Las OPC co­mo ca­ja chi­ca del Es­ta­do

El Financiero (Costa Rica) - - Opinión -

emi­sio­nes cai­gan en la ca­te­go­ría de bo­nos ba­su­ra que de re­sol­ver el pro­ble­ma es­truc­tu­ral de sus fi­nan­zas, es un sin­sen­ti­do des­co­mu­nal.

La for­ma de pro­ce­der de Co­nas­sif ha si­do co­mo “sin que­rer que­rien­do”, que es “co­mo pa­ra ver quién cae de ma­je”. Has­ta aho­ra, la re­gu­la­ción per­mi­tía in­ver­tir has­ta un 55% en tí­tu­los del Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da y el Ban­co Cen­tral, más un 35% adi­cio­nal en va­lo­res del res­to del go­bierno (mu­ni­ci­pa­li­da­des, au­tó­no­mas, etc.). En to­tal, las OPC po­dían in­ver­tir has­ta un 90% en el sec­tor pú­bli­co. Ade­más, exis­tía un tran­si­to­rio que ex­pre­sa­men­te or­de­na­ba re­du­cir las in­ver­sio­nes en tí­tu­los del Go­bierno Cen­tral a no más del 50% de la car­te­ra pa­ra el pró­xi­mo año.

¿Qué tie­ne de ma­lo?

Con las nue­vas re­glas, las OPC po­drán in­ver­tir má­xi­mo 80% en el sec­tor pú­bli­co, pe­ro des­apa­re­ce el lí­mi­te del 50% pa­ra el Go­bierno Cen­tral. Ba­ja­ron el lí­mi­te to­tal pa­ra po­der de­fen­der la de­ci­sión, pe­ro eli­mi­na­ron el lí­mi­te más re­le­van­te de to­dos.

En la ac­tua­li­dad, las OPC tie­nen in­ver­ti­do un 53,8% de su car­te­ra en bo­nos de Ha­cien­da y Ban­co Cen­tral. Si qui­sie­ran lle­var las in­ver­sio­nes en Go­bierno Cen­tral al nue­vo lí­mi­te del 80%, el Go­bierno cap­ta­ría al­re­de­dor de 1,4 bi­llo­nes de co­lo­nes (unos $2.350 mi­llo­nes), al­re­de­dor de un 4% del PIB.

Mu­chos se pre­gun­ta­rán qué tie­ne es­to es ma­lo, sien­do que el Go­bierno an­da tan ur­gi­do de re­cur­sos. La res­pues­ta vie­ne en par­tes. Pri­me­ro, los fon­dos de pensiones ya co­rren un ries­go enor­me te­nien­do una con­cen­tra­ción de in­ver­sio­nes de al­re­de­dor del 50% en los tí­tu­los de un úni­co emi­sor. En tiem­pos nor­ma­les, eso se­ría su­fi­cien­te­men­te ries­go­so, con­si­de­ran­do que los fon­dos de pensiones de­be­rían apun­tar a nun­ca per­der su prin­ci­pal, por­que de él de­pen­de la ca­li­dad de vi­da de los co­ti­zan­tes en su fa­se más vul­ne­ra­ble: la ter­ce­ra edad. Pe­ro es­tos no son tiem­pos nor­ma­les, y el Go­bierno de Cos­ta Ri­ca po­dría caer pron­to en de­fault o in­te­rrup­ción de pa­gos.

La úl­ti­ma vez que eso su­ce­dió, con la cri­sis de 1980, los bo­nos del Go­bierno lle­ga­ron a va­ler 18% de su va­lor fa­cial. Eso quie­re de­cir que si us­ted te­nía en sus ma­nos un bono de Ha­cien­da por $100, po­día es­pe­rar re­cu­pe­rar no más de $18 en los mer­ca­dos se­cun­da­rios. Ima­gí­ne­se lo que eso le ha­ría a un fon­do de in­ver­sio­nes y, peor aún, a los pen­sio­na­dos ac­tua­les y fu­tu­ros.

Se­gun­do, y aquí me van a te­ner que dis­cul­par la sopa de letras, las OPC (re­cor­de­mos, Ope­ra­do­ras de Pensiones Com­ple­men­ta­rias) lo que ma­ne­jan son los fon­dos del ROP, que es el Ré­gi­men OBLI­GA­TO­RIO de Pensiones Com­ple­men­ta­rias. Des­ta­co el ele­men­to de obli­ga­to­rie­dad: los tra­ba­ja­do­res no tie­nen la op­ción de apor­tar o no al ROP; su úni­ca elec­ción es cuál de las seis ope­ra­do­ras ma­ne­ja­rá los fon­dos que obli­ga­to­ria­men­te tie­nen que apor­tar.

Es­to pre­sen­ta un pro­ble­ma mo­ral enor­me. Ex­traer di­ne­ro a la fuer­za de los tra­ba­ja­do­res pa­ra lo que se su­po­ne es un ahorro que los obli­ga a pla­ni­fi­car su ju­bi­la­ción, pa­ra lue­go po­ner en ries­go di­cho ahorro por la vía re­gu­la­to­ria, es un gro­se­ro abu­so de la po­tes­tad de im­pe­rio del Es­ta­do. Por es­to es que los ciu­da­da­nos te­ne­mos que ve­lar por es­ta­ble­cer lí­mi­tes cla­ros a la ac­ción gu­ber­na­men­tal.

