Jen­ni­fer Mon­te­ro: La his­to­ria de­trás de los car­ga­do­res He­le­na.

Su em­pren­di­mien­to va más allá de un ne­go­cio, es en reali­dad una mar­ca que se de­di­ca a “unir co­ra­zo­nes” co­mo lo di­ce su le­ma em­pre­sa­rial.

EKA - - Contenido -

Car­ga­do­res He­le­na es el em­pren­di­mien­to de una ma­má que an­te el na­ci­mien­to pre­ma­tu­ro de su hi­ja, no tu­vo otra op­ción que ver­le el la­do po­si­ti­vo a la vi­da, ar­mar­se de mu­cho va­lor y en­fren­tar lo que lle­gó en cues­tión de ho­ras. Cuen­ta Jen­ni­fer que ella tra­ba­ja­ba co­mo cual­quier otra mu­jer, cuan­do que­dó em­ba­ra­za­da de He­le­na, ya pa­ra ese mo­men­to su primera hi­ja An­gé­li­ca te­nía 5 años, ella fue quien le brin­dó la primera ex­pe­rien­cia de por­teo, a tra­vés de un car­ga­dor que le re­ga­ló una ami­ga. (el cual guar­dó pa­ra su se­gun­da ma­ter­ni­dad)

Tras to­da la ilu­sión que un em­ba­ra­zo usual­men­te ge­ne­ra, Jen­nif­fer es­pe­ra­ba a He­le­na en me­dio de un em­ba­ra­zo sa­lu­da­ble y nor­mal, sin em­bar­go; a los seis me­ses de edad ges­ta­cio­nal es diag­nos­ti­ca­da con preeclam­psia (una con­di­ción que ocu­rre úni­ca­men­te du­ran­te el em­ba­ra­zo y con­sis­te bá­si­ca­men­te en pre­sión al­ta, la cual pue­de ser fa­tal tan­to pa­ra la ma­dre co­mo pa­ra el be­bé).

La preeclam­psia, tie­ne so­lo una cu­ra y es el na­ci­mien­to del be­bé, Jen­nif­fer fue in­ter­na­da de emer­gen­cia y el 31 de di­ciem­bre de 2011, He­le­na vio la luz, con 1500kg de pe­so y pre­ma­tu­ra. “re­cuer­do que era una be­bé pe­que­ñi­ta, en una in­cu­ba­do­ra, tras una semana su pe­so ba­jó a 1300kg y 20 días des­pués de na­ci­da lo­gró al­can­zar los 1600kg, lo que me per­mi­tía ini­ciar la mo­da­li­dad de can­gu­reo y la lactancia” co­men­ta Jen­ni­fer

Es­te pro­ce­so de po­cos días en los cua­les ba­jó y subió de pe­so pu­so en evi­den­cia al­go que lla­mó po­de­ro­sa­men­te la aten­ción de la ma­dre, He­le­na ha­bía lo­gra­do au­men­tar de pe­so rá­pi­da­men­te a par­tir del mo­men­to en el que en­tra en con­tac­to piel con piel con ella, esa co­ne­xión de bie­nes­tar que brin­da es­tar cer­ca de ma­má o pa­pá, se ha­cía vi­si­ble, pe­ro ade­más ¡te­nía maravillosos re­sul­ta­dos! He­le­na pu­do ir­se a ca­sa pe­ro al no con­tar con los 2000kg de pe­so es­tric­to pa­ra po­der in­mu­ni­zar­la (re­ci­bir las va­cu­nas co­rres­pon­dien­tes) sus pa­pás de­bían te­ner cui­da­dos es­tric­tos en cuan­to a vi­si­tas, los lu­ga­res que fre­cuen­ta­ban e in­clu­si­ve las con­di­cio­nes de lim­pie­za ha­bi­ta­cio­na­les.

Fe­li­ces y es­pe­ran­za­dos es­tos pa­dres re­gre­san a ca­sa y Jen­ni­fer “des­em­pol­va aquel car­ga­dor que te­nía guar­da­do ha­cía ya va­rios años, aguar­dan­do jus­to la lle­ga­da de un nue­vo miem­bro en la fa­mi­lia, y aun­que nun­ca lo ima­gi­nó es­te “ac­ce­so­rio” se con­vir­tió vi­tal en su día a día, ya que de una u otra for­ma era el “es­cu­do” pa­ra res­guar­dar a su pe­que­ñi­ta.

Los días pa­san y He­le­na va ven­cien­do la pre­ma­tu­rez con éxi­to, pe­ro es en una ci­ta de con­trol, cuan­do Jen­nif­fer co­no­ce a una ma­má que te­nía “una te­la elás­ti­ca y muy lar­ga, que es­ta­ba ins­pi­ra­da en la for­ma en que los in­dí­ge­nas car­ga­ban a sus be­bés” así la des­cri­bió, en ella por­tea­ba a su be­bé tam­bién pre­ma­tu­ro, en ese mo­men­to se da cuen­ta que, exis­ten op­cio­nes más có­mo­das pa­ra el por­teo de be­bés, y que no es ex­clu­si­vo el mé­to­do pa­ra ni­ños pre­ma­tu­ros, la bue­na no­ti­cia es que ¡po­día ser pa­ra to­dos! Re­gre­sa a ca­sa con el de­seo de in­ves­ti­gar al res­pec­to y efec­ti­va­men­te en­cuen­tra car­ga­do­res er­go­nó­mi­cos pa­ra be­bés, en va­rie­dad de ti­pos, te­las y po­si­cio­nes; pe­ro el “des­cu­bri­mien­to” va más allá, en Cos­ta Ri­ca no exis­tía un pro­vee­dor que brin­da­ra ese ti­po de pro­duc­tos con la ca­li­dad y es­pe­ci­fi­ca­cio­nes que se re­que­rían.

Hi­ja de sas­tres cre­ció en­tre re­ta­zos y máquinas pe­ro con­fie­sa que no le ha­cía mu­cho a la cos­tu­ra, por lo que le pi­dió ayu­da a su ma­má y de esa ma­ne­ra con­fec­cio­nó el pri­mer car­ga­dor pa­ra He­le­na. Un car­ga­dor es­pe­cial, con te­las sua­ves, a prue­ba de aler­gias, al­go sim­ple­men­te ma­ra­vi­llo­so. El car­ga­dor era elo­gia­do por múl­ti­ples ma­más en las ci­tas de con­trol, amigas y en los círcu­los so­cia­les en los que la fa­mi­lia se desa­rro­lla­ba, por lo que los pe­di­dos no se hi­cie­ron es­pe­rar.

Cuan­do ven­ce la li­cen­cia de ma­ter­ni­dad de Jen­ni­fer (5 me­ses des­pués del na­ci­mien­to de He­le­na) se des­cu­bre em­pre­sa­ria, al­go que cuen­ta, nun­ca pro­yec­tó por una ra­zón “vi a mis pa­pás tra­ba­jar tan­to co­mo em­pren­de­do­res que me pa­re­cía de­ma­sia­da la es­cla­vi­tud que re­quie­re un ne­go­cio pro­pio” pe­ro la vi­da y las con­di­cio­nes la ha­bían lle­va­do por el ca­mino del em­pren­de­du­ris­mo, y es por esa ra­zón que de­ci­de no regresar a la ofi­ci­na. Car­ga­do­res He­le­na era ya un pro­yec­to pues­to a prue­ba que fun­cio­na­ba, pe­ro prin­ci­pal­men­te que la gen­te bus­ca­ba, que el clien­te pe­día, y que de­bía con­ti­nuar, ade­más se ha­bía con­ver­ti­do en la for­ma en la que esa ma­má po­día de­di­car­se al 100% a sus hi­jas, al­go que cum­pli­ría un an­he­lo de su co­ra­zón, con un enor­me plus sin de­jar de ser pro­duc­ti­va.

”Cuan­do la ge­ren­te de Mer­ca­deo de

nues­tro pri­mer so­cio co­mer­cial me

pre­gun­tó de in­ven­ta­rios, so­lo te­nía 3 car­ga­do­res, y aún así, hoy so­mos sus prin­ci­pa­les pro­vee­do­res” Jen­ni­fer Mon­te­ro

El pro­ce­so de in­ser­ción al mer­ca­do fue muy bo­ni­to ase­gu­ra la aho­ra nue­va em­pre­sa­ria y ma­má exi­to­sa, la pu­bli­ci­dad de primera en­tra­da se reali­zó por me­dio de re­des so­cia­les, de la mano con reunio­nes de por­teo pac­ta­das en si­tios es­pe­cí­fi­cos don­de clien­tes lle­ga­ban a ins­truir­se acer­ca de los ti­pos de car­ga­dor, fun­cio­na­li­da­des, ma­te­ria­les, for­mas de apro­ve­cha­mien­to y por su­pues­to a ad­qui­rir­los.

Es por me­dio de una no­ta en te­le­vi­sión que Car­ga­do­res He­le­na rea­li­za su primera re­la­ción co­mer­cial con una de las em­pre­sas es­pe­cia­li­za­das en ar­tícu­los pa­ra be­bés más gran­des y pres­ti­gio­sas del país, es­to a tan so­lo tres años des­pués de ini­ciar ope­ra­cio­nes y al día de hoy se con­ta­bi­li­zan más de 13 puntos de ven­ta don­de us­ted pue­de ad­qui­rir Car­ga­do­res He­le­na, sin con­tar que en la web de la em­pre­sa los ven­den tam­bién.

La ca­li­dad exi­ge pre­pa­ra­ción

Jen­ni­fer es edu­ca­do­ra pre- na­tal y ha­ce apenas 15 días via­jó a Mé­xi­co a rea­li­zar un pro­ce­so de cer­ti­fi­ca­ción en edu­ca­ción de por­teo er­go­nó­mi­co pa­ra be­bés, es una es­pe­cia­li­za­ción de ori­gen Ale­mán me­jor co­no­ci­do co­mo: Die Tra­ges­chu­le. La capacitación es par­te de la excelencia que se exi­ge a sí mis­ma, con la ple­na con­cien­cia de la im­por­tan­cia que tie­ne el pro­duc­to que co­mer­cia­li­za, es un ar­tícu­lo que re­quie­re de cui­da­dos no so­lo en la pro­duc­ción, sino en la re­tro­ali­men­ta­ción de uso y es­to no pue­de ser em­pí­ri­co, de­be se­guir me­jo­ran­do.

Tras seis años en el mer­ca­do

Cual­quier sa­cri­fi­cio ha va­li­do la pe­na, pe­ro Jen­ni­fer coin­ci­de con otras his­to­rias de éxi­to en al­go, la vi­da del em­pren­de­dor es du­ra, re­quie­re de per­se­ve­ran­cia, de pa­cien­cia, de es­fuer­zo, de ho­ras y ho­ras de tra­ba­jo pe­ro es tam­bién muy sa­tis­fac­to­ria.

Co­mo mu­jer des­ta­ca la red de apo­yo que tie­ne en ca­sa, se­ña­la a su es­po­so co­mo un pi­lar im­por­tan­te de sus lo­gros, en­fa­ti­za que sin su apo­yo y em­pa­tía el ne­go­cio no se­ría po­si­ble, él cuen­ta con su tra­ba­jo, pe­ro no es­ca­ti­ma tiem­po ni es­fuer­zos pa­ra ayu­dar­le en to­do lo que sea ne­ce­sa­rio, des­de ideas de ne­go­cio y orien­ta­ción en ad­mi­nis­tra­ción has­ta en ha­cer en­tre­gas e in­vo­lu­crar­se en di­se­ños, y no se atre­ve a de­jar de la­do a otros miem­bros de la fa­mi­lia co­mo sus pa­dres, sue­gros y her­ma­nos quie­nes es­tán “al pie del ca­ñón” pa­ra apo­yar­la siem­pre.

La cla­ve de su éxi­to y rea­li­za­ción

Con una ac­ti­tud muy re­fle­xi­va an­te la pre­gun­ta de ¿cuál es la cla­ve del éxi­to de su em­pren­di­mien­to? es muy te­naz al res­pon­der con una so­la pa­la­bra; Dios y lo re­fuer­za, Dios es la cla­ve de mi éxi­to.

“En algún mo­men­to en­tre tan­tas co­sas creí que de­pen­día de las ven­tas, pe­ro Dios lo­gró que en­ten­die­ra que yo no de­pen­do de las ven­tas, sim­ple­men­te de­pen­do de él. “Dios uti­li­zó la ad­ver­si­dad pa­ra po­ner­me don­de es­toy, y ade­más me uti­li­za pa­ra ayu­dar a mu­chas fa­mi­lias a su­pe­rar mo­men­tos di­fí­ci­les co­mo lo fue pa­ra no­so­tros en­fren­tar la pre­ma­tu­ri­dad de He­le­na, pe­ro tam­bién nos per­mi­te que ni­ños ab­so­lu­ta­men­te sa­nos es­tén cer­ca del co­ra­zón de sus pa­dres, Car­ga­do­res He­le­na es, un pro­yec­to co­mer­cial sí, pe­ro con al­ma y es­pí­ri­tu pro­pio”en­fa­ti­za su crea­do­ra.

“Si no fue­ra por mi es­po­so ya hu­bie­ra ti­ra­do el ta­pón”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.