Go­bierno con­vo­ca más pro­yec­tos, pe­ro sin éxi­to

Pri­mer año pre­sen­tó 315 pla­nes en ex­tra­or­di­na­rias; so­lo 3% se apro­ba­ron

El Financiero (Costa Rica) - - Economía Y Política - Laura Ávi­la laura.avi­[email protected]­cion.com

La ad­mi­nis­tra­ción de Luis Gui­ller­mo So­lís Ri­ve­ra es la que ha con­vo­ca­do la ma­yor can­ti­dad de pro­yec­tos de ley en se­sio­nes ex­tra­or­di­na­rias du­ran­te los pri­me­ros tres años de go­bierno, pe­ro es la que ha te­ni­do me­nos éxi­to en la apro­ba­ción des­de la pre­si­den­cia de Ra­fael Án­gel Cal­de­rón Four­nier.

El Pro­gra­ma Es­ta­do de la Na­ción (PEN) de­ter­mi­nó que des­de la dé­ca­da de 1990 se so­me­tie­ron a dis­cu­sión, en pro­me­dio, 187 pro­yec­tos anua­les en los pe­rio­dos de se­sio­nes ex­tra­or­di­na­rias de la Asam­blea Le­gis­la­ti­va, du­ran­te los cua­les tie­nen prio­ri­dad los pla­nes en­via­dos a Cues­ta de Mo­ras por el Po­der Eje­cu­ti­vo.

Una ci­fra su­pe­ra­da por el ac­tual go­bierno, que re­mi­tió a dis­cu­sión un pro­me­dio de 267 pro­yec­tos de ley en las se­sio­nes ex­tra­or­di­na­rias de los pri­me­ros tres años.

En el pri­mer año, la ad­mi­nis­tra­ción So­lís Ri­ve­ra pre­sen­tó 315 ini­cia­ti­vas en se­sio­nes ex­tra­or­di­na­rias, con una ta­sa de éxi­to del 3%, la más ba­ja des­de 1990.

Al año si­guien­te, el Eje­cu­ti­vo ex­pe­ri­men­tó una le­ve me­jo­ría, con­vo­có 203 y el 8 % fue apro­ba­do.

En tan­to, en el 2016 en­vió 284 pro­pues­tas al Congreso, con un éxi­to del 14%.

Va­rios fac­to­res han in­ci­di­do en es­te re­sul­ta­do.

Uno de ellos es el mul­ti­par­ti­dis­mo en la Asam­blea Le­gis­la­ti­va: nue­ve agru­pa­cio­nes po­lí­ti­cas. Otro, el he­cho de que los go­bier­nos he­re­dan pro­yec­tos de la ad­mi­nis­tra­ción an­te­rior.

An­tes del 2002, las dis­cu­sio­nes eran más ági­les en el Congreso por­que los par­ti­dos ofi­cia­lis­tas te­nían una al­ta re­pre­sen­ta­ción en el ple­na­rio o in­clu­so eran ma­yo­ría.

Es­to se sus­ten­ta en las ci­fras del PEN. Du­ran­te el bi­par­ti­dis­mo ca­si la mi­tad de las le­yes (47% pro­me­dio anual) eran apro­ba­das por el im­pul­so de la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca, pe­ro la par­ti­ci­pa­ción ba­jó a 32% con la lle­ga­da del mul­ti­par­ti­dis­mo.

De acuer­do con Ser­gio Al­fa­ro, mi­nis­tro de la Pre­si­den­cia, la di­ná­mi­ca en el Congreso re­quie­re de un diá­lo­go per­ma­nen­te con ca­da frac­ción e in­clu­so con ca­da dipu­tado. El je­rar­ca sos­tie­ne que la si­tua­ción ha me­jo­ra­do con el pa­so de los años, lo que ha per­mi­ti­do la apro­ba­ción de le­yes co­mo la Re­for­ma Pro­ce­sal La­bo­ral o el Có­di­go Pro­ce­sal Ci­vil.

En opi­nión de Gon­za­lo Ra­mí­rez, pre­si­den­te del Di­rec­to­rio Le­gis­la­ti­vo, al Go­bierno le ha fal­ta­do fuer­za y ca­pa­ci­dad pa­ra adap­tar­se a la frag­men­ta­ción.

“El Po­der Eje­cu­ti­vo ha te­ni­do el be­ne­fi­cio de que hay una gran can­ti­dad de dipu­tados de opo­si­ción que tie­nen un al­to ni­vel de responsabilidad con Cos­ta Ri­ca y las pró­xi­mas ge­ne­ra­cio­nes, y nos he­mos pues­to de acuer­do con pe­sar de que ni la frac­ción ofi­cia­lis­ta tie­ne mu­chas ve­ces la ca­pa­ci­dad de ha­cer­lo”, ase­gu­ró.

Hay otra ra­zón: de acuer­do con el PEN, la ve­lo­ci­dad pa­ra apro­bar una ley es de año y me­dio en pro­me­dio, lo cual evi­den­cia la re­co­no­ci­da len­ti­tud de los pro­ce­sos a lo in­terno de la Asam­blea Le­gis­la­ti­va.

Pa­ra ejem­pli­fi­car el tiem­po que pue­de tar­dar la apro­ba­ción de un pro­yec­to, se pue­de to­mar la re­for­ma que des­de ha­ce 15 años se in­ten­ta rea­li­zar a la Ley de Aguas.

