Ame­ne Ayub: Lí­der con vi­sión hu­ma­nís­ti­ca

EKA - - Contenido -

Es una mu­jer muy re­co­no­ci­da en el ám­bi­to em­pre­sa­rial, lí­der ge­ren­cial, en la ac­tua­li­dad es la Ge­ren­te Ge­ne­ral de En­co­re Ca­pi­tal Group Cos­ta Ri­ca, em­pre­sa de­di­ca­da a brin­dar ser­vi­cios fi­nan­cie­ros, no so­lo en Cos­ta Ri­ca, sino tam­bién en Es­ta­dos Uni­dos y Puer­to Ri­co.

Ade­más de ser una lí­der con gran res­pon­sa­bi­li­dad en la to­ma de de­ci­sio­nes, des­ta­ca en su ám­bi­to la­bo­ral por su ca­li­dad hu­ma­na, quie­nes com­par­ten su día a día ase­gu­ran que ha lo­gra­do mar­car gran­des di­fe­ren­cias no so­la­men­te en la em­pre­sa, sino to­can­do co­ra­zo­nes y pro­pi­cian­do la me­jo­ra en la ca­li­dad de vi­da de sus co­la­bo­ra­do­res. Or­gu­llo­sa de ser cos­ta­rri­cen­se, ha­ce alar­de del ta­len­to de su país, por lo que la ma­yor par­te de su vi­da pro­fe­sio­nal se ha de­di­ca­do a po­ten­ciar ese ta­len­to, en aras de atraer nue­vos ne­go­cios o di­ver­si­fi­car los que ya es­tán po­si­cio­na­dos, su en­fo­que prin­ci­pal; ge­ne­rar ca­da vez ma­yo­res fuen­tes de em­pleo de ca­li­dad, bien re­mu­ne­ra­dos y re­ge­ne­rar el te­ji­do eco­nó­mi­co, to­do con una vi­sión hu­ma­nís­ti­ca em­pre­sa­rial, que ase­gu­ra es po­si­ble apli­car.

Mul­ti­pli­car el ta­len­to es una de sus vir­tu­des, co­mo anéc­do­ta re­cuer­da que al in­gre­sar a su ac­tual tra­ba­jo la em­pre­sa con­ta­ba con un to­tal de 110 pla­zas la­bo­ra­les sin em­bar­go en la ac­tua­li­dad su­man los 330 em­plea­dos.

Cuan­do le con­sul­ta­mos a al­gu­nos de sus co­la­bo­ra­do­res acer­ca del ti­po de li­de­raz­go de Ame­ne se hacen vi­si­bles vir­tu­des co­mo: es una je­fa con mu­cha vi­sión, po­see un li­de­raz­go mo­derno y fle­xi­ble que se ha ca­rac­te­ri­za­do por dar un en­fo­que muy hu­mano a la em­pre­sa.

Por su­pues­to son vir­tu­des que no lle­gan so­las, las ha ge­ne­ra­do el tiem­po y su ex­per­ti­se en lu­ga­res re­co­no­ci­dos co­mo Bank of Ame­ri­ca y Dell don­de ha li­de­ra­do equi­pos de has­ta 1500 per­so­nas.

Pe­ro co­mo si la vi­da pro­fe­sio­nal exi­to­sa de es­ta mu­jer no fue­ra su­fi­cien­te, hay quie­nes ase­gu­ra­ron que se ca­rac­te­ri­za por ser una em­pre­sa­ria con un ba­lan­ce de vi­da en­vi­dia­ble, sa­be com­bi­nar el tiem­po familiar y la­bo­ral sin que afec­te uno al otro, es tam­bién es­po­sa y ma­dre, pe­ro eso no le ha im­pe­di­do ser una lí­der des­ta­ca­da y que­ri­da por sus co­la­bo­ra­do­res.

Eka la re­vis­ta em­pre­sa­rial en­tre­vis­tó a Am­ne, que­ría­mos que nos con­ta­ra al­gu­nos as­pec­tos acer­ca de su vi­da eje­cu­ti­va, aquí les com­par­ti­mos lo que nos di­jo:

Us­ted es una mu­jer que se des­ta­ca por ejer­cer en al­tos pues­tos eje­cu­ti­vo ¿cuá­les con­si­de­ran que de­ben ser las cua­li­da­des que de­be te­ner una mu­jer pa­ra lo­grar ese ni­vel ge­ren­cial?

fuer­te

Lo más im­por­tan­te es ser una mu­jer pa­ra li­diar con la ad­ver­si­dad, los re­tos y las dis­cre­pan­cias. Ser muy orientada en los

re­sul­ta­dos, pen­sar des­de muy jo­ven “eso es lo que quie­ro y lo voy a lo­grar”, te­ner los ob­je­ti­vos cla­ros, así co­mo mo­ti­va­cio­nes pa­ra lo­grar­los. Por otra par­te, la pa­sión y el “self- awa­re­ness” hacen una gran di­fe­ren­cia y sa­ber trans­mi­tir­lo a los de­más, ha­ce que tan­to la em­pre­sa co­mo la per­so­na, sea exi­to­sa. Pa­ra una mu­jer es im­por­tan­te pre­gun­tar­se si la ma­ne­ra en la que “vis­to o me ex­pre­so” es­tá a fa­vor o en con­tra de su cre­ci­mien­to.

¿Cuá­les son los prin­ci­pa­les obs­tácu­los que co­mo mu­jer ha te­ni­do que vencer pa­ra ga­nar­se un "es­pa­cio" y el res­pe­to a ni­vel cor­po­ra­ti­vo?

El net­wor­king es un re­to, es­pe­cial­men­te en una em­pre­sa de fi­nan­zas co­mo En­co­re, don­de ge­ne­ral­men­te hay tan­tos hom­bres y con una gran va­rie­dad de gus­tos. Por lo tan­to, sa­ber cons­truir re­la­cio­nes y apor­tar en las con­ver­sa­cio­nes pue­de ser com­pli­ca­do, pe­ro sin du­da uno se va adap­tan­do y lo­gra in­clu­so li­de­rar esas con­ver­sa­cio­nes.

¿Pa­ga la mu­jer un pre­cio pa­ra al­can­zar el éxi­to pro­fe­sio­nal? (en­tién­da­se en áreas co­mo vi­da familiar, hi­jos, vi­da en pa­re­ja, eti­que­tas so­cia­les)

Cla­ro, la vi­da familiar y so­cial tien­de a ver­se afec­ta­da, sin em­bar­go, es­tá en uno em­po­de­rar a sus co­la­bo­ra­do­res pa­ra lo­grar un ma­yor ba­lan­ce en to­dos los ám­bi­tos. Ese em­po­de­ra­mien­to per­mi­te ade­más for­mar lí­de­res y per­so­nas ana­lí­ti­cas en la to­ma de de­ci­sio­nes.

¿Có­mo lo­gra el ba­lan­ce en­tre la vi­da pro­fe­sio­nal y el tiem­po familiar? ¿Prio­ri­za a los hi­jos o al es­po­so ¿cuál re­la­ción de­be cui­dar más una mu­jer?

Con­se­guir una bue­na pa­re­ja que apo­ye mis ob­je­ti­vos y no me ha­ga priorizar es fun­da­men­tal. De­be ser una per­so­na que es­té a mi la­do. En mi ca­so, mi es­po­so y yo tu­vi­mos un hi­jo y él de­jó su tra­ba­jo pa­ra de­di­car­se a la crian­za y com­par­tir las res­pon­sa­bi­li­da­des en ca­sa y apo­yán­do­me en to­do mo­men­to.

Es im­por­tan­te apro­ve­char los mo­men­tos en fa­mi­lia de ma­ne­ra que sean mo­men­tos de ca­li­dad, por ejem­plo, con mi hi­jo disfruto leer, cocinar, de igual ma­ne­ra con mi es­po­so.

