Siem­pre es po­si­ble vol­ver a em­pe­zar de nue­vo

EKA - - Editorial - ¡Fe­liz Día de la Ma­dre!

Ha­ce me­nos de dos me­ses ini­ció pa­ra mí es­te nue­vo re­to, la edi­ción de Eka La Re­vis­ta Em­pre­sa­rial, y co­mo par­te de la primera en­tre­ga es­ta­ba en puer­tas un es­pe­cial de mu­je­res exi­to­sas, pe­ro ¿qué es el éxi­to y qué es una mu­jer exi­to­sa? si el sim­ple he­cho de ser mu­jer ya es él éxi­to, aun­que mu­chas ve­ces nos cues­te en­ten­der­lo… Em­pren­dí la bús­que­da y es­tu­vo com­pli­ca­da, es que ¡hay tan­tas mu­je­res exi­to­sas allá afue­ra!

Fi­nal­men­te se­lec­cio­né a ocho, so­la­men­te ocho que se­gún mi cri­te­rio lo­gran re­pre­sen­tar a to­das las mu­je­res de Cos­ta Ri­ca, ¿por qué no? qui­zá y has­ta a las mu­je­res del mun­do en­te­ro.Sus his­to­rias de per­se­ve­ran­cia an­te la ad­ver­si­dad, de lu­cha por la igual­dad, de te­na­ci­dad an­te los des­de­nes de la vi­da tie­nen un pun­to de con­ver­gen­cia; nun­ca se dan por ven­ci­das y han lo­gra­do al­can­zar lo que quie­ren, a pul­so.

Es­tas ocho his­to­rias de una u otra ma­ne­ra no se­rán in­di­fe­ren­tes a su día a día; a su vi­da, sí a la su­ya, a la de su hi­ja, su es­po­sa, su her­ma­na, su me­jor ami­ga o su ma­dre. Y en es­ta edi­ción qui­si­mos re­sal­tar­las por una ra­zón es­pe­cial, por­que no im­por­ta qué es­tá pa­san­do us­ted en es­te mo­men­to, no im­por­ta el ta­ma­ño de la prue­ba que en­fren­ta, ni la na­tu­ra­le­za de es­ta, si es­tas ocho mu­je­res fue­ron ca­pa­ces de su­pe­rar de­cep­cio­nes, trai­cio­nes, cri­sis eco­nó­mi­cas, en­fer­me­da­des, mie­dos, diag­nós­ti­cos mé­di­cos de in­fer­ti­li­dad, de­sigual­dad de gé­ne­ro, us­ted tam­bién pue­de lo­grar­lo. ¡Créa­se­la, em­po­dé­re­se, le­ván­te­se y lu­che! Com­bi­nar la vi­da eje­cu­ti­va con la ma­ter­ni­dad, el em­pren­de­du­ris­mo, la rea­li­za­ción pro­fe­sio­nal, la vi­da en pa­re­ja ple­na, es po­si­ble ¡ellas son prue­ba de eso!

¿Me cree­ría si le di­go que, de­trás de es­tas lí­neas hay una em­ba­ra­za­da que con seis me­ses de ges­ta­ción con­si­guió es­te tra­ba­jo? Im­pen­sa­ble ¿cier­to? por­que no sue­len con­tra­tar em­ba­ra­za­das, pues así fue. Le pre­sen­to mi primera edi­ción la cual pre­ten­de lle­gar a us­ted car­ga­da de ejem­plos de vi­da op­ti­mis­tas que le in­vi­tan a lo­grar sus sue­ños sin im­por­tar su gé­ne­ro. ¡Us­ted pue­de lo­grar lo que real­men­te desea, so­lo atré­va­se! su his­to­ria de vi­da so­lo cuen­ta pa­ra ayu­dar­le a de­ter­mi­nar­se a ser me­jor per­so­na, me­jor ser hu­mano, me­jor hom­bre o mu­jer.

De­cía Fa­cun­do Ca­bral que en una eter­ni­dad siem­pre es po­si­ble em­pe­zar de nue­vo, y que el pa­raí­so no es­tá per­di­do, sino ol­vi­da­do...que ca­da nue­vo día es una opor­tu­ni­dad pa­ra bus­car al ángel que nos cre­ce en los sue­ños, pa­ra can­tar, pa­ra reír, pa­ra vol­ver a ser fe­liz... A pro­pó­si­to, so­lo una co­sa más an­tes de fi­na­li­zar …

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.