Mu­je­res ¡Las ba­rre­ras es­tán en nues­tra men­te!

EKA - - Contenido - Por: MBA. Ma­ría Lau­ra Qui­rós Acu­ña Coach On­to­ló­gi­ca So­cia Di­rec­to­ra de DOOR Trai­ning & Con­sul­ting 22908011

En la ac­tua­li­dad, el de­sa­rro­llo tec­no­ló­gi­co y so­cial le per­mi­te a la mu­jer al­ter­nar di­fe­ren­tes pa­pe­les. Ser ami­ga, ma­dre, es­po­sa, eje­cu­ti­va, em­plea­da, ama de ca­sa, etc., son fun­cio­nes to­das de la mis­ma im­por­tan­cia, a las que ella im­pri­me su se­llo in­con­fun­di­ble: el de mu­jer.

Las es­ta­dís­ti­cas mues­tran que las em­pre­sas con la más al­ta re­pre­sen­ta­ción de mu­je­res en sus equi­pos ge­ren­cia­les y eje­cu­ti­vos sue­len ob­te­ner un me­jor desem­pe­ño fi­nan­cie­ro. Su Re­torno so­bre el Ca­pi­tal (ROE) es 35% ma­yor y la Ren­ta­bi­li­dad To­tal del Ac­cio­nis­ta (TRS) es 34% más al­ta.

Sin em­bar­go es un pro­ce­so que po­co a po­co se ha ido tra­ba­jan­do en la so­cie­dad y to­da­vía fal­ta ha­cer es­fuer­zos pa­ra que la mu­jer ten­ga igual­dad de opor­tu­ni­da­des, igual­dad de opi­nión, de au­to­ri­dad, de de­ci­sión y pa­ra ello la mu­jer de­be te­ner más con­fian­za en sí mis­ma, iden­ti­fi­car y re­co­no­cer sus for­ta­le­zas, “creér­se­la” y te­ner ma­yor con­fian­za y se­gu­ri­dad de sus ca­pa­ci­da­des, de sus ha­bi­li­da­des y co­no­ci­mien­tos, la mu­jer ac­tual­men­te de­be vi­sua­li­zar el dar­se su lu­gar en la me­sa de to­ma de de­ci­sio­nes co­mo lo men­cio­na Sheryl Sand­berg Di­rec­to­ra de Ope­ra­cio­nes de Fa­ce­book en su libro Lean Inn. Y no es por el he­cho de ser mu­jer sino por re­co­no­cer que sus apor­tes, pue­den ser igua­les a los del hom­bre.

Las mu­je­res con ale­gría de­be­mos acep­tar que el hom­bre y la mu­jer se com­ple­men­tan por sus di­fe­ren­cias de na­tu­ra­le­za hu­ma­na. La mu­jer con su in­tui­ción y sen­si­bi­li­dad apor­ta de una ma­ne­ra dis­tin­ta al hom­bre con su en­fo­que prag­má­ti­co . Y ahí es don­de vie­ne ese po­de­ro­so com­ple­men­to que lo­gra el éxi­to de lo que se em­pren­de. Es im­por­tan­te que las mu­je­res co­mo men­cio­na Sand­berg en su libro en­tre otras co­sas de­be­mos: No te­mer. Lo que po­dría ser lo más fá­cil: cuán­to más se in­vo­ca a ac­tuar, la ver­da­de­ra ra­zón de la fal­ta de ac­ción se con­vier­te en te­mor. De mo­do que en pri­mer lu­gar la mu­jer no de­be de lu­char con los pre­jui­cios de la so­cie­dad, sino con­si­go mis­ma, con sus pro­pios mie­dos.

No ca­llar. De mo­do que con el si­len­cio el asun­to no se re­suel­ve, ya que so­bre las di­fi­cul­ta­des es ne­ce­sa­rio ha­blar y ha­blar en voz al­ta.

