So­fía Klunk: Un em­pren­di­mien­to de la mano con la ma­ter­ni­dad.

Cre­ció ro­dea­da de los me­jo­res ejem­plos de lu­cha y su­pera­ción (sus pa­dres) So­fía Klunk, Ge­ren­te Ge­ne­ral de Pro­duc­tos In­vi­mo S.A. ase­gu­ra que, su me­jor pro­yec­to tan­to familiar co­mo pro­fe­sio­nal se ges­tan el mismo día; con el na­ci­mien­to de su hi­jo Ale­jan­dro.

EKA - - Contenido -

Cre­ció ro­dea­da de los me­jo­res ejem­plos de lu­cha y su­pera­ción (sus pa­dres) So­fía Klunk, Ge­ren­te Ge­ne­ral de Pro­duc­tos In­vi­mo S.A. ase­gu­ra que, su me­jor pro­yec­to tan­to familiar co­mo pro­fe­sio­nal se ges­tan el mismo día; el na­ci­mien­to de su hi­jo Ale­jan­dro.

Re­cuer­da que des­de los 18 años ya la es­pi­ni­ta em­pren­de­do­ra le pun­za­ba los ta­lo­nes, es co­mo ini­cia su primera em­pre­sa de­di­ca­da a la ven­ta de pas­te­les, la cual li­de­ró por ca­si 10 años de for­ma exi­to­sa tan­to co­mo ex­te­nuan­te.

Pe­ro co­mo to­do en la vi­da, hay un pun­to en el que las co­sas fi­na­li­zan pa­ra dar pa­so a al­go me­jor, con el na­ci­mien­to de su hi­jo des­cu­bre una ne­ce­si­dad co­mo ma­má y co­mo con­su­mi­do­ra, lle­gó la eta­pa de ablac­ta­ción y las op­cio­nes pa­ra lo­grar­lo de ma­ne­ra sa­lu­da­ble en el mer­ca­do eran inexis­ten­tes.

“Em­pe­cé a bus­car un ce­real sa­lu­da­ble pa­ra ali­men­tar a Ale y no en­con­tré na­da que se ajus­ta­ra a mis ne­ce­si­da­des, me gus­ta la co­mi­da sa­lu­da­ble y lo que se ofre­cía en el mer­ca­do no lle­na­ba mis ex­pec­ta­ti­vas, em­pe­cé a in­ves­ti­gar y des­cu­brí que en Es­ta­do Uni­dos si ha­bía una mar­ca que cum­plía con lo que es­ta­ba bus­can­do, así que com­pré en lí­nea y la pro­bé; que­dé muy sa­tis­fe­cha”

Días des­pués de pro­bar el ce­real, So­fía tu­vo una reunión de amigas en la cual el te­ma de la ali­men­ta­ción de los chi­cos sa­lió a re­lu­cir, co­mo es más que nor­mal en cual­quier reunión cu­yos fac­to­res in­clu­yen mu­je­res, ma­más y ni­ños ¿cier­to? Pues esa tar­de de ca­fé le de­ja cla­ro a So­fía que no so­lo ella te­nía la ne­ce­si­dad de con­tar con un pro­duc­to or­gá­ni­co, na­tu­ral y de pri­me­rí­si­ma ca­li­dad pa­ra los pe­ques. Eso la alien­ta a con­ver­sar esa mis­ma no­che con su es­po­so acer­ca de su idea, im­por­tar la lí­nea de ali­men­ta­ción or­gá­ni­ca de for­ma ex­clu­si­va a Cos­ta Ri­ca.

Tras esa con­ver­sa­ción con Heis­ser su es­po­so, am­bos to­man la de­ci­sión de in­ver­tir sus aho­rros en la com­pra de la re­pre­sen­ta­ción ex­clu­si­va pa­ra Cos­ta Ri­ca de los pro­duc­tos Happy Fa­mily, una de­ci­sión que de­ter­mi­na­ba mu­chas co­sas y que los lle­na­ba co­mo fa­mi­lia de ex­pec­ta­ti­vas y tam­bién de in­cer­ti­dum­bre.

Po­cas ho­ras des­pués ya es­tá em­pren­de­do­ra in­na­ta ha­bía he­cho con­tac­to con la en­car­ga­da de ex­por­ta­cio­nes de la mar­ca en Es­ta­dos Uni­dos y ¿adi­vi­nen? el pro­yec­to se pu­so en mar­cha.

Las car­tas ha­bían si­do echa­das, pe­ro sur­gen al­gu­nas du­das que fue inevi­ta­ble ge­ne­ra­ran an­sie­dad ¿Y si des­pués de in­ver­tir los aho­rros fa­mi­lia­res no ob­te­ne­mos la re­pre­sen­ta­ción ex­clu­si­va? ¿Y si se lo­gra pe­ro el pro­duc­to no es acep­ta­do en el mer­ca­do? en cual­quie­ra de los dos es­ce­na­rios ha­bían gran­des pér­di­das, pe­ro de­bían in­ten­tar­lo ase­gu­ró So­fía, ya lo más difícil se ha­bía ma­te­ria­li­za­do, ha­bían to­ma­do la de­ci­sión y el con­tac­to es­ta­ba lis­to; so­lo que­da­ba per­se­ve­rar y con­fiar en aque­llo que di­ce: que to­do es­fuer­zo tie­ne una re­com­pen­sa.

Pa­sa­ron cua­tro me­ses en­tre negociaciones y fi­nal­men­te So­fía lo­gra te­ner la re­pre­sen­ta­ción de

“Emprender y bus­car nue­vas for­mas de ne­go­cio siem­pre ha si­do una for­ma de vi­da pa­ra mí, es al­go que ya trai­go”

la mar­ca ¡que gran res­pi­ro! pe­ro el ca­mino apenas co­men­za­ba, por­que aho­ra la ne­ce­si­dad era lo­grar co­lo­car los pro­duc­tos en puntos de ven­ta y por su­pues­to que se ven­die­ran. El ca­mino del em­pren­de­dor es du­ro, y no es pa­ra cual­quie­ra ar­gu­men­ta So­fía al re­cor­dar que tras el lo­gro ini­cial de ob­te­ner la re­pre­sen­ta­ción de la mar­ca hu­bo otro pro­ce­so lar­go, que re­qui­rió de su­ma per­se­ve­ran­cia y que in­clu­si­ve en algún mo­men­to los lle­vó a cues­tio­nar­se si de­bían se­guir, y no es pa­ra me­nos tar­da­ron na­da más y na­da me­nos que un año y cua­tro me­ses pa­ra lo­grar ver sus pro­duc­tos en las gón­do­las de uno de los prin­ci­pa­les su­per­mer­ca­dos del país. “Ima­gí­ne­se lo que sig­ni­fi­ca in­ver­tir los aho­rros fa­mi­lia­res y ver co­mo van pa­san­do los me­ses su­mi­dos en­tre trá­mi­tes de re­gis­tros sa­ni­ta­rios, to­pé con la “suer­te” de que pa­ra ese mo­men­to ade­más el Mi­nis­te­rio de Sa­lud es­ta­ba mi­gran­do su tra­mi­to­lo­gía a pla­ta­for­mas di­gi­ta­les, ¡que caos!, es inevi­ta­ble que la idea de aban­do­nar sur­ja, sin em­bar­go era más fuer­te el de­seo, el an­he­lo de ver ma­te­ria­li­za­do aquel pro­yec­to, por eso se­gui­mos ade­lan­te fue sin du­da un asun­to de per­se­ve­ran­cia pu­ra lo que me mantuvo y sacó ade­lan­te, me ne­ga­ba a re­nun­ciar, así que a to­da cos­ta, bus­ca­ba to­mar ai­re pa­ra con­ti­nuar, y así lo hi­ce de la mano con mi es­po­so, que fue un apo­yo vi­tal en to­do mo­men­to” co­men­tó Klunk. Cuan­do el pro­yec­to de la im­por­ta­ción de co­mi­da pa­ra be­bés na­ció, Ale­jan­dro el hi­jo de So­fía te­nía sie­te me­ses de edad, él era real­men­te el im­pul­sor del pro­yec­to, gra­cias a él So­fía ha­bía de­tec­ta­do la ne­ce­si­dad en el mer­ca­do, él era el fun­da­dor es­tre­lla, pe­ro co­mo to­do be­bé, re­que­ría del tiem­po y las aten­cio­nes de ma­má, una ma­má que es­ta­ba ata­rea­da en­tre tra­mi­to­lo­gía, ins­crip­cio­nes, lla­ma­das te­le­fó­ni­cas in­ter­na­cio­na­les, ca­tá­lo­gos de lí­neas de pro­duc­tos y más; no pu­de ser fá­cil, pe­ro lo que­ría­mos sa­ber de su bo­ca.

¿Có­mo lo­gró man­te­ner el equi­li­brio en­tre la vi­da de ma­má y esa em­pren­de­do­ra em­pe­der­ni­da que lle­va por den­tro?

(Son­ríe mu­cho y se le ilu­mi­nan los ojos)” Ser ma­má y es­po­sa es to­do un re­to, y lo­grar aco­mo­dar am­bas co­sas a la vi­da del em­pren­de­du­ris­mo ha si­do al­can­zar el cie­lo, al es­tar Ale tan pe­que­ño cuan­do to­do es­to ini­ció so­lo ha­bía una op­ción, adap­tar to­do lo que ha­bía que ha­cer a las ne­ce­si­da­des de la fa­mi­lia, ha­cer un es­ti­lo de jor­na­da la­bo­ral pe­ro con prio­ri­dad familiar. Es un sis­te­ma al re­vés de lo que sue­le vi­vir­se, por­que usual­men­te la gen­te adap­ta su vi­da familiar a la la­bo­ral, pe­ro yo op­té por lo opues­to y ha si­do una ver­da­de­ra ex­pe­rien­cia” Fun­cio­nar al re­vés del mo­de­lo tra­di­cio­nal le ha per­mi­ti­do no so­lo al­can­zar el éxi­to pro­fe­sio­nal, tam­bién ha ge­ne­ra­do el es­pa­cio in­va­lua­ble de ver cre­cer a su hi­jo (mo­men­tos que ase­gu­ra, no se po­drían pa­gar con na­da) y su vi­da en pa­re­ja ha si­do su­ma­men­te sa­tis­fac­to­ria ya que, ca­da eta­pa de cre­ci­mien­to y tam­bién de di­fi­cul­tad ha si­do vi­vi­da de la mano de su es­po­so quien es, su ma­yor apo­yo, su me­jor ami­go y prin­ci­pal sos­tén. La ma­ter­ni­dad en es­te ca­so de éxi­to fue el pun­to má­xi­mo pa­ra al­can­zar los sue­ños, el na­ci­mien­to de un pe­que­ño le per­mi­tió a una mu­jer vi­sio­na­ria en­con­trar un ni­cho de mer­ca­do en el cual desa­rro­llar­se sin de­jar de ser ma­má, por el con­tra­rio, con la ad­mi­nis­tra­ción de su pro­pio tiem­po, pa­ra ejer­cer esa ma­ter­ni­dad a su ma­ne­ra y ex­pe­ri­men­tan­do a su vez; cre­ci­mien­to per­so­nal, pro­fe­sio­nal y eco­nó­mi­co.