¿Que le fal­ta a la so­cie­dad cos­ta­rri­cen­se pa­ra lo­grar la igual­dad de gé­ne­ro en la vi­da la­bo­ral? ¿Po­de­mos las mu­je­res ini­ciar ese cam­bio? ¿Có­mo?

La igual­dad y el cam­bio se lo­gra des­de la ca­sa, con nues­tros hi­jos, por ejem­plo, si mi hi­jo quie­re ro­sa­do yo de­bo pa­rar el pre­jui­cio de pen­sar que eso es de ni­ñas, y ser muy cons­tan­tes en ese as­pec­to es cla­ve pa­ra pro­mo­ver la igual­dad.

Ade­más, fe­mi­ni­dad no es si­nó­ni­mo de

debilidad, las mu­je­res po­de­mos ser fe­me­ni­nas sien­do há­bi­les y ta­len­to­sas. Es im­por­tan­te que las em­pre­sas co­noz­can el gran apor­te de las mu­je­res en el ám­bi­to em­pre­sa­rial pa­ra lo­grar re­sul­ta­dos exi­to­sos.

Hay es­tu­dios que de­mues­tran que las mu­je­res no apli­ca­mos a un pues­to a me­nos que cum­pla­mos to­dos los re­qui­si­tos, mien­tras que los hom­bres apli­can, aun­que so­lo ten­gan un par de re­qui­si­tos. Es­to es re­fle­jo de una ca­ren­cia im­por­tan­te en el au­to­es­ti­ma por eso hay que de­di­car­se a tra­ba­jar­la, así co­mo la pa­sión y dar­se el va­lor que uno me­re­ce; eso tam­bién se pue­de tra­ba­jar des­de la ca­sa.

En una so­la pa­la­bra gra­cias a qué o a quién le atri­bu­ye su éxi­to pro­fe­sio­nal.

A mi ma­má, ella ha si­do una de las per­so­nas más in­te­li­gen­tes, lu­cha­do­ras, y con más ca­pa­ci­da­des que he co­no­ci­do. Ha li­dia­do con mu­cha ad­ver­si­dad, lo­gró des­de su em­pleo co­mo maes­tra de es­cue­la brin­dar­nos una edu­ca­ción de al­to ni­vel, en una ins­ti­tu­ción co­mo La Lin­coln, no se con­for­mó con eso, tam­bién lu­chó por­que nues­tros es­tu­dios su­pe­rio­res los rea­li­zá­ra­mos fue­ra de Cos­ta Ri­ca, por lo que tu­vi­mos la opor­tu­ni­dad de es­tu­diar tam­bién en Es­ta­dos Uni­dos.

Ha­ce 20 años le de­tec­ta­ron un cán­cer, le diag­nos­ti­ca­ron la muer­te pe­ro ella lu­chó has­ta ven­cer­lo; ade­más se ha de­di­ca­do a for­mar lí­de­res, ha mar­ca­do vi­das, e ins­pi­ra­do a mu­chas per­so­nas de nues­tro país.

Una cos­ta­rri­cen­se em­po­de­ra­da, que re­co­no­ce sus ca­pa­ci­da­des y las po­ten­cia en be­ne­fi­cio no so­lo de su vi­da sino tam­bién de su en­torno. Una ma­dre que no se sien­te me­nos ma­má por de­jar a su hi­jo a car­go del ma­ri­do, que bus­ca es­pa­cios de ca­li­dad pa­ra el ba­lan­ce familiar y que cree en la ca­pa­ci­dad de los de­más, así es Ame­ne Ayub. Hoy di­mos a co­no­cer una pin­ce­la­da de su éxi­to en es­te es­pe­cial, pe­ro sin du­da al­gu­na, es una mu­jer que al igual que otras, des­de la posición que po­seen y sin im­por­tar a qué se de­di­quen di­na­mi­zan y for­ta­le­cen el pro­gre­so de es­te país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.