Ci­ta: “De­be­mos de ac­tuar en nues­tra defensa, ha­blar so­bre las ba­rre­ras que nos im­pi­den se­guir ade­lan­te, y en­con­trar las ma­ne­ras de li­brar­se de ellas“ Dar la mano. Las dos gran­des me­tá­fo­ras de Sand­berg son: dar la mano en los se­mi­na­rios y sen­tar­se lo más cer­ca en la me­sa de las con­fe­ren­cias. Se­gún sus ob­ser­va­cio­nes, las mu­je­res siem­pre ce­den pri­me­ro, dan­do la ini­cia­ti­va a los hom­bres, y siem­pre se sien­tan mo­des­ta­men­te en el rin­cón. Pe­ro si que­re­mos ser no­ta­das, de­be­mos de tra­tar de ser vi­si­bles, in­clu­so cuan­do es­to es difícil y te­rri­ble.

No tra­tar de ha­cer to­do a la vez. Y es­to es im­por­tan­te: nin­gu­na de no­so­tras ne­ce­si­ta ser una su­per­mu­jer (su­per­wo­man) ni tam­po­co lo­grar ha­cer de to­do en el tra­ba­jo y en el ho­gar. Ci­ta: “Las ten­ta­ti­vas de ha­cer de to­do, con ba­se en la se­gu­ri­dad de que to­do va a sa­lir de la me­jor ma­ne­ra po­si­ble, es la vía más cor­ta pa­ra la amar­ga de­cep­ción. La per­fec­ción, es nues­tra enemi­ga“. Com­par­tir las obli­ga­cio­nes fa­mi­lia­res. Sand­berg con­si­de­ra que lu­char por la igual­dad de de­re­chos, no es al­go ais­la­do que de­be lo­grar­se úni­ca­men­te el tra­ba­jo, sino tam­bién en ca­sa.

Ci­ta: “Cuan­do los es­po­sos asu­men más ta­reas del ho­gar, las es­po­sas ra­ra­men­te se de­pri­men, los con­flic­tos en­tre los cón­yu­ges dis­mi­nu­yen, y las sa­tis­fac­cio­nes de la vi­da con­jun­ta, son ma­yo­res. Las pa­re­jas, en las que la mu­jer tra­ba­ja fue­ra del ho­gar y apor­ta su cuo­ta en el presupuesto familiar, ra­ra­men­te se se­pa­ran. Se­gún las es­ta­dís­ti­cas, si la es­po­sa pro­por­cio­na la mi­tad de los in­gre­sos fa­mi­lia­res, y el es­po­so cum­ple con la mi­tad del tra­ba­jo de la ca­sa, el ries­go del di­vor­cio se re­du­ce ca­si has­ta la mi­tad“.

No ce­der. La ex­pe­rien­cia co­mo di­rec­to­ra le ha en­se­ña­do a Sand­berg, que la mu­jer em­pie­za a ce­der en su ca­rre­ra mu­cho an­tes de la crea­ción de su pro­pia fa­mi­lia y del na­ci­mien­to del hi­jo, pre­pa­rán­do­se de an­te­mano por­que, tar­de o tem­prano ten­drá que apar­tar­se. Pe­ro en la ca­rre­ra es­to es equi­va­len­te a la de­rro­ta ad­mi­ti­da de an­te­mano. Por lo que Sand­berg in­vo­ca a no ce­der an­tes de tiem­po, y que en­ton­ces, pro­ba­ble­men­te, in­clu­so la ma­ter­ni­dad fe­liz no de­ten­drá a la mu­jer del éxi­to la­bo­ral.

Las mu­je­res de­ben apo­yar­se mu­tua­men­te. La observación, que pa­ra Sand­berg fue una sor­pre­sa: los crí­ti­cos más fu­rio­sos de las mu­je­res exi­to­sas que tra­ba­jan, son las pro­pias mu­je­res. Y es­to, por su­pues­to, es com­ple­ta­men­te in­jus­to. Apo­yé­mo­nos en­tre no­so­tras, por­que si pier­de una de no­so­tras, per­de­re­mos to­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.