Domus en Español Costa Rica

SUR Desa­rro­llos FA­BRA Gua­te­ma­la Tex­to: Ale­jan­dro Ma­rré

- Tex­to: Ale­jan­dro Ma­rré

Co­mo va­rios de los pro­yec­tos de SUR, FA­BRA es­tá ins­pi­ra­do en el nom­bre de un ob­ser­va­to­rio as­tro­nó­mi­co y ha si­do con­ce­bi­do co­mo una obra ar­qui­tec­tó­ni­ca des­de la cual el pú­bli­co pue­de ad­mi­rar e in­ter­ac­tuar con el pai­sa­je ur­bano. FA­BRA es uno de los pro­yec­tos que se in­cor­po­ra al por­ta­fo­lio de SUR Desa­rro­llos, man­te­nien­do el en­fo­que pri­mor­dial de es­ta desa­rro­lla­do­ra bou­ti­que, en as­pec­tos de uso y di­se­ño de los es­pa­cios ur­ba­nos y de la crea­ción de pro­yec­tos de uso mix­to. La ubi­ca­ción del pro­yec­to es par­te de la vi­sión de sus desa­rro­lla­do­res, quie­nes creen en la im­por­tan­cia de dis­fru­tar y vi­vir la ciu­dad des­de sus pun­tos más cén­tri­cos, ge­ne­ran­do re­la­cio­nes im­por­tan­tes con el con­tex­to y op­ti­mi­zan­do el tiem­po de sus ha­bi­tan­tes y los re­cur­sos de la ciu­dad.

El di­se­ño de FA­BRA per­mi­te com­bi­nar es­pa­cios ha­bi­ta­cio­na­les y co­mer­cia­les que se re­la­cio­nan en­tre sí de for­ma or­gá­ni­ca. El con­cep­to de uso mix­to lle­na de di­na­mis­mo el es­pa­cio y per­mi­te vi­vir y/o tra­ba­jar en un am­bien­te vi­vo, ge­ne­ran­do una in­ter­ac­ción agra­da­ble tan­to pa­ra ha­bi­tan­tes co­mo vi­si­tan­tes.

To­das las vis­tas de FA­BRA es­tán orien­ta­das a pun­tos di­ver­sos de la ciu­dad, in­cor­po­ran­do a su am­bien­te, el es­ti­lo y es­pí­ri­tu de los ba­rrios re­si­den­cia­les clá­si­cos de la zo­na 10 que lo ro­dean, en ar­mo­nía con el di­se­ño con­tem­po­rá­neo del pro­yec­to. Es­ta re­la­ción de es­pa­cio y en­torno in­vi­ta a la in­ter­ac­ción de una for­ma ami­ga­ble y ar­mo­nio­sa den­tro de la mis­ma tra­ma ur­ba­na.

El tra­ba­jo del equi­po de SUR se man­tie­ne una cons­tan­te in­no­va­ción, con un ob­je­ti­vo muy cla­ro: Me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de las per­so­nas. Es­te con­cep­to ha per­mi­ti­do in­cor­po­rar aque­llas ideas que han re­vo­lu­cio­na­do la ar­qui­tec­tu­ra, por ejem­plo el con­cep­to del apar­ta­men­to de La Uni­dad de Ha­bi­ta­ción, desa­rro­lla­do por el icó­ni­co ar­qui­tec­to y ur­ba­nis­ta sui­zo Le Cor­bu­sier.

La in­cor­po­ra­ción del con­cep­to de Le Cor­bu­sier per­mi­te la op­ti­mi­za­ción de las áreas pú­bli­cas y pri­va­das del edi­fi­cio, apor­tan­do área a la vi­da dia­ria y re­pre­sen­tan­do un aho­rro sus­tan­cial en as­pec­tos de man­te­ni­mien­to. Un re­cur­so po­co apli­ca­do en la cons­truc­ción de edi­fi­cios en Gua­te­ma­la.

Otra de las cua­li­da­des fun­da­men­ta­les de FA­BRA es la di­ver­si­dad de op­cio­nes que ofre­ce a sus usua­rios, crean­do y adap­tan­do re­cur­sos pa­ra dis­tin­tas ne­ce­si­da­des y per­so­na­li­da­des, bus­can­do con­se­guir una po­bla­ción in­clu­si­va den­tro del edi­fi­cio.

Si in­ten­ta­mos des­cri­bir los ti­pos de apar­ta­men­tos prin­ci­pa­les de Fa­bra po­de­mos ha­blar de 4 ti­po­lo­gías:

El Loft de 48m2. Tie­nen una plan­ta ba­ja con el área so­cial con jar­dín y un set de gra­das eli­coi­da­les que su­ben al área pri­va­da, dón­de se en­cuen­tran un dor­mi­to­rio abier­to, el ba­ño y el clo­set.

El Ma­ri­po­sa: (de 42m2 a 55m2) To­do en un mis­mo ni­vel con dos dor­mi­to­rios, un ba­ño, y área so­cial com­ple­ta.

