Domus en Español Costa Rica

FCB Ar­qui­tec­tu­ra Ca­sa 5 – Se­de CACR - CIC San Jo­sé, Cos­ta Ri­ca Tex­to: Ana Gret­tel Mo­li­na

Nue­vo cen­tro de ca­pa­ci­ta­ción y reunio­nes.

- Tex­to: Arq. Ana Gret­tel Mo­li­na Gon­zá­lez, Mag Business · Arts · FC Barcelona · San Jose · Costa Rica · Joseph · Fidel Castro · Universe

La obra es un ob­je­ti­vo cum­pli­do des­de lo que dic­ta el plan es­tra­té­gi­co ac­tual del CACR, com­pues­to por los ejes de ac­ción: “Cul­tu­ra Ar­qui­tec­tu­ra”, “CACR co­mo mar­ca cor­po­ra­ti­va” y la ac­tua­li­za­ción pro­fe­sio­nal a tra­vés del eje de­no­mi­na­do “Téc­ni­co Edu­ca­ti­vo”. Es pre­ci­sa­men­te es­te com­po­nen­te que im­pul­sa el pro­yec­to, pro­pi­cian­do la vin­cu­la­ción de los pro­fe­sio­na­les y pro­yec­tos de la ins­ti­tu­ción.

A tra­vés de los años, el CACR se ha for­ta­le­ci­do con la par­ti­ci­pa­ción de pro­fe­sio­na­les que han apun­ta­do por la unión y la in­te­gra­ción de es­fuer­zos, con la con­vic­ción de po­si­cio­nar al gre­mio y pro­yec­tar la ima­gen de la ins­ti­tu­ción an­te la so­cie­dad cos­ta­rri­cen­se y fue­ra del país. La se­de Ca­sa 5 re­pre­sen­ta es­ta vi­sión, con­vir­tién­do­se en un pro­yec­to con­jun­to con los Co­le­gio de In­ge­nie­ros Ci­vi­les (CIC), des­de el mo­men­to en que la ins­ti­tu­ción ana­li­zó la opor­tu­ni­dad de com­prar un in­mue­ble al la­do de la se­de cen­tral, lo que vino a rom­per es­que­mas y pa­ra­dig­mas tra­di­cio­na­les, mos­tran­do có­mo des­de la gé­ne­sis de la ne­go­cia­ción y ela- bo­ra­ción se pue­de lle­gar a me­tas con­jun­tas y re­sul­ta­dos de éxi­to que eran im­pen­sa­bles – al me­nos en con­cep­to – en años an­te­rio­res, mos­tran­do así una es­tre­cha re­la­ción de so­cios que bus­can el bien co­mún, uni­dos por un en­fo­que in­ter­dis­ci­pli­na­rio y pro­fe­sio­nal con­jun­to.

Es­te pro­ce­so im­pli­có la ad­qui­si­ción del lo­te con ca­sa in­clui­da, la re­mo­de­la­ción y am­plia­ción de zo­nas, que pos­te­rior­men­te se ad­jun­ta­ron al com­ple­jo de edi­fi­cios ubi­ca­dos en el Co­le­gio Fe­de­ra­do de In­ge­nie­ros y de Ar­qui­tec­tos (CFIA). La idea de un in­mue­ble siem­pre ha si­do brin­dar me­jo­res ser­vi­cios y con­so­li­dar una idea de per­te­nen­cia de y pa­ra los agre­mia­dos, al te­ner sa­las de reunio­nes y áreas de en­cuen­tro que ges­ten apro­pia­ción de sus usua­rios.