Lo an­te­rior nos lle­va a pre­gun­tar­nos ¿qué tie­ne So­fía Klunk que otras mu­je­res aún no des­cu­bren pa­ra po­der ver sus an­he­los con­ver­ti­dos en reali­dad? y por su­pues­to se lo pre­gun­ta­mos:

Tras unos se­gun­dos de aná­li­sis en­fa­ti­zó en va­rios puntos; sin du­da al­gu­na la mu­jer por el sim­ple he­cho de ser mu­jer es muy ca­paz, pa­ra ser em­pren­de­do­ra es ur­gen­te in­terio­ri­zar de primera en­tra­da ¿qué sig­ni­fi­ca ser­lo? los pro y los con­tra, por­que hay que en­ten­der que, no es una vi­da co­lor ro­sa.

Cuan­do se com­pren­de el ca­mino del em­pren­de­du­ris­mo, es re­qui­si­to creer en uno mismo, y en esa ca­pa­ci­dad con la que na­ce­mos de po­der sa­lir ade­lan­te, aún en las peo­res cir­cuns­tan­cias, siem­pre es po­si­ble, per­se­ve­rar, per­se­ve­rar y per­se­ve­rar, no exis­te op­ción de otra co­sa si quieres al­can­zar el éxi­to.

Ade­más es in­dis­pen­sa­ble desa­rro­llar la ca­pa­ci­dad de au­to­mo­ti­var­se, de la pa­cien­cia e in­dis­pen­sa­ble de ver en los pro­ble­mas opor­tu­ni­da­des de cre­ci­mien­to, lo me­jor de to­do lo des­cri­to es que no exis­te una so­la mu­jer en el pla­ne­ta que ca­rez­ca de es­tos po­ten­cia­les, sino mu­je­res que aún no los des­cu­bren, así es es so­lo cues­tión de po­ner ¡ma­nos a la obra y lo­grar­lo! co­men­ta Klunk con un ai­re de cer­te­za ¡que con­ta­gia!.

No qui­so enu­me­rar una lis­ta de des­ven­ta­jas al emprender, nos ase­gu­ró que “el sim­ple he­cho de pre­ten­der ha­cer la di­fe­ren­cia en un mun­do egoís­ta, ya es un obs­tácu­lo, y que ade­más las des­ven­ta­jas van a depender siem­pre de la per­so­na­li­dad, las ga­nas, y la me­ta” pre­fi­rió en­fo­car­se en to­do lo que una mu­jer, pue­de ga­nar al de­ci­dir re­co­rrer la mi­lla ex­tra: cre­cer de la mano de mi es­po­so, ver a mi hi­jo cre­cer y ge­ne­rar opor­tu­ni­da­des de de­sa­rro­llo, son so­lo al­gu­nos de los re­ga­los del em­pren­de­du­ris­mo”.

“Ser em­pren­de­do­ra me ha per­mi­ti­do vi­vir mu­chas ex­pe­rien­cias, pe­ro en reali­dad me ha brin­da­do dos gran­des re­ga­los, ver cre­cer a mi hi­jo, y cre­cer co­mo es­po­sa, per­so­na y mu­jer al la­do de mi es­po­so”

Pa­ra esas mu­je­res que lo pien­san y lo pien­san pe­ro no se atre­ven: “Mu­je­res, ma­más, es­po­sas, so­ña­do­ras so­mos ca­pa­ces, el te­cho lo po­ne­mos no­so­tras mis­mas, no hay lí­mi­tes, sa­quen del ca­jón los sue­ños, sa­cú­dan­se los mie­dos y ac­cio­nen, hoy y aho­ra, cual­quier pa­so que den por pe­que­ño que es­te pa­rez­ca, es un pa­so ha­cia el pro­gre­so, que la vi­da no se pa­se, sin­tien­do que no pa­sa na­da, sí se pue­de y el mo­men­to es hoy” So­fía Klunk, Ge­ren­te Ge­ne­ral, Pro­duc­tos

In­vi­mo S.A.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.