La im­po­ten­cia de la pri­me­ra po­ten­cia mun­dial

El Financiero (Costa Rica) - - Opinión - Ja­vier So­la­na

En la úl­ti­ma se­ma­na de se­tiem­bre tu­vo lu­gar uno de los acon­te­ci­mien­tos más se­ña­la­dos en el ca­len­da­rio di­plo­má­ti­co in­ter­na­cio­nal: el de­ba­te anual de la Asam­blea Ge­ne­ral de las Na­cio­nes Uni­das. Co­mo es ha­bi­tual, es­te de­ba­te reunió a una am­plia nó­mi­na de lí­de­res mun­dia­les, aun­que en los tiem­pos que co­rren el tér­mino “lí­der mun­dial” tal vez no de­ba uti­li­zar­se con tan­ta li­ge­re­za. Sin ir más le­jos, el pre­si­den­te de la pri­me­ra po­ten­cia glo­bal ha de­ja­do bien cla­ro que no al­ber­ga nin­gu­na ambición de im­pli­car­se en la re­so­lu­ción de nues­tros pro­ble­mas co­mu­nes y, des­gra­cia­da­men­te, no es el úni­co que ex­hi­be es­te ti­po de in­cli­na­cio­nes.

Pa­ra quie­nes con­fia­mos en la coope­ra­ción in­ter­na­cio­nal co­mo he­rra­mien­ta de pro­gre­so por su ca­pa­ci­dad de ejer­cer de ne­ce­sa­rio com­ple­men­to de la glo­ba­li­za­ción eco­nó­mi­ca, el de­ba­te de la Asam­blea Ge­ne­ral di­bu­jó un pa­no­ra­ma des­alen­ta­dor. Sal­ta a la vis­ta que el in­te­rés cor­to­pla­cis­ta de cier­tos di­ri­gen­tes, a me­nu­do re­ves­ti­do de “in­te­rés na­cio­nal”, es uno de los fac­to­res que es­tán su­mien­do a las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les en su pe­rio­do más con­vul­so des­de la Gue­rra Fría. Pe­ro el au­ge de los po­pu­lis­mos na­cio­na­lis­tas no es tan­to la cau­sa, sino más bien la con­se­cuen­cia de las frac­tu­ras que lle­van tiem­po ges­tán­do­se.

Co­mo to­do pro­ce­so eco­nó­mi­co, la glo­ba­li­za­ción po­see una di­men­sión dis­tri­bu­ti­va y, por en­de, es­tá abo­ca­da a ge­ne­rar frus­tra­cio­nes en de­ter­mi­na­dos sec­to­res de la ciu­da­da­nía. El cen­tro del es­pec­tro po­lí­ti­co oc­ci­den­tal ha ten­di­do a in­fra­va­lo­rar los agra­vios li­ga­dos al au­men­to de la desigualdad in­tra­es­ta­tal y ha pues­to el fo­co so­bre los be­ne­fi­cios agre­ga­dos de la aper­tu­ra co­mer­cial, que ha con­tri­bui­do a re­du­cir la po­bre­za de ma­ne­ra muy no­ta­ble. Pe­se a que es­tos avan­ces no de­ben des­pre­ciar­se, es ló­gi­co que no to­do el mun­do en­cuen­tre con­sue­lo dia­rio en ellos.

Por el mer­ca­do glo­bal no so­lo cir­cu­lan bie­nes, ser­vi­cios y ca­pi­tal. Tam­bién cir­cu­lan ideas. Es­to sus­ci­ta que la glo­ba­li­za­ción –del mis­mo mo­do que la de­mo­cra­cia– sea vul­ne­ra­ble a sí mis­ma, al po­ner a dis­po­si­ción de sus opo­nen­tes una se­rie de he­rra­mien­tas que pue­den uti­li­zar pa­ra sa­bo­tear­la. Cons­cien­te de ello, la “in­ter­na­cio­nal na­cio­na­lis­ta” im­pul­sa­da por Trump y por sus co­rre­li­gio­na­rios se ha apro­pia­do de un ma­les­tar que co­men­za­ba a ha­cer­se cró­ni­co y se ha lanzado en una cru­za­da pa­ra glo­ba­li­zar (pa­ra­dó­ji­ca­men­te) su par­ti­cu­lar ver­sión del dis­cur­so an­ti­glo­ba­li­za­ción.

An­te la Asam­blea Ge­ne­ral de la ONU, que pa­sa por ser el ofi­cio­so parlamento mun­dial, Trump afir­mó sin ta­pu­jos: “re­cha­za­mos la ideo­lo­gía del glo­ba­lis­mo y abra­za­mos la doc­tri­na del pa­trio­tis­mo”. En su dis­cur­so no es­ca­ti­mó elo­gios ha­cia otros Es­ta­dos que si­guen su ejem­plo, co­mo Po­lo­nia. Mu­cho de­ben cam­biar las co­sas a lo lar­go de es­te mes pa­ra que Bra­sil no se suba, de la mano del ul­tra­de­re­chis­ta Jair Bol­so­na­ro, a es­ta ola na­cio­nal­po­pu­lis­ta que ame­na­za con arra­sar nues­tras ins­ti­tu­cio­nes mul­ti­la­te­ra­les.

Tram­pas re­tó­ri­cas

Que Trump con­tra­pon­ga glo­ba­lis­mo a pa­trio­tis­mo es sig­ni­fi­ca­ti­vo. En reali­dad, el se­gun­do con­cep­to no es­tá re­ñi­do con el pri­me­ro, y su uso por par­te de Trump no bus­ca otra co­sa que blan­quear las ten­den­cias na­cio­na­lis­tas y na­ti­vis­tas de la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción es­ta­dou­ni­den­se. Es­ta cla­se de tram­pas re­tó­ri­cas pue­den co­ger­nos con la guar­dia ba­ja, so­bre to­do cuan­do quien re­cu­rre a ellas es un di­ri­gen­te que tie­ne la repu­tación de pre­sen­tar sus ideas sin edul­co­rar. Pe­ro es evi­den­te que a la Ad­mi­nis­tra­ción Trump tam­bién le preo­cu­pa guar­dar las apa­rien­cias.

Las mues­tras de ello no es­ca­sean. En la ONU, Trump tra­tó de apli­car a su po­lí­ti­ca ex­te­rior una pá­ti­na de cohe­ren­cia, ase­gu­ran­do que se en­mar­ca en la fi­lo­so­fía del “rea­lis­mo con prin­ci­pios” (prin­ci­pled rea­lism). El rea­lis­mo es una teo­ría de las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les que en­sal­za el pa­pel cen­tral de los Es­ta­dos, re­le­gan­do el de­re­cho y las ins­ti­tu­cio­nes in­ter­na­cio­na­les a un plano muy se­cun­da­rio. En es­ta vi­sión del mun­do, prin­ci­pios co­mo los de­re­chos hu­ma­nos no sue­len en­con­trar fá­cil aco­mo­do, aun­que pue­den ser uti­li­za­dos co­mo ar­ma arro­ja­di­za de for­ma se­lec­ti­va e in­tere­sa­da. Es­to es pre­ci­sa­men­te lo que ha­ce Trump al cri­ti­car la re­pre­sión del ré­gi­men ira­ní, mien­tras se abs­tie­ne de de­nun­ciar es­tas mis­mas prác­ti­cas cuan­do se dan en otros paí­ses. No obs­tan­te, nin­gún rea­lis­ta que se pre­cie so­bre­di­men­sio­na­ría la ame­na­za ira­ní ba­sán­do­se en pre­jui­cios, ni per­mi­ti­ría que un in­ter­cam­bio de aga­sa­jos con Co­rea del Nor­te ter­mi­na­se nu­blan­do su vis­ta.

Asi­mis­mo, Trump pro­cla­mó en Nue­va York que “Amé­ri­ca siem­pre ele­gi­rá in­de­pen­den­cia y coope­ra­ción so­bre go­ber­nan­za glo­bal, con­trol y do­mi­na­ción”. Teó­ri­ca­men­te, la coope­ra­ción no es in­com­pa­ti­ble con el pa­ra­dig­ma rea­lis­ta. Des­de es­te pris­ma, se­ría con­ce­bi­ble que Es­ta­dos Uni­dos tra­ta­se de con­tra­rres­tar el au­ge de Chi­na re­for­zan­do sus alian­zas en Asia-Pa­cí­fi­co; fun­da­men­tal­men­te, las que man­tie­ne con Ja­pón y con Co­rea del Sur. Sin em­bar­go, la Ad­mi­nis­tra­ción es­ta­dou­ni­den­se ha pues­to en du­da el pa­ra­guas de se­gu­ri­dad que proporciona a es­tos paí­ses, a los que ni si­quie­ra ha exi­mi­do de su ofen­si­va co­mer­cial (aun­que la re­cien­te ac­tua­li­za­ción del acuer­do bi­la­te­ral con Seúl pa­re­ce ha­ber cal­ma­do las aguas). Es­te des­con­cer­tan­te com­por­ta­mien­to se ha he­cho ex­ten­si­ble a otros alia­dos tra­di­cio­na­les de Es­ta­dos Uni­dos, co­mo la Unión Eu­ro­pea, re­ve­lan­do que Trump es ex­tra­or­di­na­ria­men­te rea­cio a coope­rar. Ade­más, cuan­do lo ha­ce, no acos­tum­bra a prio­ri­zar las alian­zas que más se ade­cúan a los in­tere­ses es­tra­té­gi­cos de su país.

