Domus en Español Costa Rica

An­tro­po­lo­gía El le­ga­do de la des­lo­ca­li­za­ción Mai­tra­yee Muk­ho­padh­yay

Ba­ta­na­gar, una ciu­dad cons­trui­da en la In­dia en la dé­ca­da de 1930 por la em­pre­sa Ba­ta, es una po­de­ro­sa me­tá­fo­ra pa­ra des­en­tra­ñar los mé­to­dos ac­tua­les del desa­rro­llo eco­nó­mi­co, la na­tu­ra­le­za de los re­cur­sos hu­ma­nos y los en­tor­nos de tra­ba­jo.

- Tex­to: Mai­tra­yee Muk­ho­padh­yay Este · Bangladesh · Amsterdam · Delft · Rotterdam · Savar Upazila · Karlsruhe Institute of Technology

Ba­ta­na­gar era un lu­gar ex­cep­cio­nal, no so­lo por­que al­ber­ga­ba una fá­bri­ca con 16.000 em­plea­dos, sino tam­bién por­que nues­tros pun­tos de re­fe­ren­cia es­ta­ban con­cen­tra­dos allí: mé­di­cos, la vi­da dia­ria y las tien­das.

Por su­pues­to, to­do es­ta­ba di­vi­di­do en cla­ses. Vi­vía­mos en la co­lo­nia de la ge­ren­cia co­mo en una is­la. Pe­ro ca­da co­lo­nia te­nía sus es­truc­tu­ras cul­tu­ra­les.

Ba­ta, una fá­bri­ca de cal­za­do che­cos­lo­va­ca, nos ayu­dó a crear el círcu­lo de los ge­ren­tes, pe­ro tam­bién un club re­crea­ti­vo, fue­ra de la co­lo­nia, pa­ra los em­plea­dos su­per­vi­so­res. Era un lu­gar muy hú­me­do, por­que es­ta­ba jus­to al la­do del río; lo cual tu­vo con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas en los edi­fi­cios y los ye­sos. Pe­ro el man­te- ni­mien­to siem­pre fue ex­ce­len­te. Hu­bo sis­te­mas de re­co­lec­ción de re­si­duos, etc. No es­toy juz­gan­do lo que era bueno y lo que es­ta­ba mal. Des­pués de to­do, cre­cí allí, fui par­te de una éli­te y, por lo tan­to, no me pue­do que­jar. Pue­do de­cir que hu­bo un di­se­ño ge­ne­ral, pe­ro no creo que ha­ya si­do fi­lan­tro­pía.

En aque­llos días la ima­gen de un buen em­plea­dor, que ma­ne­ja­ba un gran com­ple­jo co­mo una fá­bri­ca, la pro­por­cio­na­ba el cui­da­do a sus tra­ba­ja­do­res. Por lo tan­to, Ba­ta­na­gar­na­gar en hin­di sig­ni­fi­ca ‘ciu­dad’ - era real­men­te una is­la, don­de los que tra­ba­ja­ban en la em­pre­sa pa­sa­ban su vi­da. Lo que me pa­re­ció muy in­tere­san­te y agra­da­ble era te­ner un lu­gar de tra­ba­jo y, al mis­mo tiem­po, un lu­gar pa­ra vi­vir; que es­ta­ban in­clui­dos en el con­tra­to.

Esa era ha ter­mi­na­do. Hoy los ob­je­ti­vos de los em­plea­do­res y las em­pre­sas no in­clu­yen la obli­ga­ción de pro­por­cio­nar vi­vien­da. En tér­mi­nos de ex­plo­ta­ción de la mano de obra en sí mis­ma, el Ba­ta­na­gar de aque­llos años to­da­vía tie­ne al­go que de­cir por­que, de­sa­for­tu­na­da­men­te, en la fa­se ac­tual de la in­dus­tria­li­za­ción, ese as­pec­to es­tá au­sen­te, es­pe­cial­men­te en las áreas in­dus­tria­les que pro­du­cen ob­je­tos pa­ra los paí­ses desa­rro­lla­dos. Se pue­de se­guir ha­blan­do so­bre los de­re­chos de los tra­ba­ja­do­res, co­mo ha­ce­mos no­so­tros, pe­ro los ele­men­tos fun­da­men­ta­les de ese desa­rro­llo ya no exis­ten. No hay fun­da­men­tos ideo­ló­gi­cos: es so­lo cues­tión de be­ne­fi­cio. La vi­da hu­ma­na y la for­ma en que la gen­te ten­ga una vi­da me­jor no for­man par­te del li­bre­to ac­tual.

Los már­ge­nes de be­ne­fi­cio se re­du­je­ron y el pe­so fue trans­fe­ri­do a vas­tos sec­to­res la­bo­ra­les de ba­jo cos­to, ca­ren­tes de or­ga­ni­za­ción y de­re­chos y, ca­da vez más, de mu­je­res. La ca­ra de es­te nue­vo cre­ci­mien­to del tra­ba­jo no or­ga­ni­za­do tie­ne un ros­tro fe­me­nino. Es­te ti­po de desa­rro­llo so­lo re­co­no­ce al hom­bre co­mo un tra­ba­ja­dor de pleno de­re­cho, lo que lle­va a la ex­clu­sión de las mu­je­res, in­clu­so aun­que su nú­me­ro es cre­cien­te en las fá­bri­cas del Ter­cer Mun­do. En Ban­gla­desh hay dos mi­llo­nes de tra­ba­ja­do­ras, em­plea­das ha­bi­tual­men­te en la pro­duc­ción in­dus­trial de ro­pa.

Es­to es po­si­ble por­que el tra­ba­jo es más ba­ra­to, si es tra­ba­jo fe­me­nino: es­te es el mo­de­lo eco­nó­mi­co que he­mos extendido por to­do el mun­do. En es­ta at­mós­fe­ra neo­li­be­ral, la cues­tión de la res­pon­sa­bi­li­dad por la vi­da de los tra­ba­ja­do­res, tal co­mo exis­tió en Ba­ta, cam­bió sus con­no­ta­cio­nes. Es una épo­ca ter­mi­na­da. No po­de­mos re­tro­ce­der por­que las fa­ses su­ce­si­vas de la evo­lu­ción de la eco­no­mía nos han lle­va­do a es­te pun­to. A me­nu­do es­cu­cho que “al me­nos aho­ra las mu­je­res tie­nen un tra­ba­jo”. ¿Pe­ro a qué pre­cio? ¿Va­le tan po­co la vi­da hu­ma­na?

Por su­pues­to que ne­ce­si­ta­mos es­tos em­pleos y Ban­gla­desh ne­ce­si­ta los re­cur­sos eco­nó­mi­cos de la ex­por­ta­ción, pe­ro no exis­ten pro­por­cio­nes.

Por ejem­plo, cuan­do se in­cen­dió has­ta sus ci­mien­tos la fá­bri­ca de ro­pa de Pla­za Ra­na, en Sa­var, to­dos se die­ron cuen­ta que los pro­gra­mas de res­pon­sa­bi­li­dad cor­po­ra­ti­va eran ab­sur­dos, pe­ro na­die ha­bló de la enor­me irres­pon­sa­bi­li­dad de la em­pre­sa. Mai­tra­yee Muk­ho­padh­yay es an­tro­pó­lo­ga so­cial y con­sul­to­ra del Ro­yal Tro­pi­cal Ins­ti­tu­te (KIT) en Ams­ter­dam.

Víc­tor Mu­ñoz Sanz es in­ves­ti­ga­dor post­doc­to­ral y docente en la Fa­cul­tad de Ar­qui­tec­tu­ra y Me­dio Am­bien­te Cons­trui­do de TU Delft; e in­ves­ti­ga­dor prin­ci­pal del pro­yec­to “Pai­sa­jes Au­to­ma­ti­za­dos” en Het Nieu­we Ins­ti­tuut, Rot­ter­dam. Mai­tra­yee Muk­ho­padh­yay es an­tro­pó­lo­ga so­cial y con­sul­to­ra del Ro­yal Tro­pi­cal Ins­ti­tu­te (KIT) en Ams­ter­dam.

Víc­tor Mu­ñoz Sanz es in­ves­ti­ga­dor post­doc­to­ral y docente en la Fa­cul­tad de Ar­qui­tec­tu­ra y Me­dio Am­bien­te Cons­trui­do de TU Delft; e in­ves­ti­ga­dor prin­ci­pal del pro­yec­to “Pai­sa­jes Au­to­ma­ti­za­dos” en Het Nieu­we Ins­ti­tuut, Rot­ter­dam.

 ??  ??
 ??  ?? El tex­to es­tá to­ma­do de la en­tre­vis­ta que Víc­tor Mu­ñoz Sanz reali­zó pa­ra el do­cu­men­tal de au­dio Off: Re: Ons­ho­re, con­ce­bi­do y desa­rro­lla­do en el Cen­tro Ca­na­dien­se de Ar­qui­tec­tu­ra (CCA) en Mon­treal, co­mo “Emer­gen­cia 2015-2016 Cu­ra­dor”.Pro­du­ci­do por CCA, Off: Re: Ons­ho­re ex­plo­ra el le­ga­do de la des­lo­ca­li­za­ción in­dus­trial, los efec­tos de las ac­cio­nes de las gran­des em­pre­sas en el en­torno cons­trui­do y el pa­pel de la ar­qui­tec­tu­ra en el apo­yo a la dig­ni­dad del tra­ba­jo y la ca­li­dad de vi­da. www.cca.qc.ca/of­freons­ho­re Arri­ba: vis­ta de la co­lo­nia de ca­sas de al­qui­ler en Ba­ta­na­gar, en las afue­ras de Kol­ka­ta, In­dia, 2012.Aba­jo: las vi­llas en la Ca­lle Cuar­ta des­ti­na­das a la al­ta ge­ren­cia deBa­ta. En el fon­do, ras­ca­cie­los en cons­truc­ción en Ba­ta­na­gar, 2012
El tex­to es­tá to­ma­do de la en­tre­vis­ta que Víc­tor Mu­ñoz Sanz reali­zó pa­ra el do­cu­men­tal de au­dio Off: Re: Ons­ho­re, con­ce­bi­do y desa­rro­lla­do en el Cen­tro Ca­na­dien­se de Ar­qui­tec­tu­ra (CCA) en Mon­treal, co­mo “Emer­gen­cia 2015-2016 Cu­ra­dor”.Pro­du­ci­do por CCA, Off: Re: Ons­ho­re ex­plo­ra el le­ga­do de la des­lo­ca­li­za­ción in­dus­trial, los efec­tos de las ac­cio­nes de las gran­des em­pre­sas en el en­torno cons­trui­do y el pa­pel de la ar­qui­tec­tu­ra en el apo­yo a la dig­ni­dad del tra­ba­jo y la ca­li­dad de vi­da. www.cca.qc.ca/of­freons­ho­re Arri­ba: vis­ta de la co­lo­nia de ca­sas de al­qui­ler en Ba­ta­na­gar, en las afue­ras de Kol­ka­ta, In­dia, 2012.Aba­jo: las vi­llas en la Ca­lle Cuar­ta des­ti­na­das a la al­ta ge­ren­cia deBa­ta. En el fon­do, ras­ca­cie­los en cons­truc­ción en Ba­ta­na­gar, 2012
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica