Domus en Español Costa Rica

Se­sión Uno Is­sey Mi­ya­ke Tex­to: Mi­che­le De Luc­chi

- Tex­to: Mi­che­le De Luc­chi Fashion · Fashion & Beauty · Issey Miyake · Japan · Hiroshima · Paris · Miyake

Is­sey Mi­ya­ke es tran­qui­lo y sa­bio. Te mi­ra a la ca­ra, pe­ro ve más allá. Te ha­ce sen­tir ad­mi­ra­ción por él, lo su­fi­cien­te co­mo pa­ra ser res­pe­ta­do, pe­ro no pa­ra man­te­ner­te a dis­tan­cia. Es­to es sim­ple­men­te por­que tam­bién ex­pre­sa un gran res­pe­to y rá­pi­da­men­te ma­ni­fies­ta sor­pre­sa y ad­mi­ra­ción. Tra­ba­ja e in­vo­lu­cra mu­cho a otros: co­le­gas, di­se­ña­do­res, fo­tó­gra­fos, di­se­ña­do­res grá­fi­cos, ar­qui­tec­tos; to­das las per­so­nas crea­ti­vas que lo ro­dean.

Po­see una su­pe­rior cul­tu­ra de la ima­gen, que le per­mi­te dis­tin­guir in­me­dia­ta­men­te lo nue­vo es­pe­ra­do de lo im­pre­de­ci­ble.

Is­sey Mi­ya­ke no es por cier­to un di­se­ña­dor de mo­da, ni un mo­dis­to, ni un sas­tre, ni al­guien que pro­du­ce ro­pa; aun­que es co­no­ci­do en el mun­do de la mo­da. Lo que ha­ce no tie­ne na­da que ver con las es­ta­cio­nes, los co­lo­res, las te­las del mo­men­to, las ten­den­cias y to­dos esos as­pec­tos que los pro­duc­to­res de ro­pa man­tie­nen cons­tan­te­men­te ba­jo su con­trol pa­ra no per­der el con­tac­to con sus con­su­mi­do­res. Así co­mo es di­fí­cil ima­gi­nar a un sa­bio agi­ta­do y es­tre­sa­do, es igual­men­te di­fí­cil ima­gi­nar a es­te ca­ba­lle­ro ja­po­nés preo­cu­pán­do­se por la evo­lu­ción del gus­to y ana­li­zan­do la evo­lu­ción de los es­ti­los de vi­da mes tras mes. Es­to se de­be a una sim­ple ra­zón: él ya los co­no­ce y es quien los se­ña­la. El en­cuen­tro con Is­sey Mi­ya­ke, cu­ya ro­pa usé to­da mi vi­da, me ha­ce pen­sar en có­mo po­cas per­so­nas son ca­pa­ces de de­ter­mi­nar la evo­lu­ción de los com­por­ta­mien­tos, los gus­tos y las elec­cio­nes; sin per­te­ne­cer al mun­do de la mo­da. Hom­bres y mu­je­res que, con sus pro­pias in­ves­ti­ga­cio­nes, un tra­ba­jo apa­sio­na­do y una cons­tan­te ab­ne­ga­ción; in­ten­tan, con su sen­si­bi­li­dad, cap­tu­rar las raí­ces de su pro­pia sa­tis­fac­ción e in­sa­tis­fac­ción, de su ca­pa­ci­dad pa­ra sor­pren­der­se o abu­rrir­se. Is­sey Mi­ya­ke es un “pro­yec­tis­ta” co­mo di­cen en ita­liano, un di­se­ña­dor en el ver­da­de­ro sen­ti­do de la pa­la­bra, que es apli­ca­da a aque­llos que de­di­can sus vi­das al pro­yec­to, sin usar ata­jos con­ve­nien­tes, sin pi­co­tear en el tra­ba­jo de otros, sin sen­tir­se fe­li­ces con los re­sul­ta­dos fá­ci­les. Que­dan sa­tis­fe­chos so­lo cuan­do su tra­ba­jo co­rres­pon­de a lo que se bus­có y deseó. Son apa­sio­na­dos por sus de­seos exi­gen­tes, ba­sa­dos en su pro­pio jui­cio y su apro­ba­ción.

Is­sey Mi­ya­ke tie­ne su raíz en el ar­te grá­fi­co. Acos­tum­bra­do a tra­tar las dos di­men­sio­nes, el co­lor y los sig­nos, que son los ras­gos bi­di­men­sio­na­les; pe­ro fue cau­ti­va­do por la ter­ce­ra di­men­sión y ha he­cho de es­ta ex­plo­ra­ción la ma­triz de su tra­ba­jo. La con­no­ta­ción grá­fi­ca de la te­la es so­lo el co­mien­zo de una in­ves­ti­ga­ción que tien­de a trans­for­mar­la y ha­cer­la tri­di­men­sio­nal, lo que ad­quie­re un sig­ni­fi­ca­do es­pe­cial cuan­do tie­ne que ver con un cuer­po vi­vo. To­do su tra­ba­jo na­ce en la te­la y en la bús­que­da de su po­ten­cial tri­di­men­sio­nal, ca­si co­mo si ocul­ta­ra en sí mis­ma una as­pi­ra­ción a la tri­di­men­sio­na­li­dad. Y si lo hay, lo cier­to es que lo en­cuen­tra. La tran­si­ción en­tre las dos y tres di­men­sio­nes es cons­tan­te, en el di­se­ño de la ro­pa, en los ac­ce­so­rios, así co­mo en el es­pa­cio y las ins­ta­la­cio­nes.

Po­de­mos orien­tar­nos en el mun­do de Is­sey Mi­ya­ke a tra­vés de las pa­la­bras que iden­ti­fi­can sus pro­yec­tos y co­lec­cio­nes: Pleats Plea­se pa­ra pli­sa­dos, Bao Bao pa­ra las es­truc­tu­ras ba­sa­das en trián­gu­los, 132 5 pa­ra la ro­pa con una es­truc­tu­ra grá­fi­ca, IN-EI pa­ra las lám­pa­ras con ori­ga­mi, A-POC (Un pe­da­zo de te­la) pa­ra la ro­pa he­cha de una so­la pie­za y así su­ce­si­va­men­te. El úl­ti­mo pro­yec­to, que aún no ha si­so pre­sen­ta­do y no es­tá in­clui­do en un pro­gra­ma de pro­duc­ción, se de­no­mi­na ten­ta­ti­va­men­te Ses­sión One, que na­ció de A - POC. Is­sey Mi­ya­ke in­tro­du­ce una nue­va con­no­ta­ción aún no ex­pe­ri­men­ta­da, sor­pren­den­te en to­dos sus as­pec­tos y com­ple­ta­men­te ines­pe­ra­da. El "per­so­na­je sal­va­je".

Par­tien­do de un te­ji­do fa­bri­ca­do con es­pe­cial cui­da­do, des­pués de un pa­so con­tro­la­do por el va­por, ob­tie­ne un ma­te­rial grue­so y es­pe­so, ás­pe­ro en el as­pec­to pe­ro ex­tre­ma­da­men­te sua­ve al tac­to, con fle­cos y des­hi­la­cha­dos. La ins­pi­ra­ción pro­vie­ne del mun­do del hom­bre prehis­tó­ri­co de la cul­tu­ra Jo­mo­ne­se, que to­mó for­ma en Ja­pón ha­ce unos 5.000 años. El re­sul­ta­do no pro­du­ce ro­pa pa­ra usar, pe­ro no fue ese el ob­je­ti­vo.

