Pa­tri­cia Fi­gue­roa ce­le­bra­rá los 50´s con nue­vo em­pren­di­mien­to

EKA - - Especial De Mujeres -

Aun­que sue­nan mu­chos años ella ase­gu­ra que no le te­me a la edad y se sien­te con de­seos de se­guir con­quis­tan­do me­tas y sue­ños. Pa­tri­cia Fi­gue­roa

ase­gu­ra que el Food Truck de La Ce­bi­che­ría es to­da una ex­pe­rien­cia 2289-6860 pa­ra ma­yor in­for­ma­ción.

Su ima­gen apa­re­ce en la pan­ta­lla chi­ca de lu­nes a vier­nes en una re­vis­ta ma­tu­ti­na de la te­le­vi­sión na­cio­nal, es muy co­no­ci­da por su ca­ris­ma y be­lle­za, sin em­bar­go Pa­tri­cia Fi­gue­roa se des­ta­ca real­men­te por ser una mu­jer lu­cha­do­ra, de buen co­ra­zón y una exi­to­sa em­pre­sa­ria, que ade­más es ma­dre de dos jo­ven­ci­tas.

Patty co­mo la lla­man sus ami­gos y fa­mi­lia­res tie­ne 27 años de ca­sa­da con un cos­ta­rri­cen­se y ase­gu­ra que, la fa­mi­lia es uno de los pi­la­res más im­por­tan­tes en su vi­da, y que si hu­bo al­go que año­ra­ba; era ser ma­má.

Lo lo­gró, su primera hi­ja hoy ten­dría 25 años, sin em­bar­go tras un em­ba­ra­zo sin nin­gún ti­po de com­pli­ca­cio­nes Ta­ma­ra per­dió la vi­da, te­nía pro­ble­mas en el co­ra­zón y en tan so­lo sie­te días su­frió dos in­far­tos. Es así co­mo la vi­da obli­ga a Pa­tri­cia Fi­gue­roa a en­fren­tar­se a uno de los mo­men­tos más di­fí­ci­les que pue­de vi­vir una mu­jer, "Ta­ma­ra es un ángel que nos cui­da a dia­rio, no hay for­ma de ex­pli­car ese do­lor, por su­pues­to que la re­cor­da­mos siem­pre, pe­ro lo­gra­mos su­pe­rar ese tra­go amar­go, por­que te­ne­mos la cer­te­za de que Dios tie­ne to­do ba­jo con­trol y la for­ta­le­za pro­vie­ne de él” co­men­tó Fi­gue­roa.

An­te tal si­tua­ción no to­có más que prac­ti­car la re­si­lien­cia y es­cu­dar­se en una fe ab­so­lu­ta pa­ra lo­grar se­guir ade­lan­te, no es sim­ple des­cu­brir­se de un día pa­ra otro sin el te­so­ro que más se año­ra en la vi­da, pe­ro ase­gu­ra que con Dios y amor to­do se pue­de su­pe­rar.

"Dios cam­bió mi vi­da y así lo­gré sa­lir ade­lan­te an­te un mo­men­to tan difícil".

Tres años des­pués que­dó

em­ba­ra­za­da nue­va­men­te de Es­te­fa­nía quien tie­ne 21 años ac­tual­men­te y es su com­pa­ñe­ra, su ami­ga. Su rol de ma­dre es una de las fa­ce­tas más im­por­tan­tes, pe­ro ade­más es es­po­sa y una mu­jer em­pren­de­do­ra muy exi­to­sa.

Ser ma­dre:

“Ese sí que es un re­to en la vi­da, he si­do muy afor­tu­na­da por­que mi rol co­mo ma­má se ha vis­to be­ne­fi­cia­do por las opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les de las que he go­za­do y con el apo­yo in­dis­cu­ti­ble de mi es­po­so; por ejem­plo en la épo­ca es­co­lar y co­le­gial de Es­te­fa­nía mi es­po­so y yo acor­da­mos que él siem­pre iba a de­jar­la y yo siem­pre la re­co­gía, fue una es­pe­cie de pac­to sa­gra­do y eso ge­ne­ró es­pa­cios maravillosos pa­ra al­mor­zar jun­tas, pa­sar tiem­po de ca­li­dad, en los cua­les po­día es­cu­char­la y jun­tas bus­cá­ba­mos re­sol­ver el mun­do (son­ríe).

Ser es­po­sa:

Po­ner­se el som­bre­ro de es­po­sa es bas­tan­te difícil tam­bién, má­xi­me si ha­bla­mos de una per­so­na que tie­ne una vi­da pú­bli­ca, a eso se le su­man los hi­jos y los ne­go­cios. Pe­ro a pe­sar de las múl­ti­ples ocu­pa­cio­nes Pa­tri­cia des­ta­ca que el éxi­to en el ma­tri­mo­nio va de la mano con al­gu­nos as­pec­tos que ella ha bus­ca­do cui­dar a tra­vés del tiem­po. Bus­car siem­pre un equi­li­brio: “bus­co es­pa­cios pa­ra com­par­tir con mi es­po­so, nos prio­ri­za­mos, so­mos muy com­pa­ñe­ros”.

Una em­pren­de­do­ra des­de to­dos los tiem­pos:

El em­pren­de­du­ris­mo ini­ció de la mano con su ma­má, jun­tas abrie­ron un exi­to­so ne­go­cio de­di­ca­do a la ven­ta de uni­for­mes eje­cu­ti­vos, el

cual les brin­dó éxi­to y múl­ti­ples re­tos por al me­nos 7 años. Sin em­bar­go re­cuer­da que su es­po­so le sem­bró la es­pi­ni­ta de in­cur­sio­nar en el ne­go­cio gas­tro­nó­mi­co, apro­ve­chan­do que en su na­tal Pe­rú jus­ta­men­te una de las áreas más des­ta­ca­das es la co­mi­da aun­que ella no sa­bía cocinar ma­yor co­sa (re­me­mo­ró en­tre enor­mes ri­sas).

Y así lo hi­zo, em­pren­die­ron jun­tos la aven­tu­ra de la gas­tro­no­mía de la mano de Chefs na­ti­vos del Pe­rú lo cual les ha ase­gu­ra­do el éxi­to en sus res­tau­ran­tes tras 16 años de es­tar en el mer­ca­do na­cio­nal. Sus res­tau­ran­tes son si­nó­ni­mo de so­fis­ti­ca­ción, ele­gan­cia y ex­qui­si­tez, sin em­bar­go no qui­so de­jar de la­do a una clien­te­la un po­co más ca­sual y por eso crea La Ce­bi­che­ría un res­tau­ran­te cu­yo atrac­ti­vo prin­ci­pal es una car­ta de al me­nos 24 ti­pos de ex­qui­si­tos ce­vi­ches car­ga­dos de sa­bor, co­lor y re­ce­tas au­tén­ti­cas, un ne­go­cio que cuen­ta ade­más con un Food Truck.

A pe­sar de que se lee fá­cil tan­to éxi­to, Pa­tri­cia es en­fá­ti­ca en acla­rar sus pro­yec­tos em­pre­sa­ria­les (los cua­les son más fa­mi­lia­res que pro­pios) han te­ni­do éxi­to, pe­ro es­te no ha si­do gra­tui­to, han re­que­ri­do de mu­chí­si­mo tra­ba­jo y de tiem­pos bue­nos y otros que no lo han si­do tan­to.

Se acer­can los 50´s y los ce­le­bra­rá em­pren­dien­do un nue­vo ne­go­cio

Al acer­car­se a sus 50 años de edad se sien­te más ple­na que nun­ca y una for­ma de ce­le­brar su rea­li­za­ción se­rá in­cur­sio­nan­do en una nue­va lí­nea de ne­go­cio, cu­yo en­fo­que es la es­té­ti­ca. En po­cos me­ses abri­rá su ne­go­cio de es­té­ti­ca y be­lle­za, aun­que su cum­plea­ños nú­me­ro 50 se­rá has­ta ju­nio 2019, no desea es­pe­rar, por­que tal co­mo ella lo ex­pre­sa “la vi­da es hoy y aho­ra”, desea plas­mar un men­sa­je a to­das las mu­je­res con es­pí­ri­tu em­pren­de­dor de Eka La Re­vis­ta Em­pre­sa­rial que aún no se de­ci­den a “ti­rar­se al agua”:

“Hay que creér­se­la, hay que en­fren­tar los mie­dos, em­po­de­rar­se, ver­nos a no­so­tras mis­mas co­mo ga­na­do­ras es el ini­cio de al­can­zar las me­tas, no exis­te na­da más sa­tis­fac­to­rio que al­can­zar los sue­ños, siem­pre es un buen mo­men­to pa­ra em­pe­zar” ¡No es­pe­ren más!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.