Em­pre­sas ace­le­ran uso de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial

Fal­ta apro­ve­char las tec­no­lo­gías di­gi­ta­les

El Financiero (Costa Rica) - - Portada - Car­los Cor­de­ro car­los.cor­de­[email protected]­fi­nan­cie­rocr.com

Las em­pre­sas de di­fe­ren­tes sec­to­res es­tán adop­tan­do con ra­pi­dez las nue­vas tec­no­lo­gías, co­mo la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, apren­di­za­je de má­qui­na, In­ter­net de las co­sas (IoT), ana­lí­ti­ca, ro­bó­ti­ca y reali­dad vir­tual y au­men­ta­da.

El pró­xi­mo año esa ten­den­cia se man­te­drá, de acuer­do con el se­gun­do es­tu­dio “Las em­pre­sas cos­ta­rri­cen­ses en la era di­gi­tal”, ela­bo­ra­do por De­loit­te pa­ra EF.

Sin em­bar­go, se re­que­ri­rá dar el sal­to de la au­to­ma­ti­za­ción de las ta­reas, ope­ra­cio­nes y pro­ce­sos a la trans­for­ma­ción de las es­truc­tu­ras y es­tra­te­gias cor­po­ra­ti­vas de ca­ra a un clien­te más in­for­ma­do, exi­gen­te y co­nec­ta­do.

“Se si­gue en bue­na di­rec­ción”, sos­tu­vo Gi­lles Maury, so­cio de De­loit­te. “Pe­ro hay una pared pa­ra la trans­for­ma­ción di­gi­tal a ni­vel de la or­ga­ni­za­ción y en la re­la­ción con los clien­tes”.

Las de­bi­li­da­des se ma­ni­fies­tan en el apro­ve­cha­mien­to de las tec­no­lo­gías di­gi­ta­les (TD) pa­ra el te­le­tra­ba­jo o la ca­pa­ci­ta­ción en lí­nea, en­tre otras.

Y, aun­que se apro­ve­chan en áreas orien­ta­das a los clien­tes, las TD tie­nen me­nor uso en los de­par­ta­men­tos in­ter­nos o del lla­ma­do bac­kof­fi­ce, que in­clu­yen re­cur­sos hu­ma­nos, lo­gís­ti­ca, pla­ni­fi­ca­ción e in­no­va­ción.

Sin es­pe­rar

Las em­pre­sas no es­pe­ran a ver qué pa­sa con las nue­vas tec­no­lo­gías y una bue­na can­ti­dad ya die­ron pa­sos pa­ra pro­bar­las en sus ope­ra­cio­nes.

Un 14% de las fir­mas con­sul­ta­das en el es­tu­dio ya adop­tó al­gu­na nue­va tec­no­lo­gía. In­clu­so una cuar­ta par­te avan­zó en la au­to­ma­ti­za­ción de pro­ce­sos y en la adop­ción de la ro­bó­ti­ca.

La im­ple­men­ta­ción de la IoT, in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, chat­bots (sis­te­mas au­to­má­ti­za­dos de aten­ción de clien­tes), el apren­di­za­je de má­qui­nas o ma­chi­ne lear­ning y la reali­dad vir­tual y au­men­ta­da no se que­da a la za­ga.

Pa­ra el pró­xi­mo año, las apli­ca­cio­nes de IoT ten­drían más pre­sen­cia en las em­pre­sas, jun­to con la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y la reali­dad vir­tual y au­men­ta­da.

Un pa­so sig­ni­fi­ca­ti­vo ha­cia esa ru­ta es la im­ple­men­ta­ción de apli­ca­cio­nes de compu­tación en la nu­be y de ana­lí­ti­ca pa­ra apro­ve­char la in­for­ma­ción dis­po­ni­ble en las ba­ses de da­tos.

Los re­sul­ta­dos coin­ci­den en tér­mi­nos ge­ne­ra­les con la per­cep­ción de em­pre­sa­rios de las fir­mas pro­vee­do­ras de so­lu­cio­nes tec­no­ló­gi­cas, con­sul­ta­dos por apar­te, co­mo Ma­rio Si­lesky, je­fe de mer­ca­deo de Softland Cos­ta Ri­ca; Gio­vanny Por­tu­guez, ge­ren­te de Li­der­soft In­ter­na­cio­nal; Ed­gar Ovie­do, di­rec­tor cor­po­ra­ti­vo de ne­go­cios de Gru­po Ba­bel; y Al­bán Sán­chez, di­rec­tor ge­ne­ral de Lan­tem Tech­no­lo­gies y par­te del Con­sor­cio IoT.

