La re­con­cep­tua­li­za­ción del tra­ba­jo

Des­de mar­ca con tar­je­ta has­ta tra­ba­jar des­de ca­sa, ¿se­rá que ya no exis­te el con­cep­to de tra­ba­jo?

EKA - - Contenido -

El 6 de di­ciem­bre de 2009, con so­lo un día de ha­ber con­clui­do mi for­ma­ción se­cun­da­ria me di­ri­gía a mi pri­mer ex­pe­rien­cia la­bo­ral, de he­cho tu­ve mi pri­mer en­tre­vis­ta aún cur­san­do el duo­dé­ci­mo año en mi co­le­gio. Ese día con los te­mo­res co­mu­nes de un pri­me­ri­zo, in­gre­sé a las 8:45 am pa­ra to­mar mi tar­je­ta, pa­sar­la por un re­loj y ver plas­ma­do el ini­cio de mi ca­rre­ra pro­fe­sio­nal.

Así co­mo aquel día esa fue mi ex­pe­rien­cia, po­dría­mos de­vol­ver­nos aún más y con­sul­tar a per­so­nas den­tro de la “Ge­ne­ra­ción X” e in­clu­si­ve “Baby Boo­mers” ¿qué re­cuer­dan de ese pri­mer mo­men­to?. Se­gún Wil­helm Ditley, las con­di­cio­nes que in­flu­yen en la cul­tu­ra in­te­lec­tual de una ge­ne­ra­ción son in­nu­me­ra­bles e ili­mi­ta­das, y aun­que el apren­di­za­je de ca­da ge­ne­ra­ción fue­se una en par­ti­cu­lar, las co­sas jun­to con los avan­ces del tiem­po han cam­bia­do y por lo tan­to, lo co­no­ci­do ya pa­só a ser el pun­to de par­ti­da pa­ra crear nue­vos con­cep­tos ge­ne­ra­cio­na­les. Ha­blar de tra­ba­jo ha­ce que mu­chos pen­se­mos en do­lo­res de ca­be­za, el je­fe o la je­fa y las pre­sas has­ta lle­gar a la ofi­ci­na, pe­ro en nues­tro con­tex­to es ne­ce­sa­rio im­pul­sar des­de la cul­tu­ra or­ga­ni­za­cio­nal una re­con­cep­tua­li­za­ción de la la­bor dia­ria pa­ra que po­da­mos de­cir, “que ex­pe­rien­cia tan ma­ra­vi­llo­sa tra­ba­jar aquí”. Y si us­ted quie­re que sus co­la­bo­ra­do­res pien­sen así y ele­ven su fe­li­ci­dad es mo­men­to de tra­ba­jar en ello, ¿Có­mo?, acá les com­par­to tres con­se­jos pa­ra trans­for­mar su con­cep­to de tra­ba­jo:

Hu­ma­ni­za­ción.

Pen­sar en que du­ran­te mi es­ta­día en la ofi­ci­na pue­do ver los ros­tros de los de­más com­pa­ñe­ros, crear co­mu­ni­da­des de apren­di­za­je co­lec­ti­vo y te­ner una es­tra­te­gia de vin­cu­la­ción con los equi­pos di­rec­ti­vos y ge­ren­cia­les trans­for­ma la la­bor, vis­ta co­mo obli­ga­ción, en una pa­sión.

Pla­nes de su­ce­sión.

Nos preo­cu­pa­mos por crear cul­tu­ra or­ga­ni­za­cio­nal con men­sa­jes en pa­re­des, co­rreos, ar­tícu­los (ta­zas, cua­der­nos y más) y los pre­su­pues­tos del área de ges­tión del ta­len­to se van en és­tos, pe­ro, ¿son in­terio­ri­za­dos real­men­te?. For­mar a los lí­de­res que han de­mos­tra­do un me­jor ren­di­mien­to, em­po­de­rar­los y po­ner­los a “co­dear­se” con los al­tos je­rar­cas de la com­pa­ñía, ase­gu­ran una ra­zón de iden­ti­dad más ro­bus­ta con la com­pa­ñía y la for­ma­ción de nue­vos lí­de­res cor­po­ra­ti­vos.

To­do en­tra por los ojos.

Brin­dar un es­pa­cio, se­gún po­si­bi­li­da­des de pre­su­pues­to, con ten­den­cias ac­tua­les en di­se­ño de es­pa­cios, fa­ci­li­da­des de in­ter­co­ne­xión y al­go no co­mún ele­va el de­seo de es­tar en ese es­pa­cio, ese va­lor agre­ga­do.

El tra­ba­jo de­jó de ser tra­ba­jo pa­ra con­ver­tir­se en una ra­zón de de­sa­rro­llo per­so­nal y pro­fe­sio­nal. Atré­va­se a ha­cer las co­sas di­fe­ren­tes pa­ra atraer y fi­de­li­zar ta­len­to. Ber­nal Fon­se­ca So­lano / Di­rec­tor Cer­ca­nos / ber­nal.fon­se­ca@cer­ca­nos.net

Ha­blar de tra­ba­jo ha­ce que mu­chos pen­se­mos en do­lo­res de ca­be­za, el je­fe o la je­fa y las pre­sas has­ta lle­gar a la ofi­ci­na, pe­ro en nues­tro con­tex­to es ne­ce­sa­rio im­pul­sar des­de la cul­tu­ra or­ga­ni­za­cio­nal y una re­con­cep­tua­li­za­ción.

Ber­nal Fon­se­ca, Con­tent Mar­ker, Cer­ca­nos Em­pren­de­dor y Ad­mi­nis­tra­dor de em­pre­sas en­fa­ti­za­do en mar­ke­ting con for­ma­ción en ar­tes es­cé­ni­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.