Se­pa có­mo a ele­gir la ope­ra­do­ra de pen­sio­nes que más le con­vie­ne?

EKA - - Contenido -

Co­noz­ca, ade­más, los mé­to­dos de con­trol que pue­de uti­li­zar pa­ra sa­ber que sus fon­dos se es­tán ad­mi­nis­tran­do de for­ma co­rrec­ta.

En Cos­ta Ri­ca las per­so­nas se pen­sio­nan al cum­plir 65 años, o el equi­va­len­te a 300 cuo­tas, en pro­me­dio. Sin em­bar­go, al­gu­nas ve­ces, los fon­dos que re­ci­ben cuan­do lle­ga el mo­men­to de ju­bi­lar­se, no son lo que es­pe­ra­ban.

Se­gún Por­fi­rio Ro­jas, Di­rec­tor de Pla­ni­fi­ca­ción de Su­pe­rin­ten­den­cia de Pen­sio­nes (Supen), la me­jor for­ma pa­ra sa­ber, des­de ya, lo que po­dría re­ci­bir cuan­do se ju­bi­le, y evi­tar sor­pre­sas ines­pe­ra­das, es eli­gien­do la ope­ra­do­ra de pen­sio­nes que más se ali­nea a lo que bus­ca, e in­for­mán­do­se cons­tan­te­men­te, de sus ope­ra­cio­nes y el de­sa­rro­llo de sus fon­dos.

“To­do tra­ba­ja­dor tie­ne de­re­cho a es­co­ger su ope­ra­do­ra de pen­sio­nes, exis­ten seis op­cio­nes que ad­mi­nis­tran los re­cur­sos, y ofre­cen di­fe­ren­tes con­di­cio­nes. Mi pri­me­ra re­co­men­da­ción es: in­fór­me­se, ase­só­re­se y ana­li­ce. En la ac­tua­li­dad hay dis­tin­tos ca­na­les de co­mu­ni­ca­ción, a los que pue­de re­cu­rrir pa­ra que no to­me una de­ci­sión a la li­ge­ra”, co­men­tó Por­fi­rio Ro­jas de la Supen. En el país exis­ten dos ti­pos de pen­sión: la obli­ga­to­ria, que es la que to­do tra­ba­ja­dor asa­la­ria­do tie­ne co­mo de­re­cho, y la vo­lun­ta­ria, que es co­mo su pa­la­bra lo di­ce, la que se eli­ge por vo­lun­tad pro­pia y se con­cre­ta me­dian­te un aho­rro per­so­nal.

Sea cual sea el ti­po de pen­sión que ten­ga, to­me en cuen­ta las si­guien­tes con­si­de­ra­cio­nes pa­ra ele­gir la ope­ra­do­ra co­rrec­ta.

Im­por­tan­te co­no­cer.

Ren­ta­bi­li­dad: es la ga­nan­cia o be­ne­fi­cio que re­ci­be por te­ner su di­ne­ro en una ope­ra­do­ra, és­ta se pue­de com­pa­rar en el es­ta­do de cuen­ta que las ope­ra­do­ras en­vían pe­rió­di­ca­men­te. En­tre ma­yor sea el por­cen­ta­je in­di­ca­do en esa co­lum­na ma­yor se­rá su be­ne­fi­cio fu­tu­ro.

Co­mi­sio­nes: es el di­ne­ro que la ope­ra­do­ra le co­bra por ad­mi­nis­trar su di­ne­ro, es­ta in­for­ma­ción tam­bién se pue­de com­pa­rar en el es­ta­do de cuen­ta que le en­vían.

Ser­vi­cio al clien­te: su ope­ra­do­ra de­be dar­le una aten­ción rá­pi­da, per­so­na­li­za­da y sa­tis­fac­to­ria en la re­so­lu­ción de sus trá­mi­tes, ten­ga en cuen­ta la ma­ne­ra en que el per­so­nal le atien­de, la for­ma de lle­var a ca­bo los trá­mi­tes, la ca­pa­ci­dad pa­ra acla­rar sus du­das y brin­dar­le so­lu­cio­nes efec­ti­vas.

In­for­ma­ción opor­tu­na y cla­ra: su ope­ra­do­ra de­be en­viar­le es­ta­dos de cuen­ta pe­rió­di­cos, ade­más de da­tos ge­ne­ra­les del mer­ca­do de pen­sio­nes.

Uso de la tec­no­lo­gía: con­sul­te si la ope­ra­do­ra uti­li­za tec­no­lo­gía que le per­mi­ta te­ner ac­ce­so opor­tuno a la in­for­ma­ción que re­quie­re, co­mo por ejem­plo a tra­vés de su si­tio web y el uso de dis­po­si­ti­vos mó­vi­les.

Co­ber­tu­ra geo­grá­fi­ca: to­me en cuen­ta si la ope­ra­do­ra le brin­da ac­ce­si­bi­li­dad a sus ser­vi­cios a tra­vés de agencias o su­cur­sa­les.

Fuen­te: Supen.

