Domus en Español Costa Rica

Que­ri­da Do­mus:

- Arq. Kathy Mac­do­nald Q.

Agra­dez­co el es­pa­cio que Do­mus abre a la opi­nión y aplau­do la ini­cia­ti­va de en­fren­tar­se a la crí­ti­ca so­bre el me­dio am­bien­te edi­fi­ca­do. Sin du­da ha­ce fal­ta afe­rrar­se a los ba­luar­tes na­tu­ra­les que te­ne­mos el pri­vi­le­gio de pro­te­ger, y ubi­car­se en el ojo de la tor­men­ta ur­ba­na, don­de se libra una ba­ta­lla con­tra el de­te­rio­ro que inun­da el es­pa­cio pú­bli­co, mien­tras los vien­tos de la es­pe­cu­la­ción y el po­der so­plan co­mo ven­da­val arra­sa­dor. Pro­li­fe­ra la cons­truc­ción, pe­ro la ar­qui­tec­tu­ra de bue­na ca­li­dad no cre­ce al mis­mo rit­mo; en tan­to que la ma­ni­pu­la­ción del di­ne­ro, la po­lí­ti­ca, las le­yes, la ima­gen y la pro­pa­gan­da ha­cen em­pa­li­de­cer al prín­ci­pe de Ma­quia­ve­lo.

El dis­cur­so crí­ti­co y has­ta la teo­ría han re­nun­cia­do al pa­pel pú­bli­co, por­que la ta­rea del crí­ti­co es in­gra­ta, con­fi­nán­do­lo a una vi­gi­lan­cia so­li­ta­ria que le agen­cia mu­chos enemi­gos; no obs­tan­te, tam­bién es gra­ti­fi­can­te al­zar la voz pa­ra gri­tar la ver­dad, sa­cu­dir a los ar­qui­tec­tos y es­tu­dian­tes, lla­mar­le la aten­ción a la in­dus­tria de la cons­truc­ción, aler­tar a los usua­rios, con­cien­ti­zar al ciu­da­dano, guiar a las au­to­ri­da­des, in­for­mar, mos­trar al­ter­na­ti­vas y de­nun­ciar los desa­cier­tos, sin de­jar de en­sal­zar los lo­gros.

Es in­ne­ga­ble que la ar­qui­tec­tu­ra y el ur­ba­nis­mo son las ar­tes uti­li­ta­rias que mo­de­lan nues­tras vi­das. Sin em­bar­go, en nues­tra re­gión con­ta­mos con ex­ce­len­tes crí­ti­cos del ar­te en ge­ne­ral, ci­ne, tea­tro, pin­tu­ra y es­cul­tu­ra, mien­tras que los crí­ti­cos de la ar­qui­tec­tu­ra ra­ra vez sa­len a la luz pú­bli­ca, don­de jus­ta­men­te una lla­ma­da de aten­ción a tiem­po, un con­se­jo ati­na­do, la cen­su­ra o la in­vi­ta­ción a la re­fle­xión e in­clu­so la in­ci­ta­ción al de­ba­te, pue­den con­tri­buir a me­jo­rar el cli­ma del am­bien­te cons­trui­do, en un mo­men­to his­tó­ri­co que no se re­pi­te ni brin­da se­gun­das opor­tu­ni­da­des.

La crí­ti­ca con­tri­bu­ye a ele­var el ni­vel de con­cien­cia, des­per­tar en el ciu­da­dano la reali­dad de los com­po­nen­tes y sus efec­tos, de qué y có­mo cons­trui­mos, a va­lo­rar los pa­rá­me­tros es­té­ti­cos y re­co­no­cer la re­le­van­cia de los te­mas am­bien­ta­les, ele­van­do la exi­gen­cia pa­ra con ello me­jo­rar el en­torno. La crí­ti­ca ayu­da a en­ten­der la ar­qui­tec­tu­ra co­mo el más des­pia­da­do es­pe­jo del es­ta­do de nues­tra so­cie­dad.

De­sa­for­tu­na­da­men­te, la ten­den­cia ac­tual ha si­do la re­ce­ta del fa­ci­lis­mo por un la­do, y por el otro, con el pre­tex­to de im­ple­men­tar nue­vas tec­no­lo­gías y pro­yec­cio­nes ilu­so­rias, el di­se­ño y la cons­truc­ción se han tor­na­do en la am­bi­ción, la ava­ri­cia, la va­ni­dad y la ines­ta­bi­li­dad, don­de lo que pri­ma es la ga­nan­cia con­ta­ble, el des­po­tis­mo ego­cén­tri­co irres­pon­sa­ble, en de­tri­men­to del bie­nes­tar so­cial, am­bien­tal y la ca­li­dad de vi­da. He­mos caí­do en la tram­pa de las desa­rro­lla­do­ras que, co­mo fá­bri­cas de Fran­kes­tein se de­di­can a crear mons­truo­si­da­des con muy bue­nas ga­nan­cias, en per­jui­cio de la vi­da ur­ba­na y con po­co be­ne­fi­cio pa­ra el usua­rio, en tan­to que vo­lun­ta­ria­men­te nos so­me­te­mos al ma­so­quis­mo de las co­mu­ni­da­des ce­rra­das, pri­ván­do­nos de go­zar la li­ber­tad y el dis­fru­te de la di­ver­si­dad ca­rac­te­rís­ti­ca del me­dio ur­bano, mien­tras las ciu­da­des ago­ni­zan an­te nues­tra in­di­fe­ren­cia. An­tes de que sea de­ma­sia­do tar­de, ne­ce­si­ta­mos pro­vo­car cam­bios épi­cos en la cons­truc­ción de ciu­da­des y en el ar­te de ha­cer ar­qui­tec­tu­ra, pa­ra lo cual la crí­ti­ca es una con­tri­bu­ción ne­ce­sa­ria.

Si el ex­cén­tri­co tra­ba­jo del crí­ti­co cuen­ta con co­no­ci­mien­to de cau­sa, con­vic­ción, cre­di­bi­li­dad y he­chos esen­cia­les, és­te pue­de re­sul­tar ser tan efec­ti­vo co­mo las po­lí­ti­cas pú­bli­cas, por­que la his­to­ria ha de­mos­tra­do que los bue­nos prin­ci­pios y la im­pren­ta se cuen­tan en­tre las ar­mas más po­de­ro­sas del mun­do.

 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica