El Có­di­go Pro­ce­sal Ci­vil lle­ga con nue­vos re­tos

La in­tro­duc­ción de la ora­li­dad es­tá en­tre las prin­ci­pa­les in­no­va­cio­nes

El Financiero (Costa Rica) - - Legales - Jai­me Jiménez Uma­ña editor@el­fi­nan­cie­rocr.com

Des­de el pa­sa­do 9 de oc­tu­bre, en­tró en vi­gen­cia el nue­vo Có­di­go Pro­ce­sal Ci­vil (NCPC), ley nú­me­ro 9.342, el cual de­ro­ga ca­si en un 90% el an­ti­guo Có­di­go Pro­ce­sal Ci­vil.

El nue­vo Có­di­go fue apro­ba­do en el 2016 por la Asam­blea Le­gis­la­ti­va y en­tra a re­gir 30 me­ses des­pués de su pu­bli­ca­ción en el dia­rio ofi­cial La Ga­ce­ta.

En­tre las prin­ci­pa­les in­no­va­cio­nes que se in­tro­du­cen con es­te có­di­go, en­con­tra­mos la ora­li­dad, con es­tas nue­vas re­glas, se pre­ten­de mo­der­ni­zar y ace­le­rar los procesos, en be­ne­fi­cio de to­das aque­llas per­so­nas que en­fren­tan un pro­ce­di­mien­to ci­vil en la ac­tua­li­dad.

Se pre­ten­de que a par­tir de es­ta re­for­ma los pla­zos de los pro­ce­di­mien­tos, que an­tes tar­da­ban años en re­sol­ver­se, se re­duz­can con­si­de­ra­ble­men­te.

Es­to per­mi­ti­ría que las per­so­nas ten­gan los re­sul­ta­dos de sus de­man­das en un pla­zo rá­pi­do y ágil, al tiem­po que evi­ta­ría la ex­ten­sa tra­mi­to­ma­nía en ca­sos co­mo, por ejem­plo, desahu­cios re­si­den­cia­les y co­bros por di­ne­ra­rios.

El nue­vo Có­di­go Pro­ce­sal Ci­vil se di­vi­dió en dos li­bros. En el pri­mer li­bro es­tán con­te­ni­das to­das las dis­po­si­cio­nes ge­ne­ra­les y apli­ca­bles a to­dos los procesos ci­vi­les, ta­les co­mo prin­ci­pios pro­ce­sa­les, re­gla­men­ta­ción de las au­dien­cias ora­les, su­je­tos pro­ce­sa­les y com­pe­ten­cias, re­glas ge­ne­ra­les de la prue­ba y me­dios de im­pug­na­ción, en­tre otras.

El li­bro se­gun­do se des­ti­nó a la nor­ma­ti­va apli­ca­ble a ca­da uno de los procesos en es­pe­cí­fi­co. En es­te li­bro po­de­mos en­con­trar las nor­mas apli­ca­bles a ca­da uno de los jui­cios co­mo procesos or­di­na­rios, su­ma­rios de desahu­cio, in­ter­dic­tos y mo­ni­to­rios, en­tre otros. Ade­más, se eli­mi­nó el pro­ce­so abre­via­do.

Con es­te có­di­go se pre­ten­de que el sis­te­ma pro­ce­sal se lle­ve a ca­bo en au­dien­cias ora­les (au­dien­cia pre­li­mi­nar y jui­cio) de ma­ne­ra sen­ci­lla, lo cual fa­vo­re­ce­rá a un dic­ta­do de sen­ten­cias de ma­ne­ra más rá­pi­da, di­ná­mi­ca y efi­caz.

La nor­ma­ti­va se ela­bo­ró ba­sán­do­se en los prin­ci­pios de igual­dad pro­ce­sal, ora­li­dad, pu­bli­ci­dad, in­me­dia­ción y con­cen­tra­ción.

Cam­bios

En­tre las prin­ci­pa­les mo­di­fi­ca­cio­nes con­te­ni­das en el nue­vo có­di­go, po­de­mos en­con­trar las si­guien­tes:

Co­mo unos de los prin­ci­pios rec­to­res del Có­di­go, es­tá la ora­li­dad, no obs­tan­te se man­tie­ne una se­rie de ac­tos pro­ce­sa­les es­cri­tos, pe­ro am­plian­do una se­rie de ac­ti­vi­da­des en fa­ses ora­les.