Un mis­te­rio­so an­he­lo por la es­pa­cia­li­dad de las su­per­fi­cies pla­nas, que siem­pre es­tá en el cen­tro de su pen­sa­mien­to, se ma­ni­fies­ta en to­do su tra­ba­jo. Hay un in­di­cio de in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca, de fí­si­ca cuán­ti­ca, de aná­li­sis de par­tí­cu­las subató­mi­cas.

Exis­te la ne­ce­si­dad de agre­gar una ter­ce­ra di­men­sión que trans­for­ma una de­co­ra­ción pla­na en un ob­je­to só­li­do, un signo en una es­cul­tu­ra o un ras­tro en un ob­je­to de ar­te pu­ro. Is­sey Mi­ya­ke (Hi­ros­hi­ma, 1938), que fun­dó Mi­ya­ke De­sign Stu­dio en 1970, pre­sen­tó su pri­me­ra co­lec­ción en Pa­rís en 1973. Su tra­ba­jo ha evo­lu­cio­na­do a par­tir de una so­la pie­za de te­la: des­de Pleats Plea­se de 1993 has­ta la se­rie A-POC, A Pie­ce of Cloth, 1998, en las que los ro­llos con­ti­nuos de te­la y las pren­das es­tán he­chos de una so­la pie­za. Hoy tra­ba­ja con su equi­po de pro­yec­to Reality Lab, que ex­plo­ra las ca­rac­te­rís­ti­cas de los ma­te­ria­les re­cu­pe­ra­dos.

 ??  ?? Arri­ba: Ses­sion One, el nue­vo tra­ba­jo de Is­sey Mi­ya­ke, es­tá ins­pi­ra­do en la an­ti­gua ci­vi­li­za­ción de Jo­mon (14,000300 ac). Las dos fi­gu­ri­llas de ar­ci­lla re­pre­sen­tan a la Ve­nus de Jo­mon (a la iz­quier­da) y a la Dio­sa En­mas­ca­ra­da (a la de­re­cha).Iz­quier­da: la gran má­qui­na de va­por, pro­gra­ma­da a tra­vés de un soft­wa­re ad hoc, trans­for­ma los pa­ne­les de te­la en la for­ma tri­di­men­sio­nal de la pren­da ter­mi­na­da.
Arri­ba: Ses­sion One, el nue­vo tra­ba­jo de Is­sey Mi­ya­ke, es­tá ins­pi­ra­do en la an­ti­gua ci­vi­li­za­ción de Jo­mon (14,000300 ac). Las dos fi­gu­ri­llas de ar­ci­lla re­pre­sen­tan a la Ve­nus de Jo­mon (a la iz­quier­da) y a la Dio­sa En­mas­ca­ra­da (a la de­re­cha).Iz­quier­da: la gran má­qui­na de va­por, pro­gra­ma­da a tra­vés de un soft­wa­re ad hoc, trans­for­ma los pa­ne­les de te­la en la for­ma tri­di­men­sio­nal de la pren­da ter­mi­na­da.
 ??  ??
 ??  ??
 ?? Fo­to: Ja­mes Mo­lli­son ?? En su tra­ba­jo más re­cien­te e iné­di­to, Is­sey Mi­ya­ke di­se­ña, a tra­vés de una so­fis­ti­ca­da tec­no­lo­gía, te­las de con una apa­rien­cia pri­mor­dial y sal­va­je.Los ob­je­tos de ar­te son usa­dos no pa­ra cu­brir al hom­bre, sino pa­ra per­mi­tir­le des­cu­brir nue­vos idio­mas.
Fo­to: Ja­mes Mo­lli­son En su tra­ba­jo más re­cien­te e iné­di­to, Is­sey Mi­ya­ke di­se­ña, a tra­vés de una so­fis­ti­ca­da tec­no­lo­gía, te­las de con una apa­rien­cia pri­mor­dial y sal­va­je.Los ob­je­tos de ar­te son usa­dos no pa­ra cu­brir al hom­bre, sino pa­ra per­mi­tir­le des­cu­brir nue­vos idio­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica