¿Sa­be có­mo ha­cer un pre­su­pues­to pa­ra la edu­ca­ción de sus hi­jos?

Con­tem­plar gas­tos “in­vi­si­bles”, más allá del pa­go de la men­sua­li­dad del cen­tro edu­ca­ti­vo, pue­de ha­cer la di­fe­ren­cia.

EKA - - Contenido -

La edu­ca­ción de los hi­jos es po­si­ble­men­te uno de los ru­bros más fuer­tes pa­ra los pa­dres. Es una in­ver­sión, pa­ra mu­chos, el me­jor le­ga­do.

Sin em­bar­go, si es­tos gas­tos se ha­cen sin pla­ni­fi­ca­ción, y de for­ma an­to­ja­di­za, po­drían con­ver­tir­se en un do­lor de ca­be­za, in­clu­so, des­en­ca­de­nar con­flic­tos fa­mi­lia­res.

El con­trol es la cla­ve del éxi­to en las finanzas, re­co­men­da­ción que tam­bién apli­ca pa­ra los gas­tos re­la­cio­na­dos con la edu­ca­ción de los hi­jos. Así lo ase­gu­ró la ex­per­ta Adriana Ro­jas, directora de la em­pre­sa Sa­lud Fi­nan­cie­ra, quien ade­más brin­dó una se­rie de con­se­jos en es­te sen­ti­do.

Sa­que una fo­to fi­nan­cie­ra

“Lo pri­me­ro es co­no­cer la fo­to fi­nan­cie­ra ac­tual de ca­da familia, ése es el pun­to de par­ti­da, ahí se con­tem­plan: ingresos, gas­tos y deu­das. Pos­te­rior­men­te, es ne­ce­sa­rio ha­cer un pre­su­pues­to, en es­te se de­be in­cluir los gas­tos de la edu­ca­ción de los hi­jos, jun­to a to­dos sus re­que­ri­mien­tos (en es­te pun­to va­mos a pro­fun­di­za); con es­ta in­for­ma­ción ya de­ta­lla­da, ve­mos co­mo que­da la nue­va fo­to fi­nan­cie­ra, y a par­tir de ahí, se to­man de­ci­sio­nes”, di­jo Adriana.

Co­noz­ca y su­me TO­DOS los gas­tos

El pre­su­pues­to de edu­ca­ción de­be ser ex­haus­ti­vo y muy de­ta­lla­do pa­ra mi­ni­mi­zar las sor­pre­sas. Es im­por­tan­te con­tem­plar las si­guien­tes tres áreas (mu­chas fa­mi­lias caen en el error de con­tem­plar so­lo la pri­me­ra):

1. Co­le­gia­tu­ra.

In­ver­sión men­sual y cuán­tos me­ses se pa­gan al año. Ma­trí­cu­la anual y sus in­cre­men­tos.

For­ma de pa­go (men­sual, tri­mes­tral, se­mes­tral, anual, ¿apli­ca al­gún des­cuen­to por pron­to pa­go?).

2. ¿Qué in­clu­ye y qué no in­clu­ye? Gas­tos dia­rios. Ma­te­ria­les.

Ali­men­ta­ción (me­rien­das).

Bu­se­ta.

Uni­for­mes.

He­rra­mien­tas tec­no­ló­gi­cas: compu­tado­ra, ipad. Ex­cur­sio­nes.

Gas­tos adi­cio­na­les co­mo: gra­dua­cio­nes, pri­me­ra co­mu­nión, exá­me­nes in­ter­na­cio­na­les de idio­ma, even­tos de­por­ti­vos.

3. Es­ti­lo de vi­da.

Clu­bes y sus re­que­ri­mien­tos, por ejem­plo: na­ta­ción y su equi­po.

Fies­tas de cum­plea­ños, se­gún el ni­vel eco­nó­mi­co de la ins­ti­tu­ción, así se­rán las ac­ti­vi­da­des. ¿Cuál

es mi po­si­bi­li­dad eco­nó­mi­ca pa­ra en­fren­tar es­tos gas­tos so­cia­les?

In­ter­cam­bios in­ter­na­cio­na­les. Po­dría con­ver­tir­se en un de­seo de los hi­jos ver que otros ni­ños via­jan. ¿Es­tá den­tro de mis po­si­bi­li­da­des, o es un im­po­si­ble fi­nan­cie­ro?

Pa­seos, va­ca­cio­nes. Si ya exis­te un gran es­fuer­zo por el pa­go de la co­le­gia­tu­ra, po­si­ble­men­te no al­can­ce pa­ra la re­crea­ción.

Im­pre­vis­tos. Si al­guno de los pa­dres se que­da sin ingresos, ¿el otro pue­de man­te­ner el pa­go de la edu­ca­ción?

Los nú­me­ros en el pa­pel

Se­gún Adriana Ro­jas, lue­go de con­tem­plar las va­ria­bles an­te­rior­men­te in­di­ca­das, es ne­ce­sa­rio con­ver­tir­las en nú­me­ros y ela­bo­rar un pre­su­pues­to.

“El pre­su­pues­to es una he­rra­mien­ta muy po­de­ro­sa y cla­ve pa­ra la to­ma de de­ci­sio­nes en nues­tras finanzas. El for­ma­to pue­de ser en ex­cel, en una apli­ca­ción y has­ta en un pa­pel con cal­cu­la­do­ra de ser ne­ce­sa­rio…. To­dos de­be­mos lle­var­le el pul­so a nues­tro di­ne­ro y la me­jor for­ma de ha­cer­lo, es a tra­vés de los si­guien­tes pa­sos”, agre­gó la ex­per­ta.

El for­ma­to de­be con­tem­plar 3 gran­des ru­bros:

1. Ingresos: Los ingresos fi­jos (di­ne­ro ne­to que llega a la ca­sa).

Los va­ria­bles (ex­tras, bo­nos, agui­nal­do, co­mi­sio­nes, pro­yec­tos. En es­te ru­bro hay que ser con­ser­va­do­res, ya que no se tie­ne la cer­te­za del mon­to, ni fe­cha a re­ci­bir­lo.

2. Gas­tos y deu­das (sus de­ri­va­dos, im­pre­vis­tos y aho­rros): Acá se de­ben in­cluir to­dos los gas­tos de edu­ca­ción an­te­rior­men­te men­cio­na­dos.

Tam­bién se de­ben su­mar otros mon­tos co­mo: agua, luz, ca­ble, in­ter­net, ce­lu­la­res, asis­ten­cia do­més­ti­ca, re­crea­ción, ali­men­ta­ción, al­qui­ler, se­gu­ros de vi­da, gas­tos mé­di­cos, en­tre otros. Tam­bién se in­clu­yen las deu­das: cré­di­to de la ca­sa, cré­di­to del ca­rro, cré­di­tos per­so­na­les, tar­je­ta de cré­di­to, se­gu­ros, mar­cha­mo, man­te­ni­mien­to de la pro­pie­dad y del vehícu­lo, im­pues­tos mu­ni­ci­pa­les, cuo­ta con­do­mi­nal. Im­pre­vis­tos: re­pa­ra­cio­nes de ca­rro y/o ca­sa, te­mas de sa­lud, opor­tu­ni­da­des de nue­vos ne­go­cios.

Aho­rro: es ne­ce­sa­rio for­mar el há­bi­to, y que to­da la familia se in­vo­lu­cre. Una par­te de es­te ru­bro pue­de ser uti­li­za­da pa­ra al­can­zar sue­ños: un via­je, la pri­ma de un vehícu­lo, la pri­ma de una ca­sa, te­mas de edu­ca­ción, al­gún ar­tícu­lo tec­no­ló­gi­co, equi­pa­mien­to de la ca­sa.

3. To­tal: En el pun­to uno y dos se de­be ha­cer una su­ma­to­ria, pa­ra lue­go res­tar­le a los ingresos los gas­tos y ana­li­zar el re­sul­ta­do.

Si el re­sul­ta­do es po­si­ti­vo se va ca­mi­nan­do bien. Sin em­bar­go, siem­pre hay opor­tu­ni­dad de ajus­tar ru­bros y me­jo­rar el re­sul­ta­do fi­nal. Muy po­si­ble­men­te hay gas­tos in­ne­ce­sa­rios.

Si el re­sul­ta­do es ne­ga­ti­vo se de­be ana­li­zar a pro­fun­di­dad ¿qué es­tá pa­san­do. y pa­ra dón­de se es­tá mo­vien­do el di­ne­ro?, es ne­ce­sa­rio to­mar de­ci­sio­nes in­me­dia­tas de ajus­tes pa­ra es­ta­bi­li­zar las finanzas, por y pa­ra, la tran­qui­li­dad de la familia.

Fuen­te: Adriana Ro­jas de la em­pre­sa Sa­lud Fi­nan­cie­ra www.sa­lud­fi­nan­cie­racr.com .

Adriana Ro­jas ase­gu­ra que uno de los prin­ci­pa­les erro­res de los pa­dres que no tie­nen con­trol en sus finanzas, es po­ner a sus hi­jos en cen­tros edu­ca­ti­vos inal­can­za­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.