Domus en Español Costa Rica

Ar­te Ar­te en­tre las ar­tes Tex­to: Lo­liett M. De­la­chaux

- Tex­to: Lo­liett M. De­la­chaux Arts · Architecture · Le Corbusier · Cuba · Stendhal · Una · Chartres · Wifredo Lam

Sa­be­mos que una ex­pre­sión ar­qui­tec­tó­ni­ca ha al­can­za­do ese mo­men­to ál­gi­do en la que per­sis­te co­mo ob­je­to de la me­mo­ria, co­mo re­fle­jo de su tiem­po, cuan­do lo­gra afec­tar­nos su pre­sen­cia. Es irre­ba­ti­ble la exal­ta­ción que pro­vo­ca con­tem­plar el Erec­teón o el frío sen­ti­mien­to de fu­ti­li­dad que ex­pe­ri­men­ta­mos an­te la Ca­te­dral de Char­tres. Su exis­ten­cia de­vie­ne tras­cen­den­tal, só­lo y cuan­do sus cua­li­da­des es­té­ti­cas y fun­cio­na­les con­ge­nian de ma­ne­ra sa­bia y cohe­ren­te. Es en­ton­ces cuan­do es­ta­mos, co­mo ale­gó Le Cor­bu­sier, an­te un “he­cho plás­ti­co”.

Si nos acer­ca­mos a la ar­qui­tec­tu­ra cubana (es­pe­cial­men­te en los úl­ti­mos 50 años) me te­mo que una con­fron­ta­ción di­rec­ta dis­ta de sen­sa­cio­nes di­vi­nas. Da­do a raíz de la de­pre­sión eco­nó­mi­ca, en Cu­ba se pro­du­jo una ra­len­ti­za­ción del pro­ce­so cons­truc­ti­vo, con con­ta­das sal­ve­da­des co­mo fue la reha­bi­li­ta­ción de zo­nas es­tra­té­gi­cas en fun­ción del desa­rro­llo tu­rís­ti­co (un buen ejem­plo fue el Cas­co His­tó­ri­co). En el ca­so de la Ha­ba­na, en­fren­ta­mos la aplas­tan­te reali­dad de una ciu­dad sin pri­sas, en­si­mis­ma­da –por años– en sus cua­tro pa­re­des. El sín­dro­me Stend­hal ha cam­bia­do, se ha trans­for­ma­do en nostalgia, en preo­cu­pa­ción o –en el peor de los ca­sos– en una to­tal dis­pli­cen­cia. En­tre sus au­sen­cias ecuá­ni­mes e iner­cias mi­la­gro­sas, es­cri­bir hoy so­bre ar­qui­tec­tu­ra en Cu­ba exi­ge do­sis de ima­gi­na­ción. Im­pli­ca mez­clar un pa­sa­do que se im­po­ne, un pre­sen­te di­ver­so y un fu­tu­ro im­pre­de­ci­ble; co­mo en una es­pe­cie de non-fic­tion-no­vel na­rra­da en­tre la en­te­le­quia y la reali­dad.

To­man­do en cuen­ta lo an­te­rior, sur­ge la idea de lle­var a ca­bo un ejer­ci­cio cu­ra­to­rial que ahon­da­ra en la ar­qui­tec­tu­ra cubana des­de sus más di­ver­sas aris­tas. Así na­ce «La Ma­dre de to­das las Ar­tes», ex­po­si­ción que reunió a ca­si se­sen­ta crea­do­res cu­ba­nos de dis­tin­tas ge­ne­ra­cio­nes y ex­pre­sio­nes, cu­yas obras ha­cían vi­si­ble las múl­ti­ples for­mas en que el hom­bre per­ci­be y se re­la­cio­na con la ar­qui­tec­tu­ra. El ob­je­ti­vo de la ex­hi­bi­ción fue pro­pi­ciar el diá­lo­go en­tre di­fe­ren­tes ex­pre­sio­nes, y así abor­dar, des­de una pers­pec­ti­va abar­ca­do­ra, el fe­nó­meno.

Pa­ra al­gu­nos ar­tis­tas la ar­qui­tec­tu­ra siem­pre ha si­do –de una ma­ne­ra u otra– una for­ma de re­gre­so. Hay quie­nes ara­ñan cons­tan­te­men­te el ayer en bus­ca de his­to­rias per­di­das, de en­la­ces, de frag­men­tos que le den sen­ti­do al hoy. Ese fue el ca­so de Wi­lliam Pé­rez con la pie­za Vi­lla Ele­na (2015), pro­ve­nien­te de la se­rie Siem­pre hay un lu­gar, un con­jun­to de ca­sas de la eta­pa co­lo­nial –al­gu­nas exis­ten­tes, otras ya des­trui­das– por­ta­do­ras de una his­to­ria per­so­nal y/o co­lec­ti­va en la cual el ar­tis­ta de­tie­ne la mi­ra­da, obli­gán­do­nos a re­cor­dar. Otros crea­do­res ape­la­ron a la ima­gen ní­ti­da, cla­ra, ro­tun­da del es­pa­cio fí­si­co de an­ta­ño (su ca­sa, su en­torno ci­ta­dino) y se la­bra­ron con ella una vi­sua­li­dad hi­per­rea­lis­ta que no ob­vió nin­gún de­ta­lle. Esas fue­ron las gran­des acua­re­las de Kel­vin Ló­pez o las ex­ce­len­tes fo­to­gra­fías de am­bien­tes in­te­rio­res de Adrián Fer­nán­dez. Por otro la­do, exis­te en Cu­ba una ge­ne­ra­ción de crea­do­res en la que los “nue­vos ma­te­ria­les” (dí­ga­se el acrí­li­co, la re­si­na, la ilu­mi­na­ción LED y otros) son in­he­ren­tes a su obra. Con Ya­ci­mien­to (2014), Con­tino mos­tró la im­po­nen­te re­pre­sen­ta­ción de una pla­ta­for­ma de ex­trac­ción pe­tro­le­ra, a par­tir del uso del pa­pel ca­la­do a mano y vi­drio ro­to, pin­ta­dos de ne­gro. Úni­ca de su ti­po en to­da la mues­tra, nos ha­bla­ba de un pai­sa­je al­ter­na­ti­vo, ge­ne­ra­do a par­tir de la in­tro­duc­ción de es­tas me­ga- es­truc­tu­ras en bus­ca de nue­vos yacimiento­s de pe­tró­leo. La re­so­nan­cia del fe­nó­meno de­bu­tó en un sin­fín de es­pe­cu­la­cio­nes que de una for­ma u otra trans­for­ma­ron en su mo­men­to el pai­sa­je geo­po­lí­ti­co de Cu­ba, mo­di­fi­can­do el plano fí­si­co y so­cial de la Is­la. Otra vía, pa­ra lle­gar a la ar­qui­tec­tu­ra sin las exi­gen­cias de la li­te­ra­li­dad de la ima­gen, ha si­do una suer­te de preo­cu­pa­ción por el há­bi­tat y los ele­men­tos que lo con­di­cio­nan. Una reali­dad aso­cia­da a lo cons­truc­ti­vo, pe­ro que abar­ca obli­ga­to­ria­men­te la re­la­ción del hom­bre con el es­pa­cio ya fue­ra des­de la iro­nía, el jue­go con las for­mas utó­pi­cas o la an­tro­po­lo­gía so­cial. En­tre las pie­zas que me­jor abor­da­ron es­tas pro­ble­má­ti­cas es­tu­vie­ron: Se ven­de es­ta ca­sa (2016) del ar­tis­ta Nés­tor Si­ré y Cu­bier­tas de de­seos (2008-2015) de la ar­tis­ta Gret­hell Ra­súa. La pri­me­ra con­sis­tió en una in­ter­ven­ción pú­bli­ca y pos­te­rior vi­deo-ins­ta­la­ción des­ple­ga­da en to­da la plan­ta ba­ja del es­pa­cio ex­po­si­ti­vo. Mien­tras que la se­gun­da, con una mi­ra­da en­fo­ca­da siem­pre en có­mo se ma­ni­fies­ta “la be­lle­za de las co­sas” pro­yec­tó un con­jun­to de fo­to­gra­fías y un vi­deo que re­gis­tra el fe­nó­meno del re­mien­do co­mo prác­ti­ca ha­bi­tual.

