La in­dus­tria le­gal ba­jo el do­mi­nio de las ‘Big Four’

El mun­do de los ser­vi­cios le­ga­les es­tá su­frien­do una trans­for­ma­ción a ni­vel glo­bal. Las exi­gen­cias de los clien­tes cam­bian, y so­lo quie­nes ten­gan la ha­bi­li­dad pa­ra adap­tar­se y rein­ven­tar­se se po­drán co­lar en los gran­des ne­go­cios del or­be.

EKA - - Contenido - Por: An­drés Co­rra­les

Des­de 2016, un es­tu­dio de ten­den­cias en ser­vi­cios le­ga­les pu­bli­ca­do por De­loit­te, anun­cia­ba que es­tá­ba­mos a las puer­tas de una re­vo­lu­ción en la for­ma de ofre­cer ser­vi­cios le­ga­les a gran vo­lu­men. Es­ta pu­bli­ca­ción, arro­jó que los clien­tes de los ser­vi­cios le­ga­les de­man­dan ase­so­ría trans­fron­te­ri­za in­te­gra­da más allá de lo le­gal, así co­mo ma­yor uso de tec­no­lo­gía, pre­cios ba­sa­dos en el va­lor, más trans­pa­ren­cia y ma­yor ase­so­ría en ma­te­ria re­gu­la­to­ria y de cum­pli­mien­to le­gal.

De esas ne­ce­si­da­des, cua­tro em­pre­sas prin­ci­pa­les de ser­vi­cios -Las Big Four, co­mo se les co­no­ce- se han en­car­ga­do de evo­lu­cio­nar pa­ra cum­plir esas exi­gen­cias y de al­gu­na ma­ne­ra, re­vo­lu­cio­nar la for­ma en la que to­das las fir­mas le­ga­les ofre­cen sus ser­vi­cios a las gran­des com­pa­ñías.

Así, De­loit­te, PwC, EY y KPMG han sa­cu­di­do los mer­ca­dos, y la re­gión cen­troa­me­ri­ca­na no se ha es­ca­pa­do de es­te im­pac­to que ca­da vez es más la­ten­te por es­tos la­res.

Es­tos mo­vi­mien­tos no son nue­vos; en 2013, la fir­ma es­pe­cia­li­za­da en derecho la­bo­ral, BDS Ase­so­res se unión a Littler Glo­bal, la red mun­dial de derecho la­bo­ral más gran­de del mun­do con lo que pre­ten­dían ofre­cer ser­vi­cios en es­ta ra­ma a em­pre­sas de Es­ta­dos Uni­dos y La­ti­noa­mé­ri­ca. En 2017, Ín­te­gra Le­gal con­fir­mó su in­cor­po­ra­ción a EY Cen­tral Ame­ri­ca con lo cual, la trans­na­cio­nal am­plia­ba sus ope­ra­cio­nes y hoy, des­de enero de 2018, los so­cios de Pa­che­co Co­to jun­to con sus equi­pos de tra­ba­jo se unie­ron a es­ta fir­ma pa­ra for­ta­le­cer EY Law. Tras el anun­cio de la in­cor­po­ra­ción en di­ciem­bre de 2017, el en­ton­ces ma­na­ging part­ner de Pa­che­co Co­to, Ale­jan­dro An­ti­llón, jus­ti­fi­có la de­ci­sión al afir­mar que “es un fe­nó­meno a ni­vel glo­bal y se ve con fu­sio­nes de fir­mas eu­ro­peas y es­ta­dou­ni­den­ses, don­de el mer­ca­do se es­tá vol­vien­do más com­pe­ti­ti­vo y la ne­ce­si­dad de con­ver­tir­se en más ren­ta­ble, y la po­si­bi­li­dad de dar una ofer­ta de va­lor más pro­fun­da y com­ple­ta, es­tá mo­vien­do el mer­ca­do ha­cia esos mo­vi­mien­tos”.

Así co­mo la otro­ra Pa­che­co Co­to, otra fir­ma de gran tra­yec­to­ria en la re­gión cen­troa­me­ri­ca­na, su­frió gran­des cam­bios. Arias & Mu­ñoz se di­vi­dió a fi­na­les de 2016 tras más de 21 años de ope­ra­ción, pa­ra con­ver­tir­se en Mu­ñoz Glo­bal, la cual tras in­cor­po­rar­se a Den­tons -una or­ga­ni­za­ción con pre­sen­cia en 156 lo­ca­li­da­des en 57 paí­ses del pla­ne­ta-, pa­só a lla­mar­se Den­tons Mu­ñoz. “Es una ma­ne­ra de ejem­pli­fi­car co­mo es­tá cam­bian­do el mun­do y el ejer­ci­cio de la pro­fe­sión”, afir­mó en ese mo­men­to José An­to­nio Mu­ñoz, Ma­na­ging Part­ner de la fir­ma. Es­tos mo­vi­mien­tos sin du­da al­gu­na, se han in­ter­pre­ta­do co­mo una ame­na­za pa­ra las fir­mas

que no quie­ren o no pue­den ac­ce­der a es­tas ne­go­cia­cio­nes, pe­ro que, por su es­truc­tu­ra, equi­po de tra­ba­jo y ex­pe­rien­cia, man­tie­nen per­fi­les im­por­tan­tes den­tro del sec­tor de los ser­vi­cios le­ga­les. “Yo no creo que sea una ame­na­za”, afir­mó Mu­ñoz, “lo que sí im­pli­ca es que to­dos te­ne­mos que adap­tar­nos a la reali­dad del ejer­ci­cio pro­fe­sio­nal en el si­glo XXI”, con­ti­nuó. So­bre es­to, An­ti­llón, ma­ni­fes­tó que “los des­pa­chos lo­ca­les que quie­ran com­pe­tir a ese ni­vel se­rán fir­mas gran­des y fuer­tes”.

El otro pe­so de la ba­lan­za

Mien­tras unas fir­mas apues­tan por es­tos mo­vi­mien­tos e in­cor­po­ra­cio­nes, el re­co­no­ci­do bu­fe­te de ori­gen cos­ta­rri­cen­se con pre­sen­cia re­gio­nal, BLP, to­mó el pa­so de cre­cer sin ayu­da y ba­sa­dos en el com­pro­mi­so y tra­ba­jo de sus ac­tua­les gru­pos, por lo que inau­gu­ra­ron re­cien­te­men­te su ofi­ci­na en Ma­drid, Es­pa­ña, la cual a pa­la­bras de su so­cio fun­da­dor, Da­vid Gu­tié­rrez, pre­ten­de “brin­dar ase­so­ría le­gal so­bre los dis­tin­tos as­pec­tos de las ju­ris­dic­cio­nes cen­troa­me­ri­ca­nas a nues­tros clien­tes exis­ten­tes y a com­pa­ñías eu­ro­peas y es­pa­ño­las”. Gu­tié­rrez, de­fien­de que la ju­ris­dic­ción cen­troa­me­ri­ca­na se pue­de con­si­de­rar pe­que­ña, pe­ro de­be abrir­se al mun­do, así es co­mo pre­ten­den la ex­pan­sión sin per­der su nom­bre ni in­cor­po­rar­se a otras fir­mas. “No­so­tros he­mos escogido, prin­ci­pal­men­te, el cre­ci­mien­to or­gá­ni­co. Es­to sig­ni­fi­ca que va­mos cre­cien­do con nues­tra pro­pia gen­te, la que en mu­chos ca­sos, ha em­pe­za­do des­de sus es­tu­dios en derecho”, co­men­tó. So­bre las op­cio­nes pa­ra se­guir cre­cien­do, ma­ni­fes­tó que “hay otras for­mas de ha­cer­lo, co­mo po­drían ser la es­tra­te­gia de ‘los me­jo­res ami­gos’ (nor­mal­men­te re­pre­sen­ta­do en alian­zas for­ma­les), la com­bi­na­ción y fu­sión de fir­mas o el ca­so de los bu­fe­tes que abren por me­dio de es­co­ger muy bue­nos pro­fe­sio­na­les in­di­vi­dua­les en dis­tin­tas ju­ris­dic­cio­nes”, pun­tua­li­zó.

En el ca­so de es­ta fir­ma, Gu­tié­rrez cam­bió su ru­ti­na pa­ra di­vi­dir­se el tra­ba­jo en­tre Ma­drid, a don­de se tras­la­dó de for­ma per­ma­nen­te, y San José, ya que ase­gu­ra que la cla­ve es cre­cer de una for­ma más in­te­gra­da, lo cual ca­li­fi­ca co­mo vol­ver a los ini­cios de BLP en el año 2003. Quie­nes po­drían des­lum­brar un pa­no­ra­ma más re­ta­dor, son las fir­mas de ta­ma­ño me­diano o bou­ti­que, ya que de­ben uti­li­zar he­rra­mien­tas crea­ti­vas y lo­gís­ti­cas pa­ra ajus­tar sus ser­vi­cios a las exi­gen­cias del en­torno y so­bre­vi­vir. “Pa­ra una fir­ma ti­po bou­ti­que es, pro­ba­ble­men­te, más di­fí­cil dar el pa­so a la in­ter­na­cio­na­li­za­ción”, pun­tua­li­zó Gu­tié­rrez. An­ti­llón, por su par­te, in­di­có que “las fir­mas bou­ti­que siem­pre van a exis­tir y son un mo­de­lo de ne­go­cio in­tere­san­te, pe­ro no­so­tros lo ve­mos de la otra ma­ne­ra, es­ta­mos en­fo­ca­dos en la es­pe­cia­li­za­ción y en el en­fo­que mul­ti­dis­ci­pli­na­rio. Nues­tra ofer­ta de va­lor es más efec­ti­va que la de las fir­mas bou­ti­que por­que es un ser­vi­cio con el mis­mo ni­vel de es­pe­cia­li­za­ción con una ca­li­dad de ser­vi­cio igual pe­ro con más múscu­lo y más fuer­za”.

Las es­tra­te­gias y los mo­vi­mien­tos de es­tas gran­des fir­mas le han va­li­do el ca­li­fi­ca­ti­vo de ser ‘ver­du­gos’ del sec­tor, y es que un es­tu­dio de ALM In­te­lli­gen­ce pu­bli­ca­do a ini­cios de es­te año, arro­jó que 7 de ca­da 10 fir­mas le­ga­les en­cues­ta­das afir­ma­ron que su gran ame­na­za son las ramas le­ga­les de las Big Four.

Es­te es un fe­nó­meno que no va a pa­rar y ca­da vez ge­ne­ra­rá un im­pac­to más fuer­te en nues­tra re­gión. De­pen­de de las ca­be­zas de to­man las de­ci­sio­nes di­ri­gir y de­ci­dir el fu­ro de su fir­ma ante los in­mi­nen­tes efec­tos de la glo­ba­li­za­ción.

Da­vid Gu­tié­rrez, pre­ten­de “brin­darase­so­ría le­gal so­bre los dis­tin­tos as­pec­tos de lasju­ris­dic­cio­nes cen­troa­me­ri­ca­nas a nues­tros clien­tes exis­ten­tes y a com­pa­ñías eu­ro­peas y es­pa­ño­las”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.