Des­de el 2002 exis­te una ini­cia­ti­va en la co­rrien­te le­gis­la­ti­va pa­ra re­for­mar la le­gis­la­ción de 1942, sin em­bar­go, por di­fe­ren­tes mo­ti­vos ese tex­to no pros­pe­ró. Ocho años más tar­de un gru­po de ciu­da­da­nos creó el “Pro­yec­to de ley pa­ra la ges­tión in­te­gra­da del re­cur­so hí­dri­co”, que en­tró en el Ple­na­rio en abril de 2010.

Des­de ese mo­men­to en­fren­tó un lar­go ca­mino; su apro­ba­ción en pri­mer de­ba­te se dio en mar­zo del 2014, pe­ro una re­so­lu­ción de la Sa­la Cons­ti­tu­cio­nal se lo tra­jo aba­jo. El tex­to vol­vió a dis­cu­sión en oc­tu­bre del 2017 y la ini­cia­ti­va po­pu­lar se apro­bó en pri­mer de­ba­te (nue­va­men­te) el 2 de no­viem­bre de es­te año, lue­go de que se le apli­có un tex­to sus­ti­tu­ti­vo del dipu­tado Juan Marín, re­cien­te­men­te fa­lle­ci­do.

La historia no ter­mi­na ahí. Pa­ra que el pro­yec­to se con­vier­ta en ley de la Re­pú­bli­ca, de­be­rá le­gi­ti­mar­se en se­gun­do de­ba­te. Sin em­bar­go, el tex­to se en­cuen­tra en pau­sa, ya que va­rios dipu­tados ale­ga­ron in­con­gruen­cias en el pro­ce­so de apro­ba­ción y lo en­via­ron a con­sul­ta a la Sa­la Cons­ti­tu­cio­nal, don­de ac­tual­men­te se en­cuen­tra en aná­li­sis.

La es­ti­ma­ción so­bre la ve­lo­ci­dad del tra­ba­jo le­gis­la­ti­vo se dio lue­go de que el PEN ana­li­zó 2.198 le­yes re­gis­tra­das, don­de se ex­clu­ye­ron 103 ca­sos con va­lo­res ex­tre­mos.

EF so­li­ci­tó al PEN los da­tos de los días que du­ró ca­da ad­mi­nis­tra­ción en apro­bar le­yes y así ob­te­ner el tiem­po pro­me­dio de apro­ba­ción de le­yes du­ran­te las le­gis­la­tu­ras con mul­ti­par­ti­dis­mo, pe­ro a la ho­ra de cie­rre no se ha­bía ob­te­ni­do res­pues­ta.

Ra­mí­rez, pre­si­den­te del di­rec­to­rio, aña­dió que el Po­der Le­gis­la­ti­vo tie­ne di­ver­sas ta­reas que van más allá de apro­bar le­yes.

“Te­ne­mos que ha­cer­le ver a los ciu­da­da­nos que la Asam­blea Le­gis­la­ti­va no es una fá­bri­ca de ha­cer le­yes, sino un lu­gar don­de se vie­ne a ex­pre­sar en su má­xi­mo gra­do la de­mo­cra­cia del país y la re­pre­sen­ta­ti­vi­dad de los cos­ta­rri­cen­ses, ade­más de ha­cer con­trol po­lí­ti­co”, afir­mó.

Stef­fan Gó­mez, coor­di­na­dor del ca­pí­tu­lo de De­mo­cra­cia, del Es­ta­do de la Na­ción, ex­pli­có que el trá­mi­te en las comisiones per­ma­nen­tes po­dría in­ci­dir en la efi­cien­cia le­gis­la­ti­va, ya que al­gu­nas no es­tán re­pre­sen­ta­das por mu­chos par­ti­dos lo que ge­ne­ra po­ca ca­li­dad en los de­ba­tes. Cuan­do se dic­ta­mi­na un pro­yec­to y lo pa­san a dis­cu­sión al ple­na­rio, las frac­cio­nes que no es­ta­ban re­pre­sen­ta­das lo de­vuel­ven a re­vi­sión y es­to atra­sa el trá­mi­te.

No obs­tan­te, el pa­no­ra­ma cam­bia cuan­do las comisiones son más gran­des y tie­nen más re­pre­sen­ta­ción, en ese ca­so Gó­mez in­di­ca que el diá­lo­go es más efec­ti­vo y el pro­ce­so de apro­ba­ción de le­yes sue­le ser más efi­cien­te.

La len­ti­tud en la Asam­blea Le­gis­la­ti­va tam­bién ge­ne­ra que mu­chas de las le­yes que pre­sen­ta un go­bierno sean apro­ba­das has­ta la si­guien­te ad­mi­nis­tra­ción.

La di­ná­mi­ca es más fre­cuen­te des­de el 2010, cuan­do la ad­mi­nis­tra­ción de Laura Chin­chi­lla pu­do im­pul­sar ini­cia­ti­vas de ley pro­pias has­ta el ter­cer año, ya que du­ran­te las dos pri­me­ras le­gis­la­tu­ras se dis­cu­tie­ron pro­yec­tos he­re­da­dos del go­bierno de Óscar Arias Sán­chez.■■

DIA­NA MÉN­DEZ. EF

Po­bres re­sul­ta­dos. Nue­ve par­ti­dos po­lí­ti­cos re­pre­sen­ta­dos en el Congreso y un pro­me­dio de un año y me­dio de dis­cu­sión de ca­da ini­cia­ti­va han in­ci­di­do en los es­ca­sos fru­tos co­se­cha­dos por el pre­si­den­te So­lís en ex­tra­or­di­na­rias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.