Abrien­do bre­cha

En el país, tres fir­mas del sec­tor es­tán li­de­ra­das por mu­je­res

El Financiero (Costa Rica) - - Portada - Kris­sia Cha­cón kris­sia.cha­con@el­fi­nan­cie­rocr.com

Ine­ke Gee­sink, de Mi­cro­soft; An­drea Co­rra­les, de Hua­wei Cos­ta Ri­ca; y Johan­na Es­co­bar, de Telefónica, son las en­car­ga­das de di­ri­gir las ope­ra­cio­nes de es­tas fir­mas en el país.

En un país en el que exis­te ma­yor po­si­bi­li­dad de que un ge­ren­te ge­ne­ral se lla­me Car­los en lu­gar de Kar­la, tres mu­je­res lo­gra­ron rom­per el te­cho de vi­drio en la in­dus­tria tec­no­ló­gi­ca.

El sec­tor pa­de­ce a ni­vel mun­dial y lo­cal de una ba­ja par­ti­ci­pa­ción fe­me­ni­na. Es un fe­nó­meno que se no­ta des­de las au­las uni­ver­si­ta­rias.

A pe­sar de es­te pa­no­ra­ma, en EF en­tre­vis­ta­mos a tres mu­je­res que lo­gra­ron su­pe­rar las ba­rre­ras sa­la­ria­les, de gé­ne­ro y de es­pe­cia­li­za­ción al lle­gar a ocu­par pues­tos de al­ta ge­ren­cia. Ellas son Ine­ke Gee­sink, ge­ren­te país de Mi­cro­soft; An­drea Co­rra­les, ge­ren­te de ter­mi­na­les de Hua­wei Cos­ta Ri­ca; y Johan­na Es­co­bar, di­rec­to­ra país de Telefónica.

Con equi­dad los ne­go­cios ga­nan

Las tres con­cuer­dan en que la equi­dad de gé­ne­ro y di­ver­si­dad de pensamiento re­sul­tan ser ven­ta­jo­sa pa­ra los ne­go­cios.

Ine­ke Gee­sink es una eje­cu­ti­va con una tra­yec­to­ria de ca­si 20 años en Mi­cro­soft y con ex­pe­rien­cia en el desa­rro­llo de es­tra­te­gias de pro­duc­to, ven­tas y mar­ke­ting tan­to pa­ra Cos­ta Ri­ca co­mo pa­ra Amé­ri­ca Cen­tral, Amé­ri­ca del Sur y Caribe.

Las po­si­bi­li­da­des de es­ta eje­cu­ti­va co­men­za­ron a des­pe­gar gra­cias a las po­lí­ti­cas de in­clu­sión de Mi­cro­soft.

En es­ta com­pa­ñía cuen­tan con pro­gra­mas que in­clu­yen asig­na­cio­nes adi­cio­na­les pa­ra en­tre­nar­se y apren­der fun­cio­nes de pues­tos su­pe­rio­res. Tam­bién se ase­gu­ran de la par­ti­ci­pa­ción fe­me­ni­na en las va­can­tes den­tro de la com­pa­ñía.

An­drea Co­rra­les, lle­gó a Hua­wei en 2013 cuan­do la com­pa­ñía con­ta­ba con tan so­lo tres per­so­nas pa­ra Cos­ta Ri­ca. En ese mo­men­to ella ocu­pó el pues­to de ge­ren­te de ven­tas.

Dos años des­pués ella fue nom­bra­da co­mo la di­rec­to­ra de la di­vi­sión Con­su­mer Bu­si­ness Group. Co­rra­les es la úni­ca mu­jer que ocu­pa es­te pues­to a ni­vel mun­dial en Hua­wei.

“Yo co­mo ge­ren­te creo en un equi­po ba­lan­cea­do. Es un mi­to que so­mos igua­les, lo que sí es cier­to es que es­ta­mos en igual­dad de ca­pa­ci­da­des, pe­ro apor­ta­mos co­sas di­fe­ren­tes. Un equi­po tie­ne que es­tar com­pues­to por hom­bres y mu­je­res en la al­ta ge­ren­cia”, di­jo Co­rra­les.

En Telefónica tam­bién con­si­de­ran la equi­dad de gé­ne­ro en pues­tos de man­do, así lo di­jo Johan­na Es­co­bar, di­rec­to­ra país de es­ta fir­ma.

Es­co­bar tie­ne 20 años de tra­ba­jar en Telefónica. Ella es gua­te­mal­te­ca, más­ter en ad­mi­nis­tra­ción de em­pre­sas y re­cur­sos humanos.

Asu­mió la di­rec­ción de la com­pa­ñía pa­ra Cos­ta Ri­ca en el 2016 y an­te­rior­men­te se desem­pe­ñó co­mo di­rec­to­ra de ex­pe­rien­cia de clien­tes pa­ra Telefónica Cen­troa­mé­ri­ca.

“Te­ne­mos un com­pro­mi­so en la al­ta di­rec­ción pa­ra apro­ve­char el gé­ne­ro. Con­si­de­ra­mos que la di­ver­si­dad es al­go es­tra­té­gi­co y es par­te del plan res­pon­sa­ble de la com­pa­ñía”, afir­mó Es­co­bar.

En Telefónica ga­ran­ti­zan que en to­dos los pues­tos va­can­tes den­tro de la fir­ma ha­ya al me­nos la pre­sen­cia de una mu­jer pa­ra efec­tuar el pro­ce­so de re­clu­ta­mien­to.

Di­se­ñe un plan

Las tres coin­ci­den en que sus nom­bra­mien­tos no fue­ron una cues­tión for­tui­ta, sino que des­de el di­se­ño de su plan pro­fe­sio­nal ya con­tem­pla­ban lle­gar a un pues­to de al­to man­do.

Las mu­je­res tie­nen la res­pon­sa­bi­li­dad en sa­ber a qué as­pi­ran, co­no­cer sus ha­bi­li­da­des y co­mu­ni­car­le a sus je­fes que les in­tere­sa lle­gar a un pues­to de ge­ren­cia, re­co­men­dó Gee­sink.

La crian­za es un fac­tor que re­sul­ta cla­ve a la ho­ra de efec­tuar un plan de ca­rre­ra de­bi­do a que, nor­mal­men­te, al hom­bre se le es­ti­mu­la el pensamiento crea­ti­vo y cien­tí­fi­co con ju­gue­tes co­mo di­no­sau­rios, le­gos, as­tro­nau­tas... Mien­tras que a la mu­jer se le fo­men­ta el cui­do con mu­ñe­cas.

En Cos­ta Ri­ca, da­tos de la Coa­li­ción Cos­ta­rri­cen­se de Ini­cia­ti­vas de Desa­rro­llo (Cin­de) se­ña­lan que las áreas con ma­yor de­man­da de em­pleo son las in­ge­nie­rías. Se­gún la ba­se de da­tos Hi­pa­tia del Es­ta­do de la Na­ción, las mu­je­res son ape­nas el 26% de los pro­fe­sio­na­les en informática, u 32% en in­ge­nie­ría in­dus­trial, el 11% en in­ge­nie­ría eléc­tri­ca y elec­tró­ni­ca, y el 7% en in­ge­nie­ría me­cá­ni­ca.

Uno de los ejem­plos que brin­dó Co­rra­les es­tá en su ex­pe­rien­cia de con­tra­ta­ción de per­so­nal. Ella afir­mó que tie­ne un pla­za va­can­te y so­lo ha re­ci­bi­do so­li­ci­tu­des de hom­bres; es­to com­pli­ca ele­var la par­ti­ci­pa­ción fe­me­ni­na.

De­jar atrás la ti­mi­dez

Pa­ra as­pi­rar a un pues­to ge­ren­cial, es­tas mu­je­res lí­de­res di­cen que es ne­ce­sa­rio de­jar la ti­mi­dez y apos­tar por el ma­yor cre­ci­mien­to pro­fe­sio­nal.

“El cie­lo es el lí­mi­te”, fue una fra­se que usa­ron las tres.

Ellas en su día a día es­tán acos­tum­bra­das a li­de­rar pro­ce­sos de re­clu­ta­mien­to y han vis­to có­mo los hom­bres, en la ma­yo­ría de los ca­sos, son más arries­ga­dos.

Si un hom­bre ve que de cin­co re­qui­si­tos so­lo cum­ple tres, no le im­por­ta, y de igual for­ma par­ti­ci­pa pa­ra ob­te­ner un as­cen­so. Si una mu­jer cum­ple con so­lo cua­tro, de­ci­de que­dar­se en su pues­to.

“No to­do se le pue­de acha­car a las em­pre­sas, mu­chas ve­ces so­mos las mu­je­res. Ne­ce­si­ta­mos cambiar el pensamiento, ser más arries­ga­das, y tam­bién las mu­je­res que ya he­mos lle­ga­do a pues­tos ge­ren­cia­les, te­ne­mos que ten­der­le la mano a las que vie­nen”, agre­gó Co­rra­les.

En la ex­pe­rien­cia de es­tas mu­je­res, han te­ni­do que ser fir­mes con su cri­te­rio y de­mos­trar do­ble­men­te sus ca­pa­ci­da­des pa­ra lle­gar a li­de­rar.

“En Cos­ta Ri­ca ya he­mos su­pe­ra­do la me­ta, más del 50% de pues­tos son li­de­ra­dos por mu­je­res. Es­pe­ra­mos que po­da­mos ser un ejem­plo pa­ra ayu­dar a otras or­ga­ni­za­cio­nes pa­ra in­no­var y abor­dar el te­ma de gé­ne­ro”, di­jo Ba­rran­tes.

“En el país ur­ge una ma­yor ar­ti­cu­la­ción en­tre po­lí­ti­cas so­cia­les y po­lí­ti­cas edu­ca­ti­vas, de em­pleo y de com­pe­ti­ti­vi­dad co­mo, por ejem­plo, im­ple­men­tar ini­cia­ti­vas de orien­ta­ción vo­ca­cio­nal que mo­ti­ven a las mu­cha­chas a es­co­ger una for­ma­ción téc­ni­ca que au­men­te sus pro­ba­bi­li­da­des de in­ser­tar­se en el mun­do la­bo­ral, di­jo Ma­ría San­tos”, coor­di­na­do­ra de Hi­pa­tia.

La im­por­tan­cia de in­cor­po­rar a más mu­je­res en las áreas de Cien­cia y Tec­no­lo­gía no es so­lo un asun­to de equi­dad.

Los im­pe­di­men­tos pa­ra que más mu­je­res se for­men en es­tas dis­ci­pli­nas pri­van a la so­cie­dad cos­ta­rri­cen­se de ta­len­to ca­li­fi­ca­do, que ya de por sí es es­ca­so.■■

JOHN DU­RÁN / MA­YE­LA LÓ­PEZ / MELISSA FER­NÁN­DEZ EF

JOHN DU­RÁN EF MA­YE­LA LÓ­PEZ EF

MELISSA FER­NÁN­DEZ EF

Ine­ke Gee­sink de Mi­cro­soft; An­drea Co­rra­les de Hua­wei Cos­ta Ri­ca y Johan­na Es­co­bar de Telefónica.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.