una bue­na cul­tu­ra or­ga­ni­za­cio­nal es vi­tal

Nelson Marín, Ge­ren­te Cor­po­ra­ti­vo de Ca­pi­tal Hu­mano del Ban­co de Cos­ta Ri­ca nos ha­bla so­bre la im­por­tan­cia de te­ner una bue­na cul­tu­ra den­tro de la or­ga­ni­za­ción y có­mo se lo­gra es­to.

EKA - - Contenido -

Uno de los tres ob­je­ti­vos es­tra­té­gi­cos del Ban­co de Cos­ta Ri­ca (BCR), se­gún Nelson Marín, Ge­ren­te Cor­po­ra­ti­vo de Ca­pi­tal Hu­mano, es con­for­mar una cul­tu­ra tal, que en tér­mi­nos ge­ne­ra­les, sea ca­paz de ge­ne­rar re­sul­ta­dos sos­te­ni­bles e in­no­va­ción cons­tan­te. Es­to es im­por­tan­te por­que lo­grar el cam­bio cul­tu­ral les va a ga­ran­ti­zar sos­te­ner­se en el tiem­po.

“Es te­ner la gen­te co­rrec­ta, con el pen­sa­mien­to co­rrec­to, ca­paz de ge­ne­rar re­sul­ta­dos y de in­no­var con­ti­nua­men­te pa­ra aten­der las ne­ce­si­da­des del clien­te”, co­men­ta.

Ese es un re­to im­por­tan­te pa­ra el BCR, por­que la cul­tu­ra no se mo­di­fi­ca de la no­che a la ma­ña­na; es un pro­ce­so que pue­de lle­var en­tre tres y cin­co años. Pa­ra el BCR, la cul­tu­ra es la ba­se de to­do, por­que de­pen­dien­do de la cul­tu­ra que se ten­ga, así van a fun­cio­nar los pro­duc­tos, las es­tra­te­gias, los pla­nes co­mer­cia­les… en fin, to­do gi­ra en torno a la cul­tu­ra. Es­te te­ma es tan im­por­tan­te que, por ejem­plo, el año pa­sa­do cuan­do tu­vie­ron que en­fren­tar una cri­sis de ima­gen tan gra­ve, que los pu­do afec­tar sus­tan­cial­men­te, el BCR lo­gró sa­lir ade­lan­te gra­cias a la cul­tu­ra que han im­ple­men­ta­do en sus em­plea­dos y que les per­mi­tió no so­lo re­te­ner a sus clien­tes, sino lo­grar que ellos si­gan con­fian­do en la en­ti­dad.

“No so­mos la cul­tu­ra per­fec­ta, pe­ro sí so­mos un buen ni­vel de cul­tu­ra (…), es una cul­tu­ra muy fuer­te, so­li­da­ria, uni­da, em­pun­cha­da y muy cá­li­da. Hay mu­cho com­pa­ñe­ris­mo aquí, mu­cho tra­ba­jo en equi­po. Es­ta­mos cons­cien­tes de que hay que me­jo­rar y por eso nues­tro pri­mer ob­je­ti­vo es­tra­té­gi­co es lle­gar al ni­vel de cul­tu­ra que desea­mos, por­que ella nos va a ase­gu­rar ser la op­ción pre­fe­ri­da de nues­tros clien­tes, que es nues­tra vi­sión”, ex­pli­ca Marín.

La cul­tu­ra es, se­gún Nelson Marín, cuan­do la ma­yor can­ti­dad de gen­te tie­ne con­duc­tas si­mi­la­res, que se­gún es­ta­dís­ti­cas, de­be re­pre­sen­tar más del 86% de la po­bla­ción. El res­tan­te 14% es nor­mal que exis­ta en cual­quier cul­tu­ra, pe­ro no de­fi­ne la cul­tu­ra del lu­gar.

¿Có­mo lo­grar­lo?

De acuer­do con el ex­per­to, la cla­ve es­tá en en­fo­car­se en los je­fes, en los lí­de­res, por­que nor­mal­men­te la gen­te si­gue a los lí­de­res. “Por ejem­plo, di­cen que las ofi­ci­nas se pa­re­cen a sus je­fes y de­pen­dien­do de có­mo es el je­fe, así se com­por­ta la ofi­ci­na. Si el je­fe es in­ci­si­vo, proac­ti­vo, con mu­cha ener­gía, la gen­te se com­por­ta igual. Si por el con­tra­rio es un je­fe pa­si­vo y per­mi­si­vo, los em­plea­dos van a ser igua­les. En­ton­ces, ¿quién mar­ca la cul­tu­ra? ¡El je­fe!”, ex­pre­sa.

Por ello, el ban­co ha ve­ni­do tra­ba­jan­do con sus je­fes, des­de ha­ce año y me­dio, ha­blán­do­les de la cul­tu­ra desea­da, de las con­duc­tas que de­ben re­fle­jar en sus em­plea­dos, por­que si ellos las mo­di­fi­can, el res­to del ban­co lo va a ha­cer de for­ma na­tu­ral.

En bús­que­da del equi­li­brio

Los em­plea­dos son per­so­nas, no má­qui­nas, y eso lo tie­ne muy cla­ro el Ge­ren­te Cor­po­ra­ti­vo de Ca­pi­tal Hu­mano del BCR. Por eso, ase­gu­ra que es im­por­tan­te que los co­la­bo­ra­do­res sean per­so­nas equi­li­bra­das en las cua­tro di­men­sio­nes: fí­si­ca, men­tal, so­cial y es­pi­ri­tual.

Ob­via­men­te es­to no siem­pre se da, por­que to­das las per­so­nas tie­nen pro­ble­mas, preo­cu­pa­cio­nes y de­más; sin em­bar­go, pa­ra el ban­co es vi­tal pro­mo­ver ese equi­li­brio en las cua­tro di­men­sio­nes, por­que eso va a re­per­cu­tir en el tra­ba­jo que rea­li­zan sus em­plea­dos y có­mo lo lle­van a ca­bo. Pa­ra ello, rea­li­zan di­ver­sas ac­ti­vi­da­des. Por ejem­plo, pa­ra pro­mo­ver la sa­lud y el tra­ba­jo en equi­po, or­ga­ni­zan una me­dia ma­ra­tón en re­le­vos pa­ra to­dos los em­plea­dos. Y pa­ra tra­ba­jar la par­te emo­cio­nal, uti­li­zan la me­to­do­lo­gía del li­bro: “Sie­te há­bi­tos de la gen­te al­ta­men­te efec­ti­va”, pues se di­ce que la per­so­na lo­gra el equi­li­brio si­guien­do esos sie­te há­bi­tos. Por eso les in­sis­ten a sus em­plea­dos so­bre la im­por­tan­cia de vi­vir­los.

MBA. Nelson Marín Cam­pos, Ge­ren­teCor­po­ra­ti­vo de Ca­pi­tal Hu­mano del Ban­co de Cos­ta Ri­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.