Un ne­go­cio lla­ma­do “co­mi­da real”

El crea­dor pro­mo­cio­na una fi­lo­so­fía que nu­tre el cuer­po, al agri­cul­tor y al pla­ne­ta

El Financiero (Costa Rica) - - Desde Nueva York - Kim Se­ver­son MEMP­HIS, TEN­NES­SEE

Es fá­cil en­ten­der por qué al­gu­nas per­so­nas en es­ta ciu­dad de mú­si­ca soul y cos­ti­llas ado­ba­das en se­co no sa­ben qué pen­sar del mul­ti­mi­llo­na­rio tec­no­ló­gi­co al­to y con enor­me som­bre­ro vaquero blan­co, quien ha es­ta­do abrien­do res­tau­ran­tes y com­pran­do te­rre­nos que so­lían pro­du­cir al­go­dón.

Kim­bal Musk, de 45 años, se hi­zo ri­co tra­ba­jan­do en el sec­tor tec­no­ló­gi­co al la­do de su her­mano ma­yor Elon. Aho­ra, quie­re ha­cer por los ali­men­tos lo que su her­mano ha he­cho por los au­tos eléc­tri­cos y los via­jes es­pa­cia­les.

Aun­que Musk tie­ne ope­ra­cio­nes de co­mi­da en Co­lo­ra­do, don­de vi­ve, así co­mo en ciu­da­des que in­clu­yen a Chica­go y Los Án­ge­les, se ha enamo­ra­do de lu­ga­res co­mo Ten­nes­see y Ohio —par­tes de Es­ta­dos Uni­dos que él cree es­tán más que lis­tas pa­ra una re­vo­lu­ción en ali­men­ta­ción y agri­cul­tu­ra.

Musk pro­mo­cio­na una fi­lo­so­fía que él lla­ma “co­mi­da real”, que nu­tre el cuer­po, al agri­cul­tor y al pla­ne­ta. No sue­na muy di­fe­ren­te a lo que han pre­di­ca­do du­ran­te años to­das las per­so­nas que al­gu­na vez han ayu­da­do a ini­ciar un mer­ca­do ro­dan­te o un huer­to co­mu­ni­ta­rio.

Pe­ro Musk tie­ne gran­des ideas so­bre lo que a la gen­te del Va­lle del Si­li­cio le gus­ta lla­mar el es­pa­cio de co­mi­da, que pa­ra él es tan emo­cio­nan­te co­mo lo era la In­ter­net en 1995.

“Nun­ca he­mos vis­to es­te ti­po de in­no­va­ción en torno a la co­mi­da”, di­jo.

Quie­re crear una red de ini­cia­ti­vas em­pre­sa­ria­les, edu­ca­ti­vas y agrí­co­las su­fi­cien­te­men­te fuer­tes pa­ra vol­ver a lle­var al sis­te­ma ali­men­ta­rio a uno ba­sa­do en ali­men­tos sa­nos y lo­ca­les cul­ti­va­dos en tie­rras li­bres de quí­mi­cos.

“El ali­men­to es es­te re­ga­lo her­mo­so que nos da­mos tres ve­ces al día, pe­ro no se po­dría di­se- ñar un peor sis­te­ma ali­men­ta­rio que el que te­ne­mos”, di­ce con fre­cuen­cia a sus pú­bli­cos. Ba­jo una mar­ca lla­ma­da The Kit­chen, Musk es­tá gas­tan­do mi­llo­nes de dó­la­res en un por­ta­fo­lio de pro­yec­tos re­la­cio­na­dos con los ali­men­tos.

Enamo­ra­do de la co­ci­na

A Musk lo mo­ti­va más co­ci­nar que el amor por un buen al­go­rit­mo. Cuan­do cre­cía en Pre­to­ria, Sudáfrica, se ini­ció en la co­ci­na a los 12 años. Se gra­duó de la uni­ver­si­dad en Ca­na­dá y ga­nó su pri­me­ra for­tu­na en 1999, cuan­do él y su her­mano ven­die­ron Zip2 —un ser­vi­cio de ma­peo di­gi­tal que ayu­da­ba a pe­rió­di­cos, en­tre ellos The New York Ti­mes, a pro­du­cir guías de ciu­da­des en lí­nea— a Com­paq Com­pu­ter en $307 mi­llo­nes.