Co­mo no­ve­dad, se in­tro­du­ce la de­man­da im­pro­po­ni­ble. Con es­ta nue­va fi­gu­ra, se otor­ga la fa­cul­tad del juez, pa­ra que tan­to de ofi­cio co­mo a so­li­ci­tud de par­te, se de­cla­re una de­man­da co­mo im­pro­po­ni­ble, en vir­tud de una evi­den­te y ma­ni­fies­ta ca­ren­cia de pre­su­pues­tos ma­te­ria­les.

El Có­di­go rea­li­za mo­di­fi­ca­cio­nes sen­si­bles con res­pec­to al te­ma de la prue­ba. Uno de los prin­ci­pa­les cam­bios es la fa­ci­li­dad pro­ba­to­ria, con el fin de que pue­da ser el juez quien, en ca­sos par­ti­cu­la­res, de­fi­na cuál de las par­tes se en­cuen­tra en las me­jo­res con­di­cio­nes de apor­tar una de­ter­mi­na­da prue­ba.

Ade­más, el Có­di­go Pro­ce­sal Ci­vil in­tro­du­ce la fi­gu­ra de la ca­sa­ción en in­te­rés de la ju­ris­pru­den­cia, con la fi­na­li­dad de que, an­te fa­llos con­tra­dic­to­rios en­tre las Sa­las de Ca­sa­ción, la Corte Ple­na pue­de co­no­cer es­tos fa­llos y de­cre­tar una lí­nea ju­ris­pru­den­cial.

Es im­por­tan­te ha­cer no­tar que tan­to la Ley de Co­bro Ju­di­cial co­mo la Ley Mo­ne­ta­ria Arren­da­ti­cia fue­ron de­ro­ga­das con la en­tra­da en vi­gen­cia del Có­di­go Pro­ce­sal Ci­vil.

Desafíos

Es cla­ro que nos en­con­tra­mos an­te un cam­bio de pa­ra­dig­ma, con lo cual, ade­más, ne­ce­sa­ria­men­te se de­be­rán rea­li­zar mo­di­fi­ca­cio­nes a lo in­terno del Po­der Ju­di­cial.

Es­tos cam­bios po­drían in­cluir la res­truc­tu­ra­ción de los juz­ga­dos, la ca­pa­ci­ta­ción del per­so­nal y es­pe­cial­men­te de los jue­ces, así co­mo la com­pra e im­ple­men­ta­ción de me­dios elec­tró­ni­cos pa­ra la eje­cu­ción de las au­dien­cias ora­les.

An­te ta­les cam­bios, po­de­mos se­ña­lar que exis­te una al­ta ex­pec­ta­ti­va de par­te de los usua­rios, ya que se es­pe­ra una re­duc­ción en los tiem­pos de res­pues­ta por par­te de los tri­bu­na­les de jus­ti­cia y un be­ne­fi­cio con­si­de­ra­ble pa­ra to­das aque­llas per­so­nas que esperan una re­so­lu­ción ju­di­cial de­fi­ni­ti­va.

Es­tá en ma­nos de to­dos los ac­to­res que es­ta re­for­ma sur­ta los efec­tos desea­dos y se le pon­ga finn de una vez por to­dasn a la in­ter­mi­na­ble mo­ra ju­di­cial que hoy nos aque­ja.

De­be­rá ha­cer­se un es­fuer­zo des­de lo in­terno del Po­der Ju­di­cial has­ta los abo­ga­dos, que de­be­rán ca­pa­ci­tar­se pa­ra sa­car­le el ma­yor y me­jor pro­ve­cho a es­ta nue­va nor­ma­ti­va.■■ *Abo­ga­do de li­ti­gio de la fir­ma Sfe­ra Le­gal.

“Exis­te una al­ta ex­pec­ta­ti­va de los usua­rios, ya que se es­pe­ra una re­duc­ción en los tiem­pos de res­pues­ta por par­te de los tri­bu­na­les”.

SHUT­TERS­TOCK PA­RA EF

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.