re­cu­pe­ra­ron las tra­di­cio­nes an­ces­tra­les, re­in­ter­pre­tán­do­las pa­ra adap­tar­las al si­glo XXI. Dis­fru­ta­mos de un gru­po de nue­vos pen­sa­do­res que en­tien­de per­fec­ta­men­te la im­por­tan­cia del pro­ce­so crea­ti­vo y la idea ge­ne­ra­do­ra, sin de­pen­der de la tec­no­lo­gía. Pe­ro no re­nie­gan de ella, la in­cor­po­ran en la fa­se de pro­duc­ción y di­fu­sión.

La emo­ción, nos alien­ta a se­guir di­se­ñan­do. Nos ayu­da a en­ten­der el pre­sen­te y no nos de­ja ol­vi­dar el pa­sa­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica