Ca­ta­li­na Sán­chez: Pre­mio Py­me Mu­jer 2017 del MEIC

Su es­po­so la no­mi­nó al pre­mio que otor­ga el Mi­nis­te­rios de Eco­no­mía, In­dus­tria y Co­mer­cio (MEIC) en la ca­te­go­ría Py­me Mu­jer el año pa­sa­do,hoy es uno de los re­co­no­ci­mien­tos más im­por­tan­tes que os­ten­ta Ca­ta­li­na´s Collection, la em­pre­sa de una ti­ca que un dí

EKA - - Contenido -

Ca­ta­li­na Sán­chez se re­co­no­ce a sí mis­ma co­mo una mu­jer de una ge­ne­ra­ción que su­po­ne la ca­pa­ci­dad de ha­cer­lo to­do con sus pro­pias ma­nos, y ese ha si­do sin du­da uno de los re­tos que en­fren­ta a dia­rio, por­que pe­se a con­tar con una em­pre­sa só­li­da, de­le­gar es uno de sus ma­yo­res desafíos.

Su his­to­ria ini­cia tras una cri­sis de­to­na­da por su di­vor­cio, cuen­ta que que­dó en con­di­cio­nes pau­pé­rri­mas no so­lo emo­cio­na­les sino que eco­nó­mi­cas tam­bién, no te­nía di­ne­ro ni pa­ra pa­gar el mar­cha­mo, re­cuer­da ¿có­mo? pa­só de ta­lla 16 a ta­lla 0 ¿aun­que aho­ra en­tre ri­sas no sa­be si eso es­tu­vo tan mal? (car­ca­ja­das)

Co­mo par­te del pro­ce­so de su­pera­ción se de­di­có a cui­dar a su pa­pá quien es­ta­ba muy en­fer­mo y en los ra­tos de “des­can­so” co­no­ció a un hom­bre que le lla­mó la aten­ción, lo co­no­ció por in­ter­net y em­pe­za­ron a es­ta­ble­cer una bo­ni­ta re­la­ción, es­ta­ba tan en otras que so­lo se fi­jó que de­cía que él vi­vía en San Jo­sé (al re­cor­dar­lo se ríe mu­chí­si­mo), uno de sus días di­fí­ci­les le di­ce a su “ami­go ci­ber­né­ti­co” que se va­yan a to­mar un ca­fé y él le res­pon­de que ab­so­lu­ta­men­te sí, pe­ro le pre­gun­ta ¿Có­mo ha­ce­mos si yo es­toy en Ca­li­for­nia, no pue­de ser hoy aun­que me en­can­ta­ría? a lo que ella res­pon­de ¿Có­mo en Ca­li­for­nia?, su per­fil di­ce que us­ted vi­ve en San Jo­sé, re­cuer­da que de in­me­dia­to lo re­vi­só y se per­ca­tó de que él no men­tía, vi­vía en San Jo­sé de Ca­li­for­nia. Ese día el ca­fé no pu­do ser, pe­ro po­co tiem­po des­pués ella via­jó a Es­ta­dos Uni­dos, se co­no­cie­ron, se to­ma­ron unos cuan­tos ca­fés e ini­cia­ron una re­la­ción sen­ti­men­tal, a dis­tan­cia.

Ella con­ti­nua­ba con su cri­sis eco­nó­mi­ca y Ale­jan­dro (su no­vio) era co­mo es usual, su pa­ño de lá­gri­mas has­ta que un día re­cuer­da que le di­jo: “de­je de que­jar­se por pla­ta, si lo que ne­ce­si­ta es di­ne­ro, pón­ga­se a pro­du­cir­lo” esas pa­la­bras hi­cie­ron me­lla en la ca­be­za de Ca­ta­li­na y en­ton­ces des­em­pol­vó y sacó del ca­jón su sue­ño pre­cia­do: te­ner una lí­nea de cosméticos.

Ase­gu­ra que una vez des­em­pol­va­do aquel an­he­lo del co­ra­zón y em­po­de­ra­da por Ale­jan­dro 15 días des­pués de aque­lla sa­cu­di­da de pi­so, ya te­nía su pri­mer pro­duc­to un splash con su mar­ca im­pre­sa: Ca­ta­li­na´s Collection era una reali­dad tan­gi­ble y que ade­más olía ex­qui­si­to. Se da cuen­ta en­ton­ces co­mo la cri­sis es la me­jor opor­tu­ni­dad pa­ra sa­lir ade­lan­te.

Em­po­de­ra­da, con­ten­ta, con una vi­sión dis­tin­ta y po­si­ti­va la vi­da em­pie­za a cam­biar­le y los mi­la­gros em­pie­zan a ha­cer­se reali­dad, du­ran­te 16 lar­gos años fue diag­nos­ti­ca­da co­mo “es­té­ril” sin em­bar­go tras cua­tro años de no­viaz­go por co­rres­pon­den­cia via­ja­ba uno u otro ca­da cua­tro me­ses, se da cuen­ta de que es­tá “em­ba­ra­za­dí­si­ma”, re­cuer­da y a los ocho me­ses y una semana de ges­ta­ción, Ale­jan­dro su ac­tual es­po­so de­ci­de de­jar su pro­yec­to la­bo­ral en San Jo­sé de Ca­li­for­nia pa­ra ve­nir a em­pe­zar uno mu­chí­si­mo más im­por­tan­te, su fa­mi­lia. “Ale­jan­dro es mi ángel, él es mi ca­ble a tie­rra, me ha en­se­ña­do a ver lo po­si­ti­vo don­de yo no lo en­cuen­tro, es mi me­jor com­pa­ñe­ro, mi ami­go, mi com­ple­men­to, vi­vi­mos el día hom­bro a hom­bro es mi ma­yor pro­tec­tor”

Ca­ta­li­na no ol­vi­da los ma­los tiem­pos, no por­que

vi­va del pa­sa­do sino por­que, son jus­ta­men­te esos mo­men­tos los que le per­mi­ten man­te­ner­se con los pies so­bre la tie­rra, y le dan la opor­tu­ni­dad de ayu­dar a quien lo ne­ce­si­ta ca­da vez que pue­de, y cuan­do no se exi­ge bus­car la for­ma de ha­cer­lo.

“Vi­ví en una ca­sa que te­nía hue­cos en el te­cho” re­cor­dó con voz en­tre­cor­ta­da, y aun­que su an­he­lo era vi­vir en San­ta Ana, sa­bía que era un lu­gar cos­to­so. Ale­jan­dro una vez más le sa­cu­de el pi­so y le pre­gun­ta: ¿us­ted por qué se da por me­nos? va­mos a bus­car la ca­sa de sus sue­ños. Y así lo hi­cie­ron, la ca­sa en la que vi­vie­ron algún tiem­po, la sen­ci­lla, la de los hue­cos en el te­cho (y en la que fue­ron muy fe­li­ces) lo­gra­ron ven­der­la así co­mo con­si­guie­ron com­prar la que tan­to an­he­la­ban.

Co­mo uno de los re­tos más gran­des a su­pe­rar re­co­no­ce que se en­cuen­tra su ti­mi­dez al to­mar de­ci­sio­nes, la po­ca dis­po­si­ción a de­le­gar y las li­mi­ta­cio­nes de tiem­po.

Si bien es cier­to hay mu­chas co­sas que lle­nan su co­ra­zón en­tre las prin­ci­pa­les se en­cuen­tra sa­ber y ser cons­cien­te de la ad­mi­ra­ción que su es­po­so sien­te por ella, tan­to que el año pa­sa­do y a es­con­di­das la no­mi­nó pa­ra el pre­mio Mu­jer Py­me 2017, un pre­mio que fue dispu­tado por 109 em­pre­sas cos­ta­rri­cen­ses.

El ca­mino ha­cia ser ga­lar­do­na­da Mu­jer Py­me 2017 por el MEIC.

Ale­jan­dro hi­zo to­do el tra­ba­jo de no­mi­na­ción a mis es­pal­das, él es­ta­ba con­ven­ci­do de que de ese pre­mio yo era me­re­ce­do­ra, cuan­do eli­gen las 24 em­pre­sas fi­na­lis­tas y en­tre esas es­ta­ba yo, me sen­tó y me en­te­ró de to­do lo que es­ta­ba pa­san­do. “Me sen­tí ex­ta­sia­da, pa­ra ser ho­nes­ta no por la no­mi­na­ción, ni por la po­si­bi­li­dad de ga­nar ese pre­mio, sino por có­mo él se ex­pre­sa­ba de mí y lo que creía yo me­re­cía, con­fie­so que eso me enamo­ró mu­cho más y en­ton­ces co­no­cí la ple­ni­tud” co­men­tó la em­pre­sa­ria.

“A par­tir de ese mo­men­to tra­ba­ja­mos jun­tos pa­ra lu­char el pre­mio, y mil co­sas pa­sa­ron, me en­fer­mé el día que ha­bía que de­fen­der con una pre­sen­ta­ción el pre­mio al pun­to ca­si de in­ter­na­mien­to, más aún así fir­mé una or­den de sa­li­da hos­pi­ta­la­ria ha­cién­do­me res­pon­sa­ble de lo que me su­ce­die­ra, no po­día fal­tar a mi com­pro­mi­so, no le po­día fa­llar a mi es­po­so; llo­ré tras mi pre­sen­ta­ción ya que no sen­tía que ha­bía es­ta­do a la al­tu­ra, pe­ro fi­nal­men­te dos se­ma­nas des­pués, ga­né la ca­te­go­ría Mu­jer Py­me 2017 del MEIC” nos con­tó Ca­ta­li­na emo­cio­na­da a pun­to de lá­gri­mas.

A pe­sar de su diag­nós­ti­co de in­fer­ti­li­dad hoy tie­nen dos hi­jas 4 y 7 años, ase­gu­ra que su hi­ja fa­vo­ri­to siem­pre ha si­do su em­pre­sa, y que tra­ba­jar la lle­na de vi­da.

Y es que con mu­cho or­gu­llo y sin mie­dos a ser til­da­da de lo que fue­se, re­co­no­ce que ama tra­ba­jar, que es adic­ta al tra­ba­jo, que en él en­cuen­tra ple­ni­tud, rea­li­za­ción, ar­mo­nía y equi­li­brio emo­cio­nal.

Ser una bue­na ma­má es tam­bién par­te de sus prio­ri­da­des, y pa­ra con­se­guir­lo su es­po­so tie­ne un pa­pel pre­pon­de­ran­te, él le ayu­da a en­con­trar el equi­li­brio, “él ha si­do cla­ve pa­ra que yo lo­gre ser bue­na ma­má” ase­gu­ró.

Ac­tual­men­te y con 42 años Ca­ta­li­na Sán­chez cuen­ta con más de 200 pro­duc­tos a dis­po­si­ción de sus clien­tes, es­tos es­tán dis­po­ni­bles en dos tien­das, así co­mo por ca­tá­lo­go, tie­ne tam­bién un cen­tro de ope­ra­cio­nes y una bo­de­ga, 10 em­plea­dos a los cua­les tra­ta de for­ma ma­ter­nal, por­que no pue­de ha­cer­lo de otra ma­ne­ra, su per­so­na­li­dad no se lo per­mi­te; aun­que sa­be que es­to en oca­sio­nes tra­ba­ja en su con­tra, ase­gu­ra que el pro­ble­ma lo tie­ne el que sea ma­la­gra­de­ci­do, no ella.

Ase­gu­ra que la cla­ve de su éxi­to se de­be a va­rios fac­to­res, no tu­vo tiem­po pa­ra de­cir­se po­bre­ci­ta, an­te la gran cri­sis que pa­só, sa­be que al­guien Su­pre­mo la pro­te­ge y que gra­cias a es­to se ga­na la lo­te­ría to­dos los días, y la con­cien­cia de que la vi­daes so­lo una, las opor­tu­ni­da­des hay que to­mar­las y que nun­ca, nun­ca es­tá más os­cu­ro que cuan­do es­tá a pun­to de ama­ne­cer”

Mu­jer, ma­dre, es­po­sa y em­pre­sa­ria que sin im­por­tar los es­que­mas so­cia­les se ha per­mi­ti­do bri­llar y al­can­zar el éxi­to pro­fe­sio­nal apo­yán­do­se en la ayu­da de su es­po­so, sin preo­cu­par­se el que dirán an­te su ple­na con­cien­cia de que el tra­ba­jo la ha­ce real­men­te ple­na y fe­liz.

“No es ma­la ma­má quien dis­fru­ta de su rea­li­za­ción per­so­nal, de su vi­da en pa­re­ja y del éxi­to, par­te de ser una bue­na ma­má se con­si­gue sien­do una mu­jer fe­liz y rea­li­za­da” Ca­ta­li­na Sán­chez, Pro­pie­ta­ria de Ca­ta­li­na´s Collection.

“El 50% de las ven­tas de Ca­ta­li­na´s Co­llec­tión es gra­cias a las ven­tas por ca­tá­lo­go”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.