La com­pra y rea­li­za­ción fue po­si­ble gra­cias al apor­te tri­par­ti­to del CFIA pa­ra la com­pra del in­mue­ble y pos­te­rior co­la­bo­ra­ción del Ré­gi­men de Mu­tua­li­dad con el prés­ta­mo par­cial que el CACR re­que­ría co­mo par­te de la in­ver­sión. El re­to fue asu­mi­do en la pa­sa­da Jun­ta Di­rec­ti­va li­de­ra­da por el Arq. Ed­win Gon­zá­lez y con­clui­da en la ac­tual ges­tión, con el Arq. Abel Cas­tro Lau­ri­to.

El di­se­ño de las nue­vas ins­ta­la­cio­nes, obra del Arq. Fran­co Ca­sal­vo­lo­ne Bar­gill, y que tam­bién in­vo­lu­cra a mu­chos pro­fe­sio­na­les, mues­tra una ar­qui­tec­tu­ra con­tem­po­rá­nea, sin lle­gar a com­pe­tir con las de­más ins­ta­la­cio­nes, sino que se con­tex­tua­li­za en el en­torno del edi­fi­cio del CFIA. El Arq. Ca­sal­vo­lo­ne in­di­ca: ¨se se­lec­cio­na­ron ma­te­ria­les uti­li­za­dos en su cua­li­dad más cru­da. No se in­ten­ta “ves­tir” nin­gún ma­te­rial pa­ra que pa­rez­ca lo que no es. El con­cre­to y la ma­de­ra se ex­pre­sa de for­ma na­tu­ral, sin ma­qui­lla­jes. Agre­ga que la luz co­mo cen­tro de la pro­pues­ta de to­dos los es­pa­cios del pro­yec­to, tie­nen re­la­ción di­rec­ta con el ex­te­rior o por lo me­nos con un pa­tio cen­tral cu­bier­to de for­ma trans­pa­ren­te. La Se­de tie­ne una re­la­ción pea­to­nal con el Edi­fi­cio Prin­ci­pal del Co­le­gio Fe­de­ra­do, ge­ne­ran­do una in­vi­ta­ción a com­par­tir en­tre los Co­le­gios Miem­bros.

Se plan­tea una pla­za de in­gre­so que pro­pi­cia el en­cuen­tro en­tre las di­fe­ren­tes en­ti­da­des y que se pue­da lle­gar a con­ver­tir en el co­ra­zón del lu­gar¨.

En las ins­ta­la­cio­nes se brin­dan ca­pa­ci­ta­cio­nes y ac­ti­vi­da­des de ac­tua­li­za­ción pro­fe­sio­nal. Se cuen­ta con va­rias au­las y sa­las de reunio­nes que per­mi­ten ofre­cer al agre­mia­do la co­mo­di­dad pa­ra con­ti­nuar su pro­ce­so de for­ma­ción, am­pliar co­no­ci­mien­tos y com­pe­ten­cias pa­ra rea­li­zar sus ac­ti­vi­da­des co­ti­dia­nas de me­jor ma­ne­ra. Pa­ra la rea­li­za­ción de la obra se plan­tea­ron una se­rie de pa­rá­me­tros que dic­ta­ron la res­pues­ta de di­se­ño. En­tre los más re­le­van­tes es­tu­vo el pro­yec­tar pa­ra dos ins­tan­cias que ocu­pa­rían el in­mue­ble en por­cen­ta­jes equi­ta­ti­vos, por lo que la va­ria­ble de­bía res­pon­der a mi­ta­des ca­si exac­tas, pe­ro con­si­de­ran­do usos par­ti­cu­la­res pa­ra ca­da Co­le­gio.

La obra se com­po­ne de tres gran­des áreas: en pri­mer lu­gar las zo­nas co­mu­nes y ser­vi­cios ge­ne­ra­les, au­las de ca­pa­ci­ta­ción, sa­la de se­sio­nes, sa­las de reunión, co­me­dor y ser­vi­cio sa­ni­ta­rios y de ca­te­ri­ng; en se­gun­da y ter­ce­ra ins­tan­cias las áreas del CIC y el CACR com­pues­tas por ofi­ci­nas, sa­las de reunio­nes y bo­de­gas.

Sien­do una re­mo­de­la­ción y una am­plia­ción de es­pa­cios, los re­tos ar­qui­tec­tó­ni­cos au­men­ta­ron cuan­do las ca­rac­te­rís­ti­cas y exi­gen­cias es­truc­tu­ra­les se pre­sen­ta­ron, por lo que los es­pa­cios de­bían amol­dar­se a las áreas a man­te­ner del in­mue­ble an­te­rior y so­lo dar es­pa­cio a las nue­vas áreas de am­plia­ción pa­ra cum­plir con la lis­ta de ne­ce­si­da­des y re­que­ri­mien­tos. La ven­ti­la­ción e ilu­mi­na­ción na­tu­ral cons­ti­tu­yen con­cep­tos que pre­do­mi­nan en to­dos los es­pa­cios, sien­do una de las ma­yo­res vir­tu­des de la ex­pre­sión ar­qui­tec­tó­ni­ca del in­mue­ble. Asi­mis­mo, se lo­gró con­cre­tar una gran in­ter re­la­ción de los usua­rios que en los pa­si­llos y puen­tes in­ter­ac­túan en­tre sí. El agua co­mo un ele­men­to mul­ti­pli­ca­dor de ener­gía en el si­tio, es fuen­te de vi­ta­li­dad y mo­vi­mien­to per­ma­nen­te en un es­pa­cio pe­que­ño, pe­ro de gran re­per­cu­sión gre­mial. La Co­mi­sión de Edu­ca­ción Con­ti­nua (EDUCO) del Co­le­gio de Ar­qui­tec­tos de Cos­ta Ri­ca (CACR) ha con­so­li­da­do su im­pac­to en la for­ma­ción de pro­fe­sio­na­les en ar­qui­tec­tu­ra. Hoy se for­ta­le­ce con la aper­tu­ra de la Se­de CACR-CIC Ca­sa 5 Cen­tro de Ca­pa­ci­ta­ción y Ofi­ci­nas de Reunión, ins­ta­la­cio­nes que le per­mi­ten am­pliar su al­can­ce en cuan­to a la ofer­ta de cur­sos y es­pa­cio, en be­ne­fi­cio de to­dos los agre­mia­dos. Con las nue­vas ins­ta­la­cio­nes, se am­plía a unos 100 cu­pos de ca­pa­ci­ta­ción dia­ria, adi­cio­na­les a las ins­ta­la­cio­nes de la se­de cen­tral que ser­vi­rán pa­ra aten­der la fuer­te de­man­da de ac­tua­li­za­ción y es­pe­cia­li­za­ción re­que­ri­da por nues­tros agre­mia­dos.

Des­de su crea­ción, el Co­le­gio de Ar­qui­tec­tos de Cos­ta Ri­ca (CACR) tie­ne co­mo mi­sión ser re­fe­ren­te pa­ra el desa­rro­llo in­te­gral del país a tra­vés del co­rrec­to ejer­ci­cio del pro­fe­sio­nal en ar­qui­tec­tu­ra.

El CACR cuen­ta con más de 4.500 agre­mia­dos y ca­da año se in­cor­po­ran un pro­me­dio de 250 nue­vos miem­bros. Es­te cre­ci­mien­to dic­ta nue­vos re­tos y las ne­ce­si­da­des de nue­vos es­pa­cios pa­ra los agre­mia­dos, don­de se pue­dan brin­dar me­jo­res y más am­plios ser­vi­cios.

El CACR es el re­sul­ta­do de múl­ti­ples es­fuer­zos y re­pre­sen­ta­cio­nes que, a lo lar­go de los años, han lo­gra­do un im­pac­to po­si­ti­vo en el ejer­ci­cio pro­fe­sio­nal. Las nue­vas ins­ta­la­cio­nes que se su­man a las de la Se­de Cen­tral, vie­nen a con­fir­mar la con­se­cuen­cia en su sen­da y cum­plien­do su ob­je­ti­vo de for­ta­le­cer el desa­rro­llo de la pro­fe­sión, pa­ra el pro­gre­so de la Ar­qui­tec­tu­ra en el país, a tra­vés del tiem­po.

 ??  ??
 ??  ?? La nue­va se­de de aten­ción a pro­fe­sio­na­les y ca­pa­ci­ta­ción, de­no­mi­na­da Se­de CACR-CIC, Ca­sa 5 es una me­ta cum­pli­da, la cual ini­ció co­mo una pro­pues­ta de la Asam­blea de Re­pre­sen­tan­tes ha­ce unos años y que se ma­te­ria­li­zó en 2018.
La nue­va se­de de aten­ción a pro­fe­sio­na­les y ca­pa­ci­ta­ción, de­no­mi­na­da Se­de CACR-CIC, Ca­sa 5 es una me­ta cum­pli­da, la cual ini­ció co­mo una pro­pues­ta de la Asam­blea de Re­pre­sen­tan­tes ha­ce unos años y que se ma­te­ria­li­zó en 2018.
 ??  ??
 ??  ?? Arri­ba:El pi­so de pie­dra ne­gra con­du­ce al vi­si­tan­te des­de el edi­fi­cio prin­ci­pal delCo­le­gio Fe­de­ra­do ha­cia las re­cep­cio­nes, acom­pa­ña­dos de un es­pe­jo de agua y mo­bi­lia­rio ur­bano que pro­pi­cian en­cuen­tros en­tre los di­fe­ren­tes pro­fe­sio­na­lesPá­gi­na an­te­rior:Arri­ba:Las es­ca­le­ras que con­du­cen a las ofi­ci­nas de los dos Co­le­gios Pro­fe­sio­na­les se rea­li­za­ron en con­cre­to ex­pues­to, ex­pe­ri­men­tan­do con di­fe­ren­tes tex­tu­ras y aca­ba­dos, in­ten­tan­do lo­grar una ar­qui­tec­tu­ra cru­da, que evi­den­cie el de­ta­lle del pro­ce­so cons­truc­ti­vo en ca­da uno de los ca­sos.Aba­jo: La cu­bier­ta de ma­de­ra uni­fi­ca los ele­men­tos exis­ten­tes (blan­co) con los ele­men­tos nue­vos (con­cre­to). La ca­ja de con­cre­to que flo­ta en el es­pa­cio al­ber­ga las au­las de ca­pa­ci­ta­ción.
Arri­ba:El pi­so de pie­dra ne­gra con­du­ce al vi­si­tan­te des­de el edi­fi­cio prin­ci­pal delCo­le­gio Fe­de­ra­do ha­cia las re­cep­cio­nes, acom­pa­ña­dos de un es­pe­jo de agua y mo­bi­lia­rio ur­bano que pro­pi­cian en­cuen­tros en­tre los di­fe­ren­tes pro­fe­sio­na­lesPá­gi­na an­te­rior:Arri­ba:Las es­ca­le­ras que con­du­cen a las ofi­ci­nas de los dos Co­le­gios Pro­fe­sio­na­les se rea­li­za­ron en con­cre­to ex­pues­to, ex­pe­ri­men­tan­do con di­fe­ren­tes tex­tu­ras y aca­ba­dos, in­ten­tan­do lo­grar una ar­qui­tec­tu­ra cru­da, que evi­den­cie el de­ta­lle del pro­ce­so cons­truc­ti­vo en ca­da uno de los ca­sos.Aba­jo: La cu­bier­ta de ma­de­ra uni­fi­ca los ele­men­tos exis­ten­tes (blan­co) con los ele­men­tos nue­vos (con­cre­to). La ca­ja de con­cre­to que flo­ta en el es­pa­cio al­ber­ga las au­las de ca­pa­ci­ta­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica