¿CÓ­MO APO­YAR A SU PA­RE­JA SI EL TRA­BA­JO LA ES­TÁ ESTRESANDO?

El Financiero (Costa Rica) - - Gerencia -

Aun­que pa­ra us­ted sea fá­cil de­jar sus preo­cu­pa­cio­nes la­bo­ra­les en la ofi­ci­na, tal vez pa­ra su pa­re­ja no lo sea. ¿Có­mo pue­de ayu­dar­le a so­bre­lle­var el es­trés? No­va­tos, pres­ten aten­ción. Cuan­do su pa­re­ja lle­ga a ca­sa y co­mien­za a ha­blar­le de al­gu­na frus­tra­ción en la ofi­ci­na, tra­ta de no “es­cu­char a me­dias” mien­tras la­va los tras­tes o pre­pa­ra la ce­na. De­tén­ga­se, pres­te aten­ción y sea em­pá­ti­co. En oca­sio­nes so­lo bus­can desaho­gar­se, otras qui­zá ne­ce­si­ten su con­se­jo. Si no tie­ne la cer­te­za de lo que ne­ce­si­ta que ha­ga, pre­gun­te. Pue­de ofre­cer un con­se­jo, pe­ro há­ga­lo de for­ma ama­ble. Di­ga al­go co­mo: “Ten­go una su­ge­ren­cia pa­ra ese pro­ble­ma. ¿Quie­re es­cu­char­la?”. Si tie­ne la sen­sa­ción de que su pa­re­ja es­tá ma­lin­ter­pre­tan­do un pro­ble­ma en la ofi­ci­na, for­mu­le pre­gun­tas que no pa­rez­can ame­na­zan­tes pa­ra sa­ber más al res­pec­to: “¿Qué ha­ce pen­sar que es así?”. Sin im­por­tar lo que ha­ga, ja­más com­pa­re el día es­tre­san­te de su pa­re­ja con el su­yo. No se tra­ta de una com­pe­ten­cia de re­sis­ten­cia al es­trés.■■ ADAP­TA­DO DE HOW TO HELP YOUR SPOUSE CO­PE WITH WORK STRESS, DE RE­BEC­CA KNIGHT.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.