Dó­lar aña­de pre­sio­nes a una eco­no­mía frá­gil

Ma­yor de­man­da de la di­vi­sa evi­ta­ría la tra­di­cio­nal caí­da del ti­po de cam­bio en­tre no­viem­bre y di­ciem­bre; mien­tras tan­to, la mo­ro­si­dad en las car­te­ras de prés­ta­mos ha au­men­ta­do

El Financiero (Costa Rica) - - Portada - Ma­ría Fer­nan­da Cisneros ma­ria.cisneros@el­fi­nan­cie­rocr.com

Los deu­do­res en­con­tra­ron ma­yo­res di­fi­cul­ta­des pa­ra can­ce­lar las cuo­tas men­sua­les de sus prés­ta­mos; el atra­so en la aten­ción de sus obli­ga­cio­nes cre­di­ti­cias se hi­zo no­tar.

En­tre enero y se­tiem­bre del 2018, la mo­ro­si­dad subió im­pul­sa­da por una ma­yor de­mo­ra en el pago de las deu­das de­no­mi­na­das en mo­ne­da ex­tran­je­ra.

El sis­te­ma fi­nan­cie­ro mis­mo atri­bu­ye el de­te­rio­ro de las car­te­ras de cré­di­to a los efec­tos que ejer­ce la si­tua­ción fiscal, pe­ro tam­bién del va­lor que ga­nó el dó­lar res­pec­to del co­lón.

En igual pe­rio­do (enero a se­tiem­bre), el co­lón se de­pre­ció 2,44% res­pec­to del dó­lar, tras un au­men­to del mon­to (¢13,91) que de­bía pa­gar por ca­da di­vi­sa.

Una bue­na por­ción de los deu­do­res de dó­la­res re­ci­ben su sa­la­rio en co­lo­nes, y si el pre­cio del dó­lar sube, pue­den en­trar en di­fi­cul­ta­des pa­ra pa­gar los prés­ta­mos.

Si se su­ma la in­cer­ti­dum­bre ge­ne­ra­da por el dé­fi­cit fiscal, el me­nor di­na­mis­mo de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca y el des­em­pleo, las po­si­bi­li­da­des de pos­po­ner el pago de las cuo­tas men­sua­les de los prés­ta­mos au­men­tan. Es­to es jus­to lo que ocu­rrió.

Es­te efec­to lo per­ci­bió más la ban­ca pú­bli­ca, que in­clu­si­ve apli­có cam­bios en su ofer­ta cre­di­ti­cia pa­ra evi­tar que más per­so­nas cai­gan en con­di­ción de morosos y, por en­de, re­du­cir el im­pac­to ne­ga­ti­vo en sus ar­cas. Le si­guen, muy de le­jos, las mu­tua­les y la ban­ca pri­va­da, en ese or­den.

Por ti­po de ope­ra­ción, el ma­yor im­pac­to lle­gó a deu­das de con­su­mo (prés­ta­mos per­so­na­les y tar­je­tas de cré­di­to) y vi­vien­da, ex­pli­có Ja­vier Bar­nes, ge­ren­te de Cré­di­to de BAC Cre­do­ma­tic.

Un dato cu­rio­so es que la car­te­ra de cré­di­to en dó­la­res del sis­te­ma fi­nan­cie­ro mues­tra una ten­den­cia re­cien­te de ace­le­ra­ción. Des­de ju­nio aban­do­nó el de­cre­ci­mien­to y mos­tró una ci­fra po­si­ti­va que no lle­ga­ba al 1%, pe­ro a par­tir de ahí me­jo­ró el rit­mo y se ubi­có en 3% a se­tiem­bre.

Es de­cir, aun­que una bue­na par­te de deu­do­res en­fren­ta pro­ble­mas pa­ra aten­der el pago de sus deu­das, otra por­ción apues­ta por con­ti­nuar con el en­deu­da­mien­to en dó­la­res.

In­di­ca­do­res de­te­rio­ra­dos

El ín­di­ce de mo­ro­si­dad –la por­ción de la car­te­ra to­tal de cré­di­to que mues­tra un atra­so ma­yor a 90 días y en co­bro ju­di­cial– pa­só de 2,1% a 2,6% en el úl­ti­mo año (se­tiem­bre 2017-se­tiem­bre 2018).

La car­te­ra en dó­la­res fue la que per­ci­bió en su ma­yo­ría ese in­cre­men­to, mien­tras que la de co­lo­nes subió me­nos, se­gún los da­tos pro­por­cio­na­dos por la Su­pe­rin­ten­den­cia Ge­ne­ral de En­ti­da­des Fi­nan­cie­ras (Su­gef).

A sim­ple vis­ta, un in­cre­men­to de 0,5 pun­tos por­cen­tua­les no pa­re­ce muy al­to, sin em­bar­go el cam­bio sí es sig­ni­fi­ca­ti­vo.

El in­di­ca­dor se man­tu­vo ca­si sin mo­vi­mien­to en­tre el 2014 y la pri­me­ra mi­tad del 2017. Es de­cir, un pe­rio­do de es­ta­bi­li­dad de ca­si cua­tro años.

Ya pa­ra la se­gun­da par­te del año pa­sa­do, subió le­ve­men­te pe­ro fue en 2018 cuan­do pe­gó el ma­yor sal­to. La subida más alar­man­te la per­ci­bió la ban­ca pú­bli­ca, que au­men­tó su in­di­ca­dor de mo­ro­si­dad en 1,85 pun­tos por­cen­tua­les.

El Ban­co Na­cio­nal de Cos­ta Ri­ca (BNCR) y el Ban­co de Cos­ta Ri­ca (BCR) re­gis­tran un in­cre­men­to, de 2,19 y 0,71 pun­tos por­cen­tua­les, res­pec­ti­va­men­te.

¿Qué ex­pli­ca la mo­ro­si­dad?

En ma­yo del 2017, cuan­do ini­ció la subida de la mo­ra, el pre­cio del dó­lar dio el pri­mer “sus­to” a la po­bla­ción no ge­ne­ra­do­ra de di­vi­sas con deu­das en dó­la­res.

En ese mo­men­to, el ti­po de cam­bio de re­fe­ren­cia pa­ra ven­ta lle­gó a ¢595 por ca­da dó­lar.

Al mis­mo tiem­po, a par­tir de la se­gun­da mi­tad del año pa­sa­do, las pre­sio­nes del des­ba­lan­ce de las fi­nan­zas pú­bli­cas se hi­cie­ron sen­tir en la eco­no­mía y el com­por­ta­mien­to del cré­di­to.

Cuan­do un país atra­vie­sa una ma­la si­tua­ción fiscal, la eco­no­mía se llena de in­cer­ti­dum­bre y em­pie­za a cre­cer me­nos.

Al mis­mo tiem­po, la de­man­da de re­cur­sos por par­te del Go­bierno, pa­ra aten­der sus obli­ga­cio­nes, pre­sio­na las ta­sas de in­te­rés de la mo­ne­da lo­cal.

Es­to ha he­cho que la mo­ro­si­dad en co­lo­nes tam­bién au­men­ta­ra en los úl­ti­mos años, aun­que en me­nor me­di­da en com­pa­ra­ción con los atra­sos en los pa­gos de las deu­das en dó­la­res.

Más re­cien­te­men­te, las pre­sio­nes en el dó­lar ge­ne­ra­ron un de­te­rio­ro en las car­te­ras de los ban­cos. In­clu­si­ve, la ca­li­fi­ca­do­ra de ries­go Moody’s aler­tó so­bre las con­se­cuen­cias de es­te com­por­ta­mien­to en el sis­te­ma ban­ca­rio.

El ti­po de cam­bio de re­fe­ren­cia subió ¢28,44 so­lo en­tre agos­to y el 24 oc­tu­bre pa­sa­dos.

En la otra ace­ra, es­tá la pre­sión en las ta­sas de in­te­rés en dó­la­res.

La eco­no­mía es­ta­dou­ni­den­se se for­ta­le­ce y aun­que es­to pue­de be­ne­fi­ciar al sec­tor ex­por­ta­dor cos­ta­rri­cen­se, tam­bién tie­ne efec­tos en los bol­si­llos de los deu­do­res re­si­den­tes de Cos­ta Ri­ca.

La Re­ser­va Fe­de­ral de Es­ta­dos Uni­dos (Fed) ace­le­ró la adop­ción de una po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria más res­tric­ti­va, lo que ge­ne­ró un au­men­to en las ta­sas de re­fe­ren­cia.

La ta­sa Li­bor a seis me­ses pa­só de 1,53% a 2,65% en los úl­ti­mos 12 me­ses, ex­pli­có Ber­nal Allen, sub­ge­ren­te fi­nan­cie­ro de Mu­cap.

Un aná­li­sis rea­li­za­do por EF en agos­to mos­tró que el 63% del mon­to adeu­da­do en sue­lo na­cio­nal, en dó­la­res, es­tá ex­pues­to a los in­cre­men­tos en las ta­sas de re­fe­ren­cia Li­bor (de ori­gen in­glés) y Pri­me (de Es­ta­dos Uni­dos).

Por otro la­do, el so­bre­en­deu­da­mien­to tam­bién es una de las cau­sas prin­ci­pa­les adu­ci­das por los deu­do­res a la ho­ra de jus­ti­fi­car el im­pa­go de sus deu­das, ex­pli­có Mar­co Car­tín, ge­ren­te de Ope­ra­cio­nes de Coo­pe­ser­vi­do­res.

¿Qué pue­de su­ce­der?

Si las per­so­nas y em­pre­sas tie­nen un pa­no­ra­ma cla­ro de cuál se­rá el desem­pe­ño de la eco­no­mía lo­cal, las car­te­ras cre­di­ti­cias mos­tra­rán re­sul­ta­dos más sa­lu­da­bles.

El pro­yec­to de Ley de For­ta­le­ci­mien­to de las Fi­nan­zas Pú­bli­cas ten­dría un efec­to po­si­ti­vo, pe­ro sus be­ne­fi­cios tar­da­rían en ha­cer­se efec­ti­vos en un cor­to o me­diano pla­zo.

Aún así, per­mi­ti­ría en­viar un men­sa­je que me­jo­ra­ría la con­fian­za de los in­ver­sio­nis­tas, con­su­mi­do­res, y re­du­cir pre­sio­nes en el ti­po de cam­bio, ta­sas de in­te­rés y des­em­pleo, di­jo Adrian Álvarez, sub­ge­ren­te de Coo­pe­nae.

A es­te le de­ben se­guir ac­cio­nes del Go­bierno pa­ra es­ti­mu­lar la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca.

Ade­más, otro fac­tor per­mea en la aten­ción de la mo­ro­si­dad del sis­te­ma fi­nan­cie­ro es el ni­vel de la edu­ca­ción fi­nan­cie­ra de las per­so­nas. Pa­ra la en­ti­da­des del sec­tor, es­ta ra­zón tam­bién es­tá re­la­cio­na­da con el ni­vel de en­deu­da­mien­to de los con­su­mi­do­res.■■

DIA­NA MÉN­DEZ EF

Una por­ción de los deu­do­res de dó­la­res re­ci­ben su sa­la­rio en co­lo­nes, si hay de­va­lua­ción, pue­den te­ner di­fi­cul­ta­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.