Una vez que eli­ge…

Ya con la ope­ra­do­ra pro­pia, es ne­ce­sa­rio dar­le se­gui­mien­to a su fondo, tal y co­mo ex­pli­có Her­mes Al­va­ra­do, Ge­ren­te Ge­ne­ral de BN Vi­tal. “Es im­por­tan­te te­ner ac­ce­so al es­ta­do de cuen­ta de ma­ne­ra men­sual. Es­te se de­be mo­ni­to­rear y ve­ri­fi­car que los apor­tes re­gis­tra­dos es­tén en con­cor­dan­cia con lo re­por­ta­do por su em­plea­dor en la or­den pa­tro­nal. Es im­por­tan­te re­cor­dar que una vez al año ocu­rren even­tos es­pe­cí­fi­cos co­mo lo es la re­par­ti­ción del 50% de las uti­li­da­des, el tras­la­do al Ré­gi­men Obli­ga­to­rio de Pen­sio­nes (ROP) del 50% de los apor­tes re­gis­tra­dos en los úl­ti­mos 12 me­ses al Fondo de Ca­pi­ta­li­za­ción La­bo­ral, así co­mo el apor­te del aho­rro en el Ban­co Po­pu­lar al ROP”, di­jo Her­mes Al­va­ra­do. Pe­ro, ade­más, el usua­rio pue­de cam­biar­se de ope­ra­do­ra de pen­sio­nes, cuan­do lo con­si­de­re ne­ce­sa­rio, el úni­co re­qui­si­to pa­ra el cam­bio, es es­pe­rar al me­nos un mes en la an­ti­gua ope­ra­do­ra, tal y co­mo lo con­fir­mó el re­pre­sen­tan­te de la Supen.

Es im­por­tan­te, ade­más, que el usua­rio no se que­de úni­ca­men­te con los da­tos que la ope­ra­do­ra le da, tam­bién de­be co­no­cer que exis­te una le­gis­la­ción y una se­rie de re­gla­men­tos que lo am­pa­ran, y de los que pue­de ha­cer uso cuan­do lo con­si­de­re ne­ce­sa­rio.

Co­noz­ca sus de­re­chos.

De­re­cho a que el ré­gi­men bá­si­co de pen­sión le su­mi­nis­tre una cer­ti­fi­ca­ción de cuo­tas apor­ta­das y que la ope­ra­do­ra de pen­sión com­ple­men­ta­ria le re­mi­ta, al me­nos dos ve­ces al año, el es­ta­do de cuen­ta de su fondo obli­ga­to­rio de pen­sión com­ple­men­ta­ria y fondo de ca­pi­ta­li­za­ción la­bo­ral.

De­re­cho a que el ad­mi­nis­tra­dor del ré­gi­men le dé in­for­ma­ción so­bre los re­qui­si­tos y con­di­cio­nes que de­be cum­plir pa­ra ob­te­ner la pen­sión. De­re­cho a so­li­ci­tar in­for­ma­ción en cual­quier mo­men­to a la ope­ra­do­ra de pen­sio­nes res­pec­to a có­mo es­tá ges­tio­nan­do el fondo, así co­mo a co­no­cer el ren­di­mien­to que ob­tie­ne el fondo y sus re­cur­sos apor­ta­dos.

De­re­cho a que su ope­ra­do­ra de pen­sio­nes le ex­pli­que la po­lí­ti­ca de in­ver­sión, es de­cir, en qué in­vier­te los re­cur­sos de us­ted co­mo afi­lia­do (es­truc­tu­ra de por­ta­fo­lio).

De­re­cho a trans­fe­rir­se de ope­ra­do­ra de pen­sión una vez que us­ted ha­ya cum­pli­do un mes de es­tar en otra OPC, el tras­la­do de­be ha­cer­se sin cos­to al­guno.

De­re­cho a que la afi­lia­ción o trans­fe­ren­cia a una ope­ra­do­ra de pen­sión di­fe­ren­te no le vin­cu­len a nin­gún trá­mi­te ban­ca­rio o fi­nan­cie­ro por par­te del gru­po de in­te­rés eco­nó­mi­co al que es­tá li­ga­do la OPC. Es de­cir, que la con­se­cu­ción de un prés­ta­mo, la aper­tu­ra de una cuen­ta co­rrien­te o de aho­rros, en­tre otros ser­vi­cios fi­nan­cie­ros, no lo su­je­ten a cam­biar de ope­ra­do­ra.

De­re­cho a pre­sen­tar que­jas an­te el ad­mi­nis­tra­dor del fondo de pen­sión, ya sea de los re­gí­me­nes bá­si­cos, obli­ga­to­rio com­ple­men­ta­rio o vo­lun­ta­rio, y que es­ta le sea aten­di­da.

De­re­cho a pre­sen­tar con­sul­tas o de­nun­cias an­te la Su­pe­rin­ten­den­cia de Pen­sio­nes en ca­so de que el ad­mi­nis­tra­dor del fondo de pen­sión no atien­da opor­tu­na­men­te los trá­mi­tes por us­ted pre­sen­ta­dos.

Her­mes Al­va­ra­do, Ge­ren­te Ge­ne­ral de BN Vi­tal, di­jo que es im­por­tan­te to­mar en cuen­ta la so­li­dez de la ope­ra­do­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.