El re­fe­ren­cia­do a la Uni­dad Ha­bi­ta­cio­nal: Un apar­ta­men­to de dos ni­ve­les y de 72m2. Tie­ne el ac­ce­so por el área so­cial, y de és­ta se ac­ce­de, su­bien­do o ba­jan­do de­pen­de del mo­de­lo que se eli­ja, al área pri­va­da que tie­ne dos dor­mi­to­rios y dos ba­ños. Un dor­mi­to­rio es­tá orien­ta­do ha­cia el nor­te y el otro ha­cia el sur, lo que per­mi­te una ven­ti­la­ción cru­za­da den­tro del apar­ta­men­to.

El Pent-hou­se: Una pro­pues­ta muy pa­re­ci­da a una town­hou­se con las vis­tas de los ni­ve­les más al­tos del edi­fi­cio. Es un apar­ta­men­to de 3 ni­ve­les en 148m2. Tie­ne to­da el área so­cial en el ni­vel de ac­ce­so, dos dor­mi­to­rios se­cun­da­rios, un ba­ño y la la­van­de­ría en el se­gun­do ni­vel y el dor­mi­to­rio prin­ci­pal en el ter­cer ni­vel con una te­rra­za.

Es in­tere­san­te ver a los di­fe­ren­tes es­ce­na­rios de vi­da que su­ce­den en ca­da ti­po de apar­ta­men­to, con­vi­vir en un mis­mo edi­fi­cio, com­par­tir las mis­mas áreas so­cia­les y co­mer­cia­les. La ex­pe­rien­cia de los ha­bi­tan­tes, al in­ter­ac­tuar en los es­pa­cios de FA­BRA, ge­ne­ra una sen­sa­ción de aper­tu­ra del edi­fi­cio, co­mo una cons­truc­ción di­ná­mi­ca. El edi­fi­cio fue con­ce­bi­do pa­ra brin­dar co­mo­di­dad y una sen­sa­ción de li­bre lo­co­mo­ción con el fin úni­co de ser es­ce­na­rio pa­ra una co­mu­ni­dad sos­te­ni­ble en don­de hay un lu­gar pa­ra to­dos, y en don­de se va­lo­ra la ca­li­dad de vi­da an­te cual­quier otro as­pec­to.

Va­rias de las áreas so­cia­les fue­ron di­se­ña­das por Ta­ller Ken, un re­co­no­ci­do equi­po de ar­qui­tec­tos y di­se­ña­do­res de in­te­rio­res, cu­ya pro­pues­ta se in­te­gró de ma­ne­ra ar­mo­nio­sa al di­se­ño ge­ne­ral de FA­BRA, ge­ne­ran­do am­bien­tes per­fec­tos pa­ra el des­can­so, la in­ter­ac­ción y ac­ti­vi­da­des pro­pias del es­ti­lo de vi­da ur­bano con­tem­po­rá­neo. Es­pa­cios co­mo el roof­top in­vi­tan a dis­fru­tar de un edi­fi­cio vi­vo y muy con­for­ta­ble, una ten­den­cia en el con­tex­to de pro­yec­tos ha­bi­ta­cio­na­les que pro­cu­ra ge­ne­rar es­pa­cios pro­pi­cios pa­ra la vi­da en co­mu­ni­dad.

Otra di­ná­mi­ca de in­ter­ac­ción con el mun­do ex­te­rior se ge­ne­ra a tra­vés de las clí­ni­cas y los lo­ca­les co­mer­cia­les, que man­tie­nen un flu­jo cons­tan­te de per­so­nas en la plan­ta ba­ja del edi­fi­cio, con­vir­tién­do­se en am­bien­tes agra­da­bles de tra­ba­jo y de vi­si­ta.

Una de las cua­li­da­des más im­por­tan­tes de un pro­yec­to co­mo FA­BRA, es la con­cien­cia y re­la­ción con el me­dio am­bien­te. No so­la­men­te en as­pec­tos de pro­tec­ción de los re­cur­sos, si no en su uso in­te­li­gen­te, y so­bre to­do, en el apor­te que ge­ne­ra al en­torno en don­de es­tá cons­trui­do. Es­ta fa­ce­ta es una par­te fun­da­men­tal de la fi­lo­so­fía de tra­ba­jo de SUR Desa­rro­llos.

FA­BRA in­cre­men­ta el área ver­de de la zo­na de la ciu­dad en don­de es­tá ubi­ca­do, a tra­vés de sus fa­cha­das cu­bier­tas de flo­ra, oxi­ge­nan­do la vi­da y en­ri­que­cien­do el pai­sa­je ur­bano. A ma­ne­ra de jar­dín ver­ti­cal, su di­se­ño con­tem­pla la pre­sen­cia de jar­di­ne­ras in­te­li­gen­tes en los bal­co­nes de los apar­ta­men­tos, fa­ci­li­tan­do la vi­da a los re­si­den­tes con un sis­te­ma muy prác­ti­co de man­te­ni­mien­to.

SUR Desa­rro­llos se en­fo­ca en el apro­ve­cha­mien­to de las po­ten­cia­li­da­des de las zo­nas ur­ba­nas, man­tien­do ade­más un com­pro­mi­so con la in­no­va­ción a tra­vés del uso in­te­li­gen­te de los re­cur­sos, desa­rro­llan­do pro­duc­tos de al­ta ca­li­dad atrac­ti­vos y ac­ce­si­bles al pú­bli­co con­tem­po­rá­neo y FA­BRA es un buen ejem­plo de ello.

 ??  ??
 ??  ??
 ??  ?? Arri­ba:En re­fe­ren­cia al nom­bre Fa­bra, que es un ob­ser­va­to­rio en Bar­ce­lo­na, Es­pa­ña, se di­se­ñó una te­rra­za en el ni­vel 11 que per­mi­te ob­ser­var el cie­lo y da ac­ce­so a to­dos los ha­bi­tan­tes del edi­fi­cio a las me­jo­res vis­tas de la Ciu­dad.
Arri­ba:En re­fe­ren­cia al nom­bre Fa­bra, que es un ob­ser­va­to­rio en Bar­ce­lo­na, Es­pa­ña, se di­se­ñó una te­rra­za en el ni­vel 11 que per­mi­te ob­ser­var el cie­lo y da ac­ce­so a to­dos los ha­bi­tan­tes del edi­fi­cio a las me­jo­res vis­tas de la Ciu­dad.
 ??  ?? Aba­jo:En es­ta te­rra­za se uti­li­zan los mis­mos ma­te­ria­les que en el lobby y en el ac­ce­so al edi­fi­cio co­nec­tan­do la ex­pe­rien­cia vi­sual de los usua­rios y sus vi­si­tas.
Aba­jo:En es­ta te­rra­za se uti­li­zan los mis­mos ma­te­ria­les que en el lobby y en el ac­ce­so al edi­fi­cio co­nec­tan­do la ex­pe­rien­cia vi­sual de los usua­rios y sus vi­si­tas.
 ??  ??
 ??  ?? Arri­ba y aba­joLa fa­cha­da de Fa­bra pa­só por un ex­ten­so pro­ce­so de di­se­ño. La pri­me­ra de­ci­sión in­tere­san­te fue ro­dear el edi­fi­cio con una jar­di­ne­ra en vo­la­di­zo que apor­ta ca­li­dad al es­pa­cio in­te­rior de los apar­ta­men­tos. Des­pués se tra­ba­ja­ron va­rias op­cio­nes pa­ra crear un rit­mo vi­sual con par­te­lu­ces que sir­ven co­mo opor­tu­ni­da­des pa­ra la ve­ge­ta­ción de cu­brir más par­tes de la fa­cha­da y crea di­fe­ren­tes to­na­li­da­des de co­lo­res que van a ir apor­tan­do som­bras y ma­ti­ces con el trans­cur­so de la vi­da del edi­fi­cio.
Arri­ba y aba­joLa fa­cha­da de Fa­bra pa­só por un ex­ten­so pro­ce­so de di­se­ño. La pri­me­ra de­ci­sión in­tere­san­te fue ro­dear el edi­fi­cio con una jar­di­ne­ra en vo­la­di­zo que apor­ta ca­li­dad al es­pa­cio in­te­rior de los apar­ta­men­tos. Des­pués se tra­ba­ja­ron va­rias op­cio­nes pa­ra crear un rit­mo vi­sual con par­te­lu­ces que sir­ven co­mo opor­tu­ni­da­des pa­ra la ve­ge­ta­ción de cu­brir más par­tes de la fa­cha­da y crea di­fe­ren­tes to­na­li­da­des de co­lo­res que van a ir apor­tan­do som­bras y ma­ti­ces con el trans­cur­so de la vi­da del edi­fi­cio.
 ??  ?? Pá­gi­na an­te­rior:La ubi­ca­ción de los par­te­lu­ces en las fa­cha­das se per­ci­be co­mo alea­to­ria, pe­ro se co­lo­ca­ron res­pe­tan­do el es­pa­cio in­te­rior, bus­can­do no in­te­rrum­pir áreas so­cia­les de apar­ta­men­tos y dar pri­va­ci­dad a los dor­mi­to­rios.Arri­ba:La elec­ción de la ve­ge­ta­ción se hi­zo bus­can­do re­pli­car las plan­tas que son co­mu­nes en la zo­na, op­ti­mi­zan­do el man­te­ni­mien­to de las jar­di­ne­ras.
Pá­gi­na an­te­rior:La ubi­ca­ción de los par­te­lu­ces en las fa­cha­das se per­ci­be co­mo alea­to­ria, pe­ro se co­lo­ca­ron res­pe­tan­do el es­pa­cio in­te­rior, bus­can­do no in­te­rrum­pir áreas so­cia­les de apar­ta­men­tos y dar pri­va­ci­dad a los dor­mi­to­rios.Arri­ba:La elec­ción de la ve­ge­ta­ción se hi­zo bus­can­do re­pli­car las plan­tas que son co­mu­nes en la zo­na, op­ti­mi­zan­do el man­te­ni­mien­to de las jar­di­ne­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica