Ma­gis­tra­dos a la car­ta

El Financiero (Costa Rica) - - Opinión - en­fo­ques@el­fi­nan­cie­rocr.com Cons­tan­tino Ur­cu­yo

La dis­cu­sión en torno a la re­for­ma fiscal ha exa­cer­ba­do los áni­mos de uno y otro la­do de la ace­ra.

Los sin­di­ca­lis­tas han ca­li­fi­ca­do a los ma­gis­tra­dos de pro pa­tro­na­les y al­gu­nos han des­le­gi­ti­ma­do a la Corte ar­gu­men­tan­do que sus de­ci­sio­nes obe­de­cen a in­tere­ses par­ti­cu­la­res.

La dis­cu­sión so­bre lo que cons­ti­tu­ye un in­te­rés ge­ne­ral o un in­te­rés sec­to­rial es vá­li­da, lo que no se va­le es con­de­nar las de­ci­sio­nes ju­di­cia­les acu­dien­do al pro­ce­so de in­ten­ción.

Por otra par­te, ¿quién declara, con va­li­dez ge­ne­ral e im­par­cia­li­dad, el bien co­mún y la le­gi­ti­mi­dad de las de­ci­sio­nes ju­di­cia­les?

Si los jue­ces fa­llan por in­tere­ses par­ti­cu­la­res eso es un de­li­to, y quien ten­ga prue­ba de ello que pre­sen­te las de­nun­cias; lo que no pro­ce­de es con­de­nar de pre­vio, y des­le­gi­ti­mar a una ins­ti­tu­ción esen­cial pa­ra la de­mo­cra­cia.

Des­pres­ti­gio. La cú­pu­la del Po­der Ju­di­cial tie­ne res­pon­sa­bi­li­dad en su des­pres­ti­gio.

Du­ran­te años pos­ter­ga­ron de­ci­sio­nes en ma­te­ria de pensiones, su po­lí­ti­ca sa­la­rial fue asi­mé­tri­ca, y ma­gis­tra­dos han si­do pro­ce­sa­dos, des­ti­tui­dos o san­cio­na­dos.

Na­da jus­ti­fi­ca el ata­que a la ins­ti­tu­ción co­mo tal, con­fun­dién­do­la con los ye­rros de al­gu­nos de sus in­te­gran­tes. Su de­mo­li­ción de­ja un va­cío, sin al­ter­na­ti­vas.

La idea de nom­brar jue­ces ad hoc pa­ra re­sol­ver la con­sul­ta fa­cul­ta­ti­va so­bre la re­for­ma de las fi­nan­zas pú­bli­cas es pe­li­gro­sa e in­cons­ti­tu­cio­nal (Ar­tícu­lo 35 cons­ti­tu­cio­nal), y abre la puer­ta pa­ra que ocu­rran acon­te­ci­mien­tos pe­no­sos que se han da­do en Amé­ri­ca La­ti­na, cuan­do los po­de­res ju­di­cia­les han es­tor­ba­do los pro­yec­tos de otros sec­to­res de la cla­se po­lí­ti­ca.

Dic­ta­do­res de de­re­cha re­mo­vie­ron jue­ces y dic­ta­do­res de iz­quier­da, los nom­bra­ron pa­ra cam­biar la co­rre­la­ción de fuer­zas en su fa­vor. Nom­brar ma­gis­tra­dos ad hoc es una ame­na­za pa­ra la sa­lud de la Re­pú­bli­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.