Los im­pac­tos del plan fiscal de Trump

Re­ba­ja en im­pues­tos mo­ti­va­ría a em­pre­sas a re­pa­triar ope­ra­cio­nes. Es­pe­cia­lis­tas: re­tra­sa­rá cre­ci­mien­to y gol­pea­rá a la cla­se me­dia .

El Financiero (Costa Rica) - - Portada - Ma­ría Fer­nan­da Cis­ne­ros ma­ria.cis­ne­[email protected]­fi­nan­cie­rocr.com

La re­duc­ción de las car­gas im­po­si­ti­vas que pro­po­ne el plan fiscal del pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Do­nald Trump, va mu­cho más allá de una sim­ple re­for­ma tri­bu­ta­ria y po­dría te­ner con­se­cuen­cias que un país co­mo Cos­ta Ri­ca de­be mo­ni­to­rear de cer­ca.

El plan pre­ten­de cam­biar el ho­ri­zon­te de la eco­no­mía es­ta­dou­ni­den­se, con la pro­me­sa de que la re­for­ma le da­rá un em­pu­jón a la in­ver­sión em­pre­sa­rial, a la ge­ne­ra­ción de em­pleos y que, ade­más, permitirá que las fa­mi­lias de cla­se me­dia ten­gan más di­ne­ro en sus bol­si­llos.

Es la re­for­ma de ma­yor re­le­van­cia des­de la dé­ca­da de 1990 y su­po­ne un re­cor­te en los im­pues­tos que de­ben pa­gar las em­pre­sas y las per­so­nas de $1,4 bi­llo­nes en diez años.

En­tre los prin­ci­pa­les cam­bios es­tá la re­duc­ción de 35% a 20% del im­pues­to so­bre la ren­ta re­gu­lar de las em­pre­sas en Es­ta­dos Uni­dos.

¿Por qué Cos­ta Ri­ca de­be es­tar aler­ta? Aun­que no es del to­do se­gu­ro qué im­pac­to ten­drán es­tas me­di­das, si Es­ta­dos Uni­dos me­jo­ra las con­di­cio­nes im­po­si­ti­vas, es­to po­dría es­ti­mu­lar la rein­ver­sión de em­pre­sas en ese país, en vez de in­ver­tir en el ex­te­rior.

El plan de Trump ya su­peró el pri­mer mu­ro par­la­men­ta­rio al re­ci­bir el aval de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, el 16 de no­viem­bre, pe­ro to­da­vía de­be pa­sar el fil­tro del Se­na­do.

“Lo que es­ta­mos ha­cien­do aquí no es so­lo de­ter­mi­nar el ti­po de có­di­go tri­bu­ta­rio que va­mos a te­ner, lo que es­ta­mos ha­cien­do es de­ter­mi­nar el ti­po de país que va­mos a te­ner”, afir­mó Paul Ryan, pre­si­den­te de la Cá­ma­ra cuan­do se anun­ció la apro­ba­ción.

Los prin­ci­pa­les cam­bios

De en­tra­da, el im­pues­to so­bre la ren­ta de las em­pre­sas pa­sa­ría de 35% a 20% (aun­que Trump ha­bía ofre­ci­do un 15%). Es­te es con­si­de­ra­do co­mo uno de los ma­yo­res es­tí­mu­los. Ade­más, es­ta es una ta­ri­fa más ba­ja que la vi­gen­te en Cos­ta Ri­ca.

Los im­pues­tos cor­po­ra­ti­vos, ade­más, se­rán te­rri­to­ria­les. Hoy exis­te un sis­te­ma de ren­ta na­cio­nal en el que sin im­por­tar don­de vi­va la per­so­na, de­be­rá pa­gar im­pues­tos a su país de ori­gen, con al­gu­nas ex­cep­cio­nes.

Con el cam­bio, los in­gre­sos que ge­ne­ren las em­pre­sas es­ta­dou­ni­den­ses en el ex­tran­je­ro, es­ta­rán exen­tos y con el fin de re­pa­triar­las, se gra­va­ría úni­ca­men­te aque­llas en­tra­das ge­ne­ra­das en sue­lo nor­te­ame­ri­cano.

Se pro­po­ne que las uti­li­da­des acu­mu­la­das de sub­si­dia­rias do­mi­ci­lia­das en el ex­te­rior, de so­cie­da­des es­ta­dou­ni­den­ses que no han pa­ga­do im­pues­tos en Es­ta­do Uni­dos, de­ven­guen un im­pues­to fi­jo.

El tri­bu­to que se can­ce­la­ría una úni­ca vez, y se­ría de 14% so­bre ac­ti­vos y 7% so­bre el efec­ti­vo a re­pa­triar.

El ob­je­ti­vo es co­brar im­pues­tos so­bre esas uti­li­da­des que per­ma­ne­cen fue­ra de EE. UU.

Por ejem­plo, se es­ti­ma que so­la­men­te en 2016 las cin­co com­pa­ñías más gran­des de es­te país re­te­nían más de $500 bi­llo­nes sin tri­bu­tar, ex­pli­có Ran­dall Ma­driz, so­cio de la fir­ma de abo­ga­dos Pacheco Co­to.

Tam­bién, co­mo me­di­da an­ti­elu­sión, el pro­yec­to in­clu­ye nor­mas pa­ra evi­tar la ero­sión de im­pues­tos por par­te de em­pre­sas que ope­ran en ju­ris­dic­cio­nes de nu­la o es­ca­sa tri­bu­ta­ción.

Hay otras me­di­das que han si­do me­nos pu­bli­ci­ta­das, pe­ro que tam­bién quie­ren me­jo­rar la com­pe­ti­ti­vi­dad nor­te­ame­ri­ca­na.