Gue­rra co­mer­cial

En lo re­fe­ren­te a Chi­na, y pe­se a la re­la­ción de amis­tad que di­jo man­te­ner Trump con el pre­si­den­te Xi Jin­ping, la di­plo­ma­cia es­ta­dou­ni­den­se ha­bla abier­ta­men­te de com­pe­ten­cia. La “gue­rra co­mer­cial” que am­bos paí­ses es­tán pro­ta­go­ni­zan­do, así co­mo al­gún ro­ce que ya se ha pro­du­ci­do en el Mar de la Chi­na Me­ri­dio­nal, ha­ce pen­sar que es­ta com­pe­ten­cia pue­de des­en­ca­de­nar una es­pi­ral in­con­tro­la­ble de con­fron­ta­ción.

No obs­tan­te, es­te es­ce­na­rio (que po­dría pro­nos­ti­car la es­cue­la rea­lis­ta) no tie­ne por qué ma­te­ria­li­zar­se, es­pe­cial­men­te si apun­ta­la­mos esas es­truc­tu­ras de go­ber­nan­za mul­ti­la­te­ral que tan­to pue­den ayu­dar­nos a ges­tio­nar to­da va­ria­ción en los equi­li­brios de po­der.

Es evi­den­te que la ya re­emer­gi­da Chi­na no siem­pre se ad­hie­re a las nor­mas in­ter­na­cio­na­les, pe­ro la res­pues­ta efi­caz con­sis­te en reivin­di­car­las, no en arre­me­ter con­tra ellas. La­men­ta­ble­men­te, es­to úl­ti­mo es lo que es­tá ha­cien­do Es­ta­dos Uni­dos en in­fi­ni­dad de ma­te­rias, co­mo la co­mer­cial.

Du­ran­te su dis­cur­so en la Asam­blea Ge­ne­ral, el mi­nis­tro de Ex­te­rio­res chino, Wang Yi, no in­ci­dió en la real­po­li­tik que Chi­na a me­nu­do pro­mue­ve, sino que men­cio­nó en na­da me­nos que cin­co oca­sio­nes el con­cep­to win-win. Si Trump –jun­to con el res­to de la “in­ter­na­cio­nal na­cio­na­lis­ta”– se si­gue ale­jan­do de es­ta no­ción de be­ne­fi­cios mu­tuos, es de es­pe­rar que con­si­ga ra­len­ti­zar el cre­ci­mien­to chino, pe­ro tam­bién el es­ta­dou­ni­den­se.

Ade­más, re­nun­ciar a la coope­ra­ción mul­ti­la­te­ral con­lle­va re­sig­nar­se a per­der ba­ta­llas co­mo la del cam­bio cli­má­ti­co, una ac­ti­tud ne­gli­gen­te que la Ad­mi­nis­tra­ción Trump ya ha adop­ta­do con ab­so­lu­to des­ca­ro. Vis­ta es­ta alar­man­te de­ja­ción de fun­cio­nes, ca­be ha­cer­se la si­guien­te pre­gun­ta: ¿de qué le sir­ve a un país ser la pri­me­ra po­ten­cia mun­dial si, an­te los gran­des re­tos mun­dia­les, su Go­bierno eli­ge con­de­nar­se a la im­po­ten­cia?

“El pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos ha de­ja­do bien cla­ro que no al­ber­ga nin­gu­na ambición de im­pli­car­se en la re­so­lu­ción de los pro­ble­mas glo­ba­les co­mu­nes”.

SHUT­TERS­TOCK PA­RA EF

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.