La ar­qui­tec­tu­ra ade­más ha si­do pun­to de par­ti­da pa­ra aque­llos que gus­tan de in­da­gar en sus as­pec­tos for­ma­les. Así ex­traen, sa­can a la luz una be­lle­za otra, es­con­di­da qui­zás en­tre rui­nas, u ocul­ta pa­ra el tran­seún­te ha­bi­tual, tras el di­se­ño o a la som­bra de ele­men­tos más re­le­van­tes. Lis­set­te So­lór­zano, ac­tual­men­te una de las fo­tó­gra­fas más in­tere­san­tes de la Is­la, pre­sen­tó pie­zas de su se­rie Es­pa­cios di­ver­gen­tes, don­de ex­plo­ta la am­bi­güe­dad del de­ta­lle pa­ra re­sal­tar ele­men­tos ar­qui­tec­tó­ni­cos co­mo es­ca­le­ras, mu­ros, ado­qui­nes, etc. El án­gu­lo im­por­ta más que el lu­gar. El jue­go in­te­li­gen­te con la pers­pec­ti­va que tras­to­ca el ho­ri­zon­te fue el mo­ti­vo que ins­pi­ró la ma­gis­tral se­rie fo­to­grá­fi­ca Ha­ba­na Mo­der­na de Nés­tor Mar­tí de la cual se es­co­gie­ron –en­tre más de 200 imá­ge­nes– dos ejem­plos su­bli­mes que de­no­tan un ejer­ci­cio ilu­so­rio de­ve­ni­do en abs­trac­ción vi­sual.

Una úl­ti­ma lí­nea de tra­ba­jo, den­tro de es­ta gran ex­po­si­ción, es la que se ale­ja de la fi­gu­ra­ción, va­lién­do­se del ges­to o del ma­te­rial, pa­ra alu­dir, ca­si tan­gen­cial­men­te, al con­cep­to de ar­qui­tec­tu­ra en sí. Des­apa­re­ce así cual­quier ti­po de re­fe­ren­cia di­rec­ta y, en su lu­gar, asis­ti­mos a una “no­ción de lo ar­qui­tec­tó­ni­co”, su­ge­ri­da por los pro­pios ma­te­ria­les o re­cur­sos. En la se­rie Des­de el si­len­cio (2013), el ar­tis­ta Ro­ber­to Dia­go se apro­pió de va­rias pa­re­des de la ga­le­ría pa­ra si­tuar un con­jun­to de plan­chas me­tá­li­cas co­rroí­das por el uso y el tiem­po a fin de si­mu­lar esos mu­ros pe­ri­me­tra­les que ro­dean y di­vi­den las co­mu­ni­da­des que se es­ta­ble­cen en las zo­nas mar­gi­na­les de las ciu­da­des. Dan­do a luz a una ar­qui­tec­tu­ra in­for­mal, efí­me­ra, ca­rac­te­rís­ti­ca ya de va­rias zo­nas de La­ti­noa­mé­ri­ca y el Ca­ri­be.

Por es­tos rum­bos tran­si­ta­ron, en ma­yor o me­nor me­di­da, las obras que se pre­sen­ta­ron en el Cen­tro Wi­fre­do Lam a pro­pó­si­to de «La Ma­dre de to­das las Ar­tes». Mu­chas de ellas se en­tre­cru­za­ban, se apro­xi­ma­ban –sin lle­gar a to­car­se–, o sen­ci­lla­men­te per­ma­ne­cían ais­la­das den­tro de un con­jun­to. To­das eran vá­li­das en tan­to alu­dían a un con­tac­to con la ar­qui­tec­tu­ra, en tan­to la con­tem­pla­ron, la des­ar­ma­ron, la rein­ven­ta­ron y cues­tio­na­ron. Un ami­go me co­men­tó al­gu­na vez que, pa­ra él, el Ma­le­cón ha­ba­ne­ro, más que un lu­gar, era un es­ta­do de áni­mo. La ar­qui­tec­tu­ra, en tan­to pro­vee­do­ra de ele­men­tos vi­sua­les, víncu­lo en­tre el in­di­vi­duo y su es­pa­cio, ves­ti­gio de la me­mo­ria, y por­ción in­se­pa­ra­ble de la uto­pía; de­no­ta, de for­ma si­mi­lar, un es­ta­do la­ten­te en la ar­tes vi­sua­les cu­ba­nas. Un te­ma eter­na­men­te pos­ter­ga­do, sin con­clu­sión apre­su­ra­da, ni ver­da­des irre­ba­ti­bles.

 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica