PRO­DUC­TI­VI­DAD CON BIE­NES­TAR

Ejercicio y salud - - EDITORIAL - ROCÍO BALLESTERO, DI­REC­TO­RA EDITORAL

En la co­yun­tu­ra ac­tual, el so­lo he­cho de te­ner tra­ba­jo es al­go po­si­ti­vo. Ade­más de que nos ga­ran­ti­za un sa­la­rio pa­ra cu­brir ne­ce­si­da­des eco­nó­mi­cas, con­tri­bu­ye a ele­var nues­tra es­ta­bi­li­dad emo­cio­nal, la au­to­es­ti­ma y la in­ter­ac­ción con quie­nes nos ro­dean.

La ener­gía con la que rea­li­za­mos cual­quier ac­ti­vi­dad es cla­ve pa­ra con­se­guir gran­des re­sul­ta­dos, pe­ro to­dos, de una u otra for­ma, sa­be­mos que es di­fí­cil de man­te­ner en al­to cuan­do se cae en ru­ti­nas, se tie­ne ex­ce­so de res­pon­sa­bi­li­da­des y con­di­cio­nes in­fle­xi­bles que ame­na­zan nues­tro an­sia­do equi­li­brio en­tre la vi­da per­so­nal y la la­bo­ral.

Aun­que se quie­ra, un rit­mo la­bo­ral muy ace­le­ra­do es im­po­si­ble de man­te­ner. El es­trés siem­pre pa­sa la fac­tu­ra. Afor­tu­na­da­men­te, el mer­ca­do se es­tá trans­for­man­do. Las de­man­das por am­bien­tes de tra­ba­jo ap­tos y me­jo­res con­di­cio­nes es­tá te­nien­do eco en­tre los em­pre­sa­rios, que se han da­do cuen­ta de que co­la­bo­ra­do­res con­ten­tos y sa­nos son más pro­duc­ti­vos y efi­cien­tes.

El lla­ma­do Well­ness Empresarial se prác­ti­ca des­de ha­ce más de una dé­ca­da en paí­ses desa­rro­lla­dos y aho­ra en­con­tró te­rreno fér­til en­tre los nues­tros. Ha de­mos­tra­do ser una ex­ce­len­te he­rra­mien­ta pa­ra atraer y man­te­ner el ta­len­to, ele­var la fi­de­li­dad ha­cia el em­plea­dor y el ni­vel de com­pro­mi­so. Par­te de un prin­ci­pio sim­ple: ¿quién no es­tá dis­pues­to a dar lo me­jor de sí cuan­do es­tá fe­liz y es par­te de una organización que lo vo­la­ra, lo mo­ti­va e im­pul­sa su de­sa­rro­llo in­te­gral.

Des­de el pun­to de vis­ta empresarial, las ga­nan­cias tam­bién son me­di­bles. Al­gu­nos in­for­mes in­di­can que por ca­da dó­lar que se in­vier­te en un pro­gra­ma de bie­nes­tar pa­ra los em­plea­dos, su re­torno es de tres dó­la­res, a tra­vés de me­no­res ín­di­ces de ab­sen­tis­mo e in­ca­pa­ci­dad, in­cre­men­tos en la pro­duc­ción y en su com­pe­ti­ti­vi­dad, en­tre otros as­pec­tos.

Las com­pa­ñías well­ness sue­len con­tar con mé­di­co, fi­sio­te­ra­peu­tas, gim­na­sios y sa­las de des­can­so, pe­ro su ca­rac­te­rís­ti­ca prin­ci­pal es que im­pul­san la crea­ción de há­bi­tos sa­lu­da­bles y ac­ti­vi­da­des que im­pac­ten de ma­ne­ra po­si­ti­va la vi­da de los em­plea­dos, fo­men­ten el tra­ba­jo en equi­po y me­jo­res re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les co­mo capacitaciones, con­vi­vios, even­tos de­por­ti­vos y re­crea­ti­vos.

Ese es el te­ma prin­ci­pal de es­ta edi­ción de Ejer­ci­cio y Sa­lud, que ade­más asu­me un pa­pel proac­ti­vo al des­ta­car las es­tra­te­gias de or­ga­ni­za­cio­nes que sir­ven de ejem­plo en el país y or­ga­ni­zar una gi­ra por 19 de ellas. Du­ran­te el re­co­rri­do, la re­co­no­ci­da en­tre­na­do­ra Nany Se­vi­lla pu­so en mo­vi­mien­to a los co­la­bo­ra­do­res y los ins­tru­yó so­bre pe­que­ños cam­bios en su die­ta y es­ti­lo de vi­da que pue­den ge­ne­rar­les gran­des be­ne­fi­cios.

Tam­bién com­par­ti­mos otros con­se­jos so­bre sa­lud, desem­pe­ño fí­si­co y prác­ti­ca se­gu­ra de de­por­tes, así co­mo la ins­pi­ra­do­ra historia de una mon­ja atle­ta, que a sus 86 años si­gue de­mos­tra­do que que­rer es po­der. ¡No hay edad pa­ra el de­por­te, ni pa­ra lo­grar una vi­da ple­na! Pién­se­lo y ac­túe.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.