Pa­ra ellos, es cla­ra la adop­ción ma­yo­ri­ta­ria de ser­vi­cios en la nu­be, mo­ti­va­da por los es­fuer­zos pa­ra lo­grar eco­no­mías, op­ti­mi­zar pro­ce­sos, ele­var la pro­duc­ti­vi­dad y fa­ci­li­tar la co­la­bo­ra­ción y el ac­ce­so a la in­for­ma­ción a los co­la­bo­ra­do­res.

Los ser­vi­cios en la nu­be ga­na­ron es­pa­cio por el in­cre­men­to en la con­fian­za y la fle­xi­bi­li­dad que se ob­tie­ne, ya que se pue­den ajus­tar los ca­pa­ci­da­des de los re­cur­sos tec­no­ló­gi­cos a la de­man­da y a las ne­ce­si­da­des ope­ra­ti­vas, en­tre otras ra­zo­nes. Ade­más, ha­bi­li­tan a las em­pre­sas pa­ra ir pro­ban­do y am­plian­do po­co a po­co el uso de otras nue­vas tec­no­lo­gías co­mo la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial o IoT.

Pa­ra los eje­cu­ti­vos, el in­te­rés en el IoT se de­be a la ne­ce­si­dad de las em­pre­sas de mo­ni­to­rear, con­tro­lar y op­ti­mi­zar pro­ce­sos y equi­pos que has­ta aho­ra no te­nían me­ca­nis­mos au­to­ma­ti­za­dos de re­co­pi­la­ción, re­gis­tro y al­ma­ce­na­mieno de da­tos.

En to­dos es­tos ca­sos, se­gún los eje­cu­ti­vos, hay un ras­go co­mún que fa­vo­re­ce la adop­ción de las nue­vas tec­no­lo­gías: son ac­ce­si­bles a ni­vel lo­cal.

Vol­ca­das al clien­te

El es­tu­dio de De­loit­te mues­tra

que las TD se es­tán apro­ve­chan­do más en ven­tas, ser­vi­cio al clien­te, mer­ca­deo y, por su­pues­to, fi­nan­zas, lo cual es­tá re­la­cio­na­do con la prio­ri­dad que le dan las em­pre­sas a esas áreas.

Por ejem­plo, las apli­ca­cio­nes de ana­lí­ti­ca se uti­li­zan más en los pro­ce­sos re­la­cio­na­dos con los clien­tes (y fi­nan­zas, cla­ro es­tá). Pe­ro hay re­za­gos en re­cur­sos hu­ma­nos, pro­duc­ción y lo­gís­ti­ca, en­tre otras.

A ni­vel de sec­to­res, las em­pre­sas más avan­za­das en la adop­ción y uso de las TD son las de edu­ca­ción, tec­no­lo­gía, fi­nan­zas y se­gu­ros, e in­clu­so ac­ti­vi­da­des pro­fe­sio­na­les, de­bi­do a la na­tu­ra­le­za de sus mer­ca­dos.

En edu­ca­ción, es­tá re­la­cio­na­do con te­ner que res­pon­der a jó­ve­nes al­ta­men­te di­gi­ta­li­za­dos.

En ban­ca, el in­te­rés sur­ge an­te las po­si­bi­li­da­des pa­ra re­du­cir cos­tos de ope­ra­ción me­dian­te ca­na­les elec­tró­ni­cos y an­te la com­pe­ten­cia de em­pre­sas con mo­de­los de ne­go­cios dis­rup­ti­vos ba­sa­dos en un uso in­ten­si­vo de las TD, las lla­ma­das fin­tech.

En el ca­pí­tu­lo de ca­na­les di­gi­ta­les, esos mis­mos sec­to­res des­ta­can por te­ner si­tios web y apli­ca­cio­nes mó­vi­les que fa­ci­li­tan las com­pras o transac­cio­nes en lí­nea.

“Es co­mún es­cu­char, por ejem­plo, a los ge­ren­tes ban­ca­rios de­cir: ‘el clien­te quie­re te­ner el ban­co en su bol­si­llo’. Por ello, sus es­fuer­zos van en­ca­mi­na­dos a for­ta­le­cer sus ca­na­les elec­tró­ni­cos en ce­lu­la­res”, re­cal­có Por­tu­guez, de Li­der­soft.

En el res­to de em­pre­sas tie­ne pen­dien­te avan­zar en las fa­ci­li­da­des pa­ra com­pras a tra­vés de los ca­na­les di­gi­ta­les, da­do el al­to ac­ce­so a In­ter­net y re­des so­cia­les des­de los dis­po­si­ti­vos mó­vi­les que tie­nen los con­su­mi­do­res.

