An­tes de pen­sar en el retiro, pien­sa en un ne­go­cio

Me apa­sio­na vol­ver­me un hom­bre de ne­go­cios exi­to­so y creo que dis­fru­ta­ría los be­ne­fi­cios de ser ri­co. Sin em­bar­go, a mis 52 años me pre­gun­to si es­toy de­ma­sia­do vie­jo pa­ra con­ver­tir­me en empresario. ¿Qué pien­sas?

El Financiero (Costa Rica) - - Gerencia - Step­hen Sa­muel, In­dia

“Lan­zar una com­pa­ñía im­pli­ca lar­gas ho­ras de tra­ba­jo ar­duo y, por lo me­nos al prin­ci­pio, qui­zá no mu­cho di­ne­ro. Si las re­com­pen­sas eco­nó­mi­cas son tu mo­ti­vo prin­ci­pal o úni­co pa­ra co­men­zar un ne­go­cio, no pier­das tu tiem­po. Des­cu­bre lo que te apa­sio­na”.

Esa es una pre­gun­ta muy in­tere­san­te, Step­hen. Es­toy se­gu­ro de que ya les has pre­gun­ta­do a otras per­so­nas y que mu­chas te han di­cho que ni te mo­les­tes en ha­cer­lo. Una vez que pa­sas los 50 años to­dos es­pe­ran que co­mien­ces a pla­near tu retiro. Lo me­nos que de­bes ha­cer es lan­zar­te a una nue­va aven­tu­ra.

Pues bien, yo es­toy en com­ple­to desacuer­do con eso. Cuan­do cum­plí 65 años, me pre­gun­ta­ron, de nue­vo, si te­nía pla­nes de re­ti­rar­me, y yo les di­je otra vez que no. Me si­gue en­can­tan­do di­ri­gir el Vir­gin Group y no de­seo de­te­ner­me pron­to.

Nun­ca se es de­ma­sia­do vie­jo pa­ra co­men­zar un nue­vo ne­go­cio y lle­var­lo bien (siem­pre que la sa­lud te lo per­mi­ta, por su­pues­to), y las es­ta­dís­ti­cas es­tán de mi la­do. Los da­tos de la ofi­ci­na del Reino Uni­do de Es­ta­dís­ti­cas Na­cio­na­les mues­tran que ca­si 1,8 mi­llo­nes de per­so­nas de más de 50 años eran au­to­em­plea­dos en 2015. Asi­mis­mo, de acuer­do con una en­cues­ta rea­li­za­da por Age UK, el 70% de los ne­go­cios co­men­za­dos por per­so­nas de más de 50 años du­ran por lo me­nos cin­co años, en con­tras­te con so­lo el 28% de los lan­za­dos por nue­vos em­pre­sa­rios: un au­men­to sor­pren­den­te des­de 1996, cuan­do re­pre­sen­ta­ban so­lo el 15%. Así que, Step­hen, cier­ta­men­te no es­tás so­lo al pen­sar en em­pe­zar un ne­go­cio en una eta­pa tar­día de tu vi­da.

De he­cho, al­gu­nas de las em­pre­sas más exi­to­sas del mun­do fue­ron fun­da­das por per­so­nas de más edad de la que qui­zá ima­gi­na­bas. Henry Ford te­nía ca­si 40 años cuan­do co­men­zó su em­pre­sa au­to­mo­triz; Char­les Ran­lett Flint ini­ció el ne­go­cio de compu­tación que lue­go se con­vir­tió en IBM a los 61 años; y el co­ro­nel Har­land Da­vid San­ders te­nía 62 cuan­do abrió Ken­tucky Fried Chich­ken. Tu me­jor épo­ca no ha ter­mi­na­do, Step­hen. Por el con­tra­rio, qui­zá es­tás lle­gan­do a tu me­jor mo­men­to. Hay ven­ta­jas reales al em­pe­zar un ne­go­cio co­mo una per­so­na ma­yor, y una im­por­tan­te es to­do el ba­ga­je de ex­pe­rien­cia que muy pro­ba­ble­men­te tie­nes. Ya has tra­ba­ja­do du­ran­te mu­chos años, y qui­zá pa­ra dis­tin­tos pa­tro­nes. Así que to­ma to­do el co­no­ci­mien­to ob­te­ni­do y úsa­lo pa­ra crear el me­jor ne­go­cio que pue­das.

Pien­sa en lo que no te gus­ta­ba de las em­pre­sas pa­ra las que tra­ba­jas­te en el pa­sa­do, y có­mo lo cam­bia­rías. Con­si­de­ra a los due­ños de es­tos ne­go­cios y si tra­ta­ban de im­pul­sar el bie­nes­tar de su per­so­nal. ¿Crea­ban am­bien­tes de tra­ba­jo di­ver­ti­dos u ofre­cían po­lí­ti­cas de des­can­so anual ge­ne­ro­sas? ¿Ha­bía arre­glos de ho­ra­rio fle­xi­bles pa­ra los nue­vos aso­cia­dos? Lo her­mo­so de co­men­zar una em­pre­sa, in­de­pen­dien­te­men­te de tu edad, es que pue­des de­ci­dir su pos­tu­ra en es­te ti­po de cues­tio­nes.

Una de tus prio­ri­da­des al lan­zar una em­pre­sa de­be ser es­co­ger a la gen­te co­rrec­ta. Ne­ce­si­tas un

equi­po en el que pue­das con­fiar, uno que pue­da con­ver­tir tu idea en reali­dad. A me­nu­do di­go que siem­pre de­bes con­tra­tar pen­san­do en com­ba­tir tus de­bi­li­da­des. Apren­dí pron­to que de­bía de­le­gar cier­tas ta­reas a otras per­so­nas. En la es­cue­la ha­bía co­sas que en ver­dad se me di­fi­cul­ta­ban, co­mo las ma­te­má­ti­cas, por­que era dis­lé­xi­co. Más tar­de, co­mo hom­bre de ne­go­cios, una de las pri­me­ras per­so­nas que con­tra­té fue un con­ta­dor.

Sin em­bar­go, an­tes de preo­cu­par­te por las con­tra­ta­cio­nes u otras de­ci­sio­nes im­por­tan­tes, tó­ma­te tu tiem­po pa­ra con­si­de­rar por qué quie­res co­men­zar un ne­go­cio en pri­mer lu­gar. Di­ces que quie­res con­ver­tir­te en un hom­bre de ne­go­cios exi­to­so pa­ra dis­fru­tar las re­com­pen­sas que ello trae con­si­go, pe­ro yo creo que nun­ca hay que ini­ciar un ne­go­cio so­lo pa­ra ga­nar di­ne­ro. Por so­bre to­das las co­sas, tu tra­ba­jo de­be apa­sio­nar­te.

Lan­zar una com­pa­ñía im­pli­ca lar­gas ho­ras de tra­ba­jo ar­duo y, por lo me­nos al prin­ci­pio, qui­zá no mu­cho di­ne­ro. Si las re­com­pen­sas eco­nó­mi­cas son tu mo­ti­vo prin­ci­pal o úni­co pa­ra co­men­zar un ne­go­cio, no pier­das tu tiem­po.

En cam­bio, des­cu­bre lo que te apa­sio­na y los pro­ble­mas que quie­res re­sol­ver; en­ton­ces, crea un ne­go­cio que sor­pren­da y de­lei­te a tus clien­tes. Haz eso y te be­ne­fi­cia­rás más allá de lo fi­nan­cie­ro. Si tie­nes una gran idea –y la pasión pa­ra ir tras ella– na­da po­drá de­te­ner­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.