Aun­que las au­to­ri­da­des lo van a ne­gar co­mo el ma­ri­do in­fiel, es­ta pa­re­ce ha­ber si­do una mo­vi­da con un so­lo ob­je­ti­vo: ayu­dar­le al Go­bierno a re­sol­ver su pro­ble­ma de li­qui­dez, echán­do­le mano a una gi­gan­tes­ca olla de di­ne­ro cau­ti­vo. Los tra­ba­ja­do­res es­ta­rán arries­gan­do in­vo­lun­ta­ria­men­te su fon­do ju­bi­la­to­rio, pa­ra fi­nan­ciar al Es­ta­do al que ade­más fon­dean por la vía de los im­pues­tos.

El pro­ble­ma mo­ral se con­vier­te en un di­le­ma de aún ma­yo­res di­men­sio­nes con la mo­di­fi­ca­ción del re­gla­men­to: se es­ti­ma que si el Go­bierno no con­si­gue al me­nos $2.000 mi­llo­nes de aquí a fin de año pa­ra pa­gar al Ban­co Cen­tral las letras del te­so­ro y can­ce­lar otros ven­ci­mien­tos de deu­da he­re­da­dos de go­bier­nos an­te­rio­res, cae­ría en el te­mi­do de­fault que gol­pea­ría con fuer­za a to­dos los fon­dos de pensiones, no so­lo las com­ple­men­ta­rias. Las pensiones bá­si­cas del IVM, Po­der Ju­di­cial y Ma­gis­te­rio tie­nen dos ter­ce­ras par­tes de sus re­cur­sos in­ver­ti­dos en el Go­bierno Cen­tral.

Enor­me ten­ta­ción

Las OPC se ve­rán en la en­cru­ci­ja­da de au­men­tar su ex­po­si­ción a un emi­sor de al­to ries­go pa­ra in­ten­tar res­ca­tar­lo (usan­do pa­ra ello re­cur­sos ex­traí­dos a la fuer­za de los tra­ba­ja­do­res), o pro­ce­der co­mo la bue­na prác­ti­ca de ges­tión de por­ta­fo­lios su­gie­re, desin­vir­tien­do en aque­llos emi­so­res que re­pre­sen­tan un ries­go su­pe­rior al desea­do, con lo cual po­drían es­tar con­de­nan­do al emi­sor (que es el Go­bierno) a la quie­bra y cas­ti­gan­do su pro­pio fon­do en el pro­ce­so.

La ten­ta­ción de usar los fon­dos de pensiones pa­ra res­ca­tar al Go­bierno es enor­me. Pe­ro la úni­ca jus­ti­fi­ca­ción pa­ra ha­cer­lo se­ría re­cu­rrir a una ver­sión de la fa­la­cia del cos­to hun­di­do, que apli­ca­da al ca­so que nos ocu­pa, nos lle­va­ría a pen­sar que lo in­ver­ti­do en las OPC ya es­tá per­di­do y lo me­jor que po­de­mos ha­cer co­mo in­ver­sio­nis­tas es dar­le tiem­po al emi­sor pa­ra que tra­te de re­cu­pe­rar su equi­li­brio fi­nan­cie­ro.

En ver­nácu­lo, a eso se le lla­ma echar di­ne­ro bueno so­bre ma­lo, con el ries­go de que el ho­yo crez­ca en vez de ce­rrar­se. Má­xi­me en el en­torno ac­tual en el que las re­pú­bli­cas au­tó­no­mas e in­de­pen­dien­tes que he­mos ido crean­do en Cos­ta Ri­ca –el Po­der Ju­di­cial, las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas, la CCSS, etc.– han asu­mi­do la po­si­ción de “que los de­más si­gan pa­gan­do y a no­so­tras no nos to­quen nues­tros pri­vi­le­gios”. Es de­cir, en tiem­pos en que la re­for­ma fiscal es­tá en la co­la de un ve­na­do, el re­cor­te del gas­to vue­la en ali­tas de cu­ca­ra­cha y la po­si­bi­li­dad de que el Go­bierno or­de­ne sus fi­nan­zas se ve ca­da día más re­mo­ta.

Es­te ca­so es ilus­tra­ti­vo del pro­ble­ma de fon­do con la ma­yo­ría de las re­gu­la­cio­nes es­ta­ta­les en nues­tro país. En vez de pro­mo­ver el in­te­rés su­pre­mo del ciu­da­dano (co­mo usua­rio de los ser­vi­cios pú­bli­cos, co­mo con­su­mi­dor de los bie­nes pro­te­gi­dos, co­mo aho­rran­te, co­ti­zan­te, in­ver­sio­nis­ta o con­tri­bu­yen­te), las re­gu­la­cio­nes se crean pa­ra pro­te­ger al pres­ta­ta­rio del ser­vi­cio, al pro­duc­tor, al ope­ra­dor y, en prác­ti­ca­men­te to­dos los ca­sos, pa­ra crear una ren­ta al Go­bierno.

El cam­bio en el Re­gla­men­to de Ges­tión de Ac­ti­vos de las OPC se hi­zo pen­san­do en las ne­ce­si­da­des de ca­ja de Ha­cien­da y no en la se­gu­ri­dad del in­ver­sio­nis­ta, que es el tra­ba­ja­dor que apor­ta sus aho­rros a di­chos fon­dos obli­ga­do por ley. Co­mo tal, es una gro­se­ra e in­mo­ral manipulación de los fi­nes de la re­gu­la­ción fi­nan­cie­ra pru­den­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.