Al me­nos, la ne­ce­si­dad de man­te­ner la in­ter­ac­ción con los clien­tes ex­pli­ca la sig­ni­fi­ca­ti­va pre­sen­cia de las em­pre­sas en re­des so­cia­les. In­clu­so un 55% di­ce rea­li­zar ac­tua­li­za­cio­nes dia­rias. Es­to ocu­rre es­pe­cial­men­te en co­mer­cio, ban­ca y se­gu­ros, edu­ca­ción, ac­ti­vi­da­des pro­fe­sio­na­les y has­ta en ma­nu­fac­tu­ra.

Las em­pre­sas tam­bién se­ña­lan que el co­rreo electrónico es el prin­ci­pal ca­nal de aten­ción al clien­te, aun­que en las em­pre­sas de tec­no­lo­gía son las re­des so­cia­les y en las de co­mer­cio es la ven­ta­ni­lla en la tien­da.

Re­za­go in­terno

Si el apro­ve­cha­mien­to de las TD es ma­yor en la in­ter­ac­ción con los clien­tes, a ni­vel in­terno hay va­rios dé­fi­cits ope­ra­ti­vos.

Las tec­no­lo­gías es­tán ayu­dan­do a uti­li­zar apli­ca­cio­nes de ca­pa­ci­ta­ción, co­la­bo­ra­ción y ac­ce­so a ar­chi­vos en lí­nea, así co­mo a la men­sa­je­ría ins­tan­tá­nea.

Em­pe­ro, la ma­yo­ría de las em­pre­sas se re­sis­ten a fa­ci­li­tar el te­le­tra­ba­jo y a apro­ve­char las re­des so­cia­les y los ser­vi­cios de vi­deo

strea­ming (co­mo Net­flix) en el queha­cer dia­rio, pe­se a que los co­la­bo­ra­do­res tie­nen ac­ce­so en sus dis­po­si­ti­vos mó­vi­les.

La ba­ja uti­li­za­ción del te­le­tra­ba­jo po­dría de­ber­se a que se re­quie­re la pre­sen­cia del per­so­nal en una bue­na can­ti­dad de ope­ra­cio­nes que no es­tán au­to­ma­ti­za­das ni ro­bo­ti­za­das en ma­nu­fac­tu­ra o co­mer­cio, por ejem­plo.

En otros sec­to­res y en va­rias áreas ope­ra­cio­na­les (co­mo en con­ta­bi­li­dad, fi­nan­zas, asis­ten­cia o ge­ren­cias), el po­co uso del te­le­tra­ba­jo po­dría de­ber­se a de­bi­li­da­des de ges­tión y cul­tu­ra cor­po­ra­ti­va.

Las em­pre­sas ale­gan que sus prin­ci­pa­les li­mi­ta­cio­nes pa­ra in­co­po­rar TD tie­nen que ver con el pre­su­pues­to y la fal­ta de cla­ri­dad ha­cia dón­de se de­be ir. La con­se­cuen­cia es que más de la mi­tad de las fir­mas no han im­ple­men­ta­do los pro­yec­tos de tec­no­lo­gía que te­nían pen­sa­do rea­li­zar en los pla­zos pre­vis­tos.

La fal­ta de cla­ri­dad y los atra­sos en la im­ple­me­na­ción pue­den de­ber­se a que se ca­re­ce de una ins­tan­cia de in­no­va­ción y de es­tra­te­gia tec­no­ló­cia de al­to ni­vel.

En la im­ple­men­ta­ción de los pro­yec­to hay una lla­ma­ti­va par­ti­ci­pa­ción de las ge­ren­cias ge­ne­ra­les, de mer­ca­deo y de tec­no­lo­gía de la in­for­ma­ción. Sin em­bar­go, muy po­cas em­pre­sas tie­nen un

chief di­gi­tal of­fi­cer (so­lo en 5% de las fir­mas de tec­no­lo­gía y en 16% de los co­mer­cios) y nin­gu­na re­por­tó ha­ber cons­ti­tui­do un co­mi­té de al­ta ge­ren­cia.

La la­bor de es­tas ins­tan­cias se­ría es­ta­ble­cer las es­tra­te­gias y dar cla­ri­dad a la ru­ta de trans­for­ma­ción di­gi­tal de las em­pre­sas, más allá de di­gi­ta­li­zar ta­reas y pro­ce­sos.

“Los avan­ces tie­nen im­pli­ca­cio­nes en el em­pleo y en el ti­po de per­fi­les del per­so­nal que re­que­ri­rán las em­pre­sas”. Gi­lles Maury So­cio de De­loit­te

ARCHIVO GN PA­RA EF

Los chat­bots son las apli­ca­cio­nes de más di­fu­sión en la ac­tua­li­dad. Al­gu­nos ser­vi­cios es­tán au­to­ma­ti­za­dos, pe­ro aún de­pen­den de una per­so­na; otros ya son ser­vi­cios pro­gra­ma­dos con in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y au­to­apren­di­za­je.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.