Se vol­vió in­ver­sio­nis­ta en las otras ini­cia­ti­vas de su her­mano, que in­clu­yen a Pa­yPal y Tes­la. Musk se mu­dó del Va­lle del Si­li­cio a Nue­va York y se ins­cri­bió en el Ins­ti­tu­to Cu­li­na­rio Fran­cés (hoy Cen­tro Cu­li­na­rio In­ter­na­cio­nal). Tras los ata­ques del 11 de se­tiem­bre, pa­só seis se­ma­nas co­mo vo­lun­ta­rio, tra­ba­jan­do co­mo co­ci­ne­ro pa­ra los bom­be­ros. Fi­nal­men­te en­ten­dió, di­jo, el víncu­lo en­tre co­mi­da y co­mu­ni­dad.

Musk ha ini­cia­do una ca­de­na de res­tau­ran­tes hi­per­lo­ca­les lla­ma­da Next Door. Los me­nús pre­sen­tan sal­món sil­ves­tre, ham­bur­gue­sas de carne de res lo­cal cria­da en pas­tu­ra y enor­mes en­sa­la­das grie­gas con ver­du­ras de gran­jas cer­ca­nas. Los pre­cios de los pla­tos fuer­tes pro­me­dian $14.

Tam­bién es­tá pro­ban­do Kit­che­net­te, un pe­que­ño lo­cal de co­mi­da pa­ra lle­var en Memp­his que ven­de co­mi­das pro­du­ci­das lo­cal­men­te y bien pre­pa­ra­das en al­re­de­dor de $5. La di­vi­sión sin fi­nes de lu­cro de Musk, The Kit­chen Com­mu­nity, ha pues­to huer­tos de apren­di­za­je en 100 es­cue­las de Memp­his, a los que su­mi­nis­tra per­so­nal y ma­te­ria­les. Ca­da uno cues­ta al­re­de­dor de $40.000, di­ne­ro que pro­vie­ne de la Fun­da­ción Musk y de do­na­do­res lo­ca­les.

Ha co­lo­ca­do sus huer­tos en es­cue­las en Los Án­ge­les, Chica­go y Pit­ts­burgh, Pennsyl­va­nia. Pa­ra el 2020, es­pe­ra te­ner­los en mil es­cue­las. La idea es en­se­ñar a los jó­ve­nes a cul­ti­var ver­du­ras de ho­ja ver­de con úni­ca­men­te agua en­ri­que­ci­da y lu­ces LED en con­te­ne­do­res de car­ga, y ven­der la le­chu­ga y la col ri­za­da a res­tau­ran­tes lo­ca­les.

El año pa­sa­do, el pro­yec­to ar­mó 10 con­te­ne­do­res en el ba­rrio neo­yor­quino de Brooklyn, ca­da uno ca­paz de pro­du­cir la mis­ma can­ti­dad de hor­ta­li­zas que apro­xi­ma­da­men­te una hec­tá­rea de tie­rra.

El as­cen­so de Musk ha sub­ra­ya­do una rup­tu­ra ge­ne­ra­cio­nal que en­fren­ta a los tra­di­cio­na­lis­tas que dan la es­pal­da a as­pec­tos de la cien­cia ali­men­ta­ria emer­gen­te con­tra una nue­va olea­da de re­bel­des de los ali­men­tos que no han aco­gi­do los pa­pe­les que jue­gan la historia, el sa­bor y el pla­cer, di­jo Ga­rrett Broad, pro­fe­sor en la Uni­ver­si­dad Ford­ham, en Nue­va York.

“Alguien co­mo Kim­bal Musk po­dría ser un puen­te im­por­tan­te pa­ra unir al­gu­nas de es­tas ideas”, di­jo Broad.Tal vez, di­ce Musk. Cree en el po­der de la tec­no­lo­gía tan­to co­mo cual­quie­ra en el Va­lle del Si­li­cio. Pe­ro en el fon­do, es un co­ci­ne­ro.

BEN­JA­MIN NOR­MAN/NYTMK PA­RA EF

Squa­re Roots fue ini­cia­do por Kim­bal Musk, empresario e in­ver­sio­nis­ta, con la idea de ca­pa­ci­tar a jó­ve­nes agri­cul­to­res pa­ra cul­ti­var ver­du­ras con na­da más que agua y luz LED.

BEN­JA­MIN NOR­MAN/NYTMK PA­RA EF

En Squa­re Roots los pro­duc­tos se cul­ti­van en 10 con­te­ne­do­res, en don­de son me­jo­ra­dos pa­ra lue­go ven­der la le­chu­ga y la col ri­za­da a los res­tau­ran­tes lo­ca­les y tra­ba­ja­do­res de ofi­ci­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.