El es­ce­na­rio cos­ta­rri­cen­se

EKA - - Ideas, Gente Y Empresas -

De acuer­do con un es­tu­dio ela­bo­ra­do por De­loit­te en 2017, la crea­ción de nue­vos fin­tech ha de­ja­do de cre­cer en los úl­ti­mos años en Cos­ta Ri­ca. Sin em­bar­go, la in­dus­tria de ca­pi­ta­les es­tá más in­tere­sa­da en in­ver­tir en fin­tech a ni­vel glo­bal, y Cos­ta Ri­ca no es la ex­cep­ción.

En el país Pa­yPal, es la em­pre­sa más uti­li­za­da pa­ra es­tos ser­vi­cios, sin em­bar­go, hay al­gu­nas em­pre­sas na­cio­na­les que ya han in­cur­sio­na­do en la in­dus­tria fin­tech, por ejem­plo: Mas­ter­zon, Club de Prés­ta­mos, Kui­kiC­re­dit, Go­soc­ket Cor­po­ra­tion.

En Cos­ta Ri­ca el ma­yor tra­ba­jo de las fin­tech ha es­ta­do en la ban­ca, sin em­bar­go, hay otras áreas en las que se pue­de dar un ma­yor de­sa­rro­llo co­mo en se­gu­ros y bie­nes raí­ces, de acuer­do con un es­tu­dio ela­bo­ra­do por De­loit­te en 2017.

A ni­vel mun­dial, otro es­tu­dio ela­bo­ra­do por De­loit­te en 2017 men­cio­na que co­mo en cual­quier sec­tor de la in­dus­tria fi­nan­cie­ra, no só­lo en tér­mi­nos de star­tups, la geo­gra­fía jue­ga un pa­pel im­por­tan­te. Exis­ten al­gu­nos paí­ses en don­de los fin­tech pue­den en­con­trar am­bien­tes ade­cua­dos pa­ra su es­ta­ble­ci­mien­to en in­ver­sión. Es­to se de­be en gran par­te a in­cen­ti­vos gu­ber­na­men­ta­les en torno a la in­no­va­ción y gran­des gru­pos de ca­pi­tal que bus­can ren­di­mien­tos de in­ver­sión. Los Es­ta­dos Uni­dos y el Reino Uni­do son ejem­plos de paí­ses “fin­tech ami­ga­bles”.

¿Ame­na­za la ban­ca tra­di­cio­nal?

Se­gún el ex­per­to, no, más bien, lle­ga a com­ple­men­tar el ser­vi­cio.

“El mun­do ya es­tá cam­bian­do en va­rios as­pec­tos: des­de la ma­ne­ra en que es­cu­cha­mos mú­si­ca y ve­mos con­te­ni­do mul­ti­me­dia (on de­mand en la pan­ta­lla de la ta­ble­ta), has­ta la for­ma en que to­ma­mos un ta­xi (apli­ca­cio­nes en el te­lé­fono in­te­li­gen­te in­te­gra­das al GPS), por lo que múl­ti­ples pro­duc­tos y ser­vi­cios se pa­gan a tra­vés de la car­te­ra di­gi­tal, mu­chas ve­ces con un so­lo clic. So­lu­cio­nes co­mo és­ta tie­nen, o ten­drán, ca­da vez más sen­ti­do en lo co­ti­diano”, con­clu­yó Se­pul­ve­da.

En es­te sen­ti­do, no se es­pe­ra que la ban­ca mue­ra. To­do lo con­tra­rio, pa­re­cie­ra que la ban­ca tra­di­cio­nal co­la­bo­ra­rá y tra­ba­ja­rá más de cer­ca con las fin­techs, en­fo­ca­dos en un ob­je­ti­vo co­mún: me­jo­rar la ex­pe­rien­cia de sus usua­rios.

Ade­más, es­te es un mo­de­lo que apun­ta a la reali­dad y ne­ce­si­da­des de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes.

Se­gún in­di­có el re­pre­sen­tan­te de Pa­yPal, las per­so­nas que se in­vo­lu­cran en el ám­bi­to fi­nan­cie­ro, es más pro­ba­ble que co­mien­cen nue­vos ne­goc

ios e in­vier­tan en edu­ca­ción.

Fin­tech se uti­li­za pa­ra de­no­mi­nar a las em­pre­sas que ofre­cen pro­duc­tos y ser­vi­cios fi­nan­cie­ros, ha­cien­do uso de tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción y co­mu­ni­ca­ción, co­mo pá­gi­nas de in­ter­net, re­des so­cia­les y apli­ca­cio­nes pa­ra ce­lu­la­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.