De­cla­ran­do el ape­ti­to por ries­go

El Financiero (Costa Rica) - - Gerencia - Allan Sa­bo­río edi­tor@el­fi­nan­cie­rocr.com So­cio di­rec­tor de De­loit­te

El ape­ti­to por el ries­go es el gra­do de ries­go que una em­pre­sa es­tá dis­pues­ta a acep­tar res­pec­to al lo­gro de sus ob­je­ti­vos. Pa­ra de­fi­nir­lo, se de­be con­si­de­rar cuá­les son las con­se­cuen­cias en ca­so de que el ries­go se ma­te­ria­li­ce, los fac­to­res in­ter­nos y ex­ter­nos que lo in­fluen­cian, y las ac­cio­nes pa­ra mi­ti­gar­lo. Ade­más, el ape­ti­to por el ries­go cam­bia en el tiem­po.

La ge­ren­cia desa­rro­lla y de­fi­ne la es­tra­te­gia y el ape­ti­to por el ries­go; mien­tras que la jun­ta, co­mo par­te de su pa­pel su­per­vi­sor, los aprue­ba y ofre­ce crí­ti­ca cons­truc­ti­va.

Una de­cla­ra­ción for­mal y por es­cri­to, pa­ra uso in­terno, de ape­ti­to por el ries­go pue­de ser muy útil. Muy po­cas em­pre­sas han pu­bli­ca­do de­cla­ra­cio­nes de ape­ti­to por el ries­go. An­glo Ame­ri­can Plc, una com­pa­ñía mi­ne­ra mun­dial ba­sa­da en Reino Uni­do, lo hi­zo y la in­clu­yó en su in­for­me anual de 2016.

Es­ta or­ga­ni­za­ción con­si­de­ró sus ries­gos prin­ci­pa­les y de­fi­nió un ape­ti­to es­tán­dar pa­ra ca­da uno. De­fi­nió un ries­go prin­ci­pal “co­mo un ries­go o una com­bi­na­ción de ries­gos que pue­de ame­na­zar el mo­de­lo de ne­go­cios, el desem­pe­ño futuro, la sol­ven­cia o li­qui­dez de An­glo Ame­ri­can”.

Es­te es un ejem­plo de van­guar­dia de las de­cla­ra­cio­nes de ape­ti­to por el ries­go, no so­lo cla­ra en lo in­terno, sino que la com­par­te con in­ver­sio­nis­tas y otros sta­kehol­ders ex­ter­nos. Más allá, mues­tra que de­fi­nir el ape­ti­to por el ries­go es una prác­ti­ca ex­ten­di­da al sec­tor no ban­ca­rio.

Si un ries­go ex­ce­de el ni­vel de ape­ti­to, ame­na­za­rá el lo­gro de los ob­je­ti­vos y po­dría re­que­rir un cam­bio de es­tra­te­gia. Los ries­gos que se acer­can a los lí­mi­tes cor­po­ra­ti­vos po­drían re­que­rir ges­tión de ac­cio­nes pa­ra ace­le­rar­los o me­jo­rar­los, con el fin de ase­gu­rar que se man­ten­gan en los ni­ve­les acep­ta­dos de ape­ti­to.

La de­cla­ra­ción de ape­ti­to de ries­go re­quie­re una redacción cui­da­do­sa pa­ra dar una guía con efec­to cas­ca­da ha­cia las ba­ses y que as­cien­da la in­for­ma­ción de ries­go a las cú­pu­las. Sin du­da, es una for­ma de avan­zar más en go­bierno cor­po­ra­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.