De la mano con el plan fiscal, Trump quie­re im­pul­sar un am­bien­te pa­ra que las com­pa­ñiás abran sus puer­tas, pro­mo­ver la in­dus­tria de la ener­gía de mo­do que ba­je el cos­to de su­mi­nis­tro eléc­tri­co y dis­mi­nuir los tiem­pos de tras­la­do me­dian­te in­ver­sión en in­fra­es­truc­tu­ra.

Por el la­do de per­so­nas, con el pro­yec­to fiscal, los ran­gos de im­pues­tos pa­sa­rían de sie­te a cua­tro, de mo­do que el im­pues­to sea pro­gre­si­vo pa­ra que pa­guen más los que tie­nen más; al me­nos es lo que pre­ten­de.

Lo an­te­rior se tra­du­ce en que más gen­te en­tra en las ca­te­go­rías más ba­jas: la ma­yor par­te de cla­se me­dia ve­rá una re­duc­ción, al­gu­nos más que otros.

Ade­más, au­men­tan el ni­vel de cré­di­to que se pue­de acre­di­tar con un me­nor im­pues­to por ca­da hi­jo de la fa­mi­lia.

Los po­si­bles im­pac­tos

En la ace­ra lo­cal, al me­nos en un cor­to pla­zo, no se ve una co­rri­da de em­pre­sas es­ta­dou­ni­den­ses ha­cia Es­ta­dos Uni­dos.

Las com­pa­ñías de­be­rán va­lo­rar mu­chos otros ele­men­tos an­tes de to­mar una de­ci­sión de es­te ti­po; en­tre ellos có­mo evo­lu­cio­na­rá la eco­no­mía es­ta­dou­ni­den­se y cuá­les son los cos­tos en ca­da país, ex­pli­có Fran­cis­co Vi­lla­lo­bos, so­cio de Im­pues­tos y Le­gal, de De­loit­te.

No obs­tan­te, es­ta po­si­ble re­for­ma es un lla­ma­do de aler­ta a las au­to­ri­da­des de Cos­ta Ri­ca.

La apues­ta de Es­ta­dos Uni­dos es cla­ra. Esa na­ción quie­re for­ta­le­cer su com­pe­ti­ti­vi­dad in­ter­na­cio­nal y es­to pue­de po­ner en aprie­tos a eco­no­mías co­mo la nues­tra, que to­da­vía tie­nen una fuer­te de­pen­den­cia del com­por­ta­mien­to de ese país nor­te­ame­ri­cano.

Una re­duc­ción de im­pues­tos a em­pre­sas en sue­lo es­ta­dou­ni­den­se acen­túa la ne­ce­si­dad de re­do­blar es­fuer­zos pa­ra me­jo­rar la com­pe­ti­ti­vi­dad des­de el fren­te fiscal, la ofer­ta edu­ca­ti­va, la ca­li­dad de la edu­ca­ción, la fa­ci­li­ta­ción del co­mer­cio y la in­ver­sión, y la sim­pli­fi­ca­ción de trá­mi­tes, en­tre otros.

Apos­tar por los ser­vi­cios ge­ne­ra ri­que­za, pe­ro po­ca mul­ti­pli­ca­ción de em­pleo.

“Nuestros só­li­dos y con­sis­ten­tes re­sul­ta­dos en la atrac­ción y re­ten­ción de IED (In­ver­sión Ex­tran­je­ra Di­rec­ta) a lo lar­go de los años, son prue­ba feha­cien­te de las for­ta­le­zas de nues­tro sis­te­ma, pe­ro no hay du­da de que no po­de­mos des­cui­dar­los”, ex­pli­có Ale­xan­der Mo­ra, mi­nis­tro de Co­mer­cio Ex­te­rior.

A lo in­terno de Es­ta­dos Uni­dos tam­bién hay du­das so­bre el fu­tu­ro de la eco­no­mía nor­te­ame­ri­ca­na, en ca­so de que se aprue­be la re­for­ma.

Es­tos re­cor­tes se po­drían tra­du­cir en un ma­yor dé­fi­cit, en ca­so de que Trump no lo­gre la in­yec­ción de in­ver­sión y con­su­mo que es­pe­ra. En cam­bio, si la eco­no­mía cre­ce co­mo él lo pre­di­ce, más re­cur­sos dis­pa­ra­rán el cre­ci­mien­to y es­to com­pen­sa­ría la pér­di­da fiscal de una me­nor re­cau­da­ción.

Los opo­si­to­res cues­tio­nan si es­tos cam­bios fun­cio­na­rán se­gún lo pre­vis­to, por­que no exis­ten an­te­ce­den­tes que per­mi­tan afir­mar que un re­cor­te de es­te ti­po es ga­ran­tía de un cre­cien­te y sos­te­ni­do di­na­mis­mo eco­nó­mi­co.

“Lo que es­ta­mos ha­cien­do es de­ter­mi­nar el ti­po de país que va­mos a te­ner”. Paul Ryan Pd­te., Cam. de Re­pre­sen­tan­tes de Es­ta­dos Uni­dos “Nuestros só­li­dos y con­sis­ten­tes re­sul­ta­dos en la atrac­ción y re­ten­ción de IED a lo lar­go de los años, son prue­ba feha­cien­te de las for­ta­le­zas de nues­tro sis­te­ma”. Ale­xán­der Mo­ra Mi­nis­tro de Co­mer­cio Ex­te­rior (CR)

DOMINICK BALTODANO EF

DOMINICK BALTODANO EF

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.