HA­BLE CON SUS HI­JOS SO­BRE POR QUÉ TRA­BA­JA TAN­TO

El Financiero (Costa Rica) - - Gerencia -

Al­gu­nas ve­ces a los pa­dres que tra­ba­jan les preo­cu­pa es­tar de­cep­cio­nan­do a sus hi­jos por­que pa­san de­ma­sia­do tiem­po en la ofi­ci­na. Una vez que sus hi­jos ten­gan la edad su­fi­cien­te pa­ra en­ten­der­lo, abor­de es­ta preo­cu­pa­ción me­dian­te un diá­lo­go di­rec­to, abier­to y ho­nes­to. Sea fran­co con ellos so­bre las pre­sio­nes que sien­te y lo que real­men­te quie­re. No cul­pe a su em­pre­sa por las oca­sio­nes en las que no pue­de ser fle­xi­ble ni por es­tar es­tre­sa­da en ca­sa; lo úl­ti­mo que quie­re es en­se­ñar­les a sus hi­jos a des­pre­ciar la idea del tra­ba­jo. En cam­bio, pon­ga el ejem­plo. Ayu­de a sus hi­jos a en­ten­der que el tiem­po que pa­sa ale­ja­do de ellos es una for­ma en la que con­tri­bu­ye a la fa­mi­lia. Ha­ble so­bre la pasión que sien­te por su tra­ba­jo y las ha­bi­li­da­des que ha desa­rro­lla­do pa­ra so­bre­sa­lir pro­fe­sio­nal­men­te. Si es­tá pa­san­do por un mo­men­to par­ti­cu­lar­men­te aje­trea­do, ex­plí­que­les a sus hi­jos que quie­re po­ner­los pri­me­ro y que, cuan­do no pue­da, tam­bién es di­fí­cil pa­ra us­ted. Sen­tir­se tris­tes jun­tos ha­ce que ten­gan una co­ne­xión, lo que los ayu­da­rá a en­ten­der que su au­sen­cia oca­sio­nal no es un re­fle­jo de su amor por ellos.■■

ADAP­TA­DO DE 4 CONVERSATIONS EVERY OVERWHELMED WOR­KING PARENT SHOULD HA­VE, DE JO­SEPH GRENNY Y BRITTNEY MAXFIELD.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.