CUAN­DO ANUN­CIE UN CAM­BIO, EX­PLI­QUE CÓ­MO CON­TRI­BUI­RÁ A ME­JO­RAR LA EM­PRE­SA

El Financiero (Costa Rica) - - Gerencia -

Los cam­bios po­nen ner­vio­sos a los tra­ba­ja­do­res. Ya sea que es­té anun­cian­do una ad­qui­si­ción, una re­or­ga­ni­za­ción o una nue­va po­lí­ti­ca de re­cur­sos hu­ma­nos, con fre­cuen­cia las per­so­nas ne­ce­si­tan ayu­da pa­ra pro­ce­sar la in­for­ma­ción. Ha­ga que el anun­cio sea re­ci­bi­do con sua­vi­dad ex­pli­can­do cuál es la ra­zón del cam­bio. Pro­por­cio­ne los an­te­ce­den­tes de lo que no es­tá fun­cio­nan­do y ex­pli­que por qué el nue­vo plan re­sol­ve­rá esa fa­lla or­ga­ni­za­cio­nal. Por ejem­plo, ha­ble de có­mo los clien­tes han que­da­do in­sa­tis­fe­chos o có­mo la em­pre­sa es­tá te­nien­do gas­tos ex­tra­or­di­na­rios, y lue­go ex­pli­que con exac­ti­tud có­mo el cam­bio po­dría so­lu­cio­nar el pro­ble­ma. Ade­más, ha­ble de có­mo afec­ta­rá a las per­so­nas a ni­vel in­di­vi­dual; a me­nu­do, la pri­me­ra reac­ción de los em­plea­dos es pre­gun­tar: “¿Eso qué sig­ni­fi­ca pa­ra mí?”. No pin­te de co­lor ro­sa cual­quier in­con­ve­nien­te que pu­die­ra sur­gir del cam­bio y evi­te el im­pul­so de de­cir lo di­fí­cil que le re­sul­ta dar la no­ti­cia, pues pue­de so­nar a ma­ni­pu­la­ción. En cam­bio, de­mues­tre hu­mil­dad y res­pon­sa­bi­li­dad y con­cén­tre­se en lo que ne­ce­si­tan tus tra­ba­ja­do­res.■■ ADAP­TA­DO DE HOW TO TELL YOUR TEAM THAT OR­GA­NI­ZA­TIO­NAL CHAN­GE IS CO­MING, DE LIZ KISLIK.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.